Alerta de bandera falsa: ¿Por qué Estados Unidos podría usar armas de destrucción masiva en Ucrania y culpar a Rusia?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Las próximas dos semanas seguirán siendo tensas mientras el mundo se prepara para el posible uso de armas de destrucción masiva en Ucrania. La mayoría de la gente ya se ha hecho a la idea de quién sería el responsable si eso ocurre. Muchos occidentales están convencidos de que Rusia sería la culpable, mientras que sus homólogos no-occidentales probablemente se muestren escépticos ante esa narrativa y se inclinen por creer la advertencia urgente de Rusia sobre un ataque de falsa bandera.

El Ministerio de Defensa ruso emitió una advertencia urgente de que Estados Unidos está tramando un ataque de falsa bandera con armas de destrucción masiva (ADM) en Ucrania para culpar a Rusia. El teniente general Igor Kirillov, jefe de la Fuerza Rusa de Protección Radiológica, Química y Biológica, compartió el sábado tres escenarios al respecto. El primero se refiere a un acto de sabotaje contra los emplazamientos ucranianos de armas de destrucción masiva; el segundo implica el uso discreto de pequeñas cantidades de armas de destrucción masiva en lugares específicos como la planta siderúrgica de Azovstal; y el último y menos probable según él es el uso abierto de armas de destrucción masiva en el campo de batalla. Estas dramáticas afirmaciones plantean la cuestión de por qué Estados Unidos haría algo de esto en primer lugar.

En primer lugar, es importante que el lector se familiarice con el trasfondo estratégico de este asunto:

La visión compartida arriba será resumida para la conveniencia del lector antes de continuar.

Básicamente, Kiev está en la cuerda floja después de que la actual operación militar especial de Moscú en Ucrania lograra liberar amplias franjas de territorio a lo largo de la periferia oriental y meridional del mini-imperio no natural de Lenin. Estos avances se lograron y se mantuvieron a pesar de más de 50 días de guerra proxy con la OTAN en esa antigua república soviética, lo que confirma que Rusia definitivamente no está “perdiendo” el conflicto como los medios de comunicación occidentales dirigidos por Estados Unidos (MSM) afirman falsamente. Además, la liberación de Mariupol fue un cambio de juego militar-estratégico que posiciona perfectamente a las Fuerzas Armadas Rusas (RAF) para completar la segunda fase de su campaña con respecto a la liberación del resto de Donbass de la ocupación de Kiev.

Es en este contexto que Rusia advirtió que Estados Unidos está tramando un ataque de falsa bandera con armas de destrucción masiva. En caso de que se produzca este escenario, es probable que se haga en un intento desesperado de revertir los impresionantes avances de la RAF sobre el terreno desde el inicio del conflicto el 24 de febrero y especialmente los que ha logrado recientemente en Donbass. El público ya ha sido precondicionado por los medios de comunicación para esperar falsamente que Rusia utilice armas de destrucción masiva, ya que les han lavado el cerebro para que crean que es ella la que realmente está “perdiendo” y no Kiev. En la mente del consumidor medio de información occidental, el presidente Putin está desesperado y quiere conseguir algún tipo de “victoria” antes del desfile del Día de la Victoria del 9 de mayo.

A propósito de esto, aunque este día es emocionalmente significativo para todos los rusos y para aquellos que en toda la antigua Unión Soviética se oponen sinceramente al fascismo (excluyendo así a la mayoría de los habitantes de los Estados bálticos y de Ucrania), no es un “plazo” autoimpuesto para poner fin a la operación militar especial de Moscú. La liberación de Mariupol es una victoria lo suficientemente importante como para satisfacer cualquier expectativa al respecto para ese día, si así lo deseaban los dirigentes rusos, aunque sigue siendo una mera especulación que quieran una victoria de alto perfil para entonces. Sin embargo, la obsesión por esa fecha mantiene al público occidental cautivado y pendiente de las novedades del conflicto.

También han sido condicionados a creer que el presidente Putin es un “monstruo” o un “loco”, por lo que esperan falsamente que ordene el uso de armas de destrucción masiva por desesperación antes del Día de la Victoria, después de haber sido engañados pensando que su lado está “perdiendo”. Todo esto juega a favor del complot de bandera falsa de Occidente, aunque todavía no está garantizado que realmente lo lleven a cabo después de que el Ministerio de Defensa ruso acaba de exponer sus planes. Aunque los medios de comunicación afirmarán que Rusia sólo está tratando de “cubrir sus huellas” y “desviar su responsabilidad” por el uso potencial real de armas de destrucción masiva por parte de Occidente en Ucrania, esta advertencia urgente todavía sirvió para remodelar un poco la narrativa sobre su operación especial.

El conflicto ucraniano se caracteriza por una guerra cognitiva cada vez más feroz, aunque el Sur Global se está convirtiendo en un campo de batalla mucho más importante que el Occidente liderado por EE.UU. o Rusia, después de que la población de estos dos últimos países haya demostrado en gran medida que no cambiará de opinión sobre la operación especial. La mayoría de los países en vías de desarrollo practican una política de neutralidad de principios hacia este conflicto y, por lo tanto, no han cumplido con las exigencias de Estados Unidos de sancionar a Rusia. Además, sus habitantes son mucho más escépticos con respecto a las narrativas de Occidente después de haber aprendido de primera mano que los representantes políticos y mediáticos de esta civilización mienten regularmente con el fin de promover su agenda interesada.

Teniendo en cuenta esto, EE.UU. quiere que el Sur Global crea que Rusia está a punto de usar armas de destrucción masiva en Ucrania, mientras que Rusia quiere que crean que EE.UU. está a punto de usarlas en su lugar como parte de un complot de falsa bandera contra él. La narrativa estadounidense no tiene sentido, ya que no hay razón para que Rusia haga esto cuando no está perdiendo. Es ilógico que cruzara esa línea roja y provocara inmediatamente más presión internacional en su contra. Por otro lado, es perfectamente lógico que Estados Unidos organice un ataque de este tipo para desencadenar esa misma secuencia de acontecimientos y mancillar aún más la reputación de Rusia. Aquellos que evalúen estas narrativas conflictivas con una mente abierta se darán cuenta de que sólo Rusia está diciendo la verdad.

Las próximas dos semanas seguirán siendo tensas mientras el mundo se prepara para el posible uso de armas de destrucción masiva en Ucrania. La mayoría de la gente ya se ha hecho a la idea de quién sería el responsable si eso ocurre. Muchos occidentales están convencidos de que Rusia sería la culpable, mientras que sus homólogos no occidentales probablemente se mostrarían escépticos ante esa narrativa y se inclinarían por creer la advertencia urgente de Rusia sobre un ataque de falsa bandera. La tendencia más amplia en juego, aparte de la cognitiva/narrativa, es que las armas de destrucción masiva podrían volver a utilizarse en un campo de batalla europeo después del uso de uranio empobrecido por parte de la OTAN contra la antigua Yugoslavia. Siguiendo el precedente, es de esperar que Estados Unidos también utilice pronto las armas de destrucción masiva en Ucrania.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: