Geopolítica Caribeña del Siglo 21

I — IIIIIIV

Escrito por Andrew Korybko via Geopolitica.ru

El Mar Caribe se considera comúnmente como un “lago de Estados Unidos” que separa los dos continentes americanos, y ha estado prácticamente bajo la influencia exclusiva de Washington desde principios del siglo XX. Cuba es, por supuesto, la excepción a este estado de las cosas, pero incluso eso parece estar cambiando lentamente. Aunque el acercamiento de la era de Obama con la isla ha sido algo reducido por la Administración Trump, el presidente Raúl Castro, sin embargo, mostró su mano hace un par de años al aceptar mejores vínculos con los Estados Unidos en primer lugar. La sabiduría de esa decisión aún está por verse, y en retrospectiva, puede que no haya sido la mejor idea teniendo en cuenta que Cuba de todos los países debería saber que no se puede confiar en los EE.UU., como lo han demostrado eventos posteriores con la Administración Trump. Sin embargo, la geopolítica Caribeña del siglo XXI es mucho más que solo relaciones cubano-americanas, por lo que merecen ser estudiadas en profundidad.

El primer capítulo analizará cómo el Caribe figura en el cálculo estratégico de China, y luego explicará algunos de los conceptos básicos sobre la geografía y los puntos críticos de esta región. La siguiente parte retomará donde quedó la primera y ampliará la importancia geoestratégica de los países insulares del Caribe, terminando con una breve descripción de las tendencias predominantes que se espera se desarrollen en los próximos años. Finalmente, el tercer capítulo discute las diversas organizaciones integracionales regionales, mientras que el cuarto y último finaliza con un pronóstico sobre cómo podría crearse de manera realista un estado sucesor de la Federación de las Indias Occidentales antes de la independencia.

Pensamiento estratégico de China sobre el Caribe

El Caribe conecta la costa Este de los EE.UU. con el Océano Pacífico a través del Canal de Panamá, que en consecuencia también lo convierte en el área de tránsito para el comercio Chino hacia y desde esa parte del país. Este mar (Caribe) tenía un significado geoestratégico mucho más sustancial a principios del siglo XX que el que tiene hoy en día, pero el legado de ese período todavía da forma a la geopolítica moderna en esta región. El Mar Caribe solía ser la versión estadounidense del “Mar del Sur de China”, ya que EE.UU. tenía un imperativo urgente para salvaguardar sus rutas comerciales y navales en esta vía fluvial contigua al sur, como China se siente hoy en día con su propio mar del mismo nombre. La diferencia, sin embargo, es que los EE.UU. emplearon una política (de neocolonialismo) brutal y sin apologías para hacer esto, mientras que China tiene como objetivo hacer asociaciones “win-win” con todos los estados regionales en su vecindario.

Concedido, la situación geopolítica es y siempre ha sido marcadamente diferente en el Mar Caribe que en el Mar del Sur de China, ya sea a principios del siglo XX o en la década inicial del presente, pero el punto aquí es llamar la atención sobre la importancia comparativa que ambas Grandes Potencias ponen en establecer y mantener el liderazgo en sus mares del sur. La relevancia al reflexionar sobre esto es que los mismos imperativos que guían la política estadounidense hacia el Caribe en el siglo pasado aún perduran en el actual, y que esto podría convertirse interesantemente en una especie de responsabilidad que China podría explotar magistralmente para hacer un “Mar del Sur de China reverso” contra los Estados Unidos. Lo que se quiere decir con esto es que la actitud de los Estados Unidos hacia el Caribe es similar a la de China en el Mar Meridional de China, y es que ambas Grandes Potencias se sienten incómodas con sus rivales ejerciendo una influencia militar-estratégica pronunciada en sus barrigas navales. En realidad, China tiene la oportunidad de hacer eso en la próxima década y, como de costumbre, está avanzando silenciosamente en pos de este objetivo.

No hay una posibilidad previsible o realista de que China ejerza en cualquier lugar cerca de la presencia militar en el Caribe como lo hace Estados Unidos en el Mar del Sur de China, pero eso no es a lo que Pekín apunta. En cambio, China quiere construir un nuevo canal transoceánico en Nicaragua, cooperar estrechamente con las instituciones regionales y, en última instancia, flexionar su fuerza económica en la medida en que el Caribe se convierta en una versión a menor escala de África para la República Popular. La iniciativa del Canal de Nicaragua es técnicamente un esfuerzo “privado” de un acaudalado hombre de negocios chino, por lo que no hay pronunciamientos de políticas formales disponibles públicamente sobre la dirección de esta iniciativa, aunque hay mucha información sobre el deseo de China de trabajar con instituciones caribeñas a nivel político y económico, que se expresa claramente a través del Foro China-CELAC y el último documento de política de 2016 de China sobre América Latina y el Caribe.

La presente investigación no profundizará en los detalles de lo que esto implica, ya que no hay ningún proyecto concreto de la Nueva Ruta de la Seda que se haya acordado además del Canal de Nicaragua, pero la conclusión principal es que la finalización exitosa del primero más el uso continuo del Canal de Panamá, con el tiempo producirá un aumento de la influencia china en el Caribe, siempre y cuando la trayectoria actual se mantenga en curso. Si estas políticas integrales y con visión de futuro se llevan a cabo al máximo y China finalmente es capaz de proyectar su poder en el Caribe, entonces equivaldría a un eje épico de proporciones que cambian el mundo al lanzar a los Estados Unidos a la defensiva estratégica en su propio patio trasero, por lo que se espera que facilite ganancias multipolares aceleradas en todo el mundo mientras tanto esta ventana de oportunidad estratégica permanezca abierta.

Dicho esto, existe una gran posibilidad de que EE.UU. emplee la Guerra Híbrida contra Nicaragua para interrumpir, controlar o influir en el proyecto del canal a través de su territorio continental o marítimo (este último a través de un posible agravamiento de la disputa insular colombiano-nicaragüense) que en ese caso dejaría a China completamente dependiente del Canal de Panamá para sus interacciones con los estados del Caribe. Aun así, sin embargo, es extremadamente improbable que EE.UU. alguna vez actúe para cerrar el Canal de Panamá al transporte marítimo chino, por lo que está esencialmente atrapado en un tipo de Catch-22 que probablemente lo lleve a monitorear de manera incómoda la creciente presencia estratégica de China en el Caribe, tal como lo están haciendo los chinos con los estadounidenses en el Mar del Sur de China.

En realidad, eso es lo que China espera; para hacer que Estados Unidos se sienta incómodo en su propio patio trasero y potencialmente alentarlo a tomar medidas precipitadas allí, que terminen haciendo más daño que bien a su posición hegemónica regional. El historial de respuestas de China a la agresión estadounidense siempre ha sido asimétrico, por lo que es natural que este también sea el caso en términos de la gran estrategia de Beijing hacia el Caribe. China espera que su creciente influencia allí eventualmente influya en algunos de los 20 estados restantes que aun “reconocen” a Taiwán (más de la mitad de los cuales se encuentran en el hemisferio occidental) para retractarse de sus posiciones tal como lo hizo Panamá a mediados de junio de 2017. El simbolismo detrás de la dramática acción por la Ciudad de Panamá fue lo suficientemente poderosa como para incitar a los observadores a preguntarse si era inminente un efecto dominó de “des-reconocimiento” de Taiwán. Si bien puede que ese no sea el caso en el corto plazo, sigue siendo instructivo que el mundo lo esté considerando seriamente, y sirve como una entrada relevante para discutir la geopolítica del Caribe del siglo XXI.

Fundamentos Geográficos

Antes de continuar con la realización del estudio, el lector debe ser presentado a la geografía de la región:

Archipiélago de Lucayan: Aunque no es geográficamente parte del Caribe, comúnmente se agrupa con la región más grande por razones histórico-demográficas y consiste en las Bahamas y la colonia del Reino Unido / ‘dependencia’ de las Islas Turcas y Caicos.

Antillas: Este término se refiere a todas las islas del Caribe, grandes o pequeñas.

Antillas Mayores: Como su nombre indica, esto describe las grandes islas de Cuba, Jamaica, La Española / Haití (nombre nativo original) y Puerto Rico / Borikén (nombre indígena), así como los territorios británicos mucho más pequeño de las Islas Caimán para fines geográficos.

Antillas Menores: Estas son todas las islas más pequeñas del Caribe y se dividen en tres cadenas que comprenden una combinación de más de 20 estados soberanos y colonias / “dependencias” (también conocidas como “territorios de ultramar”):

Islas de Sotavento: Las islas muy pequeñas ubicadas en el noreste del Caribe y bordeando el Atlántico son las Islas de Sotavento:

  • Anguila (Reino Unido)
  • Antigua y Barbuda
  • Dominica (a veces clasificada como parte de las Islas de Barlovento)
  • Guadalupe (FR)
  • Montserrat (Reino Unido)
  • Saba (ND)
  • San Cristóbal y Nieves
  • San Eustaquio (Neerlandesas)
  • San Bartolomé (FR)
  • San Martín / Sint Maarten (isla dividida entre FR y ND)
  • Islas Vírgenes (EE.UU. Y Reino Unido)

Islas de Barlovento: Estas islas son comparativamente más grandes que las Islas de Sotavento y están ubicadas al sur, más cerca de Sudamérica:

  • Dominica (a veces clasificada como parte de las Islas de Sotavento)
  • Granada
  • Martinica (FR)
  • Santa Lucía
  • San Vicente y las Granadinas

Antillas de Sotavento: Geográficamente desconectada de las cadenas de las Antillas Mayores y Menores, el “ABC” holandés de las propiedades insulares de Aruba, Bonaire y Curazao, y más de una docena de islas venezolanas, constituyen lo que se conoce como las Antillas de Sotavento.

Excepciones atlánticas: Barbados y la nación / islas de Trinidad y Tobago generalmente no se agrupan con ninguna de las dos cadenas de islas de las Antillas Menores o la de Sotavento debido a su ubicación, y son islas geográficamente “atlánticas” que, sin embargo, tienen un inseparable patrimonio histórico-demográfico caribeño.

Así es como se ve cada una de estas cadenas de islas en un mapa:

Rojo: archipiélago de Lucayan

Azul: Antillas Mayores

Rosa: Islas de Sotavento (Antillas Menores)

Verde: Islas de Barlovento (Antillas Menores)

Oro: Antillas de Sotavento

Marrón: excepciones atlánticas

Puntos de estrangulamiento

Hay seis puntos de estrangulamiento principales en el Mar Caribe que controlan el acceso hacia y desde la región:

Canales de Nicaragua y Panamá:

El primero aún no se ha completado y bien podría terminar siendo víctima de la intriga de la Guerra Híbrida de los EE.UU., pero aun así, el punto es que hay al menos una ruta de acceso transoceánico (y tal vez dos) que conectan el Pacífico y Atlántico por medio del mar Caribe. Panamá es considerado con razón como un bastión de influencia estadounidense en el hemisferio occidental, pero el control anteriormente dominante de Washington sobre el país parece debilitarse levemente después de su cesión pacífica del canal a la ciudad de Panamá a principios de siglo, y el reconocimiento de este último de Beijing en junio de 2017.

Estrecho de Florida:

Aunque técnicamente solo vincula el Océano Atlántico y el Golfo de México, el control sobre el Estrecho de Florida fue un determinante importante que impactó el gran pensamiento estratégico estadounidense en el Caribe a fines del siglo 19 y principios del 20. Estados Unidos obtuvo un control incontestado sobre el estrecho después de la Guerra Hispanoamericana de 1898 y la posterior ocupación de Cuba. Posteriormente, Washington pudo proyectar su poder imperialista en toda la cuenca del Caribe y aplicar de manera más creíble la “Doctrina Monroe” a través de la entrelazada política “Big Stick“, “Corolario Roosevelt“, “Diplomacia del dólar” y la resultante “Banana Wars“.

Canal de Yucatán:

El control de los EE.UU. sobre Cuba se combinó bien con el estado debilitado en el que mantuvo a México durante décadas para permitir que Washington domine la estrecha ruta de acceso que conecta el Golfo de México con el Mar Caribe. Esto aseguró las rutas comerciales de energía y comercio entre la (entonces) próspera costa norte de América del Sur y los centros comerciales y de energía regionales de los Estados Unidos en Houston y Nueva Orleans, respectivamente. Además, también convirtió a Estados Unidos en el guardián del comercio marítimo mexicano-sudamericano en todo el Caribe, debilitando aún más a la Ciudad de México desde un punto de vista estratégico.

Pasaje de Barlovento:

La estrecha distancia entre Cuba y Haití (o percibida de otra manera como la isla de La Española) forma el llamado Pasaje de Barlovento, que tiene un nombre erróneo porque no se conecta directamente a las Islas de Barlovento. Esta vía fluvial forma la ruta más rápida que une el Canal de Panamá (y posiblemente un día, nicaragüense) con la costa este de los EE.UU., y es por esta razón por la que EE.UU. todavía conserva su bahía de Guantánamo de la era imperial en la costa sureste de Cuba a fin de monitorear y controlar el tráfico que pasa por este canal.

Pasaje de la Mona:

El último punto de estrangulamiento importante en la Región del Caribe es el Pasaje de la Mona entre la República Dominicana (que también puede conceptualizarse como la costa oriental de La Española) y Puerto Rico. No es tan importante como el Pasaje de Barlovento, sirve para un propósito cuando se trata de exportaciones de energía desde Venezuela, de las cuales Estados Unidos es el mayor consumidor. Las embarcaciones que se mueven hacia y desde la costa este de los EE.UU. pueden atravesar el paso de Mona, pero en las últimas décadas, sin embargo, el paso de Mona ha adquirido un significado diferente al convertirse en una ruta favorita de contrabando humano para inmigrantes cubanos y haitianos ansiosos por llegar al territorio estadounidense de Puerto Rico antes de encontrar un camino hacia el continente.

Cuba crucial:

Al reflexionar sobre la importancia geoestratégica de los puntos de estrangulamiento del Caribe mencionados anteriormente, debería ser obvio por qué Estados Unidos está tan obsesionado con el control de Cuba. La nación isleña se encuentra en la encrucijada de tres puntos de estrangulamiento separados, y los EE.UU. temen que los socios de La Habana en Moscú (durante la Antigua Guerra Fría) y Beijing (durante la Nueva Guerra Fría) puedan aprovechar esto a su ventaja para socavar de manera crucial los intereses de Washington en su propio patio. Esto explica por qué Estados Unidos ha hecho todo lo posible para evitar que Cuba ejerza su derecho soberano como estado independiente en conducir las políticas exteriores que mejor promueven sus intereses nacionales, y también por qué tomó una línea tan dura durante la Crisis del Caribe de 1962 (también conocida como la Crisis de los misiles cubanos en Occidente).

Para que todo sea más fácil de entender, aquí hay una representación cartográfica de los puntos críticos del Caribe:

Oro: canales de Panamá y Nicaragua

Rojo: Estrecho de Florida

Verde: Canal de Yucatán

Azul: paso de Barlovento

Púrpura: Pasaje de la Mona

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: