Rusia extiende estancia del visado de turista de 30 días a 6 meses, invitando al mundo a conocer su potencial

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


El Presidente Putin firmó recientemente una ley que permite a los turistas permanecer en Rusia durante seis meses, siempre que hayan reservado su estancia en un hotel por adelantado para la duración de su viaje. Esto demuestra que Moscú no tiene nada que ocultar y que, de hecho, está deseando animar al mayor número posible de personas a que vengan a ver la verdad sobre el país.

El poder blando es un elemento crucial en la caja de herramientas de la política exterior de una nación, y los países con una reputación terrible (ya sea merecida o el resultado de campañas de guerra de información contra ellos) suelen sufrir aunque sólo sea porque la gente se vuelve reacia a comerciar con ellos o a visitarlos. Por el contrario, los que tienen una excelente reputación (de nuevo, ya sea merecida o resultado de campañas de gestión de la percepción muy positivas) se benefician atrayendo más inversiones y turistas, como mínimo. Por lo tanto, a todo Estado le interesa mejorar su poder blando y contrarrestar las campañas de guerra de información contra él.

Tal es el caso de Rusia, que ha sido víctima de la campaña de demonización de Occidente durante años, hasta el punto de que el propio nombre del país se ha convertido prácticamente en una palabra soez en algunas sociedades. Muchos occidentales han sido adoctrinados para considerar a Rusia como un mal supremo con el que no deberían relacionarse nunca, y mucho menos visitar. La realidad, sin embargo, es absolutamente diferente de lo que muestran los medios de comunicación occidentales. Rusia no es un “peligroso” Estado rebelde, dirigido por un supuesto “asesino“, como afirmó recientemente Biden, sino que es un lugar seguro con un gobierno responsable que es realmente popular en su país.

Por desgracia, como se dice, “ver es creer”, y poca gente podría no tomar en serio la comprobación de hechos anterior, a menos que la viera literalmente con sus propios ojos.

Los legisladores rusos son conscientes de este axioma, de ahí que hayan aprobado una ley que el presidente Putin acaba de firmar a principios de esta semana y que permite a los turistas permanecer en el país durante seis meses siempre que hayan reservado su estancia en un hotel con antelación para la duración de su viaje. Esto demuestra que Rusia no tiene nada que ocultar y que, de hecho, está deseando animar al mayor número posible de personas a que vengan a ver la verdad sobre el país por sí mismas.

Al otro lado del mundo, EEUU ha decidido recientemente castigar a los ciudadanos rusos negándoles los visados de no inmigrante por tiempo indefinido como consecuencia de las crecientes tensiones con Moscú. Analicé esto a principios de mes en mi artículo sobre cómo “Estados Unidos debe dejar de castigar ciudadanos rusos si quiere recuperar su poder blando“. El artículo especula que uno de los motivos detrás de esta medida era evitar que los rusos amigos de Estados Unidos (es decir, la categoría de rusos que pagarían una relativa fortuna para visitar Estados Unidos por un sincero interés en él) vieran la triste realidad del infierno distópico de Biden, lo que podría hacerlos antiamericanos.

También es importante señalar que las nuevas reformas turísticas no se basan en el principio de reciprocidad como antes, es decir, están abiertas a los ciudadanos de todos los países. En este sentido, aunque no estaba previsto como tal, ya que se supone que se estaba trabajando en ello desde hace tiempo, se puede considerar que es una respuesta inteligente a la última medida de Estados Unidos. Lo que se quiere decir con esto es que el contraste entre las dos grandes potencias no puede ser más claro, ni su inversión de papeles en la Nueva Guerra Fría. Durante la Vieja Guerra Fría, la URSS restringía los viajes de los extranjeros al país, mientras que Estados Unidos los fomentaba, pero ahora Rusia y Estados Unidos han cambiado de lugar.

Cualquier observador objetivo, independientemente de su opinión sobre los gobiernos ruso y estadounidense, debería preguntarse por qué el primero es tan transparente y el segundo tan reservado. Está claro que Rusia está lo suficientemente segura de su realidad nacional (con sus defectos naturales, como todos los países) como para animar al mayor número posible de personas a visitarla, mientras que EE.UU. está tan acomplejado por sus innumerables problemas internos que ya no se siente cómodo dejando que los rusos amigos de EE.UU. la visiten por miedo a que se vuelvan antiamericanos después de ver que los gestores de la percepción de EE.UU. les han mentido todo este tiempo.

Todos aquellos que estén sinceramente interesados en Rusia deberían visitar el país lo antes posible, si no lo han hecho ya. Las reformas turísticas de la gran potencia euroasiática lo hacen más fácil que nunca para todos. No hay forma más convincente de informar a la familia y a los amigos sobre el hecho de que sus propios gobiernos occidentales les han mentido acerca de Rusia que el hecho de que un ser querido visite ese mismo país y traiga de vuelta fotos e imágenes emocionantes de lo bien que lo pasó allí. Con el tiempo, el poder blando de Rusia mejorará de forma natural gracias a estos esfuerzos, que por defecto dañarán el propio de Occidente al exponer sus mentiras.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: