China Despliega la Ruta de la Seda Para la Salud

Escrito por Pepe Escobar via AsiaTimes.com

En el marco del Cinturón y la Ruta, China está suministrando a gran parte del mundo, incluyendo la Europa afectada por el virus, con medicamentos y artículos de salud.

Cuando el Presidente Xi Jinping estaba en una llamada telefónica a mediados de marzo con el Primer Ministro italiano Giuseppe Conti, antes de la llegada de un vuelo de China Oriental de Shangai a Milán lleno de ayuda médica, cuyo acontecimiento clave fue la promesa china de desarrollar una Ruta de la Seda para la Salud (Jiankang Sichou Zhilu).

De hecho, eso ya estaba incorporado en el libro de jugadas de la Iniciativa del Cinturón y la Ruta desde por lo menos 2017, en el marco de una mayor conectividad sanitaria pan-euroasiática. La pandemia sólo aceleró la línea de tiempo. La Ruta de la Seda de la Salud correrá en paralelo a los múltiples corredores terrestres de la Ruta de la Seda y a la Ruta de la Seda Marítima.

En una demostración gráfica de poder blando, hasta ahora China ha ofrecido equipos y ayuda médica relacionados con el Covid-19 a no menos de 89 naciones – y contando.

Eso abarca África (especialmente Sudáfrica, Namibia y Kenya, con Alibaba anunciando de hecho que enviará ayuda a todas las naciones africanas); América Latina (Brasil, Argentina, Venezuela, Perú); el arco que va desde Asia oriental hasta Asia sudoccidental; y Europa.

Los principales receptores en Europa son Italia, Francia, España, Bélgica, los Países Bajos, Serbia y Polonia. Pero Italia, sobre todo, es un caso muy especial. La mayoría son donaciones. Algunas son comercio – como millones de máscaras vendidas a Francia (y a los EE.UU.).

Hace menos de un año Italia se convirtió en la primera nación del G-7 en firmar un memorándum de entendimiento que se unió formalmente al Cinturón y la Ruta, para gran disgusto de Washington y galaxia Atlánticista en Bruselas y más allá.

A principios de este año, en Sicilia, hablé de estas complejidades en detalle con Enrico Fardella, profesor de historia de la Universidad de Pekín y experto en las relaciones entre China y el Mediterráneo.

Italia es respaldada en innumerables frentes – no sólo al más alto nivel político, sino también a través de la Cruz Roja China, asociaciones chino-italianas, empresas chinas de tecnología y logística y donaciones de Alibaba, Huawei, ZTE y Lenovo. Hay tres equipos médicos chinos en Italia en este momento.

Todo esto se relaciona con el panorama más amplio del Cinturón y la Ruta, con inversiones en Génova y Trieste, dos puertos clave y futuros nodos del Cinturón y la Ruta.

Esta ofensiva de poder blando chino está cuidadosamente calibrada para contrarrestar la actual parálisis de las cadenas de suministro globales. China está trabajando horas extras para suministrar a muchas partes del mundo con medicinas y artículos relacionados a la salud, siempre con el marco del Cinturón y Ruta en mente – como si apostara doblemente en la Globalización 2.0.

Eso explica la interconexión de las naciones que necesitan urgentemente el desarrollo y la infraestructura, junto con la necesidad de buenos sistemas y prácticas de salud.

Y eso prepara el terreno para que, cuando el Covid-19 esté más o menos domesticado y la economía china se recupere plenamente, el Cinturón y la Ruta se reinicie: una tendencia histórica inexorable basada en un nuevo modelo económico que Beijing considera más equitativo, y en interés del Sur Global.

“Mentira china

La Ruta de la Seda Sanitaria ya está en vigor cuando vemos a China, Rusia – y Cuba con su sistema de salud de primera clase – enviando equipos de médicos y virólogos, así como aviones con equipo médico a Italia, y China enviando medicamentos, kits de pruebas y suministros al ilegalmente sancionado Irán.

China entendió inmediatamente lo que estaba en juego cuando vio a Covid-19 arrasar muchos puntos calientes del mundialmente famoso Made in Italy. Con su oferta de manufactura experta y más barata, China había atraído inicialmente a las principales casas de moda italianas para que subcontrataran su producción a China, y sobre todo a Wuhan.

La conectividad – que ha estado ahí durante décadas – funciona en ambos sentidos. Los inversores chinos comenzaron a llegar al norte de Italia a principios de los 90. Compraron una serie de fábricas, las renovaron, crearon sus propias marcas de primera calidad “Made in Italy” y trajeron a decenas de miles de costureras chinas competentes para que trabajaran en esas fábricas.

Hay muchisimos vuelos directos de Wuhan a Lombardía – para servir al menos a 300.000 chinos que se han trasladado permanentemente a Italia para trabajar en fábricas de propiedad china que producen Made in Italy.

Así que no es de extrañar que el doctor Giuseppe Remuzzi, director del Instituto de Farmacología Mario Negri en Milán, se convirtiera en una superestrella en China. En una entrevista que se hizo viral, Remuzzi habla de sus hallazgos explosivos en conversaciones con médicos generales en Lombardía.

Aquí está Dr. Remuzzi, en 4:19: “¿Sabe lo que ha pasado? Algunos médicos de familia, que tienen las mejores antenas del territorio, al menos las más capaces y atentas, me han dicho recientemente que estaban viendo casos graves de neumonía, que no habíamos visto en otros años.

Estos casos de neumonía no tenían nada que ver con la típica neumonía de gripe, eran neumonías intersticiales, tenían que hacer tomografías, radiografías [para diagnosticarla], y esto se vio en octubre, noviembre, diciembre. Así que este virus ha estado circulando durante mucho tiempo”.

Eso fue en efecto en paralelo o incluso antes de los primeros casos de coronavirus en Wuhan a mediados de noviembre. Ya se ha establecido científicamente que las cepas del virus en Wuhan y en Lombardía son diferentes. Cuál fue la primera, y de dónde, sigue siendo un tema de debate incendiario.

Inevitablemente la Ruta de la Seda para la Salud tendría que ser descartada por la ganga atlantista como una truco de desinformación que explota la pandemia para “desestabilizar” y debilitar a Europa. Esa es la narrativa promovida por EUvsDisinfo, una ONG a cuyo personal le encanta atacar a Rusia y China para ganarse la vida.

Así que para la burocracia de Bruselas, la Ruta de la Seda para la Salud no se trata de salvar vidas; se trata de “desestabilizar” la UE y mejorar la imagen interna de Xi Jinping después de que China mintiera, mintiera y mintiera de nuevo sobre el alcance y la gravedad del coronavirus. Esa es exactamente la misma narrativa de la administración Trump, los medios corporativos de EE.UU. y la inteligencia de EE.UU.

¿Importa? No para esas 89 naciones que están recibiendo la ayuda y el equipo que tanto necesitan. Los perros de la demonización ladran mientras pasa la caravana del Ruta de la Seda para la Salud.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: