Geopolítica Caribeña del Siglo 21: Parte III

III — III — IV

Escrito por Andrew Korybko via Geopolitica.ru

El tercer capítulo de la investigación analizará las organizaciones de integración regional que operan en el Caribe, la parte final de la serie de artículos concluirá con una propuesta prospectiva sobre cómo la fallida Federación de las Indias Occidentales de antes de la independencia podría recrearse de manera realista bajo las circunstancias políticas ‘correctas’.

Comenzando con las organizaciones más amplias de las que forma parte el Caribe y progresivamente hasta las más pequeñas, los grupos de integración regional más relevantes son:

La Organización de los Estados Americanos (OEA)

Dominada por los EE.UU. y sus intereses económicos liberales, la OEA sirve como el principal vehículo institucional de Washington para el control latinoamericano e incorpora todo el hemisferio occidental con las notables excepciones de Guinea Francesa, Cuba y hoy en día Venezuela. El primer territorio nunca se incluyó en la OEA debido a su estatus colonial de facto y al hecho de que es “legalmente” una extensión de la Francia metropolitana, mientras que el estatus de Cuba siempre ha sido determinado por las políticas persistentes de la era de la Guerra Fría en los EE.UU..

Aunque la organización votó para levantar la suspensión de Cuba en 2009, la nación isleña se abstuvo de unirse a la OEA debido a su historial histórico de apoyo al imperialismo. De manera similar, por esta razón, Venezuela anunció su decisión a principios de 2017 de abandonar la OEA después de una fuerte presión institucional sobre su gobierno para que ceda a las demandas de los militantes/terroristas urbanos de derecha pro-estadounidense.

Como es pertinente a la presente investigación, la OEA cuenta a todas las naciones del Caribe como sus miembros, excepto Cuba y Venezuela. Esto tampoco debería ser sorprendente, ya que los estados insulares del Caribe siempre han estado bajo una fuerte influencia estadounidense. Además, son demasiado débiles y pequeños para ejercer con confianza una política exterior significativamente independiente, aunque esto no significa que ninguno de ellos tenga flexibilidad en la toma de decisiones. Por el contrario, pronto se revelará cómo algunos de estos estados están alineados de manera interesante con Venezuela a diferentes capacidades, aunque existen ciertas limitaciones sobre cuán cerca los Estados Unidos “permitirá” que se vuelvan antes de que comience a ejercer diferentes grados de represalias contra ellos.

Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC)

CELAC abarca todo el hemisferio, pero excluye de manera crucial a los EE.UU. y Canadá (así como a las colonias europeas en la región). El punto detrás de su creación en el 2010 fue establecer una solución funcional a la OEA que evite el dominio organizacional de los EE. UU., y se llegó a la conclusión natural de que la única forma de hacerlo sería prohibir que los EE.UU. se unan a la nueva iniciativa propuesta. Al ver cómo Canadá tradicionalmente actúa como el lacayo regional de los Estados Unidos, también se le negó la entrada al grupo, lo que a su vez ayudó a centralizar su identidad latinoamericana.

La CELAC debería verse en retrospectiva como uno de los legados definitorios de la llamada “Marea Rosa”, un período prometedor en el que los gobiernos socialistas de izquierda arropando la región después de un despertar democrático que hace tiempo que tenía que haberse dado. Desafortunadamente, esto presentó a los EE.UU. con múltiples amenazas a su dominio estratégico histórico de la región, y se implementó lo que el autor denominó anteriormente “Operación Cóndor 2.0” en su serie analítica anterior sobre la “Geopolítica del Siglo 21 de América del Sur” se implementó con una eficacia despiadada para revertir muchos de los logros políticos de esa época. Sin embargo, CELAC sobrevivió como uno de los resultados más duraderos y simbólicos de esa época.

Dado el alcance de CELAC, debería ser evidente que incluye a todas las naciones del Caribe, lo que les proporciona una plataforma alternativa a la OEA para experimentar con alcances regionales más independientes. En general, CELAC es una contribución muy positiva a la integración regional de América Latina, pero es una plataforma demasiado amplia para brindar resultados concretos para el Caribe, de ahí la necesidad de organizaciones más enfocadas.

Asociación de Estados del Caribe (AEC)

La AEC es un paso adelante en la dirección de una organización de integración regional centrada en el Caribe en el hemisferio occidental, aunque todavía es de amplia base y es más una plataforma para la interacción entre los estados más grandes. La organización incluye a todas las naciones del Caribe, México, América Central y los cuatro países del norte de América del Sur (Colombia, Venezuela, Guyana y Surinam), mientras que la mayoría de las colonias europeas son miembros asociados. Aunque es más un club parlante que cualquier otra cosa, tiene el potencial de convertirse algún día en algo más, aunque la forma práctica que finalmente tomará aún no se ha materializado.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la AEC se convierta en un mecanismo para gestionar cualquier rivalidad mexicano-colombiana en la región, como el escenario previsto en la serie de artículos “Geopolítica del Siglo 21 de América del Sur”, en el caso de que el gobierno chavista de Venezuela caiga en manos de los militantes pro-estadounidenses. Si ese desarrollo realmente toma lugar y Venezuela eventualmente se convierte una extensión de facto de una revivida versión posmoderna de la “Gran Colombia”, entonces es posible que la AEC también pueda transformarse en una plataforma de interfaz entre la Ciudad de México y Bogotá en lo que respecta a su esperada rivalidad centroamericana en el período posterior.

No hay una indicación clara de cómo esto podría relacionarse con los estados insulares del Caribe, pero los más sabios y diplomáticamente más hábiles de ellos podrían tratar de sacar provecho de este estado de cosas en su beneficio, buscando cosechar beneficios energéticos continuos de “Gran Colombia” (que podría retener el programa de Petrocaribe de Venezuela, pero por razones geopolíticas completamente opuestas a las actuales) mientras atrae beneficios del sector real de la economía de México. Considerándolo todo, la AEC tiene mucho potencial, sin importar lo que depare el futuro geopolítico, pero el grupo no se está utilizando adecuadamente para promover los intereses del Caribe, y eso necesita cambiar de una forma u otra para que pueda actualizar su potencial completo.

Comunidad del Caribe (CARICOM)

CARICOM proporciona una base excelente para relaciones intrarregionales más estrechas y podría sentar las bases para que el Caribe promueva colectivamente sus intereses en el resto del mundo. La organización comprende todos los estados insulares independientes del Caribe, excepto Cuba y la República Dominicana, que están relativamente mejor desde una perspectiva económica holística que el resto, y también incluye los estados históricamente culturalmente caribeños de Guyana y Surinam en América del Sur. Por lo tanto, CARICOM reúne a algunos de los países más débiles del hemisferio y reúne sus recursos político-económicos para aumentar su peso combinado en el escenario mundial y proporcionar un vehículo para una colaboración más estrecha entre cada miembro.

CARICOM ya tiene un área de libre comercio y también firmó un Acuerdo de Asociación Económica (EPA) con la UE bajo la bandera CARIFORUM, el último de los cuales también incluye a la República Dominicana. Además, sobre el tema de la inclusión de Santo Domingo en el CARIFORUM EPA de la UE, esto se debió a que el país es parte del Grupo de Estados de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), que era la estructura técnica con la que Bruselas firmó el acuerdo. La ACP, como su nombre lo indica, reúne a los estados de sus regiones constituyentes, y la porción relevante del Caribe se superpone con CARICOM.

Además del componente económico, también hay uno militar para la integración de CARICOM, y esa es la “Asociación para la Prosperidad y la Seguridad en el Caribe” de los Estados Unidos. Esto esencialmente hace que la organización funcione como un proxy regional de los EE. UU., ya que Washington tiene un poder incomparable y obviamente canaliza al grupo hacia sus propios fines. Sin embargo, realmente no hay muchas “oportunidades” para que EE.UU. las use en pos de fines geopolíticos, por lo que prácticamente sirve para responder a desastres ambientales (huracanes) y combatir las redes ilegales de tráfico de drogas y migrantes. También funciona como un canal de comunicación para coordinar la acción conjunta entre todas las partes, lo que en sí mismo es técnicamente un propósito integrador.

Sin embargo, lo que es significativo notar sobre CARICOM es que se formó como un sucesor menos oficial pero geográficamente ampliado de la fallida Federación de las Indias Occidentales anterior a la independencia.

Mientras que dicha entidad política no incluía a los estados sudamericanos vinculados al Caribe de Guyana y Surinam, CARICOM sí, y esto establece de manera importante el precedente para que su aliado trinitense cercano vincule de manera crucial estos países continentales con sus contrapartes isleñas en el futuro, como se describirá en el capítulo final. También es instructivo que Trinidad, su rival de la Federación de las Indias Occidentales, Jamaica, Guyana y Surinam, sean los cuatro miembros fundadores de CARICOM, ya que demuestra que estos estados aparentemente dispares compartieron la misma visión integradora durante décadas a pesar de haber perdido la voluntad política de llevarla más allá en el sentido formal.

ALBA y Petrocaribe

La misión de por vida del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez fue difundir su modelo socialista en todo el hemisferio a fin de mejorar las condiciones de vida de la población mayoritariamente empobrecida de América Latina. Con ese noble fin, formó la Alianza Bolivariana (anteriormente Alternativa) para los Pueblos de nuestras Américas, o ALBA, que eventualmente creció para incorporar a 11 miembros. Los más destacados son Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia, pero también hay un puñado de pequeños estados insulares del Caribe. De hecho, todos los países independientes de las Antillas Menores, aparte de las “Excepciones Atlánticas” de Barbados y Trinidad son parte del ALBA.

Algo relacionado con ALBA es la red Petrocaribe de estados que reciben energía fuertemente subsidiada de Venezuela. Este grupo es mucho más grande pero menos político que el ALBA e incluye de manera importante a 11/15 miembros de CARICOM, con Barbados y Trinidad siendo una vez más las notables excepciones junto a las Bahamas y la colonia británica de Montserrat.

Conectando ALBA y Petrocaribe, es claro ver que Venezuela ha logrado ejercer una influencia prominente sobre muchos de los estados del Caribe, aunque el alcance de su éxito tangible es discutible.

Por un lado, los “dependientes de la energía” de Venezuela (por falta de una mejor descripción) en Petrocaribe lo apoyan naturalmente en foros internacionales como la OEA, mientras que eso parece ser el nivel completo de su compromiso para la mayoría.

Por supuesto, los países comparativamente más grandes y abiertamente multipolares de Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia contribuyen mucho más a la seguridad regional y las conexiones políticas de Venezuela que los pequeños estados insulares del Caribe, aunque la pregunta es si esta última categoría de socios de Caracas simplemente la está utilizando para obtener energía barata y nada más. El gobierno de Venezuela, creyendo de todo corazón en la Revolución Bolivariana llevada a cabo por Chávez, podría ser ideológicamente “ciego” a la naturaleza transaccional de su relación con los miembros del ALBA y Petrocaribe de CARICOM, prefiriendo en cambio imaginar una asociación política más profunda donde realmente no exista ninguna.

Esto no es para argumentar en contra de la membresía de los países del Caribe en las iniciativas de ALBA y Petrocaribe, sino solo para señalar cuál podría ser el hecho muy inconveniente de que Venezuela no puede depender de todos sus socios nominales energético-ideológicos en la región para niveles sustanciales de apoyo político genuino. Considerando que el ALBA está mucho más impulsado ideológicamente que Petrocaribe, cualquier cambio de régimen en Venezuela probablemente terminaría eliminando al primero aunque reteniendo el segundo, si bien para fines unipolares en lugar de multipolares. Teniendo en cuenta que los miembros de Petrocaribe de CARICOM son socios ideológicamente poco confiables de Caracas y se preocupan mucho más por los beneficios transaccionales prácticos que por la solidaridad ideológica, probablemente retendrán su asociación con una Venezuela neoliberal pro-occidental exportadora de energía sin pensarlo dos veces.

En cuanto a los miembros caribeños de las dos organizaciones integracionales regionales de Venezuela (sin contar a Cuba en este contexto), lo principal que les preocupa es que Caracas continúe con sus subsidios a la energía. Si un gobierno pro-estadounidense llega al poder, existe la posibilidad de que este programa termine sobre la base de que es económicamente desventajoso para Venezuela seguir apoyándolo mientras sus propios ciudadanos viven en una pobreza mucho más grave debido a las consecuencias de la Guerra Híbrida de los Estados Unidos contra su país. Si se tomase esta decisión, entonces jugaría cínicamente a la ventaja de Washington al proporcionarle un “campo de juego nivelado” para moverse rápidamente y reemplazar el papel de Venezuela como proveedor de energía a estos estados. Además, también podría crear espacio para que Trinidad lo haga también con su propuesto Gasoducto del Caribe Oriental.

Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS)

Esta organización de integración local-regional tiene la colaboración más estrecha entre sus miembros de todas las analizadas anteriormente, y esto se debe a su alcance realista y las similitudes compartidas en todos los ámbitos entre sus miembros. La OECO reúne a 6/8 de los estados independientes en las Antillas Menores más algunas colonias europeas, o en otras palabras, todos los países soberanos en esta cadena de islas, aparte de las “Excepciones Atlánticas” de Barbados y Trinidad. Cada uno de los miembros independientes de la OECO utiliza el Dólar del Caribe Oriental y son parte del mismo Banco Central, lo que subraya su impresionante nivel de integración financiera.

Además, la mayoría de ellos también están involucrados en la misma organización militar, el “Sistema de Seguridad Regional” (RSS) respaldado por los Estados Unidos. En realidad, en lo que respecta al último bloque, se excluyen las colonias europeas, mientras que se incluye a Barbados. El RSS es más una versión ajustada de la “Asociación para la Prosperidad y la Seguridad en el Caribe” descrita anteriormente y, en consecuencia, maneja las mismas tareas de seguridad, como responder a las catástrofes ambientales (huracanes) y sus consecuencias humanitarias concomitantes, así como de desarticular esquemas de tráfico ilegal de drogas y de migrantes. Además, los Estados Unidos también emplearon el RSS para prestarle “credibilidad” regional al Pentágono para su invasión de Granada en 1983. En conjunto, se puede argumentar que la OECS es una organización sucesora de la Federación de las Indias Occidentales debido a la inclusión de muchos de los miembros únicos de esta última.

La principal diferencia entre la OECS y la Federación de las Indias Occidentales es que Barbados, Jamaica y Trinidad no son miembros de la organización pseudo-sucesora, ni tampoco lo son las colonias británicas existentes de las Islas Caimán y las Islas Turcas y Caicos. Otra disparidad entre las dos organizaciones regionales es que la OECS ha logrado integrar a sus miembros en muchas esferas, mientras que la Federación de las Indias Occidentales finalmente no tuvo éxito en esto. Parte de la razón detrás de sus destinos separados probablemente se puede atribuir a sus respectivas membresías, ya que se puede argumentar que la Federación de las Indias Occidentales era simplemente “demasiado grande” y reunió a centros de poder rivales (Jamaica y Trinidad) que no podían pasar por alto su diferencias en el nombre de la unidad organizacional.

Tal como están las cosas, la OECS podría proceder prospectivamente con sus planes de integración llevándolos a su conclusión lógica y convertirse en una federación política, pero eso no conducirá a un cambio geopolítico sustancial en el Caribe. Los estados insulares que forman este bloque están tratando de cosechar simultáneamente los beneficios de EE.UU. y Venezuela, como lo demuestra su membresía en la organización militar RSS que Washington lidera, así como los grupos ALBA y Petrocaribe que fundó Caracas. Si se les presiona para elegir, se espera que se pongan del lado de los EE.UU. en cualquier conflicto militar real debido a sus lealtades institucionales (no que su participación haga una diferencia fundamental), pero debido a su dependencia energética de Venezuela, la apoyan abiertamente en el ámbito internacional. organizaciones como la OEA.

Por lo tanto, una OECS federalizada podría, por un lado, usarse para solidificar el control de los EE.UU. sobre el Caribe, incluso más de lo que ya está, aunque también podría convertirse en un componente (por pequeño que sea) del emergente Orden Mundial Multipolar en el Hemisferio Occidental . En cualquier caso, sin embargo, la OECS es demasiado pequeña para convertirse en un centro de poder por derecho propio, por lo que cualquier reconstitución de la Federación de las Indias Occidentales tendría que incluir a otros miembros más grandes para ejercer una influencia geopolítica notable, aunque esto se espera que traiga las mismas implicaciones de rivalidad que destrozaron a la antigua Federación de las Indias Occidentales. Existe la posibilidad de que esta trampa organizativa pueda ser evitada, pero eso depende en gran medida del resultado de la Guerra Híbrida contra Venezuela y las consecuencias que tenga en el Caribe.

Geopolítica Caribeña del Siglo 21: Parte II

I — II — IIIIV

Escrito por Andrew Korybko via Geopolitica.ru

Habiendo explicado los conceptos básicos geográficos y estratégicos del Caribe, ahora es el momento de ampliar un poco más sobre cómo cada una de las islas / países de la región encaja en el panorama general:

Archipiélago de Lucayan – Bahamas, Turcas y Caicos (Reino Unido)

Estas islas funcionan como un escudo que protege el Estrecho de Florida y el Pasaje de Barlovento. Muchos subestiman su utilidad estratégica porque generalmente se da por sentado que son un condominio de facto entre EE.UU. y el Reino Unido que no tiene prospectos realistas de cambio, por lo tanto, ni las Bahamas ni las Islas Turcas y Caicos (Reino Unido) se discuten seriamente cuando hablamos de geopolítica caribeña.

Cuba

Como concluyó el primer capítulo, Cuba es la isla más crucial geoestratégicamente en todo el hemisferio occidental debido a su potencial para influir simultáneamente tres puntos de estrangulamiento del Caribe, aunque hay que decir que su importancia es inseparable de la del archipiélago de Lucayan. Estados Unidos necesita ejercer hegemonía sobre ambos para sentirse completamente seguro en su propio patio trasero, lo que nuevamente explica la obsesión que tiene con el deseo de derrocar al gobierno cubano o convencer al presidente Castro a aceptar un acuerdo ‘vendido’.

Mientras Cuba se mantenga independiente – sin importar cuán limitados puedan estar los aspectos militares de su política exterior debido a la presión estadounidense – siempre será vista como una amenaza latente para el dominio de los EE.UU. en el Caribe y desde un punto de vista “suma cero” neorrealista, a los cimientos del hemisferio occidental de toda su estrategia global unipolar.

Por lo tanto, EE.UU. regularmente reacciona de forma exagerada a los acontecimientos en la isla por temor a que uno de sus rivales de las Gran Potencia encuentre una manera de aprovechar su relación con La Habana para crear la fundación para un día desafiar a EE.UU. en su región de origen, y tal vez, como temen los tomadores de decisiones más paranoicos, incluso en sus propios estados del sur también con el tiempo.

En una nota más regional y racional, Cuba tiene la mayor población de cualquier país caribeño, aunque el total combinado de Haití y la República Dominicana hace que la isla de La Española sea aproximadamente el doble de poblada que Cuba. Esto se traduce a que Cuba es un destino importante para la mano de obra barata, que se hace aún más atractivo por su sistema monetario dual que le otorga uno de los salarios más bajos del mundo. A medida que Cuba continúa “abriéndose” (un eufemismo para hacer retroceder progresivamente muchas de sus políticas comunistas de la era de la Guerra Fría), es probable que también experimente muchos cambios sociales y eventualmente políticos.

La Administración de Obama quería que los EE.UU. fueran la fuerza que guiara todo este proceso de transformación, por consiguiente promulgó concesiones visibles (y éticamente atrasadas) para crear la percepción de que ‘David finalmente venció a Goliat’. Nada podría estar más lejos de la verdad, pero es solo que Estados Unidos aceptó deliberadamente esa narrativa para ganar la “confianza” que necesitaba para profundizar su papel sobre la relativa “descomunización” de Cuba (desde un punto de vista económico, no necesariamente social). La Administración Trump revirtió la mayor parte de esto y regresó a la tradicional relación de confrontación de los Estados Unidos con Cuba, aunque todavía es demasiado pronto para saber si el uso “directo” de la presión contra La Habana será más “exitoso” que el “indirecto” para lograr los objetivos de Washington.

Jamaica

La tierra de Bob Marley es importante en el contexto geopolítico por situarse a lo largo del Pasaje de Barlovento y la ruta más directa entre los canales de Panamá/Nicaragua y la costa este de los Estados Unidos. También ha invertido en la apertura de un terminal de GNL que espera que le permita convertirse en un centro de exportación de gas en el Caribe. Estas esperanzas pueden resultar demasiado optimistas por razones que se explicarán al final de este capítulo, no obstante, muestra que Kingston está tratando de “pensar en grande” en reinventar radicalmente su papel regional, sin importar cuán arriesgado sea esto.

Lo más pertinente para discutir cuando se habla de Jamaica es su relación histórico-cultural con las Antillas Menores y el papel de equilibrio de liderazgo que podría desempeñar en cualquier próxima reiteración de la fallida Federación de las Indias Occidentales de la era colonial de 1958-1962. Este sistema de gobierno subnacional fue una aglomeración de las posesiones imperiales regionales del Reino Unido cuyo objetivo era lograr la independencia en conjunto, pero los desacuerdos entre Jamaica y Trinidad condenaron esta idea al basurero de la historia. Se dirá más en el último capítulo sobre el potencial para que se forme una nueva “Federación del Caribe” en el futuro, así como sobre el papel que la población jamaiquina de 2 millones de personas podría desempeñar en esta construcción.

La Española (Haití y República Dominicana)

Haití y la República Dominicana tienen cada una alrededor de 10 millones de personas y hacen que la isla de La Española (originalmente conocida por su nombre local “Haití”) sea la más poblada del Caribe. Desde un punto de vista geoestratégico, la isla se extiende a ambos lados de los pasajes de Barlovento y de Mona, aunque está lejos de funcionar como una unidad política unificada debido a la intensa rivalidad entre sus dos mitades. Haití ocupó la República Dominicana durante algunas décadas para pagar una indemnización posterior a la independencia a Francia, y esto continuó hasta la finalización exitosa de la Guerra de Independencia de los isleños orientales en 1844. En general, esta fue una experiencia que los dominicanos nunca olvidarían. Además, Santo Domingo tomó la decisión sin precedentes de 1861-1865 de volver a someterse voluntariamente al dominio español, aunque la decisión de las autoridades resultó ser tan impopular entre las masas que la consiguiente guerra de liberación puso fin a este estado de cosas después de solo cuatro años.

Además, Haití y la República Dominicana pasaron experiencias muy diferentes en el siglo 20. Ambos fueron ocupados por los EE.UU. durante períodos de tiempo variables e incluso quedaron bajo el control de sus propios hombres fuertes de derecha, pero la diferencia principal es que Haití colapsó en un estado fallido por completo mientras que la República Dominicana se convirtió en una de las principales economías de la región. Esta posición fue cimentada por los acuerdos de libre comercio multilaterales DR-CAFTA y CARIFORUM que este último firmó junto con Centroamérica y los Estados Unidos, y el Caribe y la UE, respectivamente. Estos acuerdos comerciales neoliberales posiblemente sirvieron para el beneficio de sus iniciadores estadounidense-europeos en detrimento general de la gente en la cuenca del Caribe, no obstante, es importante tener en cuenta que la República Dominicana es el único estado regional que tiene un acuerdo con ambas grandes potencias occidentales y que aún conserva indicadores macroeconómicos (palabras clave) muy positivos.

Sobre el descenso de Haití a un estatus de estado fallido, esto se debe principalmente a las élites corruptas y hambrientas de poder que están siendo manipuladas por Estados Unidos. El país que tiene el orgulloso legado de ser el primer estado negro independiente después de la Revolución Haitiana liderada por esclavos desafortunadamente se ha transformado en una colonia neoimperial posmoderna administrada conjuntamente por la Fundación Clinton, ONGs internacionales, contratistas militares privados, y tropas extranjeras de la ONU. Estados Unidos llevó a cabo con éxito una violenta Guerra Híbrida contra el presidente izquierdista Arístide en 2004 durante el simbólico bicentenario de la independencia de Haití mediante el uso de manifestantes estudiantiles y guerrillas de la milicia, y las secuelas del mortal terremoto de 2010 completaron la devastación total del país. Ahora es una tierra en gran parte sin ley que, para todas las intenciones y propósitos estructurales, funciona como una Somalia del Hemisferio Occidental debido a que es el epicentro del crimen, las drogas, la migración y la desestabilización general.

La abrumadora cantidad de migrantes haitianos que han venido a la República Dominicana en las últimas décadas se asemejan a lo que la investigadora de Harvard Kelly M. Greenhill llamaría “Armas de migración masiva”. No es el objetivo del autor culpar o avergonzar a todos y cada uno de los migrantes que huyeron de Haití debido a las varias Guerras Híbridas que se libraron contra él, sino solo para centrarse en el impacto nocivo que esto está teniendo en su vecino oriental. Siempre existe el temor de que un gobierno relativamente reestabilizado en Haití (muy probablemente liderado por un futuro hombre fuerte que reconstituya el ejército nacional después de la próxima retirada de la ONU) pueda hacer valer reclamos territoriales implícitos o incluso directos sobre las regiones fronterizas montañosas donde la mayoría de la diáspora haitiana en la República Dominicana reside, catalizando así un nuevo conflicto.

Algo de ese tipo ocurrió brevemente durante lo que ahora se conoce como la “Masacre del Perejil” de 1937, durante la cual las fuerzas dominicanas mataron a un número no verificado pero supuestamente grande de haitianos casi una década después del tratado fronterizo de 1929 entre los dos que se suponía pusiera tal problema a descansar. Independientemente de cuántas personas realmente fueron asesinadas, el evento terminó marcando los recuerdos de todos los haitianos y su legado emotivo podría ser aprovechado convenientemente por los marxistas culturales para presionar a Santo Domingo en futuras concesiones socio-territoriales hacia este gran grupo de inmigrantes ilegales. Si surge un conflicto de “continuación” en el futuro entre las dos partes a nivel de estado a estado (suponiendo que no sea un estado migrante como lo fue la Masacre del Perejil), entonces podría resultar en flujos significativos de “Armas de Migración Masiva” hacia Cuba y Puerto Rico desde Haití y la República Dominicana, respectivamente, y por lo tanto representa un arma de doble filo tanto de oportunidades como de desafíos en relación con la estrategia caribeña de los Estados Unidos.

Puerto Rico

El remanente colonial de los Estados Unidos de su actuación victoriosa en la Guerra Hispanoamericana de 1898 le permite mantener una presencia naval directa en el centro geográfico entre las Antillas Mayores y Menores, así como controlar el Pasaje de Mona. El territorio está terriblemente mal administrado y recientemente solicitó la bancarrota municipal más grande en la historia de Estados Unidos. Su estatus final aún no ha sido resuelto decididamente por sus ciudadanos, que se dividen entre permanecer como un territorio, convertirse en un estado o lograr la independencia. El futuro de Puerto Rico es incierto y, por lo tanto, parece sombrío, razón por la cual los lugareños huyen del ‘estado’ fallido hacia el continente americano en busca de mejores oportunidades socio-económicas. Todavía no se ha derrumbado al nivel que Haití lo hizo, ni probablemente llegará a ese punto, pero el crimen desenfrenado, las drogas y la pobreza en la isla lo han convertido en poco más que una puerta de entrada a los EE.UU. para los migrantes regionales y un destino vacacional intermitente para algunos occidentales.

Antillas Menores

No hay nada particularmente único en ninguno de los estados y colonias de las Antillas Menores/”dependencias” /”territorios de ultramar” desde un punto de vista geoestratégico que justifique su análisis individual, por lo que es más conveniente agruparlos como un todo unificado para propósitos de este estudio. Estas entidades insulares tienen una población mayoritariamente afrocaribeña y cuentan con diferentes tamaños de indocaribeños entre sus grupos minoritarios más prominentes económicamente. Sobreviven principalmente debido al turismo y los cruceros, y hay poco más en cualquiera de estos países/colonias para atraer inversión o atención externa. Todos los países de las Antillas Menores son miembros del grupo multipolar ALBA que se discutirá más adelante en el próximo capítulo, así como su precursor centrado en la energía de Petrocaribe, y muchos de estos estados son parte de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS) que también se analizará en ese momento.

Antillas de Sotavento

Los dominios holandeses colindantes con la costa norte de Venezuela sirven como puestos de avanzada unipolares perfectos para vigilar a Venezuela y albergar instalaciones militares estadounidenses para su uso contra la República Bolivariana. En cuanto a las islas de Venezuela, sus territorios insulares en esta cadena le permiten a Caracas afirmar que geográficamente es parte de la comunidad isleña del Caribe y, por lo tanto, tiene derecho a desempeñar un papel en sus asuntos. Más tarde se explicará cómo lo hace a través de Petrocaribe y ALBA, pero el punto a entender es que Venezuela realmente si limita con el sur del Caribe y también tiene territorios insulares reales (por pequeños que sean) que lo convierten en un jugador natural en esta región.

Excepciones del Atlántico – Barbados y Trinidad y Tobago

Las dos naciones insulares de Barbados y Trinidad y Tobago son excepciones geográficas, y en gran medida, incluso políticas a la región del Caribe. Para empezar, el primero es más Atlántico en virtud de su posición que cualquier otra cosa, aunque, al igual que Trinidad y Tobago, comparte vínculos histórico-demográficos muy estrechos con sus vecinos. Sin embargo, lo más interesante es que está en términos políticos relativamente fraternos con Trinidad y Tobago a nivel internacional, especialmente después de haber superado su disputa fronteriza marítima en 2006. Por lo tanto, Barbados se conceptualiza mejor como una extensión del dominio regional de Trinidad y Tobago, que se discutirá más a fondo en el próximo capítulo que detalla la membresía de cada país en varias organizaciones internacionales.

Moviéndonos a Trinidad, casi un tercio de su población es indocaribeña, lo que la convierte en la “más india” de todos los estados regionales. Sin embargo, esa es una declaración un tanto inexacta considerando que los países sudamericanos de Guyana y Surinam, que albergan el 39% y el 27% de los indocaribeños, respectivamente, a menudo se agrupan junto con el Caribe debido a razones histórico-demográficas derivadas de su experiencia colonial. De hecho, Guyana incluso alberga la sede de la Comunidad del Caribe (CARICOM), de la que se hablará en el próximo capítulo. La razón por la cual todo esto se plantea en el contexto de la geopolítica del Caribe es porque Trinidad y sus ‘vecinos’ sudamericanos cercanos podrían servir como ‘puerta de entrada’ de la India a la región si Nueva Delhi aprovechara adecuadamente sus ventajas socioculturales en la búsqueda de dividendos político-económicos.

Sin embargo, Trinidad no solo es geopolíticamente útil como puerta de entrada para India, ya que tiene el potencial de ser un líder regional por derecho propio, como lo que estaba preparada para hacer durante el breve período de cuatro años de la Federación de las Indias Occidentales antes de su disolución. La nación isleña es rica en petróleo y gas natural, lo que le ha dado la capacidad de liderazgo si así lo desea, pero evidentemente no quería asumir las responsabilidades financieras inherentes a esto en el período previo a su independencia. Sin embargo, es revelador que Trinidad, sus dos “aliados” (si pueden llamarse así por razones geográficas, políticas y demográficas) de Barbados y Guyana, y su rival regional Jamaica se unieron para fundar CARICOM en 1973. Además, es importante tener en cuenta que su ciudad capital de Puerto España alberga la sede de la Asociación de Estados del Caribe (AEC).

En general, es mejor para los observadores interesados en ​​conceptualizar a Trinidad como un estado ancla y pivote en la región del Caribe. Cumple la primera función debido a su geografía y la influencia cultural y musical que ejerce sobre sus otras contrapartes insulares afrocaribeñas en las Antillas Menores, mientras que su objetivo fundamental se logra al servir como un enlace entre las islas y América del Sur (Guyana y Surinam) Sin embargo, su ubicación geográfica ventajosa también podría ser la razón por la que se ha convertido en un paraíso para el contrabando de drogas y recientemente ha experimentado una explosión de delitos. Si el país puede estabilizar su situación interna a través de la aplicación efectiva de la ley y políticas para aliviar la pobreza, entonces tiene una posibilidad prometedora de convertirse en el núcleo de una reconstituida Federación de las Indias Occidentales, que se discutirá en el capítulo final.

Tendencias

Antes de pasar a la siguiente parte de la investigación para examinar las diversas organizaciones integradoras de las que forman parte los países del Caribe, es útil enumerar de manera concisa algunas de las tendencias más relevantes que se desarrollan en esta región:

La Guerra Híbrida contra Venezuela

Los métodos asimétricos de desestabilización de los EE.UU. han tenido mucho éxito en Venezuela, lo que ha tenido el efecto de socavar las organizaciones de integración regional ALBA y Petrocaribe que Caracas lidera en el Caribe. El alcance completo de lo que está en juego se revelará en el próximo capítulo, pero la conclusión es que esta campaña tiene el potencial de enviar ondas de choque en toda la región y, en última instancia, revertir algunas de las ganancias multipolares que recientemente se han logrado (¿nominalmente?).

Cuba: Segunda Ronda

La Administración Trump parece lista para lanzar una segunda ronda de intentos sostenidos de desestabilización contra el liderazgo cubano y su pueblo, al menos a juzgar por el odio abierto del presidente por la nación isleña comunista y la reciente reversión de los planes hegemónicos comparativamente más indirectos de su predecesor. Si tiene éxito en cualquier forma, esto podría provocar una crisis migratoria regional a los Estados Unidos, Haití (La Española, para llegar a la República Dominicana y desde allí a Puerto Rico), y/o Jamaica.

Puerto Rico Como un Nuevo Estado Fallido:

No hay intención de exagerar y fingir que Puerto Rico se convertirá en el “próximo Haití”, pero tampoco se puede evitar el hecho de que hay muchos “problemas en el paraíso” y que el remanente de la era colonial de Estados Unidos se está convirtiendo rápidamente en un estado fallido. Washington probablemente nunca permitirá que Ponce llegue al nivel de Puerto Príncipe e intervendría de una manera “demasiado grande para caer” económica-militar antes de llegar a ese punto, pero, con todo y eso se espera que Puerto Rico figurará cada vez más como un problema en el discurso político interno estadounidense mientras que su estatus de estado fallido no se aborde adecuadamente.

Dolor de Cabeza de la Española:

Existe una posibilidad muy real de que las tensiones entre la República Dominicana y Haití conduzcan a algún tipo de conflicto en el futuro, ya sea a nivel de estado a estado o por debajo de este.

En este momento hay un grave descontento en la República Dominicana con el flujo a gran escala de las “Armas de Migración Masiva” de Haití, y es posible que el estado se vea obligado a actuar de manera más concertada sobre este tema para prevenir la violencia de milicias-vigilantes contra los recién llegados, y mucho menos cualquier reclamo territorial futuro que puedan hacer en la región fronteriza.

Si el problema no se resuelve de manera decisiva (lo cual es ciertamente difícil de hacer) y se desarrolla cualquier tipo de militancia prolongada debido a ello, entonces podría dar lugar a un aumento de “Armas de Migración Masiva” hacia Cuba y Puerto Rico dependiendo de las dinámicas del conflicto.

Compensación Energética de EE.UU.:

El rápido ascenso de Estados Unidos como una superpotencia exportadora de energía, combinado con su Guerra Híbrida contra Venezuela, corre el riesgo de ver a Washington desplazar a Caracas como el principal proveedor de los miembros caribeños de Petrocaribe si la República Bolivariana es derrocada.

Además, cualquier actividad agresiva de Estados Unidos en el mercado energético del Caribe podría hacer que la terminal de GNL de Jamaica se vuelva redundante, así como disminuir la posición regional y los ingresos presupuestarios de Trinidad, lo que podría reunir a estos dos rivales bajo las circunstancias adecuadas.

Esta tendencia es relevante no solo para el Caribe, sino para todo el hemisferio occidental en su conjunto, ya que EE.UU. profundizará su influencia estratégica sobre todos los países de América Latina a medida que se convierta en un proveedor de energía proporcionalmente más grande para cada uno de ellos.

Rivalidad Trinitense-Jamaiquina y una Nueva Federación de las Indias Occidentales:

Aunque no es un desarrollo reciente de ninguna manera, se explicará en el capítulo final cómo esto podría afectar los contornos geo-políticos de cualquier Federación de las Indias Occidentales revivida y realmente servir para reforzarla en lugar de destruirla como en el pasado.

Además, si bien ambos países aún compiten entre sí para influir en los estados afrocaribeños de las Antillas Menores, los objetos comparativamente más pequeños y más débiles de su deseo geopolítico podrían terminar jugando uno contra el otro para “equilibrarse” y cosechar los mayores beneficios.

Sin embargo, Trinidad es el claro candidato para convertirse en el núcleo integrador de esta construcción especulada, e incluso podría aprovechar su demografía para convertirse en un puente transregional entre el Caribe y América del Sur, algo que Jamaica no puede hacer.

Puerta India:

Por último, la composición dominante (aunque no mayoritaria) indo-caribeña de Trinidad, Guyana y Surinam podría servir como un impulso para una integración más estrecha entre estos tres estados y también atraer la atención de Nueva Delhi si tiene la voluntad de usar este factor para su ventaja geopolítica en el hemisferio occidental.

Es posible que India no se sienta atraída por el Caribe por ninguna razón comercial o estratégica, pero podría verse obligada a expandir su presencia allí debido a la dinámica de la Nueva Guerra Fría de “contrarrestar a China”, algo que EE.UU. alentaría mientras Washington y Nueva Delhi fortalecen su asociación estratégica en las próximas décadas.

Geopolítica Caribeña del Siglo 21

I — IIIIIIV

Escrito por Andrew Korybko via Geopolitica.ru

El Mar Caribe se considera comúnmente como un “lago de Estados Unidos” que separa los dos continentes americanos, y ha estado prácticamente bajo la influencia exclusiva de Washington desde principios del siglo XX. Cuba es, por supuesto, la excepción a este estado de las cosas, pero incluso eso parece estar cambiando lentamente. Aunque el acercamiento de la era de Obama con la isla ha sido algo reducido por la Administración Trump, el presidente Raúl Castro, sin embargo, mostró su mano hace un par de años al aceptar mejores vínculos con los Estados Unidos en primer lugar. La sabiduría de esa decisión aún está por verse, y en retrospectiva, puede que no haya sido la mejor idea teniendo en cuenta que Cuba de todos los países debería saber que no se puede confiar en los EE.UU., como lo han demostrado eventos posteriores con la Administración Trump. Sin embargo, la geopolítica Caribeña del siglo XXI es mucho más que solo relaciones cubano-americanas, por lo que merecen ser estudiadas en profundidad.

El primer capítulo analizará cómo el Caribe figura en el cálculo estratégico de China, y luego explicará algunos de los conceptos básicos sobre la geografía y los puntos críticos de esta región. La siguiente parte retomará donde quedó la primera y ampliará la importancia geoestratégica de los países insulares del Caribe, terminando con una breve descripción de las tendencias predominantes que se espera se desarrollen en los próximos años. Finalmente, el tercer capítulo discute las diversas organizaciones integracionales regionales, mientras que el cuarto y último finaliza con un pronóstico sobre cómo podría crearse de manera realista un estado sucesor de la Federación de las Indias Occidentales antes de la independencia.

Pensamiento estratégico de China sobre el Caribe

El Caribe conecta la costa Este de los EE.UU. con el Océano Pacífico a través del Canal de Panamá, que en consecuencia también lo convierte en el área de tránsito para el comercio Chino hacia y desde esa parte del país. Este mar (Caribe) tenía un significado geoestratégico mucho más sustancial a principios del siglo XX que el que tiene hoy en día, pero el legado de ese período todavía da forma a la geopolítica moderna en esta región. El Mar Caribe solía ser la versión estadounidense del “Mar del Sur de China”, ya que EE.UU. tenía un imperativo urgente para salvaguardar sus rutas comerciales y navales en esta vía fluvial contigua al sur, como China se siente hoy en día con su propio mar del mismo nombre. La diferencia, sin embargo, es que los EE.UU. emplearon una política (de neocolonialismo) brutal y sin apologías para hacer esto, mientras que China tiene como objetivo hacer asociaciones “win-win” con todos los estados regionales en su vecindario.

Concedido, la situación geopolítica es y siempre ha sido marcadamente diferente en el Mar Caribe que en el Mar del Sur de China, ya sea a principios del siglo XX o en la década inicial del presente, pero el punto aquí es llamar la atención sobre la importancia comparativa que ambas Grandes Potencias ponen en establecer y mantener el liderazgo en sus mares del sur. La relevancia al reflexionar sobre esto es que los mismos imperativos que guían la política estadounidense hacia el Caribe en el siglo pasado aún perduran en el actual, y que esto podría convertirse interesantemente en una especie de responsabilidad que China podría explotar magistralmente para hacer un “Mar del Sur de China reverso” contra los Estados Unidos. Lo que se quiere decir con esto es que la actitud de los Estados Unidos hacia el Caribe es similar a la de China en el Mar Meridional de China, y es que ambas Grandes Potencias se sienten incómodas con sus rivales ejerciendo una influencia militar-estratégica pronunciada en sus barrigas navales. En realidad, China tiene la oportunidad de hacer eso en la próxima década y, como de costumbre, está avanzando silenciosamente en pos de este objetivo.

No hay una posibilidad previsible o realista de que China ejerza en cualquier lugar cerca de la presencia militar en el Caribe como lo hace Estados Unidos en el Mar del Sur de China, pero eso no es a lo que Pekín apunta. En cambio, China quiere construir un nuevo canal transoceánico en Nicaragua, cooperar estrechamente con las instituciones regionales y, en última instancia, flexionar su fuerza económica en la medida en que el Caribe se convierta en una versión a menor escala de África para la República Popular. La iniciativa del Canal de Nicaragua es técnicamente un esfuerzo “privado” de un acaudalado hombre de negocios chino, por lo que no hay pronunciamientos de políticas formales disponibles públicamente sobre la dirección de esta iniciativa, aunque hay mucha información sobre el deseo de China de trabajar con instituciones caribeñas a nivel político y económico, que se expresa claramente a través del Foro China-CELAC y el último documento de política de 2016 de China sobre América Latina y el Caribe.

La presente investigación no profundizará en los detalles de lo que esto implica, ya que no hay ningún proyecto concreto de la Nueva Ruta de la Seda que se haya acordado además del Canal de Nicaragua, pero la conclusión principal es que la finalización exitosa del primero más el uso continuo del Canal de Panamá, con el tiempo producirá un aumento de la influencia china en el Caribe, siempre y cuando la trayectoria actual se mantenga en curso. Si estas políticas integrales y con visión de futuro se llevan a cabo al máximo y China finalmente es capaz de proyectar su poder en el Caribe, entonces equivaldría a un eje épico de proporciones que cambian el mundo al lanzar a los Estados Unidos a la defensiva estratégica en su propio patio trasero, por lo que se espera que facilite ganancias multipolares aceleradas en todo el mundo mientras tanto esta ventana de oportunidad estratégica permanezca abierta.

Dicho esto, existe una gran posibilidad de que EE.UU. emplee la Guerra Híbrida contra Nicaragua para interrumpir, controlar o influir en el proyecto del canal a través de su territorio continental o marítimo (este último a través de un posible agravamiento de la disputa insular colombiano-nicaragüense) que en ese caso dejaría a China completamente dependiente del Canal de Panamá para sus interacciones con los estados del Caribe. Aun así, sin embargo, es extremadamente improbable que EE.UU. alguna vez actúe para cerrar el Canal de Panamá al transporte marítimo chino, por lo que está esencialmente atrapado en un tipo de Catch-22 que probablemente lo lleve a monitorear de manera incómoda la creciente presencia estratégica de China en el Caribe, tal como lo están haciendo los chinos con los estadounidenses en el Mar del Sur de China.

En realidad, eso es lo que China espera; para hacer que Estados Unidos se sienta incómodo en su propio patio trasero y potencialmente alentarlo a tomar medidas precipitadas allí, que terminen haciendo más daño que bien a su posición hegemónica regional. El historial de respuestas de China a la agresión estadounidense siempre ha sido asimétrico, por lo que es natural que este también sea el caso en términos de la gran estrategia de Beijing hacia el Caribe. China espera que su creciente influencia allí eventualmente influya en algunos de los 20 estados restantes que aun “reconocen” a Taiwán (más de la mitad de los cuales se encuentran en el hemisferio occidental) para retractarse de sus posiciones tal como lo hizo Panamá a mediados de junio de 2017. El simbolismo detrás de la dramática acción por la Ciudad de Panamá fue lo suficientemente poderosa como para incitar a los observadores a preguntarse si era inminente un efecto dominó de “des-reconocimiento” de Taiwán. Si bien puede que ese no sea el caso en el corto plazo, sigue siendo instructivo que el mundo lo esté considerando seriamente, y sirve como una entrada relevante para discutir la geopolítica del Caribe del siglo XXI.

Fundamentos Geográficos

Antes de continuar con la realización del estudio, el lector debe ser presentado a la geografía de la región:

Archipiélago de Lucayan: Aunque no es geográficamente parte del Caribe, comúnmente se agrupa con la región más grande por razones histórico-demográficas y consiste en las Bahamas y la colonia del Reino Unido / ‘dependencia’ de las Islas Turcas y Caicos.

Antillas: Este término se refiere a todas las islas del Caribe, grandes o pequeñas.

Antillas Mayores: Como su nombre indica, esto describe las grandes islas de Cuba, Jamaica, La Española / Haití (nombre nativo original) y Puerto Rico / Borikén (nombre indígena), así como los territorios británicos mucho más pequeño de las Islas Caimán para fines geográficos.

Antillas Menores: Estas son todas las islas más pequeñas del Caribe y se dividen en tres cadenas que comprenden una combinación de más de 20 estados soberanos y colonias / “dependencias” (también conocidas como “territorios de ultramar”):

Islas de Sotavento: Las islas muy pequeñas ubicadas en el noreste del Caribe y bordeando el Atlántico son las Islas de Sotavento:

  • Anguila (Reino Unido)
  • Antigua y Barbuda
  • Dominica (a veces clasificada como parte de las Islas de Barlovento)
  • Guadalupe (FR)
  • Montserrat (Reino Unido)
  • Saba (ND)
  • San Cristóbal y Nieves
  • San Eustaquio (Neerlandesas)
  • San Bartolomé (FR)
  • San Martín / Sint Maarten (isla dividida entre FR y ND)
  • Islas Vírgenes (EE.UU. Y Reino Unido)

Islas de Barlovento: Estas islas son comparativamente más grandes que las Islas de Sotavento y están ubicadas al sur, más cerca de Sudamérica:

  • Dominica (a veces clasificada como parte de las Islas de Sotavento)
  • Granada
  • Martinica (FR)
  • Santa Lucía
  • San Vicente y las Granadinas

Antillas de Sotavento: Geográficamente desconectada de las cadenas de las Antillas Mayores y Menores, el “ABC” holandés de las propiedades insulares de Aruba, Bonaire y Curazao, y más de una docena de islas venezolanas, constituyen lo que se conoce como las Antillas de Sotavento.

Excepciones atlánticas: Barbados y la nación / islas de Trinidad y Tobago generalmente no se agrupan con ninguna de las dos cadenas de islas de las Antillas Menores o la de Sotavento debido a su ubicación, y son islas geográficamente “atlánticas” que, sin embargo, tienen un inseparable patrimonio histórico-demográfico caribeño.

Así es como se ve cada una de estas cadenas de islas en un mapa:

Rojo: archipiélago de Lucayan

Azul: Antillas Mayores

Rosa: Islas de Sotavento (Antillas Menores)

Verde: Islas de Barlovento (Antillas Menores)

Oro: Antillas de Sotavento

Marrón: excepciones atlánticas

Puntos de estrangulamiento

Hay seis puntos de estrangulamiento principales en el Mar Caribe que controlan el acceso hacia y desde la región:

Canales de Nicaragua y Panamá:

El primero aún no se ha completado y bien podría terminar siendo víctima de la intriga de la Guerra Híbrida de los EE.UU., pero aun así, el punto es que hay al menos una ruta de acceso transoceánico (y tal vez dos) que conectan el Pacífico y Atlántico por medio del mar Caribe. Panamá es considerado con razón como un bastión de influencia estadounidense en el hemisferio occidental, pero el control anteriormente dominante de Washington sobre el país parece debilitarse levemente después de su cesión pacífica del canal a la ciudad de Panamá a principios de siglo, y el reconocimiento de este último de Beijing en junio de 2017.

Estrecho de Florida:

Aunque técnicamente solo vincula el Océano Atlántico y el Golfo de México, el control sobre el Estrecho de Florida fue un determinante importante que impactó el gran pensamiento estratégico estadounidense en el Caribe a fines del siglo 19 y principios del 20. Estados Unidos obtuvo un control incontestado sobre el estrecho después de la Guerra Hispanoamericana de 1898 y la posterior ocupación de Cuba. Posteriormente, Washington pudo proyectar su poder imperialista en toda la cuenca del Caribe y aplicar de manera más creíble la “Doctrina Monroe” a través de la entrelazada política “Big Stick“, “Corolario Roosevelt“, “Diplomacia del dólar” y la resultante “Banana Wars“.

Canal de Yucatán:

El control de los EE.UU. sobre Cuba se combinó bien con el estado debilitado en el que mantuvo a México durante décadas para permitir que Washington domine la estrecha ruta de acceso que conecta el Golfo de México con el Mar Caribe. Esto aseguró las rutas comerciales de energía y comercio entre la (entonces) próspera costa norte de América del Sur y los centros comerciales y de energía regionales de los Estados Unidos en Houston y Nueva Orleans, respectivamente. Además, también convirtió a Estados Unidos en el guardián del comercio marítimo mexicano-sudamericano en todo el Caribe, debilitando aún más a la Ciudad de México desde un punto de vista estratégico.

Pasaje de Barlovento:

La estrecha distancia entre Cuba y Haití (o percibida de otra manera como la isla de La Española) forma el llamado Pasaje de Barlovento, que tiene un nombre erróneo porque no se conecta directamente a las Islas de Barlovento. Esta vía fluvial forma la ruta más rápida que une el Canal de Panamá (y posiblemente un día, nicaragüense) con la costa este de los EE.UU., y es por esta razón por la que EE.UU. todavía conserva su bahía de Guantánamo de la era imperial en la costa sureste de Cuba a fin de monitorear y controlar el tráfico que pasa por este canal.

Pasaje de la Mona:

El último punto de estrangulamiento importante en la Región del Caribe es el Pasaje de la Mona entre la República Dominicana (que también puede conceptualizarse como la costa oriental de La Española) y Puerto Rico. No es tan importante como el Pasaje de Barlovento, sirve para un propósito cuando se trata de exportaciones de energía desde Venezuela, de las cuales Estados Unidos es el mayor consumidor. Las embarcaciones que se mueven hacia y desde la costa este de los EE.UU. pueden atravesar el paso de Mona, pero en las últimas décadas, sin embargo, el paso de Mona ha adquirido un significado diferente al convertirse en una ruta favorita de contrabando humano para inmigrantes cubanos y haitianos ansiosos por llegar al territorio estadounidense de Puerto Rico antes de encontrar un camino hacia el continente.

Cuba crucial:

Al reflexionar sobre la importancia geoestratégica de los puntos de estrangulamiento del Caribe mencionados anteriormente, debería ser obvio por qué Estados Unidos está tan obsesionado con el control de Cuba. La nación isleña se encuentra en la encrucijada de tres puntos de estrangulamiento separados, y los EE.UU. temen que los socios de La Habana en Moscú (durante la Antigua Guerra Fría) y Beijing (durante la Nueva Guerra Fría) puedan aprovechar esto a su ventaja para socavar de manera crucial los intereses de Washington en su propio patio. Esto explica por qué Estados Unidos ha hecho todo lo posible para evitar que Cuba ejerza su derecho soberano como estado independiente en conducir las políticas exteriores que mejor promueven sus intereses nacionales, y también por qué tomó una línea tan dura durante la Crisis del Caribe de 1962 (también conocida como la Crisis de los misiles cubanos en Occidente).

Para que todo sea más fácil de entender, aquí hay una representación cartográfica de los puntos críticos del Caribe:

Oro: canales de Panamá y Nicaragua

Rojo: Estrecho de Florida

Verde: Canal de Yucatán

Azul: paso de Barlovento

Púrpura: Pasaje de la Mona

Casos COVID-19 de Fuente Desconocida Deja Perplejos a Investigadores

Según Shan Jie y Deng Xiaoci del Global Times, los estudios sobre las relaciones evolutivas entre los nuevos coronavirus han proporcionado más pistas, sugiriendo que aún es difícil determinar el origen del virus, mientras que los expertos pidieron investigaciones más sólidas y autorizadas.

Estados Unidos ha encontrado al menos cuatro casos de COVID-19 de fuente desconocida, informaron los medios el sábado.

El pasado 21 de febrero, Yu Wenbin, investigador asociado de la Academia de Ciencias de China, sometió un artículo en inglés a ChinaXiv donde indica que el mercado de mariscos de Huanan en Wuhan, el supuesto epicentro epidémico, podría no ser el origen del virus.

El artículo decía que los haplotipos de los 58 nuevos coronavirus, numerados H1-H58, se dividieron en cinco grupos: A, B, C, D y E, siendo A el más antiguo y E el más joven.

No obstante, en Hubei, solo el coronavirus del Grupo C fue detectado, pero en los EE.UU. se han encontrado los virus de los cinco grupos.

Por lo tanto, Yu y sus colegas creen que el nuevo coronavirus que causó la epidemia en Hubei podría ser importado de otros lugares.

El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) fue importado de otro lugar, dijeron investigadores del Jardín Botánico Tropical Xishuangbanna de la Academia de Ciencias de China y el Instituto Chino de Investigación del Cerebro.

Si se encuentra que todos los resultados de la prueba del nuevo coronavirus en los Estados Unidos son del Grupo C, entonces podría decirse que se transmitió desde China. Pero si no, podría ser local.

Creo que existe una gran posibilidad de que haya transmisión local en California“, dijo Jennifer Nuzzo, investigadora principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, en una entrevista con The Washington Post. “En otras palabras, el virus se está propagando dentro de California, y creo que existe la posibilidad de que otros estados estén en el mismo barco’. Simplemente no lo han reconocido todavía“.

Pan Hwai-tzong, un farmacólogo en Taiwán en un programa de televisión local reciente, hizo eco del artículo y señaló que se han encontrado más tipos genéticos múltiples del nuevo coronavirus en los casos de COVID-19 en los EE.UU. que en China Continental.

El virólogo de Wuhan, Yang Zhanqiu, dijo al Global Times el sábado que los casos desconocidos de muertes por influenza en los EE. UU. necesitan un examen retrospectivo adicional antes de que se pueda llegar a una conclusión de dónde se originó.

La génesis del coronavirus (SARS-CoV-2) es definitivamente una historia más complicada de lo que se pensaba. El hecho de que haya 5 grupos de haplotipos identificados (variantes genéticas) del virus también desarticula todas las teorías de conspiración, ya que muestra que la versión de Wuhan (C) probablemente evolucionó a partir de formas naturales anteriores (A y B). Hasta ahora, solo se ha producido el haplotipo C en Hubei, mientras que los haplotipos de los grupos A, B, C, D, E se encuentran tanto en los EE. UU. como en Europa.

Más evidencia inexplicable complica el conocimiento del COVID-19

El brote de Lombardía en Italia fue de un hombre que nunca tuvo contacto con nadie de China, informaron los medios locales la Repubblica.

Un paciente en California diagnosticado con infección de coronavirus no viajó a ningún lugar conocido con tener el virus, anunciaron el miércoles por la noche los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. El paciente tampoco estuvo expuesto a nadie infectado.

Dado que los haplotipos A y B, los precursores del haplotipo C, no se encuentran en Hubei, pero sí se encuentran en otros lugares, incluidos los EE.UU., al igual que los otros haplotipos derivados D y E, se ha sugerido que los progenitores del virus han estado al acecho por algún tiempo, pero no fueron identificados y en vez se cuantificaron como casos de neumonía y muertes por gripe en los ancianos, mientras que las personas más jóvenes se recuperaron de forma natural. Dado que nadie fue sometido a exámenes médicos de coronavirus, todos los casos problemáticos y las muertes simplemente se atribuyeron a la gripe o se clasificaron como de origen desconocido.

Si no fuera por la identificación de China del nuevo coronavirus y su esfuerzo sin precedentes para contenerlo y controlarlo, las muertes asociadas con él, principalmente entre ancianos y enfermos, habrían pasado desapercibidas y simplemente se habrían atribuido a la vejez y los problemas de salud subyacentes. Ese podría ser el caso en los Estados Unidos y en otros lugares.

La respuesta proactiva de China, no obstante, muestra cuán preocupado está China por el bienestar de su gente. Podrían haberlo ignorado y dejar morir a la gente. Como dije, los más afectados son principalmente los enfermos y los ancianos, por lo que nadie se habría dado cuenta realmente. Pero China se lo tomó en serio y, como resultado, sufrió un gran golpe económico y al hacerlo alertó al mundo sobre la amenaza para el bienestar de todos.


Acciones en Zambullida, Borran el Alza del Corte de la Fed: Esto es lo Que Piensa Wall Street

via ZeroHedge

El mercado parece decepcionado. Después de que la reducción de 50 puntos base en las tasas de interés por la Reserva Federal causara una subida en las acciones, todas esas ganancias han sido borradas…

Pero el mercado (y Trump) pedía más y Wall Street no parece impresionado… ya que la dependencia del mercado en la largueza de la Fed se revelaba para que todos la vean…

Matt Maley, un estratega de acciones de Miller Tabak & Co:

Esto debería ser muy positivo a corto plazo. Si el coronavirus hace que el mercado retroceda en las próximas semanas (lo que confirmará que la Fed no puede luchar contra una crisis de atención médica), significará que nos dirigimos a un mercado bajista (bear). Sin embargo, esto debería ser bastante positivo a corto plazo”.

John Augustine, director de inversiones de Huntington Private Bank:

“La Fed respondió proactivamente a los mercados, lo cual es muy inusual y puede ser el preludio de que también reaccionen en su reunión programada en marzo. Otros bancos centrales van a responder en el ínterin”, dijo.

“El mercado no está seguro de cómo responder — los mercados se preocupan por los recortes de tasas de la Fed dentro de la reunión, ¿qué sabe la Fed que no sabemos? El mercado de valores seguirá siendo volátil hasta que los casos de coronavirus alcancen su punto máximo. Entonces, en este momento, nostros diríamos paciencia. Estamos en un territorio sin precedentes para que la Fed actúe así. Es probable que esto conduzca a una mayor volatilidad en los mercados financieros”.

Max Gokhman, jefe de asignación de activos de Pacific Life Fund Advisors:

“Esa respuesta del banco central de la que estaba hablando durante el fin de semana llegara más rápido y más caliente de lo esperado. La Reserva Federal llendo por un recorte de emergencia de 50pb es demasiado. Puede enviar el mensaje de que el riesgo para la economía es aún mayor de lo previsto actualmente, les deja con menos municiones para el resto del año (a menos que nos volvamos negativos bajo Powell), y hace que parezcan estar haciendo las órdenes de la Administración ya que se informó ampliamente que Mnuchin y Kudlow estaban presionando por un corte de 50pb inmediatamente”.

Naufal Sanaullah, macro estratega jefe de EIA All Weather Alpha Partners:

“El mercado de tasas buscaba recortes de 50pb en abril. Las acciones primero encontraron su punto de apoyo cuando Powell dijo que actuaría según corresponda, y luego cuando el G-7 anunció una llamada de conferencia de emergencia. Ahora que hemos conseguido un recorte de 50pb entre reuniones y el mercado se ha recuperado fuertemente de los mínimos, la ventaja ahora está relativamente limitada. Esperamos que se forje un rango amplio y volátil en las próximas semanas, a medida que consolidemos la gran liquidación y digerimos el flujo de noticias entrante, que tiene el potencial de deteriorarse a medida que las pruebas proliferan más”.

Neil Dutta, jefe de Economía de EE. UU. en Renaissance Macro Research:

“Se dice que los mercados dejan de entrar en pánico cuando los políticos comienzan a entrar en pánico. La Fed acaba de entregar un corte de emergencia, que califica como pánico. Pero las herramientas de la Reserva Federal son imperfectas y no adecuadas para hacer frente a una crisis de salud pública. El mercado quiere saber hasta dónde se propagará el virus y la Fed no puede responder esa pregunta. El pánico tiene que venir desde el opuesto de la calle 17 en DC”.

Win Thin, jefe global de estrategia cambiaria de Brown Brothers Harriman:

“Lo diré nuevamente, la óptica esta mala después de que Trump acaba de pedir un gran recorte de tasas. Llámame anticuado, pero creo que me gustaría un banco central que no presione el botón de pánico cada vez que el mercado de valores se asusta. Sé que muchos pedían esto, pero estoy sorprendido”.

Le damos la última palabra al ex presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, quien advirtió la semana pasada…

¿La Fed realmente quiere tener un “fedput” cada vez que el mercado se pone nervioso?… Al salir de los máximos históricos, ¿tiene sentido que la Fed rescate a los mercados cada vez… creando una trampa?”

La Fed ha creado esta dependencia y hay toda una generación de administradores de dinero que no estaban en el ’74, ’87, el final de los ’90, y hasta el 2007-2009… y solo han visto una calle de solo sentido calle… por supuesto que están nerviosos”.

“La pregunta es – ¿quieres alimentar esa hambre? ¿Seguir aplicando ese opioide de dinero barato y abundante?”

el mercado depende de la generosidad de la Fed… y lo hicimos así…

…pero tenemos que considerar, a través de una declaración en lugar de una acción, que debemos destetar al mercado de su dependencia en un Fed put“.

Escándalo de Espionaje de la CIA y el BND con la Ilusoria Neutralidad de Suiza

Es difícil explicar todas las ramificaciones de este escándalo de la compañía Crypto AG y cómo ha sacudido a Suiza y al mundo entero.

La sede de Crypto AG en Steinhausen. Crypto AG fue utilizada por la CIA y el BND con fines de espionaje.

Durante décadas, la inteligencia de EE.UU. y la de Alemania utilizaron dispositivos de encriptación de la compañía suiza, Crypto AG, para espiar a otros países. Desde la Guerra Fría hasta la década de los 2000, Crypto AG vendió estos dispositivos a más de 120 gobiernos en todo el mundo. Las máquinas estaban encriptadas, pero esta semana se supo que la CIA y el BND (Servicio Federal de Inteligencia de Alemania) habían manipulado los dispositivos para ellos poder descifrar los códigos e interceptar miles de mensajes de los gobiernos clientes. Los rumores habían circulado en el pasado pero ahora todos lo saben.

Precursor en la Postguerra de la 2da Guerra Mundial

Entonces Crypto AG tenía estos dispositivos y parece que las agencias de espionaje tenían una puerta trasera y estaban espiando a los cerca de 120 países que usaban los dispositivos de encriptación de Crypto AG. Una historia fascinante que, por supuesto, abre la tapa del espionaje de la Guerra Fría y Postguerra Fría, recordemos un poco lo que sucedió en las décadas de 1930 y 1940, cuando el dispositivo de encriptación más utilizado por los gobiernos y las fuerzas armadas de todo el mundo fue la máquina alemana Enigma y los británicos lograron romper el código para eso, pero lo mantuvieron en secreto a pesar de que compartieron la información con los EE.UU. De hecho, lo que sucedió fue que todo tipo de gobiernos a través del mundo continuaron usando las máquinas Enigma una década o incluso dos décadas después de la Segunda Guerra Mundial sin saber que los EE.UU. y los británicos podían leer sus mensajes hasta que los gobiernos eventualmente se movieron a otras tecnologías aparte de la maquina Enigma.

Espionaje 2.0

Ahora es que viene a enfoque el programa actualmente siendo discutido en todos los noticiarios, parece que el pasado programa de espionaje puso la idea en la cabeza de algunas personas en la CIA acerca de tratar de continuar con esta penetración exitosa de la logística de otros países. Pero esta vez usarían la aparente neutralidad de Suiza para vender dispositivos criptográficos atrayendo a gobiernos ingenuos, ya que con frecuencia muchos países acudían a Suiza que para entonces era pensado como un país neutral y que normativamente se mantenía alejado de las alianzas entre países. Así que, allí acudió un gran numero de países a comprar sus dispositivos de encriptación bajo el supuesto de que debido que Suiza era neutral, y que sus dispositivos de encriptación estarían seguros de la CIA y el BND, pero de hecho ambas agencias de inteligencia eran dueñas de esta compañía y básicamente habían manipulado estas máquinas, pudiendo continuar escuchando y leyendo durante años lo que decían los gobiernos.

“Fue el golpe de inteligencia del siglo”, un informe clasificado de la CIA sobre la operación que duró décadas concluyó. “Los gobiernos extranjeros estaban pagando un buen dinero a Estados Unidos y Alemania Occidental por el privilegio de que sus comunicaciones más secretas fueran leídas por al menos dos (y posiblemente hasta cinco o seis) países extranjeros”.

A partir de 1970, la CIA y su hermana en descifrado de códigos, la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), controlaron todos los aspectos de las operaciones de Crypto AG, presidiendo con sus socios alemanes las decisiones de contratación, diseñando su tecnología, manipulando sus algoritmos y dirigiendo sus objetivos de ventas.

Un gobierno que fue golpeado con todo esto fue el gobierno iraní, que aparentemente ha usado estas máquinas, así que aquí tenemos a un país que ha sido un oponente de los Estados Unidos y ha tenido su inteligencia y sus actividades comprometidas de forma desastrosa potencialmente. Ahora que sabemos que esto ha estado sucediendo la CIA, probablemente, ya ha optado por otros medios para tratar de descifrar los nuevos códigos y cosas de ese tipo pero, por supuesto, Suiza queda en una gran crisis política. Hay que dar cuenta que China y Rusia, los dos países que son los adversarios más serios de EE.UU. no se vieron afectados, ya que nunca compraron o confiaron en estas máquinas y usaron sus propios dispositivos de encriptación, los cuales se dice Estados Unidos nunca ha descifrado correctamente.

Neutralidad Ilusoria

Uno de los aspectos más importantes en Suiza, (en la sociedad como tal y la cultura política) es su aparente neutralidad, según un artículo de la BBC ahora que el escándalo de Crypto AG ha surgido en todos sus detalles de mal gusto. no hay ni un periódico o un locutor en el país que no cuestiona la neutralidad de Suiza. “Está destrozada,” es una frase comúnmente usada.

Definitivamente la ilusión de neutralidad esta destrozada porque la realidad es que Suiza siempre ha sabido mantenerse alejada de las diversas alianzas que han dado forma a la era posterior a la Guerra Fría. Todo aquel que conoce a Suiza bien sabe que está irreparablemente integrada a Occidente, su sistema bancario es una manifestación absoluta de los parámetros del sistema financiero occidental y el sistema político de Suiza es extremadamente similar al de otros países occidentales. Por supuesto, Suiza también tiene relaciones muy estrechas y profundas con la UE, por lo que nunca ha sido realmente un país neutral.

Así que esto ha sido una como ilusión, pero es una a la que el pueblo suizo estaba muy apegada, por lo que al tener esta ilusión puesta al descubierto de esta manera, no es sorprendente que se cree un alboroto y una gran tormenta política.

En otro artículo de la BBC se menciona a un tal Kaspar Villiger que mientras se desempeñaba como ministro de Defensa en la década de 1990, sabia que la CIA controlaba Crypto AG y vendía máquinas de cifrado defectuosas en todo el mundo para espiar a gobiernos extranjeros.

Kaspar Villiger, como ministro de defensa de Suecia para los 1990 conspiró y auspició vender estas máquinas de encriptación defectuosas que eran esencialmente vehículos de espionaje para el uso de EE.UU. y Alemania, así que una vez más estamos viendo al complejo industrial militar internacional de la OTAN conspirando con el gobierno. Vemos estas puertas giratorias entre los ministros de defensa de varios países y los CEO de estas compañías de tecnología, compañías de comunicación trabajando mano a mano con las agencias de espionaje, las agencias de Intel y los fabricantes de armas. Mientras que la gente puede pensar en Suiza como un país en que la corrupción no se ha filtrado totalmente en el sistema, pero luego leer en la prensa acerca de este escándalo, uno pensará que no son diferentes a los Estados Unidos.

Socios suizos de la OTAN

Pero fue el ministro de defensa en la década de 1990, uno de los que ayudó a vender las máquinas mientras sabía que la CIA controlaba Crypto AG y estaba vendiendo dispositivos defectuosos a 120 gobiernos y cuando se le preguntó a la presidenta de la Confederación Suiza, Simonetta Sommaruga sobre Villiger en la televisión suiza, ella dijo que la especulación no tenía sentido y que “lo discutiremos cuando tengamos los hechos”. Pero ya tenemos los hechos, sabemos exactamente lo que estaba haciendo, él era el ministro de defensa y promocionaba activamente la venta de estos dispositivos sabiendo lo que eran.

Vale la pena resaltar que Suiza es por supuesto muy cercana política y económicamente a Alemania y por cierto también lo fue durante la Segunda Guerra Mundial. No es por minimizar la neutralidad suiza durante la Segunda Guerra Mundial, ya que los suizos realmente mantuvieron una distancia considerable de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, pero siempre tuvieron que ser extremadamente cuidadosos porque, en última instancia, la sociedad suiza en Alemania están muy interconectados entre sí. Por lo que no debe sorprender que el BND, la agencia de inteligencia alemana, estuvo involucrado en toda esta actividad. Sospecho que fue a través de ellos que Estados Unidos entró en Suiza y pudo establecer esta conexión con esta compañía suiza Crypto AG y también con la clase política de suiza porque los alemanes siempre han tenido conexiones muy fuertes tanto con la industria suiza como con la clase financiera suiza y también con la clase política de Suiza. Aunque debo admitir que no me sorprendió cuando escuché sobre todo esto debido a que los suizos están involucrados en todo, sus bancos han jugado un papel muy importante en todo el mundo al apoyar personas que son amigas de los Estados Unidos.

Es sabido que muchos dictadores y criminales a través del mundo tienen cuenta bancaria suiza. Estados Unidos siempre ha sabido todo sobre eso y siempre lo ha aprobado con luz verde, por lo que Suiza ha desempeñado un papel como este en múltiples niveles, ha sido una conveniencia para los Estados Unidos hacer que Suiza parezca neutral cuando en realidad no lo fue.

Pero al menos algo bueno que salió de esto es que, por supuesto, países de todo el mundo ya no van a confiar en los suizos con sus dispositivos de encriptación en el futuro ni tomarán en serio la neutralidad suiza y los propios suizos conocerán un poco mejor las realidades sobre lo que hace su país.

Un Paraíso Fiscal Llamado Puerto Rico

Escrito por Abner Dennis via News.littlesis.org

Puerto Rico se ha convertido en un paraíso fiscal. Sin embargo, el paraíso fiscal está en quiebra.

Por un lado, el gobierno central y varias de sus corporaciones públicas están en bancarrota. Desde hace tres años Puerto Rico sufre la imposición de una Junta de Control Fiscal que implanta medidas de austeridad salvajes que empobrecen cada día a la mayoría de la gente. Los recortes masivos en el gasto público tienen como propósito guardar dinero para pagarle a los bonistas, principalmente para que fondos buitre de Wall Street obtengan ganancias millonarias.

Por otro lado, el gobierno otorga exenciones contributivas a grandes corporaciones e inversionistas millonarios que sacan provecho de la situación precaria que vive el país. Tan solo en el 2017 el costo fiscal de todas las exenciones fue estimado en sobre $20 mil millones.

La discusión sobre la magnitud de estas exenciones es poca en el debate público. El país ha permanecido a oscuras por mucho tiempo en cuanto a quiénes son los beneficiarios de estas exenciones. No obstante, el gobierno está dando pasos afirmativos hacia mayor transparencia.

El Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) publicó el listado de los individuos y de las compañías beneficiarias de varias de las exenciones contributivas que existen actualmente. La lista incluye la ley que autoriza la exención, el beneficiario y la fecha en que el incentivo fue aprobado.

Este artículo menciona algunos de los beneficiarios incluidos en la lista.

Entre las más controversiales de estas leyes están las Leyes 20 y 22. La Ley 20 impone un impuesto a los ingresos de tan solo 4% a compañías que exportan sus mercancías o servicios fuera de Puerto Rico. La Ley 22 libera del pago de impuestos en dividendos y en ganancias capitales a individuos, particularmente inversionistas, que se mudan a Puerto Rico. La lista también incluye una de las leyes de exenciones contributivas más importante, la Ley 73 de 2008, conocida como la Ley de Incentivos Económicos para el Desarrollo de Puerto Rico.

El listado publicado por el DDEC hace constar que del 2012 al 2019 hubo 1,924 decretos bajo la Ley 20. En el caso de la Ley 22, la misma ha contribuido a generar una especie de gentrificación a mayor escala, en donde millonarios se mudan a Puerto Rico para pagar casi nada de impuestos mientras que miles de familias emigran del país por las pobres condiciones de vida existentes. Según un estudio publicado por el DDEC, del 2012 al 2019 fueron aprobados 2,612 decretos bajo la Ley 22. Mientras tanto, los números del censo muestran que en esos mismos 8 años Puerto Rico perdió alrededor de 440,000 habitantes.

No obstante, el costo fiscal de las exenciones de las Leyes 20 y 22 es ínfima si las comparamos con las que provee la Ley de Incentivos Económicos.

El costo del paraíso fiscal: $20 mil millones

En el 2017, mientras la administración de Ricardo Rosselló cerraba 183 escuelas públicas y, con el auspicio de la Junta de Control Fiscal, aprobaba un recorte de más de $500 millones al presupuesto de la Universidad de Puerto Rico, el gobierno otorgó $20 mil millones en concesiones tributarias.

Este número se desprende de un informe publicado por el Departamento de Hacienda en septiembre 2019, cuando por primera vez divulgó los gastos en que incurre el gobierno al otorgar cada una de las concesiones tributarias (reducciones en los impuestos a pagar) existentes en el país. El “Informe de Gastos Tributarios para el Año Contributivo 2017” desglosa todas las concesiones tributarias (exenciones, créditos, etc.) que otorgó el gobierno en el 2017 y su costo fiscal. En otras palabras, el informe identifica cada concesión tributaria y la cantidad de dinero que Hacienda dejó de ingresar por las mismas.

El costo de todas las concesiones tributarias para el 2017 fue de sobre $20 mil millones. Para tener una idea de la magnitud de esta pérdida, la misma es más del doble del presupuesto operacional asignado al gobierno para el año fiscal 2017-2018. Esto en un país con un gobierno en quiebra y con un 43% de la población viviendo bajo del nivel de pobreza federal.

Se debe mencionar que algunas de estas empresas hacen negocios en Puerto Rico solo porque disfrutan de estas exenciones contributivas. Con la publicación de este informe el debate sobre la efectividad de las exenciones adquiere mayor importancia.

La mayor tajada fue para costear la Ley 73 del 2008, conocida como Ley de Incentivos Económicos para el Desarrollo de Puerto Rico. Según el informe, la Ley 73 tuvo un costo de sobre $15.6 mil millones, es decir, alrededor del 75% del costo total de todas las concesiones tributarias. El informe también establece que el 98% de los ingresos sujetos a impuestos en virtud de esta ley, así como en virtud de la Ley de Incentivos Fiscales de 1998, proviene de empresas extranjeras.

Es importante resaltar que este informe no incluye información sobre la Ley 154 de 2010 que impone un impuesto especial de 4% a las corporaciones foráneas, principalmente empresas multinacionales que manufacturan en Puerto Rico. Los recaudos de dicho impuesto para el 2019 fueron de $2 mil millones, lo que representó un 18% de todos los recaudos del Departamento de Hacienda. Estas empresas pagan el 4% en Puerto Rico pero lo deducen en su planilla federal como un crédito contributivo. El impuesto se supone que fuera uno temporero, por lo que el Departamento del Tesoro Federal ha estado presionando al gobierno local para conseguir un sustituto y eliminar el crédito.

Las negociaciones entre el gobierno y las compañías multinacionales para evaluar alternativas al impuesto especial de 4% se están llevando a cabo sin mucha información para el público.

Cada centavo que no ingresa al erario a consecuencia de estas exenciones es dinero que no se puede invertir en mejorar las escuelas, los hospitales y las carreteras, o para el pago de pensiones y mejoras salariales al magisterio, entre otros.

El informe del costo de las concesiones tributarias para el 2018 podría publicarse en marzo de este año.

Algunos nombres a la vista

Al momento de publicar este artículo la lista del DDEC contenía diez leyes y sobre 10,800 nombres de individuos y compañías. Del examen que hicimos de la lista resaltamos los siguientes nombres:

Pietrantoni Méndez & Álvarez (PMA): PMA es una de las firmas de abogados más grandes de Puerto Rico y en septiembre 2014 recibieron un decreto por Ley 20. Sobresalen por su práctica corporativa. En su página web resaltan entre sus clientes varias corporaciones multinacionales, al igual que los tres bancos locales, Popular, FirstBank y Oriental Bank. Además, PMA es uno de los bufetes que más se ha beneficiado de la creación de la deuda de Puerto Rico. Documentos de las declaraciones de oferta de las emisiones de bonos del gobierno y de sus corporaciones públicas muestran que, entre 1997 y 2014, PMA participó como asesor legal en al menos 56 emisiones de bonos. En conjunto, estas emisiones sumaron sobre $40 mil millones. De los documentos accesibles al público no es posible saber cuánto obtuvo PMA en ganancias por sus servicios en estas transacciones.

Rushmore Loan Management Services LLC: Rushmore es una firma que invierte en el mercado de bienes raíces, particularmente en la administración de préstamos hipotecarios. La firma anunció el comienzo de sus negocios en Puerto Rico en agosto 2014. Para noviembre 2015 ya Rushmore disfrutaba de los beneficios de la Ley 20.
Mientras tanto, según la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras, entre el 2014 y el 2019 Rushmore ejecutó 2,369 hipotecas. Un informe de Hedge Clippers mostró que Rushmore es una subsidiaria de Roosevelt Management Company LLC, que a su vez está afiliada a TPG Capital, uno de los fondos de capital privado más grandes de Estados Unidos. TPG administra un total de $119 mil millones en activos.

Familia Ferré Rangel: La familia Ferré Rangel se destaca por ser una de las familias más ricas de Puerto Rico. Además de que son dueños de múltiples compañías, también pertenecen a varias juntas de directores de organizaciones sin fines de lucro, como el Museo de Arte de Ponce, los Centro Sor Isolina Ferré y el Centro para una Nueva Economía, entre otros. También tienen intereses en el Banco Popular ya que María Luisa Ferré Rangel es directora y accionista de Popular Inc., compañía matriz del banco.

La familia Ferré Rangel tiene al menos tres corporaciones que se benefician de la Ley 20. Ellas son GFR Media LLC, empresa dueña de los periódicos El Nuevo Día y Primera Hora, GFR Services Inc., empresa que, según su estado financiero del 2018, ofrece servicios administrativos a las otras empresas de los Ferré Rangel, y Linkactiv Automotive LLC (ahora Linkactiv North America LLC), empresa administradora de centros de llamadas y de mercadeo.

Microsoft Operations Puerto Rico LLC: Microsoft es una de las compañías más grandes del mundo. El gigante tecnológico se dedica principalmente al desarrollo de programas y sistemas operativos para computadoras, como Windows y Office. Según la revista Forbes, el fundador de Microsoft, Bill Gates, es la segunda persona más rica del mundo, con un valor neto de sobre $100 mil millones. El año pasado, Microsoft alcanzó un valor en el mercado de $1 trillón (un 1 seguido de doce ceros). Sin embargo, una de sus subsidiarias en Puerto Rico, Microsoft Operations Puerto Rico LLC, goza de los beneficios de la Ley 20 desde diciembre 2018 y de la Ley 73 desde mayo 2019.

Microsoft Operations Puerto Rico LLC es clave en la estrategia de Microsoft para pagar menos impuestos a través de los precios de transferencia (“transfer pricing”), que es cuando dos compañías afiliadas hacen transacciones entre sí. De acuerdo a un reportaje de ProPublica, Microsoft ha transferido al menos $39 mil millones en ganancias de los Estados Unidos a Puerto Rico. Para lograr esto Microsoft le vendió los derechos exclusivos de su tecnología para la producción de discos compactos con sus programas para los mercados de América del Norte y del Sur a Microsoft Operations Puerto Rico LLC. Las ganancias entonces se reportan en Puerto Rico, donde pagan casi 0% de tasa de impuesto, en vez de reportarlas en Estados Unidos, donde hubieran pagado 35%

Nicholas Prouty: Prouty, beneficiario de la Ley 22 desde octubre 2013, es un empresario reconocido por ser el dueño de Ciudadela en Santurce. Ciudadela es un proyecto de vivienda para gente adinerada y su construcción fue posible gracias a la expropiación forzosa de la comunidad San Mateo. Prouty no fue parte de ese proceso de expropiación, pues las mismas fueron antes de su compra de Ciudadela en el 2012 a través de Putnam Bridge Funding. Recientemente Ciudadela fue mencionado en el segundo arresto de Julia Keleher, ex-secretaria del Departamento de Educación, por parte del FBI. A Keleher se le acusa de ceder un terreno de una escuela pública a Ciudadela a cambio de beneficios en cuanto a la renta y compra de un apartamento en el proyecto.

Brian Tenenbaum: Tenenbaum es el principal oficial de operaciones de The Morgan Reed Group en Puerto Rico y es beneficiario de la Ley 22 desde diciembre 2014. El nombre de Tenenbaum aparece en un contrato con el Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP) para la compra de lo que fue una escuela pública por parte de la empresa Mr. Blue Ocean LLC. El nombre del administrador y los correos electrónicos que aparecen en el certificado de incorporación de esta compañía la relacionan con The Morgan Reed Group, una firma de bienes raíces con propiedades en varios estados de Estados Unidos y Puerto Rico. Un examen de varios contratos registrados por el DTOP en la Oficina del Contralor muestra que corporaciones relacionadas con The Morgan Reed Group compraron al menos cuatro escuelas públicas en el 2019. Aquí los contratos: Mr Blue Ocean LLC, Shinrai Holdings LLC y esta de Mr Bull LLC.

El Acertijo del “Acuerdo de Paz” de Afganistán

Escrito por Pepe Escobar via AsiaTimes

En lo que respecta a la realpolitik de Afganistán, con o sin un acuerdo, el ejército de los EE.UU. quiere permanecer en lo que es una invaluable base del Gran Medio Oriente para desplegar técnicas de guerra híbrida.

Casi dos décadas después de la invasión y ocupación de Afganistán después del 11 de septiembre, y después de una guerra interminable que costó más de $2 trillones, casi no hay nada “histórico” sobre un posible acuerdo de paz que pueda firmarse en Doha este próximo sábado entre Washington y los talibanes.

Deberíamos comenzar haciendo hincapié en tres puntos.

1- Los talibanes querían que se retiraran todas las tropas estadounidenses. Washington se negó.

2- El posible acuerdo solo reduce las tropas estadounidenses de 13,000 a 8,600. Ese es el mismo número ya desplegado antes de la administración Trump.

3- La reducción solo ocurrirá dentro de un año y medio – asumiendo que lo descrito como una tregua aguante.

Para que no haya malentendidos, el vicedirector talibán Sirajuddin Haqqani, en un artículo de opinión ciertamente leído por todos dentro del Beltway, detalló su línea roja directa: la retirada total de Estados Unidos.

Y Haqqani se mantiene firme: no hay acuerdo de paz si las tropas estadounidenses se quedan.

Aún así, se avecina un trato. ¿Cómo? Simple: ingrese una serie de “anexos” secretos.

El principal negociador de Estados Unidos, el aparentemente eterno Zalmay Khalilzad, un remanente de las épocas Clinton y Bush, ha pasado meses codificando estos anexos – como lo confirmó una fuente en Kabul que actualmente no está en el gobierno pero que está familiarizado con las negociaciones.

Vamos a dividirlos en cuatro puntos.

1- A las fuerzas antiterroristas estadounidenses se les permitiría quedarse. Incluso si los líderes talibanes lo aprobaran, esto sería un anatema para las masas de combatientes talibanes.

2- Los talibanes tendrían que denunciar el terrorismo y el extremismo violento. Eso es retórico, no es un problema.

3- Habrá un esquema para monitorear la llamada tregua mientras las diferentes facciones afganas en guerra discuten el futuro, lo que el Departamento de Estado de los EE.UU. describe como “negociaciones intra-afganas”. Culturalmente, como veremos más adelante, los afganos de diferentes orígenes étnicos tendrán un tiempo tremendamente difícil monitoreando su propia guerra.

4- A la CIA se le permitiría hacer negocios en áreas controladas por los talibanes. Ese es un anatema aún más duro. Todos los que están familiarizados con Afganistán después del 11 de septiembre saben que la razón principal para el negocio de la CIA es la línea rata de heroína que financia las black ops de Langley, como expuse en 2017.

De lo contrario, todo lo relacionado con este acuerdo “histórico” sigue siendo bastante vago.

Incluso el Secretario de Defensa Mark Esper se vio obligado a admitir que la guerra en Afganistán está “todavía” en “un estado de estancamiento estratégico”.

En cuanto al lejos de desastre financiero estratégico, uno solo necesita leer el último informe SIGAR. SIGAR significa Inspector General Especial para la Reconstrucción de Afganistán. De hecho, prácticamente nada en Afganistán ha sido “reconstruido”.

No hay trato real sin Irán

El desastre “intra-afgano” comienza con el hecho de que Ashraf Ghani finalmente fue declarado ganador de las elecciones presidenciales celebradas en septiembre del año pasado. Pero prácticamente nadie lo reconoce.

Los talibanes no hablan con Ghani. Solo para algunas personas que son parte del gobierno en Kabul. Y describen estas conversaciones en el mejor de los casos entre “afganos comunes”.

Todos los que estén familiarizados con la estrategia talibán saben que a las tropas de EE.UU./OTAN nunca se les permitirá quedarse. Lo que podría suceder es que los talibanes permitan que permanezca algún tipo de contingente para salvar la cara durante unos meses, y luego un contingente muy pequeño se quede para proteger la embajada de EE.UU. en Kabul.

Washington obviamente rechazará esta posibilidad. La supuesta “tregua” se romperá. Trump, presionado por el Pentágono, enviará más tropas. Y la espiral infernal volverá a la normalidad.

Otro inmenso agujero en el posible acuerdo es que los estadounidenses ignoraron por completo a Irán en sus negociaciones en Doha.

Eso es evidentemente absurdo. Teherán es un socio estratégico clave para su vecino Kabul. Además de las milenarias conexiones históricas/culturales/sociales, hay al menos 3,5 millones de refugiados afganos en Irán.

Después del 11 de septiembre, Teherán comenzó lenta pero seguramente a cultivar relaciones con los talibanes, pero no a nivel militar/de armamento, según diplomáticos iraníes. En Beirut, en septiembre pasado, y luego en Nur-Sultan, en noviembre, recibí una imagen clara de donde están las discusiones sobre Afganistán.

La conexión rusa con los talibanes pasa por Teherán. Los líderes talibanes tienen contactos frecuentes con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Solo el año pasado, Rusia celebró dos conferencias en Moscú entre líderes políticos talibanes y muyahidines. Los rusos se comprometieron a llevar a los uzbekos a las negociaciones. Al mismo tiempo, algunos líderes talibanes se reunieron con agentes del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) cuatro veces en Teherán, en secreto.

La esencia de todas estas discusiones fue “encontrar una resolución de conflicto fuera de los patrones occidentales”, según un diplomático iraní. Apuntaban a algún tipo de federalismo: los talibanes más los muyahidines a cargo de la administración de algunos vilayets.

La conclusión es que Irán tiene mejores conexiones en Afganistán que Rusia y China. Y todo esto juega dentro del alcance mucho más amplio de la Organización de Cooperación de Shanghai. La asociación estratégica Rusia-China quiere una solución afgana que provenga del interior de la OCS, de la cual tanto Irán como Afganistán son observadores. Irán puede convertirse en miembro de pleno derecho de la OCS si mantiene el acuerdo nuclear, el Plan de Acción Integral Conjunto, hasta octubre – por lo que aún no está sujeto a las sanciones de la ONU.

Todos estos actores quieren la salida de las tropas estadounidenses – para siempre. Entonces, la solución siempre apunta hacia una federación descentralizada. Según un diplomático afgano, los talibanes parecen dispuestos a compartir el poder con la Alianza del Norte. El obstáculo a esto es Hezb-e-Islami, con un Jome Khan Hamdard, un comandante aliado con el famoso muyahid Gulbudiin Hekmatyar, con sede en Mazar-i-Sharif y apoyado por Arabia Saudita y Pakistán, más interesado en reiniciar una guerra civil.

Entendiendo a Pashtunistán

Aquí hay una explosión del pasado, reviviendo el contexto de la visita de los talibanes a Houston y mostrando cómo las cosas no han cambiado mucho desde la primera administración Clinton. Siempre se trata de que los talibanes reciban su corte – en el momento relacionado con los negocios de Pipelineistan, ahora a su reafirmación de lo que se puede describir como Pashtunistán.

No todos los pashtunes son talibanes, pero la gran mayoría de los talibanes son pashtunes.

El establecimiento de Washington nunca hizo su tarea de “conoce a tu enemigo”, tratando de entender cómo los pastunes de grupos extremadamente diversos están vinculados por un sistema común de valores que establece su base étnica y las reglas sociales necesarias. Esa es la esencia de su código de conducta – el fascinante y complejo Pashtunwali. Aunque incorpora numerosos elementos islámicos, Pashtunwali está en total contradicción con la ley islámica en muchos puntos.

El Islam introdujo elementos morales clave en la sociedad pashtún. Pero también hay normas jurídicas, impuestas por una nobleza hereditaria, que sostienen todo el edificio y eso vino de los turco-mongoles.

Los pastunes – una sociedad tribal – tienen una profunda aversión al concepto occidental del estado. El poder central solo puede esperar neutralizarlos con – para decirlo sin rodeos – sobornos. Eso es lo que pasa como una especie de sistema de gobierno en Afganistán. Lo que trae la pregunta de cuánto – y con qué – los EE.UU. ahora está sobornando a los talibanes.

La vida política afgana, en la práctica, se desarrolla a partir de actores que son facciones, sub-tribus, “coaliciones islámicas” o grupos regionales.

Desde 1996, y hasta el 11 de septiembre, los talibanes encarnaron el retorno legítimo de los pastunes como elemento dominante en Afganistán. Por eso instituyeron un emirato y no una república, más apropiado para una comunidad musulmana regida solo por la legislación religiosa. La reserva hacia las ciudades, particularmente Kabul, también expresa el sentimiento de superioridad pashtún sobre otros grupos étnicos afganos.

Los talibanes representan un proceso de superación de la identidad tribal y la afirmación de Pashtunistán. El Beltway nunca entendió esta poderosa dinámica y – esa es una de las razones clave de la debacle estadounidense.

Corredor Lapislázuli

Afganistán está en el centro de la nueva estrategia estadounidense para Asia Central, como en “expandir y mantener el apoyo para la estabilidad en Afganistán”, junto con un énfasis para “alentar la conectividad entre Asia Central y Afganistán”.

En la práctica, la administración Trump quiere que los cinco “stans” de Asia Central apuesten por proyectos de integración como el proyecto de electricidad CASA-1000 y el corredor comercial Lapislázuli, que de hecho es un reinicio de la Antigua Ruta de la Seda, que conecta Afganistán con Turkmenistán, Azerbaiyán y Georgia antes de cruzar el Mar Negro hacia Turquía y luego todo el camino hasta la UE.

Pero la cuestión es que Lapislázuli ya está encaminado a integrarse con el Corredor Medio de Turquía, que es parte de la Nueva Ruta de la Seda, o la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, así como con el Corredor Económico China-Pakistán Plus, también parte del Cinturón y la Ruta. Beijing planeó esta integración mucho antes que Washington.

La administración Trump solo enfatiza lo obvio: un Afganistán pacífico es esencial para el proceso de integración.

Andrew Korybko argumenta correctamente que “Rusia y China podrían progresar más en la construcción del Anillo de Oro entre ellos, Pakistán, Irán y Turquía para ese momento, ‘abrazando’ a Asia Central con oportunidades potencialmente ilimitadas que superan con creces las que ofrece Estados Unidos o ‘rodea’ a la región desde una perspectiva estratégica estadounidense de suma cero y ‘forzándote’ a salir’.

El escenario ilusorio del difunto Zbigniew “Gran tablero de ajedrez” Brzezinski de los “Balcanes euroasiáticos” puede estar muerto, pero los innumerables juegos de dividir y gobernar de Estados Unidos impuestos en el corazón del país ahora han mutado en una guerra híbrida explícitamente dirigida contra China, Rusia e Irán – los tres principales nodos de integración de Eurasia.

Y eso significa que, en lo que respecta a la realpolitik de Afganistán, con o sin un acuerdo, el ejército de EE.UU. no tiene intención de ir a ningún lado. Quieren quedarse – lo que sea necesario. Afganistán es una base invaluable del Gran Medio Oriente para desplegar técnicas de guerra híbrida.

Los pastunes ciertamente están recibiendo el mensaje de los jugadores clave de la Organización de Cooperación de Shanghai. La pregunta es cómo planean correr vueltas alrededor del Equipo Trump.

Estados Unidos Libra Guerra Biológica contra China

Escrito por Viktor Mikhin via New Eastern Outlook

Las noticias impactantes que acaban de llegar de India son suficientes para que a uno se le congele la sangre. Un profesor de Biología Molecular en la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi, Anand Ranganathan, y sus colegas publicaron una preimpresión (que aún no ha sido revisada por pares) sobre su investigación sobre el nuevo coronavirus (2019-nCoV) de China. Descubrieron un posible vínculo entre este y otros coronavirus conocidos similares que circulan en animales (como murciélagos y serpientes), y encontraron inserciones similares al virus del VIH en 2019-nCoV. Ningún otro coronavirus bien estudiado tiene una estructura de este tipo. Por lo tanto, su investigación sugiere la posibilidad de que el virus fue diseñado y podría usarse para librar una guerra biológica. La Comisión Nacional de Salud de China reportó 31,161 casos confirmados de coronavirus. Y el 7 de febrero, había 31.452 personas infectadas con 2019-nCoV en todo el mundo, y 638 habían sucumbido a la enfermedad.

A la luz de estos desarrollos recientes, parece apropiado recordarles a nuestros lectores que una guerra comercial feroz y sin prisioneros está actualmente en curso entre los Estados Unidos y China. Y en medio de esta confrontación, como por una ola de varita mágica, comenzó un brote de coronavirus en la República Popular China, que ya ha causado un daño enorme a la economía china y ha debilitado considerablemente la posición de Beijing en la mesa de negociaciones.

Bloomberg informó que las acciones chinas se desplomaron cuando los mercados reabrieron y calificó estos desarrollos como “la peor derrota desde 2015″. Durante diez días, los mercados financieros de China y Hong Kong habían estado cerrados debido a las celebraciones navideñas del Año Nuevo Lunar en todo el país. Y la caída de más del 8% en los índices bursátiles clave se ha relacionado con el brote de coronavirus. Los precios de las acciones de telecomunicaciones, tecnología y empresas extractivas son los que más disminuyen. Los futuros del petróleo crudo, mineral de hierro y metales ferrosos cayeron un 7%, 6.5% y 6%, respectivamente. El cobre, el crudo y el aceite de palma también se hundieron por el límite diario máximo permitido en los mercados chinos. Fang Rui, el Director Gerente de Shanghai WuSheng Investment Management Partnership, dijo: “Muchas personas en el mercado no han pasado por situaciones como hoy, y no se puede culpar a las personas por querer efectivo cuando sienten que su salud está en riesgo.”

Incluso antes del brote de coronavirus, muchos expertos informaron que, recientemente, Washington, en contravención del derecho internacional, estaba desarrollando activamente armas biológicas en sus numerosos laboratorios ubicados en los Estados Unidos y en el extranjero. En noviembre del año pasado, el Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, quien conoce bien el tema, dio la voz de alarma al respecto y describió las amenazas clave para la seguridad de muchas naciones del mundo. Una sección de su artículo abordó políticas “destinadas a la destrucción del espacio humanitario unificado” y a sembrar la división dentro de la CEI (Comunidad de Estados Independientes) y la CSTO (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva), y también se refirió al establecimiento de laboratorios de los Estados Unidos en países de la CEI. “De particular preocupación son las actividades del Pentágono destinadas a crear laboratorios biológicos en todo el mundo, en primer lugar en los países de la CEI, que estudian enfermedades infecciosas y pueden usarse para desarrollar armas biológicas“, escribió Nikolai Patrushev. Más tarde, hubo informes de que más de 200 laboratorios biológicos estadounidenses comenzaron a operar en todo el mundo. Y algunos están situados en Azerbaiyán, Armenia, Georgia, Kazajstán, Moldavia, Uzbekistán y Ucrania.

En sus comentarios sobre la investigación realizada por los científicos indios, Igor Nikulin, ex asesor de la comisión de las Naciones Unidas sobre armas químicas y biológicas, señaló que el personal médico de China había comenzado a tratar a las personas infectadas con el nuevo coronavirus con medicamentos contra el VIH con cierto éxito. En su entrevista con el periódico Moskovskij Komsomolets, dijo que 2019-nCoV era una versión armada, weaponized del coronavirus, y que no había dudas de que había sido diseñado para un propósito específico. Mientras los científicos están trabajando en una vacuna contra este nuevo virus, los trabajadores médicos le recuerdan al público que los mismos medios para tratar la gripe deben usarse para combatir esta enfermedad.

La pregunta principal es quién se beneficia del hecho de que otra epidemia ha puesto a una nación poderosa como China fuera de balance. Si recordamos la famosa táctica de lo “altamente probable” utilizada sin cortesías por la ex primera ministra del Reino Unido, Theresa May, para vincular el supuesto envenenamiento de los miembros de la familia Skripal a Rusia, entonces la respuesta a la pregunta antes mencionada es obvia: “El brote causado por el nuevo coronavirus (2019-nCoV) que golpeó a China probablemente sea beneficioso para Estados Unidos”. Y cuanto peor es la situación para Beijing, mejor para Washington, especialmente porque las perspectivas de la epidemia parecen sombrías por ahora. Por ejemplo, algunos expertos afirman que si los esfuerzos para detener la propagación del virus fracasan, ¡250 millones de residentes de China podrían sucumbir a la enfermedad!

Cabe destacar que 2019-nCoV incluso ha “agarrado” al gigante tecnológico estadounidense Apple, ya que sus instalaciones de producción se encuentran a solo 500 km del “epicentro” del coronavirus, la ciudad de Wuhan. Y ahora, según el Nikkei Asian, la producción de iPhones populares podría detenerse. La Starbucks Corporation también terminó en una situación difícil. Debido a la cuarentena, se vio obligada a cerrar más de la mitad de sus 4.000 cafés que operan en China (por cierto, China es el segundo mercado más grande para dicha compañía después de Estados Unidos).

Aún así, por alguna razón, los estadounidenses no parecen ser verdaderas víctimas del brote, especialmente Apple Inc., después de todo, el propio Donald Trump aconsejó a su liderazgo que trasladara sus instalaciones de producción a los Estados Unidos al comienzo del enfrentamiento comercial y económico entre los EE. UU. y la RPC. Aparentemente pudo ver el futuro como lo haría un clarividente. Sin embargo, una explicación más probable es que simplemente debe haber decidido castigar a todas las compañías estadounidenses cuyos jefes eligieron no escuchar sus persistentes “recomendaciones” para trasladar sus instalaciones de producción a los Estados Unidos. Y es cierto, tanto Apple como Starbucks tuvieron realmente mala suerte.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo sobre el establecimiento político de los EE.UU., que está haciendo un enorme esfuerzo para poner de rodillas a la advenediza China. ¿Y por qué estos intentos deben ser de naturaleza puramente económica? Después de todo, todo vale en este tipo de conflicto, e incluso si Estados Unidos elige usar medios prohibidos de guerra o armas, está bastante claro que ningún estadounidense terminará entre los acusados ​​por tales crímenes en la Corte Internacional de Justicia.

Podríamos recordar a nuestros lectores que esta no sería la primera vez que Estados Unidos usara armas biológicas y químicas. Durante la Guerra de Vietnam, el ejército de los EE.UU. extendió unos 72 millones de litros de herbicida Agente Naranja (para eliminar el follaje), incluidos 44 millones de litros de este defoliante contaminado con 2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina (TCDD) sobre el sur Vietnam. El TCDD es un contaminante orgánico persistente que, al ingresar al cuerpo humano en agua o alimentos, causa diversas enfermedades del hígado y la sangre, defectos congénitos y problemas durante el embarazo. Después de que las tropas estadounidenses habían usado el herbicida, decenas de miles de personas murieron después de la guerra. En total, aproximadamente 4,8 millones de vietnamitas se vieron afectados por la propagación de la sustancia química, incluidos 3 millones de víctimas directas del defoliante.

El actual brote de coronavirus y la exageración mediática asociada con él ya han causado un daño enorme no solo a la economía de China sino también a la de muchas otras naciones del mundo. Los vuelos han sido cancelados, la producción detenida, la logística interrumpida y las ferias han carecido de asistentes. La epidemia en la RPC ha obligado a cada vez más grandes empresas a cambiar sus planes e improvisar. La repentina disminución del tráfico aéreo hacia y desde China y el resto del mundo no solo ha reducido los ingresos de las aerolíneas y los aeropuertos (afectados por menos pasajeros y vuelos), sino que también ha causado serios problemas a las compañías de diversas esferas. El presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass asimismo lo dijo, y también alertó al público sobre el hecho de que la economía global estaba “preparada para desacelerarse más de lo estimado previamente” al menos en la primera mitad de 2020. También nos recordó que muchos productos chinos eran transportados a destinos de todo el mundo a través de aviones de pasajeros, por lo que, en la actualidad, las empresas se ven obligadas a ajustar rápidamente sus rutas logísticas en función de las condiciones actuales.

El coronavirus es, por ejemplo, más peligroso para la economía de Alemania que para su gente. Algunas de las consecuencias son que Lufthansa cancele todos sus vuelos a China, la industria de viajes alemana pierde a sus clientes chinos y las compañías alemanas detienen la producción en China. Debido al brote, las empresas comienzan a sufrir pérdidas. En su mayoría, los visitantes chinos bastante acomodados van a Alemania y, según la cantidad total de dinero que gastan en viajes y estadía en ese país, los ciudadanos de la RPC ocupan el segundo lugar entre otros ciudadanos extranjeros. Según fuentes de medios alemanes, anualmente, los chinos gastan aproximadamente 6 billones de euros en transporte, alojamiento, comida y compras en Alemania.

Muchas atracciones turísticas en Alemania carecerán de turistas de la RPC en el futuro más cercano. Tras señalar la importancia de los visitantes de China para las industrias minoristas, de viajes y de entretenimiento de Alemania, Petra Hedorfer, directora de GNTB (la Junta Nacional de Turismo de Alemania), expresó su esperanza, en un comunicado de prensa especial, de que la situación pronto volvería a la normalidad, y recordó al público que la temporada alta para los turistas chinos que vienen a Alemania es el verano. Por lo tanto, estos sectores podrían potencialmente recuperar sus pérdidas que comenzarán a crecer en el futuro más cercano.

Todo esto llevó al periódico alemán Handelsblatt a concluir que Donald Trump era una fuerza destructiva, y que tres años de su presidencia fueron suficientes para socavar el orden mundial actual y la confianza en la Organización Mundial del Comercio, la OTAN y el Acuerdo de París. Y ahora podemos agregar a esta lista la guerra biológica contra rivales intransigentes, por las buenas o por las malas, como dice el dicho.

Viktor Mikhin, miembro correspondiente de la Academia Rusa de Ciencias Naturales, exclusivamente para la revista en línea “New Eastern Outlook“.

Patriotas Filipinos dicen “No a la Tercera Guerra Mundial” y “Sí a la Nueva Ruta de la Seda”

Escrito por Matthew J.L. Ehret via The Strategic Culture Foundation

El reciente anuncio del presidente de Filipinas, Duterte, de que el Acuerdo de Fuerzas de Visita de Estados Unidos y Filipinas (VFA, por sus siglas en inglés) de 1998 sería cancelado, ha renovado la esperanza de que no tan solo esta ex colonia de Estados Unidos finalmente lograría liberarse de la manipulación imperial, sino que también una nueva era emergente de desarrollo de infraestructura puede marcar el comienzo del fin de la pobreza y la guerra en el Pacífico.

Foto:Erik De Castro

El 7 de febrero, el presidente filipino notificó a los EE. UU. que había comenzado un período de 180 días, tiempo en el cual el personal militar estadounidense tendrá que evacuar el territorio con el secretario de Relaciones Exteriores, Teodoro Locsin, declarando que “el vicejefe de misión de la embajada de los Estados Unidos ha recibido el aviso de terminación del Acuerdo de las Fuerzas de Visita. Como cortesía diplomática, no habrá más anuncios de hecho después de este desarrollo autoexplicativo“.

El motivo por el cual los neoconservadores estadounidenses se han visto sorprendidos por este anuncio sigue siendo un misterio, ya que Duterte ha amenazado con cancelar este tratado desde sus primeras semanas en el cargo e incluso le dijo a RT el 24 de enero que “Estados Unidos no es Filipinas y Filipinas no es Estados Unidos. Ya no es así y me niego a encajar bajo la política exterior estadounidense“.

Este anuncio pone obstáculos en los engranajes de aquellas agencias que intentan ejecutar un plan de guerra contra China como parte del Pivote a Asia de la era Obama y una agenda más amplia de Dominio de Espectro Completo con una vasta infraestructura militar extendida alrededor del perímetro de China. Algunos de los puntos de tensión acumulados cuidadosamente a lo largo de los años en China (cualquiera de los cuales actúa como una chispa potencial para la guerra nuclear) incluyen Corea del Norte, el conflicto territorial de Japón con China, Malasia y la disputa de Filipinas con China sobre el rico en recursos, Mar del Sur de China.

Con el asesinato del VFA, ahora se eliminarán más de 300 enfrentamientos militares, al igual que la capacidad de Estados Unidos para rotar a las tropas estadounidenses a través de las bases militares de Filipinas. Su muerte también lleva a Duterte un paso más cerca de terminar el Acuerdo de Cooperación de Defensa Mejorada firmado bajo el clon de Obama Benigno Aquino III en 2014. En 2015, mientras lideraba una lucha contra la EDCA, el fundador de la Guardia Nacional Ciudadana Butch Valdez fue el primer analista en afirmar que las instalaciones militares de los Estados Unidos probablemente habían almacenado armas nucleares destinadas a China. Asimismo afirmó que las bases estadounidenses “posiblemente sean silos de cohetes de mediano y largo alcance con armamento nuclear apuntando a China”. En los últimos meses, Duterte se unió a Valdez en este análisis.

En marzo de 2019, el Secretario de Defensa de Filipinas y colaborador de Duterte desde hace mucho tiempo, Delfin Lorenzana declaró a la revista EIR:

Estamos a una distancia de ataque de los misiles chinos de medio alcance. Si las fuerzas estadounidenses estuvieran estacionadas aquí, si hay un conflicto entre los Estados Unidos y China, entonces somos un objetivo justo de los chinos“.

Aunque la excusa superficial utilizada para justificar este acto ha sido la revocación estadounidense de la visa del senador Dela Rosa, las verdaderas razones de esta ruptura con la doctrina militar estadounidense son mucho más profundas, como lo aludió Valdez. Dela Rosa es el ex jefe de la policía nacional que dirigió la guerra contra las drogas de Duterte y es acusado por los círculos neoliberales occidentales de no respetar los derechos humanos de los poderosos narcoterroristas de Filipinas: 12,000 de los cuales han muerto desde que comenzó la represión, la cual Trump ha apoyado con entusiasmo en múltiples ocasiones.

Trump también se ha separado en voz alta de los halcones de guerra en la administración al dar todo su apoyo a la decisión de Duterte de poner fin a la VFA afirmando “bueno, nunca me importó mucho, para ser honesto. Ayudamos mucho a Filipinas. Los ayudamos a derrotar a ISIS… Realmente no me importa si a ellos les gustaría hacer eso. Ahorrará mucho dinero. Mis puntos de vista son diferentes de los demás“.

Las razones más profundas para el final de la VFA y el acceso militar ampliado de los EE.UU. a Filipinas tienen más que ver con el hecho de que se ha vuelto claramente evidente que la agenda estadounidense de guerra con China sobre cualquier número de puntos críticos del Pacífico daría lugar a que cualquier país anfitrión trabajando con los Estados Unidos seria borrado del mapa en tal guerra. El hecho de que el Pacto de Defensa Mutua entre EE. UU. y Filipinas firmado en 1951 todavía esté activo hasta el día de hoy, hace que la actividad militar estadounidense en Filipinas sea aún más peligrosa. Como se lamentaba el senador enemigo de Duterte, Panfilo Lacson, matar al VFA reduciría el tratado de 1951 “a un simple tratado de papel en lo que respecta a Estados Unidos”.

En su entrevista con EIR, Lorenzana continuó describiendo el peligro del posible asesinato de Duterte por parte de neoconservadores estadounidenses que se oponen a la relación positiva que Duterte comparte con el presidente Trump, y también la importancia del giro de Filipinas hacia una alianza pro China / Rusia desde el inicio de la inauguración de Duterte:

“Nuestros amigos nos han advertido que los neoconservadores podrían tratar de eliminar al presidente. Incluso el presidente Duterte habló de eso varias veces en sus discursos públicos. Están observando lo que hace nuestro presidente, que si hace cosas que se alinean con sus intereses, como lo ven los neoconservadores, o si el presidente Duterte se acerca a China, Rusia e India. Pero China dijo que no quieren una alianza militar con nadie. Quieren tener relaciones comerciales con todos. Quieren ayudar a las personas a mejorar para que podamos comerciar “.

De hecho, en noviembre de 2018, Filipinas firmó la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, y Duterte ha invocado una estrategia de Build Build Build que depende en gran medida de la inversión china en la infraestructura de Filipinas. En su entrevista de RT, Duterte declaró: “Quiero abrir nuevos frentes con Rusia y China, tenemos un aumento en negocios y comercio. Es robusto“.

Desde 2016, China y Filipinas han firmado tratados históricos de desarrollo conjunto de recursos en el Mar del Sur de China que los geopolíticos estadounidenses preferirían ver limitados a una zona de conflicto. Otros proyectos financiados por Beijing que sinergizan con el BRI (Iniciativa del Cinturón y la Ruta) incluyen el enlace ferroviario desde la antigua Base Clark de Estados Unidos a la nueva ciudad costera de Subic (otra antigua base estadounidense), la creación de la Nueva Ciudad Clark que aliviará la presión demográfica de Manilla, dos puentes del río Pasig en Manila y de los ríos Chico, proyectos de riego por bombeo en el norte, la represa New Centennial Water Source-Kaliwa y el Ferrocarril Nacional de Filipinas South Long Haul que pronto comenzarán a construirse. Con el objetivo de reducir la pobreza del actual 26% a un 13% para 2022, al tiempo que se pone fin a la pandemia de drogas, asimismo Duterte dijo que esta nueva alianza con China marcaría el comienzo de “una edad de oro para la infraestructura“.

La primera presidenta en comenzar esta política pro China (después del golpe de estado de la revolución de color respaldada por Occidente que derrocó a Ferdinand Marcos en 1986) fue Gloria Arroyo, quien dirigió la nación entre 2001 y 2010). Arroyo inició un histórico acuerdo comercial de $ 8 billones con China en el 2004 después de retirar a las tropas filipinas de Irak a la ira de Dick Cheney y John Bolton. Recientemente, Arroyo pronunció un discurso elocuente expresando su comprensión del futuro de Filipinas en este nuevo paradigma de cooperación de beneficio mutuo: “China tiene razón al esforzarse por la asociación, el crecimiento y el desarrollo con sus vecinos. Esta actitud ilustrada proporciona una base para la amistad continua entre China y el mundo y, de hecho, dentro de China y Filipinas“.

Mientras verdadero desarrollo económico y pensamiento a largo plazo impulsen toda discusión sobre las relaciones bilaterales (en vez de hablar de “buena gobernancia ” y “libre comercio” tan populares entre los círculos tecnocráticos superficiales de hoy), entonces todavía puede ocurrir una nueva era de paz y cooperación para todas las naciones bajo un orden mundial multipolar.

Matthew J.L. Ehret es periodista, profesor y fundador de Canadian Patriot Review.