América Latina es libre de tomar sus propias decisiones políticas: Lavrov de Rusia se expresa sobre la Doctrina Monroe

RT reporto hace unos días que el canciller ruso, Sergei Lavrov, respondió a las amenazas de Washington por el apoyo de Moscú al presidente venezolano, Nicolás Maduro, insistiendo en que Caracas y sus vecinos merecen la opción de no ser estados vasallos de Estados Unidos. De hecho lo que define a un Estado libre y soberano es tener la capacidad de crear y forjar relaciones bilaterales con otros estados, así como entablar en tratados comerciales, mercantiles, tecnológicos o culturales con las naciones que dicho estado prefiera. Si uno no logra satisfacer este requisito definitorio, entiéndase la capacidad de elegir lo que esta en nuestra beneficio o no como estado, entonces no se es realmente libre, no se es realmente soberano.

He escuchado las amenazas de Washington sobre castigar a todos los que trabajan con Venezuela“, confirmó Lavrov durante una conferencia de prensa en Ciudad de México el jueves. “Pero estamos acostumbrados a eso. Estamos acostumbrados a que los funcionarios estadounidenses admitan que sí, Washington sigue fielmente a la Doctrina Monroe“.

Rusia simplemente estaba ofreciendo a Venezuela y sus vecinos en la región una segunda opción, más allá del statu quo de subyugación a su vecino del norte, sugirió Lavrov.

Si los países latinoamericanos creen que se sienten cómodos con la Doctrina Monroe, bueno, depende de ellos, pero para mí sería humillante.

Serguéi Lavrov | Ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia

Pueden tomar cualquier posición sobre cualquier tema internacional que quieran“, continuó, enfatizando que Rusia no estaba forzando la mano de nadie en la región. La Doctrina Monroe de la década de 1820 postula que Estados Unidos tiene dominio sobre las naciones del hemisferio occidental, y que cualquier incursión de potencias extranjeras es un acto hostil.

Aparentemente, Lavrov se refería a una advertencia del enviado especial de Estados Unidos a Venezuela, Elliott Abrams, quien había insinuado el jueves que Rusia podría ser sancionada por su continuo apoyo al país latinoamericano.

Como han señalado varios funcionarios de la administración, los rusos pronto descubrirán que su continuo apoyo a Maduro ya no será sin costos“, dijo Abrams, al insinuar a otras naciones que se nieguen a alinearse detrás del autoproclamado ‘presidente interino’ Juan Guaido podrían encontrarse recibiendo sanciones.

Asimismo el 18 de febrero EEUU impuso sanciones a Rosneft Trading S.A. y a uno de sus directores, Didier Casimiro, por su colaboración con Venezuela. EEUU acusa a Rosneft Trading S.A. de manejar las exportaciones de petróleo de Venezuela para eludir las sanciones que Washington aplica al país sudamericano.

Guaido, que es respaldado por Estados Unidos, fue reemplazado el mes pasado como orador de la Asamblea Nacional en Venezuela y se ha reducido a referirse a sí mismo como el líder de una Asamblea Nacional ‘alternativa’ además de la presidencia ‘interina’ que asumió hace más de un año.

La Doctrina Monroe es un documento que define todo el hemisferio occidental como un ‘patio trasero’ de los Estados Unidos. Crea las bases filosóficas para justificar el neocolonialismo de Washington y los golpes de estado más bárbaros que continúan provocado, así como las intervenciones abiertas y encubiertas en el Caribe, en América Central y del Sur.

Si bien los EE. UU. afirma tener 53 países de su lado que apoyan el advenedizo de Guaido que cada vez es más irrelevante, después de múltiples intentos fallidos de golpe de estado y enfrentándose una descenso de su popularidad en su propio país, la estrella de Guaido está disminuyendo internacionalmente, en todas partes, bueno en todas partes excepto Washington. Fue un invitado de honor en el discurso sobre el Estado de la Unión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentado como un brillante ejemplo de resistencia al temido socialismo.

Durante la Guerra Fría, la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina se basó en la creencia de que la ‘Doctrina Monroe’ debería invocarse para evitar la propagación del comunismo respaldado por los soviéticos en la región.

Lo que siguió es bien conocido: masacres en América Central, golpes brutales y dictaduras fascistas en Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y otros lugares; Decenas de miles de hombres, mujeres y niños ‘desaparecieron’. Escuadrones de la muerte asesinan, violan y torturan en todas partes de américa, desde Guatemala y Salvador hasta Argentina y Chile, pagado y organizado desde el Pentágono.

Abrams también amenazó al gobierno de Maduro directamente, en caso de que se atrevan a lastimarle un pelo de la cabeza al protegido de Washington. “Esperamos que el régimen haga el cálculo, particularmente después de este viaje, que el apoyo a Guaidó es fuerte y que la respuesta a cualquier movimiento en su contra seria en un error para el régimen“, dijo el halcón neocon antes de atacar a Maduro por la detención ‘cruel e indefendible’ de un puñado de ejecutivos de Citgo luego de meses de el arresto domiciliario de acusados ​​de malversación de fondos, lavado de dinero y conspiración.

Citgo, la subsidiaria de la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA y una de las mayores refinerías de EE. UU., con una red de más de 5,000 estaciones de servicio, se separó de su matriz después de que Washington confiscó billones en activos pertenecientes a Caracas y de reconociera un grupo misterioso de personas nuevas como de los directores de Citgo ‘nombrados’ directamente por Guaido.

El Nuevo Pacto entre la Junta y los Fondos Buitre

Escrito por Abner Dennis via News.littlesis.org

La Junta de Control Fiscal, creada por la administración de Obama para supervisar la economía puertorriqueña en medio de la crisis de la deuda del país, anunció un nuevo acuerdo con un grupo de bonistas del gobierno central. El acuerdo, el segundo que la Junta ha negociado con estos bonistas, aumenta el pago de deuda posiblemente ilegal, ofrece pagos en efectivo con dinero que pudiera ser utilizado para la recuperación del país y amenaza la estabilidad económica de Puerto Rico, abriendo paso a la posibilidad de una segunda quiebra en el futuro.

El acuerdo reestructuraría un total de $35 mil millones en deudas del gobierno central. El mismo será parte de una nueva versión del plan de ajuste, que es el último paso para reestructurar la deuda y salir de la quiebra.

El primer intento de aprobar un plan de ajuste del gobierno central fracasó. Por un lado, la mayoría de los bonistas no estuvo de acuerdo con lo estipulado en el primer acuerdo de junio 2019, principalmente porque ofrecía mucho menos dinero a bonos cuya legalidad está siendo cuestionada en el tribunal. Por otro lado, organizaciones de pensionados lograron que la Legislatura aprobara resoluciones en contra del plan de ajuste ya que el mismo incluía un recorte de 8.5% a las pensiones.

El recorte de 8.5% a las pensiones de sobre 65,000 jubilados todavía está sobre la mesa.

Los bonistas que firmaron este acuerdo son en su mayoría fondos buitre, algunos de los cuales han estado aumentando considerablemente sus inversiones en bonos del gobierno central desde mediados del 2018. De hecho, muchos de estos fondos buitre son los mismos que participaron en el plan de ajuste de COFINA, a través del cual generaron cientos de millones en ganancias.

El acuerdo en el contexto de la quiebra

La Junta hasta el momento ha radicado la quiebra de seis entidades gubernamentales. Estas son:

  1. Gobierno central
  2. Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA)
  3. Autoridad de Energía Eléctrica (AEE)
  4. Administración de los Sistemas de Retiro (ASR)
  5. Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT)
  6. Autoridad de Edificios Públicos (AEP)

La quiebra de COFINA finalizó en febrero 2019, cuando el tribunal federal aprobó su plan de ajuste. Los bonos reestructurados de COFINA se pagarán por los próximos 40 años con una parte de los recaudos del IVU. Según nuestras estimaciones, dicho plan significó sobre $1.3 mil millones en ganancias para los fondos buitre.

El acuerdo recién anunciado por la Junta busca ser la base del plan de ajuste de tres entidades públicas, el gobierno central, la ASR y la AEP. La Junta dice que buscará radicar la nueva versión del plan de ajuste antes que acabe febrero.

La Junta no tiene la potestad para aprobar el plan de ajuste por sí misma. Para su aprobación se requiere de un proyecto de ley aprobado por la Legislatura (con la firma de la gobernadora), una votación de todos los acreedores del gobierno central (incluyendo la ASR y la AEP) y finalmente la aprobación de la jueza Laura Taylor Swain.

¿En qué consiste el acuerdo?

El acuerdo es tan malo que hasta algunos miembros de la Junta, incluyendo a David Skeel y a Ana Matosantos, le votaron en contra. ¿En qué consiste?

El acuerdo impacta directamente al Fondo General, de donde salen las asignaciones presupuestarias para todas las agencias gubernamentales. Del Fondo General también sale el pago de las pensiones.

Mientras más dinero la Junta separe para el pago de la deuda menos dinero quedará para servicios esenciales como la salud, la educación, la vivienda, entre otros.

La principal deuda del gobierno central son los bonos, que en total suman alrededor de $18.7 mil millones (bonos de obligaciones generales y los de la AEP). La legalidad de parte de esta deuda, $9 mil millones, ha sido impugnada en el tribunal por su posible violación a la constitución de Puerto Rico por sobrepasar el límite constitucional de la deuda. La propia Junta participó de esta impugnación. Si esta deuda fuera declarada ilegal, el gobierno se liberaría del pago de estos bonos.

En el acuerdo de junio 2019 la Junta les ofreció a los bonistas con deuda impugnada entre 45 y 55 centavos por dólar. A los bonistas con deuda no impugnada les ofreció entre 64 y 72 centavos por dólar.

Con el nuevo acuerdo la Junta desiste de impugnar los bonos y aumenta considerablemente el pago por ellos. Los bonos impugnados recibirían de 65 a 72 centavos por dólar, mientras que los bonos no impugnados recibirían de 75 a 77 centavos por dólar.

La Junta promociona el acuerdo con el argumento de que reduce la deuda del gobierno central en un 70%. Sin embargo, el recorte a estos bonistas, que poseen la deuda principal del gobierno, es de solo un 27% en promedio. En otras palabras, los fondos buitre tendrían una recuperación promedio de 73%.

El periodo de duración de este acuerdo es de 20 años, diez años menos que el acuerdo anterior. En parte esto es logrado por los pagos en efectivo, un total de $3.8 mil millones, que la Junta le ofrece a los bonistas. El dinero en efectivo provendría de la reserva que posee el Departamento de Hacienda en donde se guarda, entre otros, los ahorros logrados con las medidas de austeridad. Para el 31 de enero de 2020 esta reserva contaba con $9 mil millones.

El dinero de esta reserva podría utilizarse para la reconstrucción del país que aún se recupera del huracán María y, recientemente, del terremoto y sus réplicas. Sin embargo, la Junta prefiere hacer pagos en efectivo a los fondos buitre, instituciones millonarias que especulan con la crisis del país.

El nuevo acuerdo estipula que la mitad de los bonos ha reestructurarse serán intercambiados por bonos de COFINA. Para cumplir con esta disposición, la Junta necesita que la Legislatura apruebe un proyecto de ley para transferir a COFINA (y a sus bonistas) una parte de los recaudos del IVU que le pertenecen al gobierno central. Así pues, los bonistas intercambiarían bonos no asegurados por bonos asegurados con el pago del IVU.

El peso del recorte de 70% recae en tres grupos de acreedores, cuyas reclamaciones en conjunto suman alrededor de $16 mil millones. En promedio estos acreedores recibirán un recorte de 97%.

En primer lugar, están los bonistas de la ASR. La ASR emitió una serie de bonos en el 2008 cuya fuente de repago eran las aportaciones patronales para el pago de pensiones. Después de una larga batalla legal, los bonistas de la ASR sufrieron un duro revés cuando el Tribunal de Apelaciones del Primer Circuito de Boston falló en su contra. Como consecuencia de dicho fallo, estos bonistas son dueños solamente de los activos que aún quedan en el Sistema de Retiro. En la primera versión del plan de ajuste la Junta les ofrecía 13 centavos por dólar. Este acuerdo permanece en silencio sobre cuánto les están ofreciendo.

En segundo lugar, están los bonos de tres agencias, de la Autoridad del Centro de Convenciones, de la Autoridad de Carreteras y Transportación y de la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura. Las fuentes de repago de estos bonos dependen de ingresos que están sujetos a que el gobierno los tome para utilizarlos para propósitos de mayor importancia, una acción que en la jerga legal se conoce como “clawback”. En la primera versión del plan de ajuste la Junta ofreció no más de 3 centavos por dólar por estos bonos.

Finalmente están los acreedores no asegurados como las compañías que ofrecieron sus servicios al gobierno (en su mayoría empresas locales), trabajadores a quienes el gobierno les debe dinero y demandantes que hayan ganado sentencias contra el gobierno. En el plan de ajuste anterior la Junta les ofrecía hasta 1.8 centavos por dólar.

Cuando la Junta radique la segunda versión del plan de ajuste, que incluirá el recorte de 8.5% a las pensiones, probablemente enfrentará una Legislatura indispuesta a aprobar su acuerdo. El partido en el poder sabe el gran costo político que tiene aprobar en año de elecciones un recorte a las pensiones de uno de los sectores más vulnerables en el país. Los pensionados y el pueblo en general pueden sacar provecho de este conflicto para poner un freno a los planes de la Junta.

Dalmau: Reestructuración de la Deuda Post-PROMESA, el Pueblo de Puerto Rico Pierde

El pasado martes, 18 de febrero del 2020 el senador y candidato a la gobernación Juan Dalmau Ramírez usó su turno inicial (transcripción abajo) de la 18va Asamblea Legislativa, 7ma Sesión Ordinaria del senado para martillar lo que todos ya sospechábamos: que PROMESA fue un caballo de troya permitido y auspiciado por los partidos PNP y PPD para entregar la poca autonomía existente a la Junta y a las cortes, para así limpiarse las manos como que ellos son impotentes contra la Junta, cuando prácticamente les entregaron los argumentos jurídicos que utilizarían en nuestra contra. PROMESA no tan solo solidificó al régimen de la Junta sobre el gobierno colonial local de la isla sino que también beneficiaria últimamente a los bonistas foráneos que se lanzaron a embestir la economía boricua casi inmediatamente que PROMESA fue pasada, a unas semanas después de la aprobación de PROMESA en el 2016 por Alejandro García Padilla y Barack Obama, los fondos buitres ya la estaban utilizando la misma, como palanca legal y federal, para evitar que Puerto Rico pague por servicios escolares, médicos, policiales, de bomberos, eléctricos y de agua etc, y si alguno de esos servicios era pagado y eso reducía las ganancias de los fondos buitre, demandarían en la corte federal para detenerlos.

Transcripción: Sí señor presidente consumo este turno inicial para traer a la atención no sólo de este Senado sino del país lo que en ocasiones queda tras bastidores o ocultos tras la la vorágine de la discusión pública y se obvia lo más importante se encuentra todavía en discusión una reestructuración de la deuda por parte del gobierno de Puerto Rico una reestructuración que es impuesta por la negociación entre las junta de control fiscal, el gobierno de Puerto Rico y los acreedores los bonistas, los buitres y esa propuesta de reestructuración tiene unos ganadores esos ganadores son aquellos bonistas buitres que invirtieron comprando bonos de Puerto Rico en 22, 25 centavos y que este acuerdo de reestructuración como le llaman les garantiza la recuperación de hasta 75 centavos por dólar 77 centavos por dólar invirtieron 20, 22 centavos van a recuperar con este acuerdo ya no sólo lo invertido sino que van a obtener casi 3 veces lo que invirtieron lo cual significa que esa reestructuración es la garantía del lucro excesivo de los mercaderes de la pobreza de aquellos que invierten en economías empobrecidas para garantizar su lucro y para eso se aprobó PROMESA para eso se creó una junta de control fiscal comúnmente de cobro a favor de esos buitres a favor de esos bonistas especuladores de Wall Street, ¿a qué precio? ¿quienes pierden? pierde el pueblo de Puerto Rico, pierde por ejemplo la clase de los pensionados de los retirados de aquellos que dedicaron una vida no solamente al servicio público sino que aquellos que estando en el servicio privado pero que compraron bonos del gobierno de forma sacrificadas pues ahora a esos no les cumplen para tener calidad de vida al final de esta etapa de su tiempo quienes más pierden bueno pues pierde la educación del país pierde la educación pública, la educación universitaria, continúan desmantelando los servicios educativos pierden nuestros niños con un sistema educativo cada vez más empobrecido menos acceso con el cierre de las escuelas como diseño de esas juntas de control fiscal, quien más pierde bueno pues pierde también los que no reciben servicios médicos necesarios porque están altamente limitados precisamente por el ánimo de lucro de muchos de esos empresarios y aseguradoras que ellos invierten para que para su lucro no para el beneficio de los demás y al final del camino señor presidente perdemos todos porque es una junta de control fiscal impuesta a base de lo que es un régimen territorial y colonial y en ese aspecto cuando se debate el problema de las juntas de control fiscal y qué hacer con la deuda aquí no se puede uno esconder en que yo voy a enfrentar la junta aja pero no el problema que es el colonialismo no es que yo voy a hacer un plan de reestructuración que va a ser mejor aja pero vas a terminar pagándole a los bonistas buitres para su lucro en menoscabo del beneficio del pueblo de Puerto Rico al final del camino aquí hay que pensar fuera de los márgenes aquí la manera de enfrentar las juntas enfrentando el colonialismo que la permite y es obligando a que el gobierno de los EE.UU tenga que echar un vistazo a su responsabilidad si bien es cierto que por un lado los que nos endeudaron incurrieron en acciones criminales en aquellos que incluso por negligencia endeudaron a este pueblo nuestro tienen que ir ante la justicia a enfrentar consecuencias así mismo el gobierno de los EE.UU tiene que asumir una responsabilidad política, jurídica, moral con respecto a una economía de enclave colonial sin posibilidades de crecimiento para enfrentar los retos económicos y fiscales que tenemos como pueblo pero he notado en el discurso y en el debate público de los que aspiran a ser gobernantes en Puerto Rico- que todos están en la transacción chiquita de quién es el que va a estar de lleva y trae de la junta a la junta no se puede aceptar como principio porque es el fruto del árbol envenenado que es nuestro régimen antidemocrático y colonial y ese hay que combatir son mis palabras señor presidente.

Andrew Korybko: Permítanme Explicar la Guerra Híbrida y Su Efecto En América Latina

Este artículo fue publicado originalmente en OneWorld. Esta es la versión completa de la entrevista que Andrew Korybko le dio al periodista argentino Santiago Mayor, quien luego publicó una versión acortada en el periódico Tiempo Argentino.

El analista político estadounidense radicado en Moscú, Andrew Korybko, es especialista en la estrategia geopolítica de EE UU y sus nuevas formas de intervención a nivel global. Su libro “Guerras Híbridas: Aproximación adaptativa indirecta al cambio de régimen” refleja la situación de Eurasia y pone el ojo en América Latina donde el lawfare o guerra jurídica emerge como una nueva herramienta para preparar las condiciones de la intervención foránea en los países del sur.

Su libro analiza el surgimiento del Lawfare o guerra jurídica como una nueva forma de injerencia en los asuntos internos de los países.

1. En su libro sobre la Guerra Híbrida, usted revisa las diferentes teorías geopolíticas estadounidenses a lo largo de la historia para llegar al proyecto actual de los “Balcanes euroasiáticos” y del “Caos periférico”. ¿En qué consiste el proyecto geopolítico de Washington y cómo se vincula con el mundo multipolar actual?

–Estados Unidos tiene como objetivo mantener su hegemonía sobre Eurasia para perpetuar indefinidamente su papel preeminente sobre las Relaciones Internacionales, para lo cual está empleando una estrategia de divide y vencerás sobre el supercontinente a través de la explotación externa de conflictos de identidad para fines geopolíticos. Muchos estados euroasiáticos son muy diversos, por lo que es relativamente más fácil entrometerse en sus asuntos a través de la guerra de información, las ONG y otras actividades más “tradicionales” de sus agencias de inteligencia. Esto toma la forma de provocar revoluciones de color y guerras civiles, a veces mediante el uso de medios terroristas. El caos resultante desestabiliza al estado objetivo y, por lo tanto, permite a los Estados Unidos obligarlo a emprender concesiones políticas previstas que resultan en beneficio supremo de Estados Unidos. En un nivel más amplio, el empleo de esta política en varios estados a la vez crea una reacción en cadena de caos a lo largo de la periferia euroasiática que Estados Unidos intenta canalizar con fines de “contención” contra Rusia, China, Irán y otros, pero a veces pierde el control de los procesos caóticos como en Siria, donde este esquema finalmente fracasó en gran medida al crear las condiciones para la intervención antiterrorista de Rusia que cambió el juego y que llevó a Moscú a desafiar la influencia de Washington en el Medio Oriente.

2. Según su investigación Estados Unidos ha desarrollado la estrategia de la Guerra Híbrida, la cual es mucho menos costosa que una intervención militar directa. Esta a su vez incluye dos formas (o etapas) de intervención: la revolución del color y la guerra no convencional. ¿Cuáles son las diferencias entre ambas? ¿Cómo y por qué las revoluciones de color a veces transicionan a la guerra no convencional?

–Las revoluciones de color aprovechan los conflictos de identidad preexistentes dentro del estado seleccionado como objetivo, ya sean de índole políticos, étnicos, religiosos, regionales o socioeconómicos, para llevar a una masa crítica de manifestantes a las calles. El objetivo es provocar violencia entre los manifestantes y la policía, después de lo cual sus enfrentamientos pueden ser explotados a través de la guerra de información para alentar más disturbios civiles y que sirvan para desencadenar presión internacional sobre el gobierno objetivo. En el caso de que dicho estado no pueda lidiar eficientemente con los disturbios, la continuación de los disturbios conduce a un escenario donde algunos de los manifestantes más radicales recurren a medios cada vez más violentos para avanzar su agenda incluso usando apoyo político, militar y logístico de los Estados Unidos y sus aliados regionales que tienen un interés compartido en la búsqueda de los mismos objetivos golpistas. La fase en la que algunos manifestantes pasan de llevar carteles a empuñar armas es la transición de una revolución de colores a una guerra no convencional.

3. La estrategia de la Guerra Híbrida tiene la ventaja de no involucrar a los Estados Unidos directamente en conflictos. ¿Cómo entra en juego el concepto de liderazgo velado? ¿Qué ejemplos concretos existen?

–El llamado “poder blando” de los EE. UU. juega un papel importante en señalar a los manifestantes que tienen el apoyo político de dicho país, lo que también les sugiere que podrían conseguir apoyo militar y otras formas de ayuda si logran escalar las tensiones al llevar a cabo actos de violencia contra el Estado blanco ya que Washington cree que sus acciones están políticamente justificadas. Luego, EE. UU. emprende una guerra de información contra el gobierno objetivo para deslegitimarlo, generalmente retratando a las autoridades como parte de una “dictadura” que está “atacando a civiles inocentes sin ninguna razón”. Esto, a su vez, señala el comienzo de una campaña de presión más intensificada que corre el riesgo de transformar la revolución del color en una guerra no convencional con el tiempo. Estados Unidos no tiene que involucrarse directamente usando personal militar a través boots on the ground, ya que es más barato y más efectivo avanzar en su agenda a través de estos “Proxies”. Estos representantes, tanto aquellos que están en la nómina, influenciados por ONG (organizaciones no gubernamentales) y servicios de inteligencia foráneos o como los idiotas útiles que son engañados para seguir adelante con cualquier plan golpista por la razón que sea. La Guerra Híbrida contra Venezuela es un ejemplo perfecto de esto en la práctica.

4. Al referirse a los mecanismos específicos de las revoluciones de colores y las guerras no convencionales, habló sobre diferentes etapas: una fase de preparación psicológica de la población; otro de acciones antigubernamentales; y finalmente de asalto al gobierno. ¿En qué consisten estos procesos? ¿Qué papel juegan las redes sociales en la organización de la población contra un gobierno específico?

–Las redes sociales son indispensables para catalizar el proceso de la Guerra Híbrida porque se están convirtiendo cada vez más en los lugares principales a través de los cuales las personas reciben información y organizan actividades. También son muy difíciles de controlar para los gobiernos sin apagar el Internet o prohibir esos servicios en particular, lo cual es un paso que la mayoría de estos Estados no se atrevería a tomar porque recibirían un rechazo sustancial de la población, excepto si se llevaran a cabo en tiempos de crisis (e incluso entonces sigue siendo muy controversial ). Es a través de las redes sociales que las personas de otros países y los proxies en el país blanco (ya sea de forma voluntaria o usados como “idiotas útiles”) pueden infiltrarse en los movimientos de protesta y organizar disturbios antigubernamentales de una manera que sirva a los objetivos extranjeros. Dicho esto, nada de esto debe interpretarse en el sentido de que todas las protestas son ilegítimas y que las redes sociales no juegan un papel en la organización de protestas genuinamente antigubernamentales de base influenciadas por causas reales bien intencionadas, sino solo que las redes son una espada de doble filo que se pueden abusar.

5. Uno de los puntos importantes de la Guerra Híbrida es su carácter indirecto adaptado a la teoría del caos. ¿Por qué es esto más efectivo que una confrontación convencional? ¿Cuáles son las ventajas para el movimiento rebelde proxy?

–Los patrocinadores extranjeros preferirían avanzar sus objetivos a través de los medios más costo-efectivos, tanto financiera como militarmente, que no es el caso cuando intervienen directamente en un país. Es mucho más barato hacerlo a través de representantes (Proxies) porque eso también les da a los organizadores extranjeros un grado de “negación plausible” (o negación admisible) en la que pueden confiar cuando afirmen que no están violando el derecho internacional al desestabilizar al gobierno objetivo. Además, el apoyo directo a los manifestantes o “rebeldes” (ya sean insurgentes, terroristas, o como sea que uno los describa según el contexto particular) puede deslegitimar su movimiento y exponerlos explicitamente como representantes extranjeros, lo que a su vez aumentaría la legitimidad de las acciones tomadas por el gobierno blanco para responder a la Guerra Híbrida. Hay una línea muy fina que los países que libran la Guerra Híbrida contra otros deben caminar, pero en general, mantener una distancia “plausiblemente negable” de los elementos reales sobre el terreno que impulsan los disturbios suele ser el método preferido hoy en día, excepto cuando los beneficios de apoyarlos más directamente (con armas e inteligencia) superan los costos de reputación, como en Siria y Venezuela.

6. La Guerra Híbrida es un fenómeno reciente y aún en desarrollo. ¿Se han generado mecanismos para contrarrestarlo? ¿Cuál sería el más efectivo?

Cada guerra híbrida, a pesar de que generalmente siguen el mismo patrón, es única debido a los proxies específicos que se utilizan, pero lo que comparten en común es un intento externo de provocar violentas protestas antigubernamentales a través de las redes sociales y las ONG (organizaciones no gubernamentales). Por lo tanto, una de las contramedidas más efectivas es que los estados difundan proactivamente sus propias narrativas a través de estos medios de una manera creíble, que a menudo es indirectamente a través de sus propios partidarios que comparten la misma agenda que ellos (ya sea de retener la estabilidad del estado en general o en apoyar un issue político dado más específicamente). También existe una tendencia a seguir el liderazgo de Rusia de prohibir algunas ONG que constituyen amenazas a la seguridad nacional y/o etiquetar públicamente a otras que reciben apoyo extranjero como agentes extranjeros para que la población objetivo no se engañe pensando que son organizaciones puramente nativas al país. Además, la respuesta táctica de las fuerzas del orden público que reaccionan a las protestas cada vez más violentas también es de mucha importancia, ya que el uso aparentemente desproporcionado de la fuerza puede ser descontextualizado y reformulado (por medios y organizaciones no gubernamentales) como “agresión no provocada”, lo que a su vez podría provocar aún más disturbios. Por lo tanto, el mejor consejo para los gobiernos seleccionados como objetivos es tener un sistema de información creíble a través de sus propios partidarios en el terreno y tener precaución al responder a las provocaciones antiestatales, teniendo cuidado de filmar esas respuestas tácticas para desacreditar posibles noticias falsas de “brutalidad”, al exponer las propias acciones de los manifestantes que desencadenaron su reacción (por ejemplo: arrojar cócteles molotov, disturbios y atacar a civiles inocentes).

7. Es posible encontrar rastros de la Guerra Híbrida en América Latina, hace solo 10 años la región tenía varios gobiernos relativamente autónomos y se estaba moviendo hacia una integración regional independiente. Pero hubo diferentes eventos que desestabilizaron ese proceso: los golpes de estado a Dilma Rousseff en Brasil; contra Evo Morales en Bolivia; así como el asedio constante de Venezuela. ¿Considera que es correcto analizar estos hechos como expresiones de la Guerra Híbrida o es otro fenómeno? ¿Por qué?

–Absolutamente, esos ejemplos definitivamente constituyen Guerras Híbridas en América Latina y he escrito sobre ellos antes desde esa perspectiva. En esos casos, el factor de identidad que se explota suele ser político y socioeconómico, y la característica común de la Guerra Híbrida es que las fuerzas extranjeras provocaron esas crisis a través de la guerra de información, usando las ONG, así como otros métodos más “tradicionales” asociados con las agencias de inteligencia foráneas. Aprovecharon los problemas políticos preexistentes para generar un movimiento de protesta que luego podría ser guiado comparativamente más fácilmente en la dirección de sus intereses, que en esos casos era un cambio de régimen. Por un lado, estos casos latinoamericanos son menos complejos que las Guerras Híbridas Euroasiáticas típicas en el sentido de que los factores de identidad son generalmente más simples (por ejemplo: izquierdista versus derechista en vez de diferentes grupos étnicos, regionales y religiosos que chocan), pero por otro lado también son más complejas en algunos aspectos debido al muy sofisticado componente de la guerra de información y la evolución táctica de esos movimientos.

8. En América Latina ha surgido el concepto de “Lawfare“. El término es un acrónimo de las palabras en ingles Law y Warfare. Se refiere a la coordinación entre los medios de comunicación y el poder judicial para atacar a los líderes políticos progresistas y/o anti-Washington (estén o no en el gobierno) acusándolos de crímenes de corrupción que a menudo nunca se prueban. ¿Puede esto tener alguna conexión con la etapa de revolución de color en la Guerra Híbrida?

Sí, el “Lawfare” es un componente de las Guerras Híbridas que se está perfeccionando en América Latina en este momento, pero también se ha aplicado en otros lugares, como en la República de Macedonia, ahora conocida como la “República de Macedonia del Norte” después de que una Guerra Híbrida de varios años finalmente tuvo éxito y unas autoridades impuestas por el extranjero cambiaron inconstitucionalmente el nombre del país, lo cual era uno de los muchos objetivos de los Estados Unidos en esa Guerra Híbrida. Sin embargo, lo que el Lawfare generalmente consigue en el caso latinoamericano es prohibir, usando al derecho, a una figura política genuinamente apoyada por las bases de las elecciones o como en otras ocasiones deslegitimar a la figura objetivo o al gobierno en general, además de servir también como pretexto (“evento desencadenante”) para protestas antigubernamentales. Es un proceso que se da de forma muy indirecta, también porque rara vez se ve la mano extranjera y todo ocurre, superficialmente, de acuerdo con las leyes del país objetivo. La razón por la cual es parte de la Guerra Híbrida es precisamente por el factor extranjero, ya sea por filtrar información aparentemente incriminatoria relacionada con la corrupción o por presionar especulativamente a las personas involucradas en el proceso legal para que tomen una decisión predeterminada que promueva los intereses de ese estado extranjero. A juzgar por las últimas tendencias, lawfare (o guerra jurídica) probablemente continuará desempeñando un papel destacado en las Guerras Híbridas en todo el mundo porque logra algunos objetivos muy importantes con un mínimo esfuerzo, siempre que los practicantes de la Guerra Híbrida entiendan completamente el sistema en sí y especialmente si se logra cooptar a algunas de sus figuras principales.

9. Finalmente, más allá de los casos de Ucrania y Siria, ¿cuáles considera que son los próximos objetivos de la Guerra Híbrida de los Estados Unidos en el mundo?

Esos dos países se utilizaron como los ejemplos más destacados de Guerras Híbridas en mi libro porque son los más conocidos en todo el mundo debido al impacto geopolítico que han tenido, pero muchos otros países también están siendo víctimizadas por este proceso, aunque de maneras menos dramáticas que muchas veces no son exitosas. China (específicamente en Hong Kong y Xinjiang), Pakistán, Irán y Turquía son casos en los que las guerras híbridas en su contra han fracasado, pero cada una ha tomado diferentes formas en función de las situaciones únicas en esos países. Si la esencia de la pregunta es qué objetivos potenciales podrían verse tan dramáticamente afectados como lo fueron Ucrania y Siria, bueno, es difícil de predecir porque eso dependería mucho de la respuesta del estado objetivo y si las posibles revoluciones de color podrían hacer una transición exitosa a guerras no convencionales, y también si cualquiera de esas dos pueda sostenerse y tener éxito en sus objetivos. Estas son variables más tácticas que no se pueden conocer de antemano. Si la pregunta es sobre qué otros países podrían ser fijados como objetivos en general, aparte de los tres ya mencionados, pues cada país (especialmente los no occidentales) tiene sus propias vulnerabilidades dentro de la Guerra Híbrida, pero solo depende de qué grado de tensión preexistente ya haya en esas sociedades, si un “evento desencadenante” se acerca o puede fabricarse o no (por ejemplo, reclamos sobre “elecciones disputadas”, “corrupción”, etc.), también depende en el nivel de penetración de las redes sociales, las ONG y los objetivos geopolíticos que se persiguen, y si EE. UU. tiene la voluntad política de escalar revoluciones de color nacientes en guerras no convencionales en cada caso.

¿El Virus de China Desencadenará Una Nueva Gran Depresión?

Escrito por F. William Engdahl via New Eastern Outlook:

Históricamente, las mayores depresiones económicas han comenzado con eventos inesperados en la periferia de los principales mercados financieros. Ese fue el caso en mayo de 1931 con el colapso sorpresa del Banco Creditanstalt austríaco en Viena, que derribó todo el frágil sistema bancario de la Alemania de la posguerra, lo que provocó la Gran Depresión en los Estados Unidos cuando los principales bancos estadounidenses fueron sacudidos hasta sus cimientos. ¿Será de nuevo un evento inesperado fuera de los mercados financieros, a saber, el nuevo coronavirus China 2029 y sus efectos en el comercio mundial y especialmente en el comercio entre Estados Unidos y China que desencadenará una nueva depresión económica?

Hasta alrededor del 20 de enero, cuando surgieron las noticias acerca del coronavirus estallando sobre Wuhan, China y ciudades circundantes, que los mercados financieros mundiales y especialmente en los EE.UU. se mostraron optimistas de que las acciones combinadas de la Reserva Federal para inyectar más liquidez y de la Administración Trump para hacer todo posible en un año electoral mantendría la economía positiva. Las acciones continuaron su ascenso artificial a medida que la liquidez de la Fed avivó los fuegos del mercado bursátil más sobrevalorado en la historia de Estados Unidos para enero.

Sin embargo, desde entonces, a medida que las cifras oficiales de infección en China se disparan a diario y las muertes atribuidas al coronavirus aumentan, se está comenzando a realizar que el principal centro de manufactura del mundo y fuente de una gran parte de las cadenas de suministro industriales globales, China, podría enfrentar consecuencias económicas catastróficas de la emergencia de salud y los cierres de cordón sanitario resultantes de ciudades que involucran en este punto a más de 77 millones de ciudadanos y la industria manufacturera que está vinculada a ella. Eso a su vez podría arrastrar al mundo entero, especialmente a los EE.UU., a una grave recesión económica en un momento en que no está bien preparado.

La economía estadounidense ya es frágil

Lo que generalmente se minimiza en los principales medios de comunicación es el hecho de que la economía más grande del mundo, Estados Unidos, ya mostraba signos alarmantes de declive económico antes del shock del virus de China.

Una de las caídas más alarmantes en los últimos meses antes de enero fue el sector que muchos creyeron que seria el líder de un renacimiento energético estadounidense, es decir, el sector del petróleo y el gas que alguna vez estuvo en auge. Durante la última década, para sorpresa de gran parte del mundo, Estados Unidos emergió como el mayor productor mundial de petróleo, superando a Rusia y Arabia Saudita. A principios de enero, la producción de petróleo en Estados Unidos era de 13 millones de barriles por día. La gran parte de ese aumento se debió a pozos no convencionales de petróleo de esquisto bituminoso, la mayoría en Texas.

La industria de la energía de esquisto bituminoso de los Estados Unidos ha depositado sus esperanzas en el reciente acuerdo comercial entre Estados Unidos y China en el cual China acordó comprar productos energéticos adicionales por valor de $18.5 billones de dólares estadounidenses en 2020. Esto es el doble de las importaciones estadounidenses de $9.1 billones de dólares en 2017, más un extra de $33.9 billones en 2021. Estas cuotas representarían una duplicación este año de las importaciones mensuales récord anteriores de China de petróleo crudo, gas natural licuado (GNL) y carbón de los EE.UU., y una triplicación del año próximo.

Todo esto fue antes de la erupción del coronavirus y las consiguientes prohibiciones de viaje a China por parte de las principales aerolíneas, así como el cierre de un gran número de fábricas en China. Ahora los precios del petróleo están cayendo bruscamente ante la expectativa de que el mayor importador mundial de petróleo, China, importará significativamente menos petróleo en los próximos meses a medida que la economía se ve afectada por las consecuencias de la epidemia de virus. A fines de enero, la demanda china de petróleo se había reducido en aproximadamente 3 millones de barriles por día, o el 20% del consumo total, y el precio del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) es inferior a $50. Este es el mayor shock a la demanda de petróleo desde la crisis financiera de 2008.

En enero, los precios del petróleo intermedio de Texas cayeron un 15%, la peor caída de enero desde 1991. A medida que los informes diarios sobre el aumento de las víctimas del virus de China parecen empeorar, los precios continúan cayendo a pesar del corte de enero de 1 millón de barriles diarios de petróleo por la guerra civil de Libia. A medida que el daño causado por la epidemia de China continúa creciendo, la demanda mundial de petróleo seguirá disminuyendo. Eso significa una catástrofe para la frágil industria petrolera de esquisto bituminoso de EE.UU., a pesar de la decisión de emergencia de la OPEP de reducir la producción.

Ya en diciembre de 2019, antes de la noticia del virus de China, el número de solicitudes de quiebra de compañías de petróleo de esquisto bituminoso de EE.UU. aumentó significativamente a medida que los precios se mantuvieron por debajo de la rentabilidad. Según el monitor de la industria, Baker Hughes, el número de plataformas activas de perforación de petróleo y gas en los EE.UU. ha disminuido en 265 desde hace un año, a 790 plataformas. Muchas compañías de petróleo y gas de Estados Unidos están esperando desesperadamente un nuevo auge de las exportaciones a China. Si bien incluso eso fue optimista, los últimos desarrollos podrían convertirse en una pesadilla para los productores de esquisto de EE.UU. que enfrentan costos crecientes y una disminución de la productividad de los pozos.

Transporte de EE.UU. en crisis

A diferencia del mercado de valores, que puede aumentar a medida que las empresas utilizan la liquidez proveida por la Fed para simplemente comprar sus propias acciones en lugar de invertir en nuevas plantas y equipos, la economía real depende del movimiento de las mercancías de transportes de carga a través de toda la economía. En los Estados Unidos, el transporte de camiones (Trucking) es importante. Aquí los indicadores no han sido positivos desde mucho antes de los eventos del virus de China. En diciembre pasado, uno de los grupos de camioneros más grandes de Estados Unidos, Celadón de Indiana, solicitó protección por bancarrota, la bancarrota del trucking más grande en la historia de los Estados Unidos con más de 3,000 conductores. En los primeros tres trimestres de 2019, casi 800 transportistas de camiones fallaron, más del doble de los fracasos en 2018, según Broughton Capital, una firma de datos de la industria del transporte.

Y la disminución en los envíos de bienes de EE.UU. no ocurrio solo en el transporte por camión. Estaba en todos los ámbitos. Según el grupo comercial, Cass Index for Freight Shipments, en enero, año tras año, el volumen total de bienes enviados por ferrocarril, barcaza, aire y tierra en los EE.UU. Cayó un 7,9%. Esa fue la decimotercera disminución mensual año por año y la caída más fuerte desde la crisis financiera de noviembre de 2009. No incluye productos a granel como el grano, pero incluye cosas como automóviles y piezas para auto. El transporte ferroviario disminuyó un 9,2%. Una de las principales razones de los descensos es la debilidad en la manufactura estadounidense. Los empleos no están regresando a los Estados Unidos desde China a pesar de las recientes afirmaciones, al menos en un número significativo. En cambio, el Índice de Gerentes de Compras ISM para diciembre cayó 0,9 puntos porcentuales desde noviembre a 47,2%. Fue el quinto mes consecutivo de contracción, y la contracción más rápida desde junio de 2009. El empleo, los nuevos pedidos, los nuevos pedidos de exportación, la producción, la acumulación de pedidos y los inventarios todos se contrajeron.

Además de esto, se encuentra el estado débil de los agricultores de EE.UU. después del severo daño climático en 2019 y el corte de las exportaciones a China como resultado de la guerra comercial. El tan promocionado acuerdo comercial de la Fase 1 entre Estados Unidos y China en diciembre exige que China importe unos $50 billones de productos agrícolas estadounidenses que, de ser cierto, darían un gran impulso a los agricultores estadounidenses. En todo el 2017, Estados Unidos exportó $19 billones en productos agrícolas, incluidos la soja y el maíz a China. Ahora, a medida que el coronavirus se propaga por China, la probabilidad del aumento de las exportaciones agrícolas se desvanece día a día. Pekín ya ha insinuado que solicitará una reconsideración del nuevo acuerdo comercial debido a los impactos del virus. En 2019, las bancarrotas agrícolas estadounidenses fueron un 24% más altas que en 2018 en medio de una de las peores crisis desde la década de 1980. La pérdida del gran mercado de exportación de China en 2020 será un golpe devastador para miles de agricultores que apenas pueden sobrevivir.

Todo esto en sí mismo no crea una catástrofe económica. Sin embargo, el shock inesperado de la mayor crisis en la historia reciente que ha interrumpido las cadenas de suministro desde el centro de fabricación mundial, China, tendrá consecuencias incalculables para corporaciones estadounidenses como Boeing, GM, Apple y muchas otras si la crisis continúa creciendo, lo cual, desafortunadamente, muestra todos los signos de hacer.

Para millones de estadounidenses comunes, el mercado bursátil en alza de los últimos diez años, de tasas de interés ultrabajas, ha sido la principal fuente de sus ahorros para la jubilación. Ahora, con los mercados bursátiles en todo el mundo en ventas empinadas por temor al impacto del coronavirus en la economía mundial, la liquidación (selloff) podría convertirse rápidamente en una liquidación de pánico que anularía los ahorros de millones de estadounidenses. Con solo un 41% de las familias estadounidenses con al menos $1000 en ahorros contra una emergencia, el impacto podría ser severo.

La diferencia con la economía de esta crisis, a diferencia de las que existían hace veinte años, es el dramático impacto de la globalización de la economía mundial, con China recibiendo la mayor parte del outsourcing de fabricación de Occidente, especialmente de los Estados Unidos. Los principales fabricantes de automóviles de Corea del Sur, Hyundai y Kia, acaban de anunciar la suspensión de la producción en Corea porque su vital cadena de suministro de componentes en China permanece cerrada debido al coronavirus. Asimismo, la industria alemana se ha vuelto fuertemente dependiente de las exportaciones de China desde piezas de automóviles hasta máquinas-herramienta, todo ahora en el limbo. Francia, Italia y otras economías de la UE también se verán muy afectadas.

Stephen Innes, de AxiCorp, advierte que “cualquier shock económico a los colosales motores industriales y de consumo de China se extenderá rápidamente a otros países a través del aumento de los vínculos comerciales y financieros asociados con la globalización”. Y pocos países son más vulnerables a tales conmociones que Estados Unidos. Incluso con la crisis del SARS de 2003 en China y Hong Kong, el grado de globalización hacia China fue mucho menor.

Con la deuda total de la economía mundial en un nivel récord, y también la de los Estados Unidos, la inesperada catástrofe de salud en China podría tener un impacto económico que pocos podrían haber imaginado hace solo unas semanas. No tenemos un informe exacto de cuánta fabricación china está cerrada hasta la fecha o durante cuánto tiempo y la interrupción de la cadena de suministro global apenas está comenzando. Esto tiene el potencial de sacudir al mundo pero los mercados financieros felizmente ignoran todo.

F. William Engdahl es consultor y conferenciante de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es un autor de éxito en ventas de petróleo y geopolítica, exclusivamente para la revista en línea “New Eastern Outlook”, donde se publicó originalmente este artículo.