La Revolución Rusa: Separando la verdad del mito

Escrito por Max Parry via GreanvillePost

Hay un mito engañoso y ahistórico que con frecuencia resurge en los círculos de derecha que buscan desacreditar el socialismo con mentiras sobre la Revolución Rusa. No importa cuántas veces haya sido invalidado como fabricación, el mythos reaccionario perdura. Como era de esperar, el autor se refiere a la absurda afirmación de que los capitalistas estadounidenses — o “banqueros de Wall Street” — financiaron en secreto una de las revoluciones políticas más trascendentales de la historia mundial que derrocó a la dinastía Romanov y puso fin al imperio ruso, lo que condujo al establecimiento de la Unión Soviética. Sería difícil encontrar a alguien de la izquierda política que no haya encontrado esta propaganda mendaz, que tiene algunas variaciones dependiendo de cuán a la derecha se sitúe su adherente en el espectro político, pero suele compartir el mismo núcleo de afirmaciones sin pruebas.

Dejando a un lado si la premisa absurda tiene algún sentido político o no, lo que puede reconocerse es que en el corazón de estas falsas afirmaciones hay pequeños elementos de verdad que han sido distorsionados y exagerados hasta el punto de ser un engaño. Cualquier investigación sobre esta alegación lleva inevitablemente a su fuente más citada, Wall Street y la Revolución Bolchevique, por el académico conservador británico-americano Antony C. Sutton. El principal argumento deducido por Sutton es que “Wall Street” financió indirectamente a los bolcheviques a través del financiero sueco Olof Aschberg, un prominente banquero y simpatizante comunista que apoyó una variedad de causas de izquierda durante toda su vida, incluyendo más tarde el Frente Popular en la Guerra Civil Española. Durante la Primera Guerra Mundial, Aschberg fue banquero en la Suecia neutral antes de expandir su negocio a Alemania donde luego transfirió sumas para ayudar a los bolcheviques en Rusia. Sin embargo, los vínculos que Sutton establece entre Aschberg y “Wall Street” son contradictorios y tenues en el mejor de los casos.

Si bien es evidente que Aschberg visitó Nueva York en 1916 para convencer a un grupo de empresarios privados americanos de que las oportunidades financieras de la guerra en Rusia seguirían floreciendo después de su conclusión, según la propia admisión de Sutton, él estaba en los Estados Unidos en como parte del gobierno zarista para negociar un préstamo de $50 millones de dólares para el Ministerio de Finanzas ruso imperial. Sutton entonces desacredita su propia afirmación alegando que Aschberg desviaba simultáneamente dinero “del gobierno alemán” a los revolucionarios rusos justo cuando actuaba como agente en lugar del ministro de finanzas de Nicolás II, Pyotr Bark. Si ese es el caso, entonces el socialista Aschberg probablemente defraudó a una asociación de banqueros privados americanos para prestar inadvertidamente apoyo financiero a los bolcheviques, en el mismo momento en que fue empleado como representante de la monarquía rusa. Debe notarse que este trato ocurrió durante la neutralidad de América en la guerra en ese momento, ya que los EE.UU. no entraría al conflicto hasta el año siguiente y se sabe que metió a Aschberg en problemas con los Aliados. Aparentemente, Sutton no pudo discernir que estos capitalistas yanquis estaban siendo engañados por el “Banquero Bolchevique” y en su lugar asignó la intención consciente de que su dinero pasara a través del financiero sueco a la revolución comunista.

Incluso si fuera cierto, el conducto de fondos del Nya Banken de Aschberg habría constituido una porción minúscula comparada con los subsidios primarios para los bolcheviques, que venían a través de las fortunas que confiscaban a ricos comerciantes, a la nobleza terrateniente y a miembros de alto rango de la Iglesia Ortodoxa Rusa, sin mencionar a la clase dirigente del Zar y su familia que amasaron incalculables riquezas que se remontan a cientos de años. Después de la Guerra Civil Rusa, Aschberg fundó el primer banco de comercio exterior de la URSS, el Roskombank, ya que uno de los decretos inaugurales del gobierno soviético fue la nacionalización de la industria financiera donde los activos de los banqueros privados fueron confiscados por el Estado. A partir de entonces, la banca en la URSS funcionó únicamente con el propósito de patrocinar el comercio exterior y la rápida industrialización del país agrario en una moderna superpotencia mundial. Si algún banquero americano fue engañado por Aschberg para financiar una revolución marxista, selló su propio destino.

La acusación de Sutton de que el estado alemán patrocinó a los bolcheviques vino primero del Gobierno Provisional liderado por Alexander Kerensky que tomó el poder tras la abdicación de Nicolás II en la Revolución de Febrero. El efímero gobierno provisional basó sus reclamaciones en cables telegráficos que supuestamente mostraban pagos entre Berlín y los revolucionarios, que luego se utilizaron como prueba para difamar a Vladimir Lenin como “agente alemán”. Los historiadores han debatido desde entonces la autenticidad de los telegramas, pero si Alemania desvió fondos hacia los bolcheviques, fue sólo porque la oposición revolucionaria a la participación rusa en la guerra imperialista era una apertura para socavar a su enemigo. Por esta razón, en abril de 1917, la inteligencia alemana permitió el regreso de Lenin a Rusia desde el exilio en Suiza por tren a través de Alemania, Suecia y Finlandia en un acuerdo hecho por el socialdemócrata Alexander Parvus. Sin embargo, esta intromisión no fue diferente de una interferencia similar por parte de los gobiernos británico y francés que también intentaron influir en los asuntos de Rusia. De hecho, se dice que fueron los franceses quienes interceptaron los despachos entregados al Gobierno Provisional que mostraban las supuestas transacciones entre Alemania y los bolcheviques.

Si algún bolchevique era realmente un agente de un gobierno extranjero, esa distinción pertenecería a León Trotsky que no fue admitido en la facción mayoritaria del movimiento socialista ruso hasta septiembre de 1917 después de haberse puesto del lado del ala menchevique durante la división inicial del partido, antes de cruzar la valla durante años como un autodenominado “socialdemócrata no fraccionario”. A decir verdad, Trotsky nunca fue un bolchevique dedicado y su oportunismo demostró ser útil para los intereses del imperialismo occidental, a saber, los británicos que sospechosamente ordenaron a las autoridades canadienses que lo liberaran de su internamiento en Nueva Escocia en abril. Por qué los británicos liberarían a un revolucionario para regresar a Rusia y presumiblemente retirar otra nación aliada de la guerra podría parecer desconcertante, excepto por la promoción de Trotsky de “ni guerra ni paz” era una oportunidad para obstruir los esfuerzos de Lenin de hacer un cese al fuego separado con Alemania y aceptar los términos de las Potencias Centrales. Esto tendría consecuencias cinco meses después de la Revolución de Octubre durante el Tratado de Brest-Litovsk en 1918, donde Trotsky dirigió las negociaciones como Ministro de Asuntos Exteriores y casi saboteó las conversaciones de paz interrumpiéndolas con sus tácticas no autorizadas.

De los titulares originales del primer gabinete Soviético, Trotsky era el único ministro de ascendencia judía. Sin embargo, esto no impidió que el movimiento zarista blanco difundiera propaganda durante la Guerra Civil Rusa sobre el predominio de los “judíos” dentro de los bolcheviques. Aparte del racismo de tales conjeturas, también resulta ser incorrecto en cuanto a los hechos, como se muestra en las estadísticas publicadas por el periódico Vedomosti de Moscú:

“Si descartamos las especulaciones de los pseudocientíficos que saben encontrar el origen judío de cada revolucionario, resulta que en la primera composición del Consejo de Comisarios del Pueblo de los Judíos había un 8%: de sus 16 miembros, sólo León Trotsky era judío. En el gobierno de la República Soviética Socialista Federativa Rusa de 1917-1922 los judíos eran el 12% (seis de 50 personas). Aparte del gobierno, el Comité Central del Partido Laborista Socialdemócrata Ruso (bolcheviques) en vísperas de octubre de 1917 tenía un 20% de judíos (6 de 30), y en la primera composición del buró político del Comité Central del Partido Comunista Ruso (bolcheviques) – 40% (3 de 7)”.

Esta gran mentira sensacionalista del “bolchevismo judío” era en realidad una extensión del infame engaño de los Protocolos de los Sabios de Sión que a su vez había sido forjado en 1903 por Okhrana, la policía secreta del Imperio Ruso, que difundió el texto fabricado para desviar el creciente descontento bajo el régimen zarista contra un chivo expiatorio. Después de que los Romanov fueron derrocados en 1917, el movimiento blanco volvió la propaganda contra sus oponentes en la Guerra Civil Rusa mientras que este sentimiento fue promovido por sus patrocinadores en Occidente como Winston Churchill y Henry Ford. En algún momento, el engaño del “judeo-bolchevismo” se convirtió en “banqueros judíos” o “Wall Street” que financiaban a los bolcheviques.

Sutton alega que el banquero judío-americano nacido en Alemania, Jacob Schiff, era un financiero clandestino de los bolcheviques. Esto también es demostrablemente falso, ya que Schiff era partidario de la Sociedad de Amigos de la Libertad Rusa, una organización transatlántica que era tan vehementemente anti-bolchevique como anti-tsar. Hoy en día, los reaccionarios revisionistas históricos quieren que olvidemos que el traicionero Gobierno Provisional, que en cierta medida fue financiado y respaldado por banqueros extranjeros, existió en los meses entre las revoluciones de febrero y octubre. Schiff había respaldado anteriormente la fallida Revolución de 1905 debido a los numerosos pogromos antisemitas que se produjeron bajo el Imperio Ruso, pero retiró inmediatamente su apoyo a la Revolución de 1917 una vez que los bolcheviques removieron al Gobierno Provisional pro-guerra, como explicó Kenneth Ackerman en Trotsky en Nueva York, 1917: Un radical en la víspera de la revolución:

“La queja de Schiff contra Rusia había sido su antisemitismo. En casa Schiff nunca había mostrado ninguna simpatía por el socialismo, ni siquiera por la variedad más suave de Morris Hillquit. Schiff había declarado la victoria de sus propósitos en Rusia después de que el zar fuera derrocado en marzo de 1917 y Alexander Kerensky, representando al nuevo gobierno provisional, había declarado a los judíos como ciudadanos iguales. Además de repetidas declaraciones públicas de apoyo, utilizó tanto su riqueza personal como los recursos de Kuhn Loeb para conceder grandes préstamos al régimen de Kerensky. Cuando Lenin y Trotsky tomaron el poder para sí mismos en noviembre de 1917, Schiff inmediatamente los rechazó, cortó los préstamos, empezó a financiar grupos antibolcheviques, e incluso exigió que los bolcheviques devolvieran parte del dinero que le había prestado a Kerensky. Schiff también se unió a un esfuerzo respaldado por los británicos para apelar a sus compañeros judíos en Rusia para continuar la lucha contra Alemania.”

Otro miembro de la Sociedad de Amigos de la Libertad Rusa fue el explorador estadounidense George Kennan, primo segundo del futuro diplomático estadounidense y estratega influyente durante la Guerra Fría, George F. Kennan. Se cita a Kennan en un artículo del New York Times de marzo de 1917 en el que se explica cómo Schiff y la Sociedad de Amigos Americanos de la Libertad Rusa financiaron la Revolución de Febrero. No obstante, el anciano Kennan también se oponía firmemente a la Revolución de Octubre y cuando el Presidente de los EE.UU. Woodrow Wilson aprobó la participación estadounidense en la intervención de los Aliados en la Guerra Civil Rusa, fue después de haber sido persuadido por su informe de 1918 en el que criticaba a los bolcheviques. Si los banqueros de Wall Street financiaron a los bolcheviques, ¿por qué los angloamericanos enviaron su ejército para unirse a las naciones aliadas para invadir Rusia y luchar contra los rojos? La última denuncia de Kennan a los soviéticos fue escrita en 1923:

“El leopardo ruso no ha cambiado sus manchas…. La nueva constitución bolchevique… deja todo el poder donde ha estado durante los últimos cinco años – en manos de un pequeño grupo de burócratas autodesignados que el pueblo no puede eliminar ni controlar.”

Años más tarde, parte de la inspiración como enviado de George F. Kennan para fundar grupos anticomunistas de emigrantes soviéticos como el Comité Americano para la Liberación de los Pueblos de Rusia (ACLPR, AMCOMLIB) surgió de su conocimiento de la Sociedad de Amigos de la Libertad Rusa iniciada por su tío abuelo durante el Imperio Ruso. También el llamado Comité Americano para la Liberación del Bolchevismo, AMCOMLIB fue creado en 1950 como parte del Proyecto QKACTIVE de la Agencia Central de Inteligencia, en el que la inteligencia de EE.UU. también estableció Radio Liberación, más tarde conocida como Radio Europa Libre/Radio Libertad, para transmitir detrás de la Cortina de Hierro. Así que no sólo la Sociedad de Amigos de la Libertad Rusa era antibolchevique, sino que sus actividades se convirtieron en el impulso de parte de la influyente estrategia de contención de la Guerra Fría de Kennan.

Curiosamente, fue el mismo George F. Kennan quien más tarde probó que los infames “Documentos Sisson” que alegaban que Lenin y sus asociados habian sido “agentes alemanes” eran falsificaciones en un artículo de 1956 para el Journal of Modern History. Los documentos de 1918 publicados por Edgar Sisson del Ministerio de Información Pública del gobierno de los EE.UU. eran parte de una operación de propaganda para desacreditar a los bolcheviques que reforzaba la teoría de un complot germano-bolchevique y daba más motivos para la invasión aliada de Rusia. Con inquietantes paralelismos con la cobertura de los medios de comunicación de EE.UU. de la guerra de Irak, aparte del corresponsal de guerra John Reed, la mayoría de la prensa amarilla de la época aceptó los Documentos Sisson sin crítica alguna. Mientras que ahora se reconoce generalmente que el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán financió a los bolcheviques hasta cierto punto, el trabajo académico de Kennan mostró el peligro de creer en información engañosa cuando afirma nociones preconcebidas y proporciona justificación para acciones deseadas, especialmente la guerra.

EDGAR SISSON

En los últimos años, esta ficción sobre la Revolución Rusa no ha sido relegada a los márgenes, sino que incluso llegó a las páginas del New York Times cuando permitió al pseudo-historiador Sean McMeekin sacar un editorial en el 100º aniversario resucitando el engaño de que Lenin era un “agente alemán”. El aumento de las tensiones entre los EE.UU. y Rusia en la nueva Guerra Fría y las falsas acusaciones de interferencia de Moscú en las elecciones estadounidenses ha normalizado la desinformación y las falsas narrativas hechas de anécdotas y distorsiones.

Ahora bien, no es solamente la derecha la que es una audiencia ingenua para esta guerra psicológica en relación con la historia soviética, sino también los crédulos liberales occidentales. En su defensa, al menos los paleoliberartarios como Sutton están dispuestos a cuestionar la narrativa ‘oficial’ de la Revolución Rusa pero, desafortunadamente, debido al miedo a los rojos iniciado por las falsificaciones de Sisson, como un muñeca de matrioska sólo hay más propaganda dentro de la propaganda sobre el comunismo que es más profunda que cualquier embuste de derecha. Si aquellos que buscan la verdad sobre la historia son sinceros, seguirán buscando incluso cuando revele verdades que pongan en duda sus puntos de vista políticos. Sigan buscando.


Max Parry es un periodista independiente y analista geopolítico. Sus escritos han aparecido ampliamente en los medios de comunicación alternativos. Se puede contactar con Max en maxrparry@live.com

Prepárese para el apocalipsis de la venta al por menor, bancarrotas y cierres de tiendas en EEUU

via EpicEconomist

Los minoristas de ladrillos y mortero (de al por menor) y varias cadenas de restaurantes importantes ya estaban al borde del colapso antes de que comenzara la crisis sanitaria, pero la respuesta de las autoridades a la crisis resultó ser el clavo en el ataúd para muchos negocios emblemáticos, ya que los cierres y las normas de distanciamiento social aceleraron la quiebra o el cierre permanente de varias tiendas minoristas el año pasado. Ni siquiera durante la temporada de vacaciones las ventas mejoraron y los ingresos en 2020 han sido los peores para los minoristas en casi 25 años.

En medio de otra ronda de restricciones y el cierre prolongado de negocios no esenciales, el apocalipsis del comercio minorista probablemente se agravará en 2021, especialmente porque los que lograron mantenerse a flote a pesar de todas las luchas que han estado enfrentando están teniendo pérdidas financieras que podrían ser demasiado grandes para superar. Se prevé otra oleada masiva de quiebras y pronto muchas tiendas estadounidenses famosas podrían desaparecer para siempre. Eso es lo que exponemos en este video.

Decenas de miles de tiendas han cerrado sus puertas definitivamente el año pasado, y tan pronto como la gente se anime a salir de sus casas y reanudar sus hábitos, probablemente encontrarán un escenario muy diferente porque, según los nuevos datos disponibles, muchos minoristas han experimentado pérdidas irrecuperables, lo que significa que el colapso continuará hasta bien entrado el año 2021.

El año ya ha comenzado con Macy’s anunciando 37 cierres de tiendas en todo el país. El martes pasado, la compañía reveló que los recortes vienen como un esfuerzo para recuperar la rentabilidad y, como se ha revelado anteriormente, la cadena tiene la intención de cerrar 125 tiendas para el 2023, sumándose a la lista de las muchas víctimas del apocalipsis del comercio minorista.

No es noticia que la eliminación de las tiendas de ladrillo y mortero (al por menor) comenzó con el crecimiento de las tendencias de compras en línea, en particular con Amazon liderando todo el sector de comercio electrónico al por menor. Pero ahora que los consumidores están atrapados en sus casas, y los cierres han estado comprometiendo las operaciones y, por lo tanto, los ingresos de estas tiendas, el deterioro de la industria ha sucedido más rápido de lo esperado, y las cosas están a punto de empeorar.

Tradicionalmente, a los americanos les encanta comprar y la mayoría de los compradores americanos tienen tiendas favoritas, lugares con los que desarrollaron un vínculo de confianza y han sido habituales durante años. Esto ha hecho que la actual crisis de los minoristas de ladrillos y mortero ante el creciente comercio electrónico sea mucho más molesta para mucha gente ya que sus conocidas y aclamadas instituciones minoristas se están extinguiendo.

Evidentemente, el dolor de los consumidores es un factor determinante menor si se compara con las repercusiones en el staff y en los proveedores, que han sufrido o están a punto de sufrir un despido. Los despidos masivos desencadenados por el colapso de la industria están inflamando aún más la crisis del mercado laboral y poniendo a estas personas en serias dudas sobre cómo se verán afectados sus medios de vida cuando cierren sus tiendas.

Ni siquiera la temporada de vacaciones navideñas ha ayudado a las empresas a producir suficientes ingresos para sobrevivir a este oscuro invierno. Las compras navideñas del año pasado han dejado claro que la mayoría de los sectores minoristas no están todavía fuera de peligro y podrían experimentar más pérdidas. Lo que solía ser uno de los períodos más ocupados para las tiendas de ladrillos y mortero, en realidad tuvo una asistencia decepcionante y ventas récord bajas. Los centros comerciales nunca han estado más vacíos durante esa época del año. Los expertos han argumentado que el apocalipsis de la venta al por menor también puede conducir a un gran colapso de los centros comerciales.

Los economistas prevén que las ventas al por menor no recuperarán el mismo nivel de tracción que tuvieron en 2019 hasta por lo menos 2022. No hace falta decir que este tiempo prolongado de restricciones financieras es la receta perfecta para un desastre.

Los minoristas sufrieron el peor desempeño de ventas anuales en toda la historia de EE.UU. en 2020. La demanda de productos no alimenticios cayó casi un 5%. La contracción general de uno de los sectores más poderosos de la economía de los EE.UU. se proyecta entre el 0,5% y el 1%, dependiendo de cómo las diferentes encuestas realizaron sus cálculos. De cualquier manera, ya es el peor desempeño anual en casi 25 años.

La decadencia de los minoristas no alimentarios no sólo está afectando a las empresas. Según un editorial de Entrepreneur, “estas empresas contratan a trabajadores que, al no poder pagar su alquiler, se enfrentan ahora a una situación sombría”. Algunos de los centros comerciales más poblados del mundo están viendo el resultado del apocalipsis de la venta al por menor a través de una reducción en el valor de los bienes raíces a medida que los trabajadores emigran a zonas menos costosas”.

Es decir, la crisis inmobiliaria comercial que se avecina también está siendo impulsada por el apocalipsis de la venta al por menor. Y por lo que parece, todo pende de un hilo, y un colapso colectivo como este que se ha estado formando durante años sin duda frenará las perspectivas de recuperación, comprometiendo la fortaleza económica de los EEUU durante más de una década.

El Comando Sur de los EEUU: Cómo el Pentágono dicta las reglas de América Latina

Escrito por Malayk Mashaev via Geopolitica.ru

Traducción de Juan Gabriel Caro Rivera

Cómo el Pentágono dicta las reglas de América Latina

El Comando Sur de los Estados Unidos (USSOUTHCOM) es uno de los once Comandos de Combate Conjuntos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos y tiene su sede en Doral, Florida. Cada una de estas formaciones militares tiene su propia área de cobertura (por ejemplo, Rusia está bajo la jurisdicción del Comando Europeo), lo que enfatiza la naturaleza global de los intereses estadounidenses.

La tarea del Comando Sur es preservar y expandir su influencia en la zona de Centro y Sudamérica, el Caribe, sus aguas territoriales, así como buscar la protección militar de los recursos militares estadounidenses en estos lugares. En total, cubre los territorios de 32 países.

Las raíces de esta asociación se remontan a 1903, cuando el gobierno de Estados Unidos presionó a Panamá, habiendo concluido un acuerdo con ellos, según el cual Estados Unidos tiene derechos exclusivos en la zona del Canal de Panamá. Este canal fue un sitio estratégico importante ya que conecta los océanos Atlántico y Pacífico. En 1911, comenzó la construcción de bases, y después de eso, las unidades del ejército estadounidense se ubicaron allí. Para 1943, más de 67 mil militares estaban estacionados aquí, custodiando el canal.

El Comando Sur de los Estados Unidos se reorganizó bajo su nombre actual el 6 de junio de 1963, reflejando el hecho de que es responsable de las operaciones en Centro y Sudamérica (y no en el Caribe como lo era anteriormente).

En 1979, según un nuevo acuerdo entre Estados Unidos y Panamá, el control del territorio fue transferido a este último, pero las tropas estadounidenses estuvieron allí hasta 1999. En 1989 participaron en el derrocamiento del presidente panameño Manuel Noriega, como parte de la Operación Just Cause. Esta operación fue impugnada por la Asamblea General de la ONU, y la mayoría de los países de América Latina, la URSS, Libia y Australia expresaron su descontento.

Actualmente, las principales tareas del Comando Sur de los Estados Unidos son garantizar las operaciones multinacionales y la cooperación de defensa con los países de la región. Están involucrados en la eliminación de las consecuencias de los desastres naturales y también en la lucha contra las enfermedades infecciosas y el tráfico de drogas. Asimismo, el informe sobre la estrategia de operaciones militares del Comando Sur para 2017-2027 incluye la lucha contra las organizaciones terroristas, así como menciona la creciente presencia de China, Irán y Rusia en la región, que desafían a todas las naciones que valoran “la no agresión, el estado de derecho y el respeto a los derechos humanos”.

Varias bases militares están bajo la jurisdicción del Comando Sur de EEUU. Una de ellas es la conocida Guantánamo, ubicada en el territorio arrendado a Cuba en 1903. Por el momento, Cuba está exigiendo la devolución del territorio, a lo que EEUU se niega, desestimando que “el contrato de arrendamiento fue emitido por tiempo indefinido”. La base también alberga una prisión, muchos de cuyos presos se encuentran allí sin cargos formales. Según activistas de derechos humanos, los derechos humanos no se respetan en la prisión y las personas son torturadas y ejecutadas. Barack Obama prometió disolver la prisión durante su primer mandato, pero esta promesa nunca se cumplió.

Otras bases incluyen: Fort Sam en Houston, Texas (cuartel general del Ejército del Sur de los EEUU); la base de la Fuerza Aérea Davis-Montan en Arizona (Cuartel General de la Fuerza Aérea del Sur); la Estación Naval de Mayport en Florida (sede del Comando Sur de la Armada); la base de la Reserva Aérea Homestead cerca de Miami, Florida (Sede Sur del Comando de Operaciones Especiales); la base aérea Soto Kano en Honduras (sede de la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo), así como la sede de la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur (JIATF en inglés) en Key West, Florida.

Con respecto a las últimas actividades del Comando Sur (o como es conocido en ingles USSOUTHCOM) desde el inicio de la pandemia, en abril de 2020 Donald Trump anunció que comenzaría una gran operación contra el trafico de drogas en el hemisferio occidental. El objetivo es asociarse con otros 22 países para evitar que los cárteles de la droga se aprovechen de la situación del coronavirus. La tarea del Comando Sur era expandir las operaciones de inteligencia, interceptar y confiscar suministros de drogas.

Es interesante recordar que, en la segunda mitad del siglo XX, la CIA asistió activamente a los representantes de los carteles de la droga en esta región (por ejemplo, en Panamá, durante el mismo operativo “Just Cause”), haciendo la vista gorda a sus crímenes a cambio de información.

En julio, hubo un conflicto entre EEUU y Venezuela por el destructor USS Pinckney, que se acercó demasiado a la costa venezolana. El canciller venezolano, Jorge Arreas, consideró esto una verdadera provocación, ya que antes el Comando Sur había manifestado que Venezuela ejercía un control excesivo sobre las aguas aledañas al país. Poco antes de eso, un avión estadounidense también fue derribado en el país suramericano, que violó su espacio aéreo.

El conflicto con Venezuela se intensificó en agosto de 2020, cuando estuvo involucrado un tercer pais, Irán. Las fuerzas estadounidenses confiscaron el cargamento de cuatro petroleros que transportaban combustible iraní a Venezuela. En total, se incautaron aproximadamente 1,116 millones de barriles de combustible. La venta de combustible fue realizada por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, una agencia del gobierno de Irán, pero que en EEUU es reconocida como una organización terrorista.

Es obvio que esta operación se llevó a cabo en el marco de la política de bloqueo económico que está implementando Estados Unidos en relación con Venezuela e Irán. El propósito de esta política es agotar al enemigo, causándole daño al privarlo de la oportunidad de desarrollo económico.

No hay duda de que el Comando Sur de Estados Unidos es el instrumento más importante para implementar los planes de EEUU para mantener su influencia en la región de América Latina y Centroamérica. Esto se está realizando no solo con tareas obvias (como combatir el narcotráfico y ayudar en la recuperación de los desastres naturales), sino también con la presión directa sobre competidores estratégicos en la región, así como con una lucha potencial con otras potencias importantes (incluidas China y Rusia) por la primacía.

Jim Rickards: Biden se enfrentará a una nueva depresión

via EpicEconomist

El autor de best-sellers, abogado, economista y banquero de inversión Jim Rickards advierte sobre una nueva Gran Depresión. El experto predice que varios vientos en contra están a punto de comprometer el crecimiento económico de EE.UU. y nos llevan a una crisis mucho más profunda y traumática que la Gran Depresión de los años 30. En este video, hicimos un análisis profundo del pronóstico del experto y proporcionamos pruebas tangibles de que nos estamos acercando a una caída libre económica como nunca antes habíamos presenciado.

De acuerdo con Jim Rickards, las recesiones son cíclicas. Es muy probable que la recesión que comenzó en el momento del brote haya terminado, y ahora estamos viviendo otro nivel de caída económica que se produjo como consecuencia de los efectos de la recesión. Considerando las estimaciones del PIB para un crecimiento del tercer trimestre del 33,1%, lo menos que podemos decir es que estamos fuera de la primera ronda de recesión económica. Pero eso no significa que nos dirijamos a una recuperación. De hecho, en opinión de Rickards, nos estamos moviendo hacia una depresión económica.

Como las cifras oficiales de crecimiento del cuarto trimestre no se conocerán hasta finales de este mes, las estimaciones de crecimiento están en el rango del 7%. Tanto el colapso del segundo trimestre como el rebote del tercer trimestre fueron las cifras anualizadas de descenso y crecimiento más altas jamás registradas en la historia de los Estados Unidos. Pero como explica Rickards, ese es exactamente el problema.

Es decir, el crecimiento del tercer trimestre podría potencialmente haber puesto la producción de nuevo a aproximadamente el 87% del nivel anterior, y un crecimiento estimado del 5% en el cuarto trimestre fijaría el PIB anual en 93% al nivel del 2019. En cualquier caso, eso todavía configura un descenso del 7% del PIB para todo el año 2020, el peor descenso del PIB en todo el año desde 1946 cuando el crecimiento se derrumbó en un 11,6% después de la Segunda Guerra Mundial.

El peor año completo de la Gran Depresión fue en 1932, cuando el crecimiento cayó un 12,9%. Esto indica que el histórico y dramático colapso en el crecimiento de 2020 está en niveles sólo vistos en el contexto de las depresiones económicas y tiempos de guerra. Es precisamente por eso que Rickards argumenta que estamos entrando en una nueva Gran Depresión.

El estratega prevé que una nueva recesión se desarrollará en el primer trimestre de 2021. En este momento, la economía ya está en camino para otra recesión técnica, lo que indica que estamos al borde de una doble recesión. Mientras que la recesión del año pasado fue provocada por la crisis de salud, la recesión de este año está siendo causada por la introducción de nuevos cierres estrictos y órdenes de permanecer en casa en la mayoría de los principales estados de la nación.

Más del 45% del PIB y el 50% de todos los empleos son generados por pequeñas y medianas empresas. Este es el segmento de la economía que ha estado luchando más por los cierres. Una parte considerable de los cierres ya no son temporales sino que se han vuelto permanentes mientras las tasas de bancarrota se disparan, los equipos se venden a precios de venta al público, las pérdidas de empleo no se recuperan, los arrendamientos se rompen y las vitrinas vacías se convierten en un signo de los tiempos.

El último informe del mercado laboral encontró que por primera vez desde abril, más de 140,000 puestos de trabajo fueron recortados el mes pasado, una clara señal de que la economía se está tambaleando en medio de tantas restricciones y tantas rondas de cierres.

El gasto de los consumidores se ha estancado en los últimos meses, sin dar casi ningún incentivo a las empresas para contratar. La economía todavía tiene 9.9 millones de puestos de trabajo menos que antes de que la crisis sanitaria nos hundiera en una profunda recesión hace casi un año. Esta asombrosa caída en la tasa de participación de la fuerza laboral se acerca a la tasa más baja jamás registrada, en este momento, el nivel de desempleo a largo plazo es tan alto que sólo es comparable en la historia moderna a los hechos vistos durante la Gran Recesión.

Además, Rickards sostiene que las políticas de Biden probablemente agravarán aún más esta situación. Sin embargo, en su opinión, el plan de Biden no causará la recesión; ya está aquí, pero el estratega sugiere que sus planes empeorarán aún más las cosas y posiblemente prolongarán la nueva recesión también en el segundo trimestre.

En consecuencia, a corto plazo, la deflación será una cuestión mucho más grande que la inflación. Y la deflación tiene un impacto directo en el crecimiento ya que aumenta el valor real de la deuda. Así pues, eventualmente, ni la política fiscal ni la monetaria podrán generar estímulos para impulsar la economía. Nos enfrentaremos a una baja velocidad del dinero, con altas tasas de ahorro, una elevada deuda, un alto desempleo y en todo en medio de nuevos cierres.

La Fed y el Congreso pueden intentarlo, pero nunca lograrán estimular la economía para salir de la recesión. En cambio, nos pondrán en el camino de una caída libre económica de proporciones sin precedentes mientras expanden dramáticamente nuestra deuda nacional y nos dejan caer inevitablemente en una nueva Gran Depresión.

El 9/11 fue el preludio. 1/6 es el Santo Grial

Escrito por Pepe Escobar via StrategicCulture

Si una guerra civil se acerca o no dependerá del grado de estoicismo que prevalezca entre las Deplorables multitudes.

I hear the sons of the city and dispossessed
Get down, get undressed
Get pretty but you and me
We got the kingdom, we got the key
We got the empire, now as then
We don’t doubt, we don’t take direction
Lucretia, my reflection, dance the ghost with me

— Sisters of Mercy, Lucretia my Reflection

El 9/11 fue el preludio. 1/6 es el Santo Grial.

El 9/11 abrió las puertas a la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT en ingles), más tarde suavizada por el Equipo Obama al estatus de Operaciones de Contingencia en el Extranjero (OCO en ingles), incluso cuando se expandió suavemente al bombardeo, abierto o encubierto, de siete naciones.

El 9/11 abrió las puertas al Patriot Act, cuyo núcleo ya había sido escrito en 1994 por un tal Joe Biden.

El 1/6 abre la puerta a la Guerra contra el Terrorismo Doméstico y a la Ley Patriota del Infierno, 2.0, en esteroides (aquí está el borrador de 2019), las 20,000 páginas completas surgiendo casualmente del mar como Venus, el día después, de las protestas en Capitolio, inmediatamente listas para ponerse en función.

Y como compañero inevitable del Patriot Act 2.0, habrá guerra en el extranjero, con el regreso lleno de fuerza, libre de cargas, de lo que el ex analista de la CIA Ray McGovern bautizó memorablemente como el complejo MICIMATT (Militar-Industrial-Congresional-Inteligencia-Medios-Academia-ThinkTanks).

Y cuando MICIMATT empiece la próxima guerra, cada protesta será calificada como terrorismo doméstico.

El falso golpe

Lo que realmente ocurrió el 1/6 en el militarizado Valhalla de una superpotencia que gastó incalculables trillones de dólares en seguridad desde el comienzo del milenio, el elaborado circo psy op / photo op – completo con un actor vikingo estratégicamente fotogénico de MAGA – nunca podría haber ocurrido si no se hubiera permitido.

Habrá debate intenso hasta que llegue el Reino de dios sobre si la irrupción fue orgánica – una iniciativa de unos pocos cientos entre al menos 10.000 manifestantes pacíficos que rodean el Capitolio – o más bien una revolución de color del libro de jugadas bandera falsa instigada por una infiltrada y profesional Quinta Columna de agentes provocadores.

Lo que importa es el resultado final: el producto manufacturado – “La insurrección de Trump” – para todos los efectos prácticos enterró la presentación, ya en curso, de pruebas y evidencia de fraude electoral al Capitolio, y redujo la masiva manifestación precedente de medio millón de personas a “terrorismo interno”.

Eso no fue ciertamente un “golpe”. El principal estratega militar Edward Luttwak, que ahora asesora al Pentágono en la ciberguerra, tweeteó, “nadie da un golpe de estado durante el día”. Eso fue sólo “un espectáculo, gente expresando emociones”, un golpe realmente falso que no implicó incendios o saqueos generalizados, y relativamente poca violencia (compárese con Maidan 2014): hablemos de estos “insurrectos” caminando dentro del Capitolio respetando las cuerdas de terciopelo.

Una semana antes del 1/6, un disidente, pero aún muy conectado con la inteligencia del Estado Profundo, ofreció esta fría y desapasionada visión de la imagen macro:

“Tel Aviv traicionó a Trump con un nuevo trato con Biden y lo echaron a los perros. Sheldon Adelson y la Mafia no tienen problemas en cambiar de bando para el ganador por cualquier medio posible. Pence y McConnell también traicionaron a Trump. Fue como si Trump entrara como Julio César en el Senado Romano para ser apuñalado hasta la muerte. Cualquier trato que Trump haga con el sistema o con el Estado Profundo no se mantendrá y están hablando en secreto de acabar con él para siempre. Trump tiene la carta de triunfo. La ley marcial. Tribunales militares. La Ley de Insurrección. La pregunta es si él la jugará. La guerra civil viene independientemente de lo que le suceda, tarde o temprano”.

La llegada de la guerra civil dependerá del grado de estoicismo que prevalezca entre las multitudes deplorables.

Alastair Crooke ha esbozado brillantemente los tres temas principales que dan forma a la “Epifanía” de la América Roja: elecciones robadas; encierros como estrategia premeditada para la destrucción de pequeñas y medianas empresas; y la terrible perspectiva de la “cancelación” por un nuevo “totalitarismo blando” woke orquestado por la Gran Tecnología.

Cue a un cadáver leyendo un teleprompter, también conocido como El Presidente Electo, y sus propias palabras ominosas después del 1/6: “No te atrevas a llamarlos manifestantes. Eran una turba alborotada. Insurrectos. Terroristas domésticos”. Algunas cosas nunca cambian. George W. Bush, inmediatamente después del 9/11: “O estás con nosotros, o con los terroristas”.

Esa es la narrativa hegemónica, grabada en piedra, que ahora está siendo implementada con mano de hierro por Big Tech. Primero vienen por POTUS. Luego vienen por ti. Cualquiera, en cualquier lugar, que no siga el dictado tecno-feudalista de Big Tech será cancelado.

Adiós adios, Miss American Pie.

Y por eso el drama es mucho, mucho más grande que un mero POTUS discombobulado.

Todas las instituciones controladas por la clase dirigente – desde las escuelas a los medios de comunicación, pasando por la regulación de los lugares de trabajo – irán tras los Deplorables sin piedad.

El asesino profesional de la CIA y mentiroso John Breenan, conceptualizador clave del totalmente desacreditado Russiagate, twiteó sobre la necesidad de, en la práctica, establecer campos de reeducación. Los medios de comunicación llamaron a “limpiar el movimiento”.

Políticamente, los Deplorables sólo tienen el Trumpismo. Y es por eso que el Trumpismo, con una posible vía para convertirse en un tercer partido establecido, debe ser aplastado. Por mucho que el 0,0001% esté más aterrorizado por la posibilidad de una secesión o una revuelta armada, necesitan una acción preventiva urgente contra lo que es, por ahora, un movimiento nacionalista de masas, por muy incipientes que sean sus propuestas políticas.

Lo “desconocido desconocido”, para evocar al notorio neoconservador Donald Rumsfeld, es si la exasperada plebe llegará a alcanzar las horcas – y hará ingobernable la hacienda feudal al 0,0001%. Y luego hay un elemento literalmente humeante – ese medio billon de armas de fuego que hay.

El 0,0001% sabe con seguridad que Trump, después de todo, nunca fue un agente de cambio revolucionario radical. Increíblemente, canalizó las esperanzas y los temores de la América Roja. Pero en lugar del prometido palacio brillante adornado con oro, lo que entregó fue una choza en el desierto.

Mientras tanto, la América Roja, intuitivamente, comprendió que Trump al menos era un conducto útil. Puso al descubierto cómo se mueve realmente el pantano corrupto. Cómo estas “instituciones” son meras marionetas corporativas – e ignoran completamente al hombre común. Cómo la judicatura es completamente corrupta – cuando ni siquiera Potus puede conseguir una audiencia. Cómo big Pharma y big Tech de hecho expandieron el MICIMATT (MICIMAPTT?) Y sobre todo, cómo el paradigma de los dos partidos es una mentira monstruosa.

Entonces, ¿a dónde irán 75 millones de votantes desposeídos, o 88 millones de seguidores de Twitter?

Tal y como está, estamos metidos de lleno en la Guerra de las Clases Hardcore. La pandilla de los estafadores tiene el control total. Los restos de la “Democracia” se han convertido en la “Medioscracia”. A continuación, no hay nada más que una purga despiadada, una prolongada represión, censura, vigilancia general, aplastamiento de las libertades civiles, una sola narrativa, una (in)cultura de cancelación general. Y lo que es peor: la próxima semana, este aparato paranoico se fusiona con la impresionante maquinaria del Gobierno de los Estados Unidos (USG).

Así que bienvenido a Full Spectrum Domestic Dominance. Alemania 1933 en esteroides. 1984 redux: no es de extrañar que el hashtag #1984 fuera prohibido por Twitter.

¿Cui bono? Tecno-Feudalismo, por supuesto – y los tentáculos entrelazados del Gran Reset trans-humanista. Desafíalo, y serás cancelado.

Adiós, Miss American Pie. Ese es el legado de 1/6.

Esclavos de la deuda americana en la economía más extraña de la historia

Por Wolf Richter via WOLFSTREET

Durante la crisis financiera, los consumidores se desapalancaron alejándose de sus deudas. Y ahora, con 20 millones de personas que siguen reclamando el seguro de desempleo…

Durante la crisis financiera, las deudas de tarjetas de crédito y las hipotecas de casas explotaron espectacularmente. Al final, unos tres años más tarde, la deuda total de tarjetas de crédito e hipotecas de viviendas se había hundido, no porque los consumidores las hubieran pagado, sino porque los consumidores no las habían pagado y se habían alejado de sus deudas.

Ahora, en esta etapa de la pandemia, 9 millones de personas, según la Oficina de Estadísticas Laborales, y 20 millones de personas, según los reclamos de seguro de desempleo, han perdido sus trabajos. Con este tipo de números, se esperaría que el crédito al consumidor explotara de manera aún más espectacular que durante la crisis financiera. Pero sucedió lo contrario.

Ahora, con las tarjetas de crédito, los bancos ganan dinero de dos maneras. Mucha gente usa su tarjeta de crédito como método de pago, pero las pagan cada mes para evitar tener que pagar intereses al banco. Con estas personas, el banco gana dinero porque el comerciante le paga una comisión por cada compra.

Otras personas utilizan sus tarjetas de crédito no sólo como método de pago, sino también para pedir prestado, y pagan intereses sobre los saldos de sus tarjetas de crédito. Con ellos, el banco gana dinero dos veces: primero en la comisión de compra, luego en los intereses del saldo de la tarjeta de crédito.

Ese interés puede ser muy alto. El 25% no es raro. Claro, alguien con un crédito excelente y mucho dinero puede pedir prestado al 8% en sus tarjetas de crédito. Pueden pedir prestado a tasas más bajas de otras maneras.

Son las personas que tienen que pedir prestado para hacer frente a sus gastos cotidianos y que no pueden pagar sus saldos, sino que sólo pueden hacer pagos sobre sus saldos, quienes pagan estos altos tipos de interés.

Los intereses de las tarjetas de crédito no han cambiado realmente, a pesar de la política de tasas de interés cercanas a cero que la Fed ha estado siguiendo, y a pesar de su represión de las tasas de interés a través de la compra de activos que han hecho bajar las tasas de interés a largo plazo.

Apple puede pedir prestado a tres años a algo así como el 0,4%, y puede pedir prestado a 15 años a algo así como el 2,4%, basado en el rendimiento actual de sus bonos.

Pero la tasa de interés promedio de los saldos de las tarjetas de crédito que están acumulando intereses – por lo que estas son personas que no están pagando sus tarjetas de crédito todos los meses, pero están pagando intereses sobre sus saldos – fue de más del 16%, según los datos de la Reserva Federal. Esto es más alto que el promedio de cualquiera de los años anteriores que se remonta a la década de 1990.

Así que la represión de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal no se aplica a las tarjetas de crédito. Y para los bancos en este ambiente de tasa de interés cero, el préstamo de tarjetas de crédito es un enorme centro de beneficios con enormes márgenes de ganancia.

Para la Reserva Federal, que es responsable de los bancos y regula los bancos, y cuyos 12 bancos regionales de la Reserva Federal son propiedad de los bancos de sus distritos, esos altos márgenes de beneficio de las tarjetas de crédito son sagrados. Engordan las ganancias de los bancos, y eso es lo que la Reserva Federal quiere, especialmente durante los tiempos en que las bajas tasas de interés hacen que otros tipos de préstamos sean menos rentables.

Pero esta es la cuestión… y esto agota a la Reserva Federal, y ya ha expresado su preocupación al respecto.

Los saldos de las tarjetas de crédito se han reducido en más de un 10% con respecto al año anterior, siendo la mayor disminución anual la que se remonta a los primeros tiempos de las tarjetas de crédito. Los saldos han vuelto a estar donde estaban en agosto de 2007, a pesar del crecimiento de la población y la inflación.

Durante la crisis financiera, los saldos de las tarjetas de crédito también se redujeron, pero tardaron mucho más tiempo en hacerlo. Tomó casi tres años de pico a valle, y los saldos cayeron porque los bancos cancelaron los saldos que no pudieron cobrar. Las tasas de cancelación de tarjetas de crédito por parte de los bancos estuvieron en los dos dígitos durante todo un año a partir del tercer trimestre de 2009.

La deuda de la tarjeta de crédito no está garantizada, y los prestamistas no pueden embargar o ejecutar la hipoteca de nada. Tienen que ir a la corte y obtener una sentencia y luego ejecutarla. Pero si los morosos han perdido sus trabajos y sus casas por millones, y ya no tienen nada, incluso obtener una sentencia no necesariamente permite al banco cobrar nada. Así que los bancos vendieron esta deuda por centavos de dólar a las agencias de cobro, y el saldo de la tarjeta de crédito en mora desapareció de sus libros.

En otras palabras, los consumidores se desapalancaron al alejarse.

Pero durante la pandemia, las tasas de delincuencia han disminuido durante dos trimestres consecutivos, y ahora están cerca de mínimos históricos, y las tasas de cobro también han disminuido y son también bajas.

Así que los consumidores usaron su dinero del estímulo y sus beneficios extra de desempleo para curar sus atrasos y pagar sus tarjetas de crédito.

Ese es un verdadero problema con la Reserva Federal, porque los intereses y los cargos por mora de los saldos de las tarjetas de crédito son un enorme centro de beneficios para los bancos.

Y los saldos de las tarjetas de crédito también disminuyeron porque los consumidores gastaron menos en servicios como reservas de hoteles y aerolíneas, cruceros, restaurantes y muchos otros servicios en los que se utilizan mucho las tarjetas de crédito. Y eso es un problema con la Reserva Federal porque quiere que los consumidores pongan en marcha la economía gastando dinero que no tienen, y para eso están las tarjetas de crédito.

Los consumidores también han perdido interés en solicitar nuevas tarjetas de crédito. Según la “Encuesta de Acceso al Crédito” de la Reserva Federal, que se publica tres veces al año, la última de ellas justo antes de Navidad, el número de personas que dijeron que habían solicitado una tarjeta de crédito en los últimos 12 meses se redujo casi a la mitad desde los Buenos Tiempos, hasta la tasa más baja de los datos que se remontan al año 2013.

Así que no sólo los consumidores están pagando sus tarjetas de crédito en un clip histórico, sino que también están reduciendo la solicitud de nuevas tarjetas de crédito.

Afrontémoslo, nos llaman “consumidores” porque es nuestro trabajo consumir. No es nuestro trabajo ser felices y satisfechos porque eso no le hace bien a los bancos, a la bolsa y a la economía.

Nuestro trabajo es gastar dinero, y si no tenemos suficiente dinero para gastar porque no nos pagan lo suficiente, necesitamos pedir prestado este dinero y luego gastarlo. Ser reducidos a “consumidores” es nuestro destino.

Pero si no hacemos nuestro trabajo y consumimos lo suficiente, la economía basada en el consumo de los EE.UU. se derrumbará, y la economía mundial que suministra a los consumidores estadounidenses todas estas cosas se derrumbará, y todo el infierno se desatará, a nivel mundial. Todo el mundo cuenta con nosotros, los “consumidores”.

Por eso, el hecho de que los consumidores estén reduciendo los préstamos con tarjeta de crédito agota a la Reserva Federal; sofoca el consumo; y los tipos de interés altísimos en un entorno de tipos de interés casi nulos es lo que hace que los bancos se comporten como bandidos, mientras que los consumidores que menos pueden permitírselo están pagando de su nariz estos beneficios bancarios.

Por otra parte, la Reserva Federal está feliz con su trabajo en las hipotecas – aunque el fondo del mercado amenaza con caer, sostenido sólo por los programas de indulgencia y las prohibiciones de ejecución hipotecaria.

En muchas partes del país, ha habido una verdadera fiebre de la tierra. Según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, las ventas en noviembre en todo el país aumentaron casi un 26% con respecto al año anterior, volviendo a niveles no vistos desde 2005 y 2006, justo antes de la caída de la vivienda. Y el precio medio de las casas existentes subió un 15% año tras año. Estos serían números enormes durante los tiempos de auge. Pero esto es una pandemia cuando entre 9 y 20 millones de personas han perdido su trabajo.

Pero también está el otro lado del mercado de la vivienda: El 5,5% de todas las hipotecas están en tolerancia, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios. Son 2,7 millones de hipotecas en las que los propietarios están actualmente en un acuerdo con sus prestamistas que les permite no hacer los pagos de la hipoteca.

Algunas hipotecas han salido de la tolerancia de alguna manera, ya sea por la venta de la casa y el pago de la hipoteca, o por la modificación de la hipoteca con plazos más largos y pagos más bajos, o de alguna otra manera. Pero nuevas hipotecas siguen entrando en los programas de indulgencia, y desde principios de noviembre, no ha habido ninguna mejora en el número de hipotecas en indulgencia.

Muchas de las hipotecas que ahora están en programas de indulgencia estaban en mora antes de entrar en la indulgencia, y al estar en la indulgencia, ya no se consideran en mora, pero el problema sigue siendo. Es sólo una forma de extender y fingir.

Luego está la Administración Federal de Vivienda, la FHA, que asegura hipotecas con bajos pagos iniciales extendidos a compradores de vivienda con baja calificación crediticia, incluyendo calificaciones de crédito subprime. Los pagos iniciales pueden ser tan bajos como el 3%. La FHA actualmente asegura alrededor de 8 millones de hipotecas.

Un récord del 17,5% de esas hipotecas están ahora en alguna fase de morosidad. Esto incluye hipotecas que estaban en mora antes de entrar en tolerancia y aún están en mora.

Y casi el 12% de las hipotecas aseguradas por la FHA están seriamente en mora, lo que significa más de 90 días de mora.

En algunos metros, las tasas de delincuencia son mucho más altas. En el metro de Atlanta, el 21% de las hipotecas de la FHA están en mora. En los metros de Houston, Chicago y Washington DC, el 22% están en mora. En los metros de Dallas, San Antonio y Orlando, el 19% están en mora.

Estos delitos pueden ser curados en su mayoría con la venta de la casa, gracias al aumento de los precios de las casas. Pero en cada uno de esos mercados, hay decenas de miles de hipotecas FHA en mora, y si hay que curarlas poniendo las casas en el mercado y vendiéndolas, la avalancha de nuevos inventarios y la naturaleza de las ventas forzadas ejercerían una enorme presión a la baja en los precios de las casas en esos mercados, y los esfuerzos por curar esas hipotecas en mora vendiendo las casas encenderían nuevos fuegos artificiales.

Este es el otro lado del mercado de la vivienda: Problemas generalizados con las hipotecas morosas porque 9-20 millones de personas han perdido su trabajo. Esos propietarios esperan el día del juicio final, cuando la indulgencia y las prohibiciones de la ejecución hipotecaria terminen.

Así que nos encontramos en la economía más extraña de la historia. Parte de la economía se está moviendo, como todo lo que tiene que ver con el comercio electrónico y las importaciones chinas, impulsado por un repentino cambio de consumo de servicios a cosas, disparado por el dinero del estímulo federal de todo tipo.

Las acciones y los bonos y los precios de las viviendas están por las nubes, impulsados por el dinero casi gratuito de la Reserva Federal para los que tienen acceso a él, y por los esfuerzos de la Reserva Federal por inflar los precios de los activos más allá de su reconocimiento para enriquecer a los titulares de los mismos, y por el esfuerzo de la Reserva Federal por crear el mayor auge de la deuda de la historia.

Y están las amplias estrategias nacionales y locales de extensión y retención donde las hipotecas morosas son rozadas bajo la alfombra de los programas de indulgencia, y donde los inquilinos son protegidos por las prohibiciones de desalojo.

Parte de la economía está en graves problemas, y millones de personas siguen sin trabajo, y alrededor de 800,000 personas son despedidas cada semana y están presentando las primeras solicitudes de desempleo. Estas son cifras enormes y terribles. Y el consumo de la gente común sigue bajando desde hace un año porque la gente ha recortado la compra de servicios, y el aumento de las compras de bienes no lo ha compensado.

Pero lo bueno es que la gente está pagando sus tarjetas de crédito. Nadie debería pedir prestado a tasas de dos dígitos durante la represión de la tasa de interés de la Fed. Al diablo con los márgenes de beneficio de los bancos. Una deuda de $10,000 en una tarjeta de crédito puede costarle a esa persona $2,000 o incluso $3,000 en intereses por año. Ese es dinero que se va por el desagüe de las ganancias del banco. Si el prestatario se está atrasando, comienzan a acumularse masivos cargos por atraso además del interés, y el total adeudado al banco simplemente salta.

Hay muchos servicios y bienes que la gente podría comprar con ese dinero, y eso ayudaría a la economía real mucho más que entregar ese dinero a los bancos en intereses y cargos por mora para engordar los márgenes de beneficio del banco.

Y sería bueno que los consumidores se aferraran a ello y continuaran pagando sus tarjetas de crédito que llevan este tipo de interés usurario en un entorno de tasa de interés cero – y al diablo con los deseos de la Reserva Federal.

La cooperación chino-rusa puede estabilizar a la República Centroafricana

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

La asociación estratégica chino-rusa podría usarse efectivamente para estabilizar la República Centroafricana después de las elecciones de este domingo y podría convertirse eventualmente en un modelo que pueden aplicar también a sus otros socios africanos.

La República Centroafricana (RCA) ha vuelto a atraer la atención del mundo después de que sus elecciones generales previstas para el domingo estuvieran precedidas por el temor a un golpe de Estado armado y un repentino estallido de violencia la semana anterior. El presidente Faustin-Archange Touadera, que se postula a otro mandato, acusó al ex presidente François Bozize de tramar un golpe de Estado después de que, según se informa, se alió con un grupo de políticos de la oposición y rebeldes armados que formaron la Coalición de Patriotas del Cambio (CPC) el fin de semana pasado y amenazaron con tomar la capital.

El Sr. Bozize negó las afirmaciones, pero la especulación sigue girando en torno a sus intenciones. Recientemente los tribunales le prohibieron presentarse a las elecciones, después de lo cual él y algunos otros alegaron que la votación debía retrasarse debido a la preocupación de que no fuera libre y justa. Además, la Coalición de Patriotas del Cambio, con la que supuestamente se ha aliado, está formado por algunos de los grupos que controlan entre dos tercios a cuatro quintos del país. Curiosamente, el propio Sr. Bozize fue derrocado por una coalición rebelde en 2013, lo que a su vez desencadenó una feroz guerra civil.

El conflicto resultante amenazó rápidamente con alcanzar proporciones de genocidio después de que descendiera en una ola de asesinatos no provocados entre miembros de la mayoría cristiana y la minoría musulmana. El peor de tipo de escenario se evitó después de una intervención de las Naciones Unidas a principios de 2014, que continúa hasta hoy. La República Centroafricana mantuvo entonces estrechas relaciones militares con Rusia de conformidad con el derecho internacional, lo que dio lugar al envío de varios asesores y, según se informa, también de una gran cantidad de contratistas militares privados para ayudar a capacitar y equipar a las fuerzas armadas nacionales.

Los países occidentales como los EE.UU. y la antigua potencia colonial de Francia tergiversaron deshonestamente el apoyo legal de Rusia a la RCA, de tal manera que se insinuó que Moscú podría tener intenciones malignas. El repentino aumento de la influencia de Rusia allí los hace muy incómodos. Sin embargo, en lugar de ser el resultado de una conspiración como temen, se debe simplemente a que Rusia respeta a la RCA como un socio igualitario. La RCA aprecia el hecho de que Rusia no se aproveche de ella como lo hacían los EE.UU. y Francia.

Un portavoz del gobierno de la República Centroafricana afirmó la semana pasada, durante el punto álgido de las hostilidades en la capital, que Rusia “envió varios cientos de soldados y armas pesadas” junto con Ruanda, aunque el Viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Mikhail Bogdanov, lo negó. Dijo que Moscú está cumpliendo con todas las resoluciones de la ONU, pero recordó a todos su acuerdo militar bilateral para entrenar a las fuerzas armadas nacionales, de ahí la presencia de expertos militares rusos en el país.

En cualquier caso y como sea que haya sucedido, el avance de los rebeldes del CPC en la capital de Bangui fue detenido. La coalición de la oposición armada anunció entonces un alto el fuego de tres días antes de las elecciones del domingo, aunque se retractaron el viernes. Ese mismo día, tres miembros de las fuerzas de paz de Burundi fueron asesinados. Sólo cabe esperar que las elecciones del domingo se desarrollen sin demasiados problemas, pero incluso si eso ocurre, está claro que después hay que hacer más para garantizar la estabilidad en este país devastado por la guerra y muy empobrecido.

La comunidad internacional debe redoblar su apoyo a la misión de mantenimiento de la paz de la República Centroafricana. Los rebeldes armados que controlan la mayoría del país deben ser derrotados militarmente y/o cooptados pacíficamente en el proceso político. Si no se hace esto lo antes posible, la espada de Damocles quedará colgando peligrosamente sobre la capital. Además, la República Centroafricana necesita urgentemente más inversiones en su infraestructura y empleos para su gente. Es aquí donde Rusia y China podrían cooperar para ayudar a la RCA como ningún otro país es capaz de hacer.

Moscú ya es el principal socio militar de Bangui, mientras que Beijing es el principal socio económico según el Observatorio de la Complejidad Económica. Teniendo en cuenta la asociación estratégica de estas grandes potencias entre sí y el anuncio del jefe del Departamento de Asuntos Africanos del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Wu Peng, el jueves, de que acordaron unir sus fuerzas para contribuir al desarrollo económico de África, surge la posibilidad de que desempeñen papeles complementarios en la estabilización de la RCA tras las elecciones generales del domingo.

La continua asistencia de Rusia en materia de seguridad a la República Centroafricana podría ayudarla a recuperar el control de su territorio, tras lo cual las inversiones de la Iniciativa del Cinturón y la Carretera (BRI) de China podrían reurbanizar el país. La República Centroafricana está situada estratégicamente en el corazón geopolítico de África, lo que le confiere un potencial de conectividad sin precedentes si se aprovecha adecuadamente. Así pues, la asociación estratégica chino-rusa podría aprovecharse para estabilizar la República Centroafricana después de las elecciones de este domingo y podría convertirse en un modelo que podrían aplicar también a sus otros asociados africanos.

Rusia se prepara para defender a la República Centroafricana de un golpe de Estado

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

El informe de la Agencia France Presse del lunes, que cita al portavoz de la República Centroafricana, Ange Maxim Kazagui, que afirma que Rusia “envió varios cientos de soldados y armas pesadas” para evitar un inminente intento de golpe de estado armado en el país sin litoral, es probablemente cierto, ya que se alinea con los intereses de “Seguridad Democrática” de Moscú en África.

El lunes pasado salio en las noticias que Rusia “envió varios cientos de soldados y armas pesadas” a la República Centroafricana para evitar un inminente intento de golpe de estado armado, según el portavoz Ange Maxim Kazagui, citado por la Agencia France Presse (AFP). El Kremlin todavía no ha confirmado este informe en el momento de la redacción del presente informe, aunque el portavoz del Presidente Putin, Peskov, expresó su “profunda preocupación” por los últimos acontecimientos ocurridos ese mismo día. Sin embargo, es probable que esto haya sucedido realmente ya que se alinea con los intereses de “Seguridad Democrática” de Moscú en África que he explicado anteriormente.

En mi análisis de mayo de 2019 sobre cómo el “Acuerdo militar de Rusia con la República del Congo completa su transverso africano” se citaban ocho de mis trabajos anteriores (algunos de los cuales enlazan con un sitio ya desaparecido cuyos artículos todavía pueden leerse utilizando el servicio gratuito de archivos de Internet) para explicar este concepto. En resumen, el valor estratégico diferencial de Rusia en el actual “Avance hacia África” es su capacidad para iniciar intervenciones de bajo costo y compromiso, pero potencialmente de alto impacto, destinadas a frustrar las tramas de la Guerra Híbrida en los Estados geoestratégicos a cambio de acuerdos económicos preferenciales.

En el contexto específico de la República Centroafricana, Rusia fue invitada por su gobierno, reconocido por las Naciones Unidas, a prestar la tan necesaria asistencia de seguridad para estabilizar el país después de que su más reciente guerra civil amenazara con alcanzar proporciones genocidas. Desde entonces, Moscú se ha convertido en el socio indispensable de Bangui en materia de seguridad, de ahí que, según se informa, se haya apresurado a prestarle ayuda para evitar el inminente intento de golpe armado del que el gobierno de ese país advirtió durante el fin de semana.

Rusia no es la única que está comprometida con la estabilidad de la República Centroafricana, ya que el portavoz antes mencionado también ha dicho que varios cientos de tropas ruandesas fueron enviadas también y ya están “sobre el terreno y han empezado a luchar. Escribí en junio de 2018, después del exitoso viaje del Ministro de Relaciones Exteriores Lavrov a Ruanda ese mes, que “Ruanda está lista para jugar un papel irremplazable en el ‘pivote hacia África’ de Rusia“, explicando que Moscú aprecia el hecho de que Kigali es una superpotencia militar centroafricana a pesar de las serias controversias sobre su papel en las infames guerras de la vecina República Democrática del Congo (RDC).

No está claro en este momento si los rusos y los rwandeses se coordinan entre sí o si operan por separado, pero no sería sorprendente si hay al menos alguna comunicación entre sus representantes militares a este respecto, teniendo en cuenta el hecho de que comparten el mismo objetivo de defender al gobierno internacionalmente reconocido de la República Centroafricana de un inminente intento de golpe armado. Si tiene éxito, es probable que Rusia aproveche su “diplomacia militar” para ampliar las relaciones con Rwanda, que es uno de los centros de tecnología e inversión de África que está emergiendo rápidamente, complementando así el acto de “equilibrar” los grandes poderes de Kigali.

Tal como está, es demasiado pronto para saber hasta dónde podría llegar la intervención de Rusia. Hay demasiadas variables en juego, incluyendo si las tropas rusas y/o ruandesas lanzarán o no operaciones ofensivas contra los rebeldes (ya sea de forma independiente o conjunta). Además, los EE.UU. podrían politizar la crisis sembrando el miedo sobre lo que podría distorsionar deshonestamente como una “invasión rusa de África” para impulsar otra ronda de sanciones contra la gran potencia euroasiática, tal vez en asociación con la antigua potencia colonial de Francia. En cualquier caso, se predice con optimismo que las fuerzas rusas al menos defenderán con éxito la capital de la captura.

¿Una caída de la bolsa de valores del 80% este año?

via EpicEconomist

Toda la economía estadounidense se está desmoronando, pero los mercados bursátiles siguen registrando una frenética carrera alcista liderada por la euforia de los inversores en torno a las acciones tecnológicas. Sin embargo, los precios de las acciones tecnológicas sobrevaloradas están formando una burbuja muy parecida a la burbuja de las punto-com de los años 90, y todos sabemos cómo terminaron las cosas en ese entonces.

Varios expertos están alertando sobre la insostenibilidad de los mercados, especialmente porque estos precios extraordinarios están respaldados por proyecciones ilusorias sobre el próximo desempeño de nuestra economía ya en dificultades. Se avecina una caída del mercado de valores, y los estrategas dicen que las acciones podrían dirigirse a una caída del 65-80% a finales de este año, un colapso tan agudo como el estallido de la burbuja inmobiliaria anterior. Eso es lo que vamos a investigar en este vídeo.

En toda nuestra historia, los precios de las acciones nunca han estado tan disociados de nuestra economía. El año acaba de empezar y el índice Russell 2000 ya ha subido más del 6%. El único otro año que subió más del 6% sólo a principios de enero fue en 1987. Luego, se disparó un 23% adicional, y se estrelló un poco más tarde en el año. Fácilmente podríamos ser testigos de una caída masiva en 2021. Sin embargo, es aún más probable que esto ocurra en el Nasdaq 100 que en el índice de pequeña capitalización, debido a las altas valoraciones de crecimiento de la gran capitalización.

El índice de seguimiento de la recuperación de la Economía de Oxford ha dado un giro a peor en las últimas semanas con el Pacífico registrando el rendimiento más bajo. Se espera que el dinero de estímulo para los beneficios de desempleo dure 11 semanas, pero aproximadamente 12 millones de estadounidenses siguen sin trabajo y es muy poco probable que todos ellos encuentren trabajo al final de este período. Por lo tanto, será necesario otro proyecto de ley de estímulo para ayudar a estas personas de nuevo, es decir, pronto se lanzará más dinero artificial al sistema.

Mientras tanto, ignorando completamente lo que viene para la economía, el Nasdaq 100 está siendo inundado por la euforia de los inversores, particularmente en el segmento de crecimiento de las acciones tecnológicas de gran capitalización. Pero los nombres que más se mencionan son los de empresas tecnológicas que pierden dinero. Por eso los estrategas afirman que ahora es posiblemente uno de los peores momentos para buscar el próximo gran valor tecnológico. Hay más de un trillón de dólares en acciones tecnológicas con ganancias negativas (perdidas).

Pero los inversores parecen seguir ignorando los datos reales y cayendo en la trampa de los medios de comunicación de un mercado intocable dirigido por un nuevo conjunto de acciones calientes. Una noticia candente de la que todo el mundo parece estar hablando es el hecho de que Elon Musk se convirtió en el hombre más rico del mundo, superando a Jeff Bezos de Amazon. Pero lo que muchos no entienden es que, por lo general, cuando este tipo de hitos suceden, es una señal de que la especulación en los mercados ha ido demasiado lejos.

Otro hito fue que las acciones de Tesla se volvieron casi verticales y su capitalización de mercado superó a la de Facebook, lo que hizo que Tesla se convirtiera en la quinta empresa más grande de los Estados Unidos. Durante el pico de la burbuja de las dot-com de los años 90, en marzo de 2000, Cisco tenía una capitalización de mercado de 569 billones de dólares. Ajustando esta cifra de acuerdo a la inflación actual, el tope de mercado de Cisco en dólares de hoy sería de aproximadamente 864.9 billones de dólares. Esto indica que con 836.5 billones de dólares, Tesla se está acercando al pico de Cisco.

Estas son burbujas muy similares, y teniendo en cuenta que la crisis de salud no tiene un final claro a la vista, y mientras la economía siga deteriorada se emitirá más alivio de estímulo para impulsarla, esta vez, la burbuja puede ser aún más grande, lo que significa que la caída sería mucho más profunda. Preocupado por una caída de proporciones similares a la explosión de la burbuja inmobiliaria anterior, Michael Burry, el inversor cuya apuesta multimillonaria contra el mercado inmobiliario estadounidense fue inmortalizada en el libro de Michael Lewis “The Big Short”, advierte que las acciones de Tesla podrían caer de la misma manera. “Bueno, mi último Big Short se hizo cada vez más grande y más grande también”, escribió Burry el jueves pasado.

De la misma manera, el macroestratega David Hunter predice una fusión masiva de activos financieros. La percepción de Hunter es notablemente agresiva, pronostica que una caída del 65-80% en los precios puede ocurrir a finales de año. Por más extremo que parezca, los patrones históricos y las evidencias actuales parecen estar de su lado.

Cada vez que la deuda excesiva ha permitido que los activos del mercado se distorsionen a alturas insostenibles, siempre se ha producido una corrección drástica para eliminar la deuda incobrable y la mala inversión. En resumen, estamos avanzando hacia la corrección más dramática jamás registrada. Y cuando esta burbuja del mercado de valores finalmente estalle, será catastrófico.