Fortaleza del dólar: “¿Consecuencias imprevistas o el Imperio contraataca?

Escrito por Charles Hugh Smith via OfTwoMinds


¿Qué tan involuntarias pueden ser estas consecuencias? Yo creo que no mucho.

Mucha gente se equivocó con el comercio del dólar estadounidense. La visión convencional sostenía que “imprimir dinero”, es decir, ampliar la oferta de dinero, devaluaría automáticamente la moneda.

Parece que no es tan sencillo. Depende de dónde vaya a parar el dinero recién emitido, de si la economía se expande junto con la oferta monetaria, de la percepción relativa de la estabilidad/seguridad de la moneda, de los rendimientos que se ofrezcan en forma de intereses y ganancias de capital para quienes posean activos denominados en la moneda y, en el sentido más amplio, de la estabilidad, la transparencia y la adaptabilidad de la nación/entidad que emite la moneda.

Como vengo señalando, hay un listón bastante alto para establecer una moneda verdaderamente global:

1) La moneda flota libremente en todos los mercados mundiales, es decir, no está vinculada a ninguna otra moneda.

2) La moneda y los activos financieros denominados en ella, son extremadamente líquidos, por lo que sirve de apoyo a los mercados mundiales de valores, deuda, materias primas, etc., en los que cualquier persona en cualquier lugar puede negociar en tamaño en cualquier momento.

3) Estos mercados globales son transparentes, lo que significa que el mercado y los mecanismos de gobernanza son visibles para todos y no están sujetos a devaluaciones, expropiaciones, restricciones de capital, etc., de la noche a la mañana por parte de autoridades opacas.

4) La moneda está respaldada por una economía diversa que no depende de las exportaciones ni de las importaciones para su estabilidad y bienestar fundamentales.

5) La nación emisora garantiza la facilidad de flujo: el capital, el talento y las empresas tienen una libertad de movimiento esencialmente ilimitada dentro de las fronteras de la nación/entidad emisora.

6) El tipo de cambio oficial y el tipo de cambio en la calle o en el mercado negro son prácticamente idénticos.

7) Emisión suficiente de dinero en efectivo para que sirva de depósito de valor y medio de cambio en todas partes. ¿Qué moneda se conserva en una bolsa de plástico ziplock en puestos comerciales remotos? Esa moneda es la verdadera moneda de reserva. Todo lo demás es un derivado.

La estabilidad sistémica surge de la transparencia y la adaptabilidad. La estabilidad de una economía rígida de control de mandos es muy débil porque no es una manifestación de fuerza sino de fragilidad y miedo: miedo a que si se liberan los grilletes y los mercados son finalmente libres de descubrir el precio, todo el sistema se derrumbe por su propio peso.

Lo que nos lleva al dólar estadounidense, que ha ido ganando poder adquisitivo. La opinión convencional sostiene que esto es el resultado de que la Reserva Federal suba los tipos de interés y frene la expansión de la oferta monetaria para combatir la creciente inflación.

Pero este enfoque en la economía nacional pasa por alto que la Reserva Federal es también un banco central para toda la economía mundial. Muchos de los respaldos y garantías que la Reserva Federal emitió para “salvar al mundo” en el colapso financiero global de 2008-09 fueron emitidos a bancos no estadounidenses.

Esto plantea la siguiente pregunta: ¿los efectos globales de la fortaleza del dólar son simplemente “consecuencias no deseadas” de las políticas nacionales o son “El Imperio Contraataca”? El consenso es que el aplastamiento del dólar sobre otras divisas no es más que una desafortunada consecuencia involuntaria del endurecimiento de la Fed.

Esta ceguera ante el papel global de la Fed es sorprendente. ¿Realmente el Imperio no prevé las consecuencias mundiales del fortalecimiento de su moneda? ¿O el sesgo doméstico está en los analistas más que en el Imperio?

¿Consecuencias imprevistas o El Imperio Contraataca? La base de la influencia y el poder mundial es la moneda emitida por una nación o entidad. Todo fluye a partir de ella. Las paridades y los tipos de cambio oficiales son signos de debilidad sistémica, de que las autoridades saben que el mercado no dará el valor deseado a la moneda.

Pero los mercados descubren el precio independientemente de las paridades y los tipos de cambio oficiales. Una moneda que se negocia de forma transparente en los mercados mundiales es valorada por los participantes en el mercado. Este valor/precio es fiable. Los valores fijados por las paridades artificiales y los tipos de cambio oficiales no son fiables porque estos artificios pueden ser modificados de la noche a la mañana por autoridades opacas.

¿Qué tan involuntarias pueden ser estas consecuencias? Yo creo que no mucho.

Desde el punto de vista técnico, el dólar ha forjado un clásico fondo de redondeo y ha superado los recientes niveles de resistencia. ¿Es éste el fin de la fortaleza del dólar, o simplemente la primera fase de un proceso a mayor escala en el que se enfrentan el núcleo y la periferia? Mi opinión es que se trata de un proceso a mayor escala en el que se enfrentan el núcleo y la periferia. El tiempo lo dirá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: