El marco I2U2 es parte integral de la gran estrategia multipolar de India

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


The I2U2 Framework Is Integral To India’s Multipolar Grand Strategy
Aunque algunos miembros de la comunidad Alt-Media no aprueben a los socios de India en la I2U2, deberían aceptar que está en perfecta consonancia con la política exterior verdaderamente no alineada y multipolar de esa gran potencia.

En su viaje a Israel, Biden participó en una videoconferencia junto a sus homólogos de su país anfitrión, India, y de los Emiratos Árabes Unidos, en la primera cumbre de líderes I2U2 (India-Israel-UAE-Estados Unidos). El acto fue simbólico por varias razones. En primer lugar, fue una muestra de pragmatismo político al contar con la participación de una monarquía y tres democracias autodenominadas, aunque algunas de la última categoría, como Israel, tienen credenciales cuestionables. En segundo lugar, se ha presentado como una “convergencia de civilizaciones” entre el cristianismo, el hinduismo, el islam y el judaísmo, o al menos así lo presentan sus partidarios. Y, en tercer lugar, su altisonante objetivo de cooperación global en estos tiempos inciertos desprende una sensación de urgencia.

A pesar de carecer de sustancia tangible, con sólo unas pocas excepciones como el compromiso de los EAU de invertir $2 billones en parques alimentarios integrados en toda India, la Cumbre I2U2 fue en realidad bastante significativa por lo que indica sobre los grandes objetivos estratégicos de India. Esta Gran Potencia en ascenso está practicando una política de neutralidad de principios hacia el conflicto ucraniano que le llevó a rechazar desafiantemente la presión occidental liderada por Estados Unidos para condenar y sancionar a Rusia, a diferencia de Israel y los EAU, que la condenaron en la ONU, aunque Abu Dhabi se abstuvo de votar para eliminar a Rusia del Consejo de Derechos Humanos. En lugar de encontrarse aislada de ellos, India está siendo cortejada con entusiasmo por esos mismos tres Estados.

La I2U2 se mencionó por primera vez el pasado mes de octubre, aunque sus raíces se remontan incluso a septiembre de 2019, cuando Israel propuso incorporar a India a lo que desde entonces se ha denominado “Corredor Árabe-Mediterráneo” (CMA). Antes de que Rusia y India resolvieran los giros sin precedentes de su asociación estratégica, parecía que el AMC sustituiría al Corredor de Transporte Norte-Sur (NSTC) a través de Irán, este último inicialmente destinado a conectar en última instancia India con la UE a través de Irán y Rusia. Sin embargo, desde el inicio de la actual operación militar especial de Rusia en Ucrania, el NSTC se ha reactivado como el único corredor logístico internacional viable para Moscú.

Esta observación llevó a los partidarios del emergente Orden Mundial Multipolar a preguntarse por qué India está retozando con EE.UU. en Asia Occidental, después de preguntarse algo similar con respecto a su participación en la Cumbre del G7 del mes pasado, justo una semana después de participar en la Cumbre de los BRICS (la segunda pregunta que el autor abordó aquí). Aquellos que no entienden lo que está sucediendo deben aceptar primero que la multipolaridad no consiste en relaciones de suma cero como lo es la declinante hegemonía unipolar de Estados Unidos, sino que concierne a la cooperación pragmática con todos los socios de ideas afines siempre que no afecte negativamente a ninguna tercera parte. Teniendo esto en cuenta, la participación de India en la Cumbre I2U2 empieza a tener un poco más de sentido.

Sin embargo, antes de proseguir, conviene hacer una reseña sobre la gran estrategia india para que quede clara la importancia integral de la Cumbre I2U2 dentro de ella. En resumen, India está practicando una política de doble tripolaridad en Eurasia y el Indo-Pacífico frente a Rusia e Irán en el primer caso y frente a la ASEAN en el segundo, cuyo objetivo es crear un orden mundial tripolar a partir de lo que el pensador indio Sanjaya Baru describió acertadamente como la actual fase intermedia bimultipolar de la transición sistémica global hacia la multipolaridad. Este resultado pretende mejorar de forma más eficaz la autonomía estratégica de cada Estado con respecto a las superpotencias estadounidense y china, así como entre sí.

Sin embargo, Asia Occidental no se encuentra en un estado de bipolaridad ni de tripolaridad, sino de una compleja multipolaridad (“multiplexidad”) caracterizada por influencia que ejercen sobre ella las superpotencias estadounidense y china; las grandes potencias india, iraní, rusa y turca; actores comparativamente menos influyentes como Israel y Arabia Saudí; y actores no estatales como Hezbolá, ISIS y los kurdos, entre otros. Dentro de este complicado contexto, la I2U2 pretende crear un eje geoeconómico Este-Oeste más sólido basado en el AMC de Israel, que casualmente atraviesa el centro de la región. Desde la perspectiva de India, esto ayuda a diversificar su gran estrategia geoeconómica en el hemisferio oriental.

En lugar de competir con su política de “Actuar en Oriente” de compromiso con la ASEAN (el pilar indo-pacífico de su política de doble tripolaridad) o de sustituir a la NSTC (el elemento euroasiático de esa misma política), el AMC organizado por la I2U2 pretende complementarlo todo siendo pionero en la creación de un corredor multimodal hacia la UE e incluso el norte de África que evite el punto de estrangulamiento del Canal de Suez. Este megaproyecto sirve también como señal de buena fe y confianza por parte de India en lo que respecta a asegurar a Israel, los EAU y los EE.UU. que la NSTC con Irán y Rusia no está dirigida contra terceros como ellos. Dicho de otro modo, el AMC no es más que la última rama de la red de conectividad de toda Eurasia que este estado civil espera construir en la década de 2020.  

Aunque algunos miembros de la comunidad de medios de comunicación alternativos no aprueben a los socios de India en la I2U2, deberían aceptar que está en perfecta consonancia con la política exterior verdaderamente no alineada y multipolar de esa gran potencia. Teniendo en cuenta que la multipolaridad no consiste en relaciones de suma cero con socios exclusivos, sino en relaciones pragmáticas, mutuamente beneficiosas y multilaterales, tiene sentido que India considere que la CMA con Israel, los EAU y EE.UU. es objetivamente de su interés nacional, que además no se promueve a expensas de terceros. Por esta razón, uno puede no querer a algunos o a todos los socios de India y al mismo tiempo apreciar la gran estrategia multipolar que persigue.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: