Design a site like this with WordPress.com
Get started

Rusia podría beneficiarse de las relaciones bilaterales comerciales entre Cuba y México

Escrito por Miguel Santos García via OneWorld


Las relaciones bilaterales entre Cuba y México, – supervivientes de la doctrina Monroe y el Embargo de EEUU – han incrementado en actividad a través de todo 2022 como parte de esfuerzos conjuntos para ampliar sus actividades económicas en nuevas empresas fructíferas entre sí. El 4 de mayo la aerolínea mexicana Aeromar aumentó los vuelos semanales a la isla caribeña, seguido por el 8 de mayo, cuando el presidente Miguel Díaz-Canel junto a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pactaron por trabajar arduamente en sus relaciones bilaterales y consolidar una nueva etapa de colaboración. En materia de salud México contratará a 500 médicos cubanos tras la firma de un convenio de salud por AMLO en su visita a La Habana como parte de esta intensificación reciente de las relaciones bilaterales entre Cuba y México. El más reciente de estos incrementos en relaciones entre Cuba y México se dio el 14 y 15 de julio en el foro empresarial bilateral donde se firmaron 12 acuerdos con el principal objetivo de ampliar las inversiones del gigante latinoamericano en la isla, buscando consolidar y aumentar el contacto económico y financiero. Estos primeros acuerdos bajo la administración de AMLO de ser exitosos incentivarán que México redoble esfuerzos en Cuba.

Económica y mercantilmente, Cuba se encuentra entre el bloque de Canadá-EU y el Bloque Multipolar / Sur Global. Si echamos un vistazo a su desglose comercial es evidente que Cuba no es puramente multipolar, ni incluso mayoritariamente del Sur Global. Además de los acuerdos comerciales bilaterales más relevantes que esta mantiene con Venezuela, China, Rusia, México e India, se encuentran Canadá y la Unión Europea que continúan siendo muy importantes socios comerciales de Cuba, sobretodo gracias al peso de España y los Países Bajos. De manera que hace falta visibilizar el potencial del sector productivo de Cuba en cuanto a Rusia, y cómo esta puede aumentar sus negocios en la isla aprovechando oportunidades creadas por las relaciones bilaterales de Cuba con terceros países. 

Cómo Rusia se puede beneficiar

Cuba, como todos los países, debe tener el derecho a diversificar sus socios económicos según guste puesto que la competencia amistosa entre Rusia, China, India y México que surge de este nuevo mercado multipolar beneficiaría al pueblo cubano al conseguir mejores contratos. El paradigma estadounidense económico y financiero enmarca todo en la perspectiva de suma cero. Ese paradigma es incorrecto pues no sirve para evaluar las relaciones del Sur Global. Por tanto, los papeles que se prevén desempeñar en la industrialización y desarrollo de sectores económicos en Cuba podrían ser complementarios y competitivos – No kill or be killed capitalism – , pero en última instancia dependerá del arte de la negociación y la capacidad de persuasión entre los actores envueltos.

Cada uno de los socios multipolares de Cuba está especializado en algo diferente. Rusia es conocida por su infraestructura energética de alta calidad, que muestra su dominio de la ingeniería y su inventiva geoeconómica, las empresas de India ya están involucradas en importantes actividades comerciales y monetarias en Cuba, las empresas chinas son líderes mundiales en tecnologías de la información y telecomunicaciones e infraestructura de transporte. Entiéndase que toda esta labor conjunta estimulará el fortalecimiento del estado cubano, mejorando así las capacidades de su fuerza laboral, disponiendo que la economía y la sociedad sean en su conjunto más eficientes y productivas. 

La llegada en julio a Cuba de un petrolero ruso llamado Suvorovsky Prospect con unos 700.000 barriles de combustible, valorado en unos $70 millones según el precio actual del producto en el mercado, es evidencia de que el gigante Eurasiático es consciente de la importancia vital que la energía tiene para todo estado, ya que la cantidad de energía que un país tenga dictamina límites sobre la producción misma – como Europa está reaprendiendo aparentemente. El tanquero trae suministros para las centrales eléctricas cubanas y a su vez da a Rusia una oportunidad a nuevos clientes ante las sanciones de Occidente liderado por EEUU. El buque es propiedad de Sovcomflot, la mayor compañía naviera de Rusia – que está bajo sanciones británicas, canadienses y estadounidenses.

Tanto Rusia y China así como Venezuela junto a México, como principales aliados multipolares del gobierno cubano, tienen un papel importante que desempeñar en el proceso de industrialización y desarrollo de la capacidad de producción cubana. En consecuencia y como producto de la competencia misma, las empresas de estos países procurarán mejorar sus servicios, productos y contratos entre sí. China es de los más prometedores socios en la industrialización de Cuba. Esto, por su enorme potencial de mercado y su impresionante capacidad de financiación, así como por su ayuda en la paulatina neutralización multipolar del embargo de EEUU, y de la inclusión del país caribeño en la Iniciativa de la Franja y la Ruta. 

Rusia tiene diversas formas en las que puede ser parte de la reintroducción de la productividad a Cuba, desde su conocimiento en la exploración y explotación de energía, hasta acceso a energía a precios módicos, y esto como lo más obvio. Más actividad económica significa más productividad, lo que conlleva la necesidad de más energía, que puede ser resuelta por un socio empresarial multipolar productor de energía como Rusia. A su vez, la posibilidad de resucitar el mollero de producción cubano y aceptar un número de importaciones que lo coloque entre los 10 mayores compradores de bienes cubanos podría servir como un rehabilitador de la economía cubana, y servir en optimizar su capacidad de pago. Rusia históricamente siempre tiene un impacto rotundo en el turismo cubano, aunque puede fluctuar de año en año, siempre aumenta significativamente. Por ejemplo, entre los principales emisores de turismo hacia la isla caribeña en el 2021 está Rusia, con un 41%, seguido de Canadá con un 20%, la Comunidad cubana en el Exterior con un 15% y seguido por España en cuarto lugar. De igual forma el gigante eurasiático es el 6to mayor proveedor de importaciones de bienes a Cuba, sin embargo no figura actualmente entre los 10 mayores clientes de las exportaciones cubanas.

Los negocios de los países que ya están funcionando en la Zona Especial de Desarrollo Mariel se añaden y complementan con el proyecto emblemático de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) podrían abrir muchas oportunidades de mercados para todos los países envueltos, como posiblemente Rusia. Por ejemplo, La Zona Especial de Desarrollo Mariel, en la cual están enclavados 3 de los 11 negocios operando con cierto capital mexicano en la isla – cuatro siendo asociaciones económicas internacionales, cinco empresas mixtas y dos con capital totalmente mexicano – también los vincularía más estrechamente en una relación de compleja interdependencia que sirve a los intereses conjuntos de todos. El inicio de nuevas relaciones económicas entre Cuba y Eurasia, Asia del Sur y Asia del Este a través de sus relaciones bilaterales combinadas, dará lugar a más puestos de trabajo, inversiones, y producción, lo que ayudará a Cuba a evitar los intensos esfuerzos de Estados Unidos por aislarla, desestabilizarla y cambiar su gobierno soberano.

Todos los países como Cuba, en especial los que están en vías de desarrollo y asolados por décadas de Guerra Híbrida, hecha ahora global como parte de la Nueva Guerra Fría, comprenden la importancia de cultivar lazos económicos más estrechos con los 8 grandes del Sur Global como la Federación Rusa y los Estados Unidos Mexicanos. Dicho esto, Cuba también quiere evitar la dependencia exagerada en un socio particular, de ahí que mantenga relaciones económicas estratégicas con Rusia e incluso probablemente las amplíe en algunos campos para balancear a China y a Canadá. La adhesión de México, India y Rusia a una iniciativa de integración transregional más amplia liderada posiblemente por China u otro miembro de los Grandes 8 del Sur Global beneficiaría a todas las partes interesadas y por supuesto a Cuba. Al equilibrar los intereses de sus seis principales socios económicos, Cuba podrá hacerlos partícipes de su éxito y servir como prueba del concepto de que podrían cooperar conjuntamente.

Advertisement

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: