Design a site like this with WordPress.com
Get started

Trump tiene razón: Estados Unidos está haciendo mucho más que la UE en Ucrania

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Los intereses de la UE residen en desescalar el conflicto ucraniano para que sus empresas puedan ponerse a trabajar rápidamente en la colonización económica de ese país mediante el esquema que Zelensky propuso durante la Cumbre de Davos del mes pasado para que “tomen el patrocinio de una región particular de Ucrania, ciudad, comunidad o industria”.

El ex presidente de los Estados Unidos, Trump, acaba de hacer un fuerte señalamiento sobre la participación de la UE en la guerra proxy de la OTAN contra Rusia a través de Ucrania cuando dijo lo siguiente: “Acabamos de dar $40 billones además de otros $16 billones. Así que estamos en $56 billones. Pero cuando se mira a Europa -y a Alemania, y a Francia y a todos estos otros países- ellos han dado una pequeña fracción, una pequeña, pequeña fracción de lo que estamos dando. Nosotros damos $56 millones y ellos unos pocos. Y ellos son los que se ven mucho más afectados”. Lo que no hizo, sin embargo, es explicar por qué es así, de ahí el propósito del presente artículo.

Por un lado, la mayoría de los europeos, con algunas excepciones como Polonia y los países bálticos, siempre se han aprovechado de Estados Unidos en lo que respecta a la cooperación militar, mientras que, por otro lado, hay una buena razón por la que no están “liderando desde el frente” en lo que respecta al conflicto ucraniano. En cuanto a la primera, los intereses del bloque residen en que Estados Unidos subvencione su seguridad para que ellos puedan centrarse más en sus asuntos socioeconómicos, mientras que la segunda sugiere que la UE no está tan preocupada por la actual operación militar especial de Rusia en Ucrania como hacen ver sus representantes.

Es esta observación la que merece ser elaborada un poco más. Para empezar, a pesar de las señales de lealtad a su señor estadounidense, los “Tres Grandes” de la UE -Francia, Alemania e Italia- son reacios a involucrarse militarmente en Ucrania. No es sólo que estén siendo inundados de refugiados y que ahora se vean obligados a gestionar el enorme daño autoinfligido a sus economías causado por su estricto cumplimiento de las sanciones antirrusas de Estados Unidos, sino que simplemente no tienen ganas de participar en una prolongada guerra proxy contra Rusia.

El equipo militar que han enviado hasta ahora a Kiev les resulta útil en la medida en que los fascistas pueden probarlo sobre el terreno en un conflicto real, lo que puede proporcionar datos reveladores a sus fabricantes sobre la eficacia real de estas mercancías en la batalla. Es probable que los “Tres Grandes” ya se den cuenta de que Kiev no puede ganar, ya que su índice de bajas diarias es insostenible y sus ridículas demandas de armamento significan que tendrían que agotar prácticamente todos sus arsenales para dar a su apoderado una mínima oportunidad de victoria, lo que no se considera que merezca la pena una inversión de este tipo que además dejaría a sus propios países vulnerables.

Sin darse cuenta, Trump dio credibilidad a la especulación de que el reciente viaje de los “Tres Grandes” a Kiev tenía en realidad la intención de proponer un posible alto el fuego, ya que involuntariamente dio a conocer su falta de compromiso con esta guerra por poderes contra Rusia. Cumplir estrictamente con las sanciones antirrusas de Estados Unidos es prácticamente todo lo que Estados Unidos puede confiar en que los “Tres Grandes” hagan con respecto a este conflicto, ya que es poco probable que den un paso adelante y asuman el importante papel militar que ya tiene Polonia. A diferencia de Polonia, no tienen ninguna fantasía neoimperial para jugar en Ucrania.  

Sólo les interesa la cantidad de riqueza que puedan extraer del país una vez que el conflicto termine mediante el esquema que Zelensky propuso durante la Cumbre de Davos del mes pasado, cuando les ofreció “tomar el patrocinio de una región particular de Ucrania, ciudad, comunidad o industria”. Dicho de otro modo, está invitando literalmente a sus señores a colonizar económicamente Ucrania, lo que naturalmente despierta el interés de los “Tres Grandes”. Sin embargo, para que sus futuras inversiones sean seguras y rentables, tienen que asegurarse de que Zelensky acepte un alto el fuego lo antes posible.

Esto no significa que vayan a tener éxito de inmediato en este sentido, ni que vayan a renunciar a enviar equipos militares simbólicos a ese país con el propósito interesado de obtener datos en tiempo real sobre el terreno, sino simplemente que no tienen ningún interés en la escalada del conflicto. Por el contrario, sus intereses residen en desescalarlo para que sus empresas puedan ponerse a trabajar rápidamente en la colonización económica de Ucrania. Por supuesto, Trump no se dio cuenta durante el discurso del viernes, pero accidentalmente llamó la atención sobre esto si uno se toma el tiempo de reflexionar sobre lo que dijo acerca de la falta de compromiso militar de la UE con Kiev.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: