La sociedad india puede aplastar el monopolio de los vídeos en línea de YouTube si realmente lo desea

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

Probablemente, YouTube levantó su prohibición antes de lo previsto debido a su temor a que los más de 1.3 millones de miembros de la sociedad india puedan aplastar por completo su monopolio de vídeo en línea si realmente lo quisieran como castigo por la participación de esa empresa tecnológica estadounidense en la Guerra Híbrida de Occidente liderada por Estados Unidos contra su orgulloso Estado civil.

La popular emisora india WION vio suspendido temporalmente su canal de YouTube, con más de cinco millones de suscriptores, después de que esa plataforma alegara que infringía su nueva política “que prohíbe el contenido que niegue, minimice o trivialice acontecimientos violentos bien documentados, incluida la invasión rusa de Ucrania.”

Todo lo que hizo WION fue incluir un clip del Ministro de Asuntos Exteriores ruso Lavrov compartiendo la perspectiva de su país sobre el conflicto junto a su homólogo ucraniano haciendo lo mismo en uno de sus reportajes, pero YouTube aplicó selectivamente su última norma subjetiva a esa emisora a pesar de no hacerlo contra otras que han hecho precisamente eso también.

A pesar de que YouTube ha levantado su prohibición antes del límite de tres días que se había impuesto inicialmente, la sociedad india no debería olvidar nunca este escándalo. Su país está sometido a una inmensa presión por parte de Occidente, liderado por Estados Unidos, en todos los sentidos, por su política de neutralidad de principios con respecto a la operación militar especial que está llevando a cabo Rusia en Ucrania.

Ciertamente, parece que la suspensión selectiva, pero finalmente efímera, del canal de WION por parte de YouTube formaba parte de esta recién iniciada Guerra Híbrida contra India, cuyo objetivo es coaccionarla para que sacrifique sus grandes intereses estratégicos con Rusia únicamente para complacer a sus socios occidentales. Tampoco se trata de una supuesta “teoría de la conspiración”, sino de una observación creíble basada en acontecimientos recientes.

Probablemente, YouTube levantó su prohibición antes de lo previsto debido a sus temores de que los más de 1.3 millones de miembros de la sociedad india puedan aplastar por completo su monopolio de vídeo en línea si realmente quisieran hacerlo como castigo por la participación de esa empresa tecnológica estadounidense en la Guerra Híbrida de Occidente dirigida por Estados Unidos contra su orgulloso Estado civil. Si la legítima rabia que muchos de ellos sintieron en respuesta a este escándalo se hubiera extendido incontroladamente por toda su sociedad, entonces sólo sería cuestión de tiempo que decidieran derribar el respectivo monopolio de YouTube abandonando a esa empresa en apoyo de una alternativa nacional. Las autoridades indias también podrían haber prohibido YouTube por esta injusta censura.

No había forma de que YouTube se arriesgara a la ira de la sociedad india y de su gobierno, y a perder no sólo su mayor mercado en el mundo, sino también su monopolio global en este ámbito, por lo que rápidamente se acobardó ante estos escenarios al revertir su escandalosa decisión. No obstante, la sociedad india debería seguir envalentonada por este hecho y continuar dando pasos hacia la “autonomía digital” para complementar la autonomía estratégica que su país está practicando con respecto a su política exterior. India es un país demasiado orgulloso para vivir indefinidamente con la espada de Damocles de la censura tecnológica occidental colgando sobre las cabezas de sus medios de comunicación nacionales.

Esto no quiere decir que todos los indios deban abandonar YouTube, sino que sería de gran interés estratégico para su país apoyar alternativas nacionales para reducir la desproporcionada dependencia de sus medios de comunicación de esas mismas plataformas occidentales que pueden ser instrumentalizadas inesperadamente como armas de la Guerra Híbrida para castigar a su gobierno por su neutralidad de principios. A pesar de la economía de libre mercado de India, el Estado puede considerar la posibilidad de incentivar a sus numerosas empresas tecnológicas para que den prioridad a este objetivo, por ejemplo, ofreciendo recortes fiscales a las que hagan progresos tangibles en la búsqueda de la autonomía digital. No hay ningún otro país en el mundo cuya sociedad tenga el poder de derribar el monopolio de YouTube como lo hace India.

Ya es hora de que aprenda a defenderse de esta injusta Guerra Híbrida que se está librando contra ella en estos momentos por parte de algunos de los propios socios occidentales de su país. Deben reconocer su fuerza, emplearla con orgullo en pro de los grandes intereses estratégicos de su estado civil y dar a estas empresas tecnológicas extranjeras una lección contra la censura que nunca olvidarán. La inmensa influencia de WION en la sociedad india y su victimización durante este último escándalo le permiten desempeñar un papel principal en estos esfuerzos si su liderazgo tiene la voluntad. Complementar su autonomía estratégica con la soberanía digital debería ser una de las máximas prioridades de India, de ahí que su sociedad deba considerar seriamente esta propuesta.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: