La guerra proxy en Ucrania pone de manifiesto las limitaciones militares e industriales de Occidente

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Es un hecho militar que la guerra indirecta ucraniana, en la que se envió más ayuda militar-técnica de terceros en mayor cantidad y en menos tiempo a uno de los participantes directos que en cualquier otro conflicto anterior de la historia (recordemos que la Ley de Préstamo y Arriendo no se amplió hasta pasado un tiempo), ha agotado ya muchas reservas occidentales pero no ha detenido a su oponente ruso.

Bloomberg publicó la semana pasada un interesante artículo titulado “La guerra de Ucrania está agotando el arsenal democrático de Estados Unidos“. La esencia es que la transferencia de emergencia de equipamiento técnico-militar a Kiev por parte del Occidente liderado por Estados Unidos ha agotado drásticamente sus propias reservas. Eso, a su vez, plantea preguntas no sólo sobre sus actuales capacidades de preparación para la defensa en estas nuevas circunstancias, sino también sobre si pueden seguir manteniendo esta política hacia esa guerra proxy y si son capaces de hacerlo incluso con respecto a cualquier otra que pueda desencadenarse pronto en otras partes del mundo.

Según el autor Hal Brands, EE.UU. ya no tiene la base de fabricación en la que se basó para aumentar la producción sin precedentes durante la Segunda Guerra Mundial y, en última instancia, ganar ese conflicto mundial. En su opinión, “puede llevar meses o años aumentar significativamente la producción” para reemplazar sólo un tercio de sus reservas de Javelin que ya ha enviado a Ucrania, por no mencionar el resto del equipo técnico-militar que también envió allí. Esto ha creado un dilema que será difícil de resolver, aunque Brands tiene dos propuestas sobre lo que debería hacer Estados Unidos.

Sugiere que “una mayor inversión en la base industrial de defensa y una compra y almacenamiento más agresivos de municiones clave pueden ayudar. Merece la pena explorar la creación de un cuerpo industrial de reserva (civiles con formación básica en tiempos de paz para que puedan contribuir a la producción en tiempos de guerra)”.

Además, escribe, “los aliados clave, como Japón, podrían ayudar a Estados Unidos a aumentar la producción en la construcción naval y en otras áreas”. Sin embargo, todo esto requiere tiempo para su aplicación, por lo que no está claro si la actual política de suministro de billones de dólares en equipamiento técnico-militar a Kiev puede mantenerse.

Es importante reflexionar sobre su artículo precisamente porque es un artículo mayormente objetivo sobre uno de los aspectos “políticamente incorrectos” de esta guerra proxy, a saber, las limitaciones militares-industriales de los patrocinadores occidentales de Kiev liderados por Estados Unidos. Los medios de comunicación dominantes (MSM) se centran exclusivamente en las limitaciones de Rusia, tanto las que se consideran realistas como las noticias verdaderamente falsas sobre sus capacidades. Estos esfuerzos pretenden contribuir a la campaña de guerra de la información alegando que la actual intervención militar especial de Rusia en Ucrania ha sido un fracaso abismal en todos los aspectos.

Aparte de los fracasos militares objetivamente existentes de Kiev, no se discute casi en absoluto las limitaciones militares-industriales de su patrón. La razón de esto es obvia, ya que haría que la audiencia occidental a la que se dirige se sintiera muy incómoda al admitir que su bloque civilizacional no puede sostener indefinidamente una guerra por poderes contra Rusia, que los medios de comunicación presentan como una amenaza existencial a su forma de vida. La verdad, como deja claro Brands en su artículo, es que el apoyo militar de Occidente a Kiev no puede mantenerse indefinidamente y que pronto podrían producirse algunos cambios en esta política por simple necesidad.

Esto no quiere decir que Rusia no esté experimentando un dilema similar, sino que se trata de un solo país, mientras que sus oponentes en Ucrania están respaldados por una coalición de 30 ejércitos extranjeros, incluido el más poderoso del mundo, el estadounidense. Esta observación significa que ya es más que impresionante que Moscú haya sido capaz de lograr un progreso tangible sobre el terreno en las partes oriental y meridional de esa antigua república soviética, ya que demuestra que ni siquiera el envío de emergencia de cantidades sin precedentes de ayuda por parte de Occidente a Kiev pudo detener por completo la maquinaria militar rusa.

Es posible que la propaganda que los medios de comunicación están lanzando sobre esta guerra proxy no se reduzca durante algún tiempo, si es que lo hace, pero los responsables políticos occidentales deben evaluar con seriedad la situación en sus respectivas capitales. Es un hecho militar que la guerra indirecta ucraniana, en la que se ha enviado más ayuda militar-técnica de terceros, en mayor cantidad y en menos tiempo, a uno de los participantes directos que en cualquier otro conflicto anterior de la historia (recordemos que la Ley de Préstamo y Arriendo no se amplió hasta pasado un tiempo), ha agotado ya muchas reservas occidentales, pero no ha detenido a su oponente ruso.

Esta observación podría llevar a un replanteamiento fundamental de las formas en que Occidente libra guerras proxy contra sus supuestos competidores de igual nivel, como Rusia y China. Pueden aplicar el consejo de Brands de crear un “cuerpo industrial de reserva” y acordar la llamada “división del trabajo militar-industrial” en este bloque civilizatorio, reconsiderar la conveniencia de librar tales guerras proxy en primer lugar, o tal vez incluso decidir intervenir directamente como un trampolín para escalar peligrosamente las tensiones hasta el punto de llegar a la guerra nuclear con la esperanza de coaccionar concesiones unilaterales de su oponente por delegación.

Independientemente de lo que acaben haciendo, que podría variar en función de la guerra proxy que pudieran estar librando, está claro que el precedente establecido por la guerra proxy ucraniana ha enseñado al Occidente liderado por Estados Unidos algunas dolorosas lecciones sobre sus limitaciones militares-industriales. Es imposible mantener indefinidamente la ayuda que están proporcionando a Kiev, ya que sus reservas se han agotado en gran medida en menos de dos meses y sin detener la operación de Rusia, como esperaban que ocurriera a estas alturas. Por tanto, su política actual ha sido un fracaso y debe ser revisada urgentemente ante este hecho.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: