¿Están los Verdes de Alemania celosos de las mundialmente infames políticas rusófobas de Polonia?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Esta interpretación sugiere que Polonia es ahora capaz de aprovechar sus políticas rusófobas, mundialmente infames, para influir en países de Europa Occidental como Alemania, después de haberlo hecho con éxito en Europa Central. Esto significa que esta carrera rusófoba es una carrera que Alemania nunca podrá ganar, por lo que debería haber seguido siendo pragmática con respecto a Rusia.

Alemania se ha visto sometida a una intensa presión para que intensifique su papel militar en la guerra proxy liderada por la OTAN contra Rusia a través de Ucrania, habiendo decidido recientemente enviar armas pesadas a la zona de conflicto, en contra de su política histórica de evitar tales envíos a los lugares en los que se está combatiendo. La ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, hizo el anuncio durante su visita a Kiev la semana pasada, en la que también reveló que Alemania comenzará pronto a entrenar a las fuerzas de ese país. El canciller Olaf Scholtz había hecho todo lo posible para resistir la presión descendente en este sentido de Estados Unidos y la presión ascendente complementaria de los socios de coalición de su Partido Socialdemócrata, los Verdes, de donde procede Baerbock. Sin embargo, al final fracasó, lo que habla de la creciente influencia de los Verdes para actuar como proxies rusófobos de Estados Unidos en Alemania.

Esta observación merece un poco más de elaboración, ya que muchos consideraban anteriormente que Alemania estaba “cerca” de Rusia bajo el gobierno de la ex canciller Angela Merkel, o al menos no tan distante del Kremlin como la mayoría de los Estados europeos habían sido presionados por EE.UU. a convertirse desde 2014. Al ser la mayor economía de la UE y mantener hasta ahora una relación de compleja dependencia energética con Rusia, se pensaba en general que el poderoso empresariado alemán seguiría ejerciendo suficiente influencia pragmática sobre el Gobierno como para evitar cualquier ruptura total de las relaciones, independientemente de la presión que Estados Unidos le impusiera y de que cooptara fuerzas internas en apoyo de su campaña. Esas expectativas se hicieron añicos después de que los Verdes demostraran ser capaces de sabotear esto, aunque la razón por la que pudieron tener éxito sigue sin estar clara.

El partido de Baerbock odia a Rusia por razones ideológicas relacionadas en gran medida con la visión liberal ultrarradical del mundo de los Verdes, pero eso en sí mismo no sería suficiente para hacerse con el control de la política exterior de Alemania, incluso después de que acabaran colocando a uno de sus miembros en ese puesto ministerial. No se puede saber con certeza, pero podría ser que los Verdes empezaran a sentir celos del partido gobernante en Polonia “Ley y Justicia” (PiS por su abreviatura en polaco) después de que se posicionaran ellos mismos y su país como el más rusófobo del planeta. El primer ministro Mateusz Morawiecki se jactó con orgullo de que Polonia marcaba la pauta mundial en materia de rusofobia y recientemente declaró una cruzada contra el país al que calificó de “cáncer”. A pesar de ser superficialmente de derechas, lo que lo convierte en el polo opuesto ideológico de los Verdes, ese partido alemán podría tener envidia del polaco.

En realidad, hay una razón lógica por la que esto podría haber sido así desde la perspectiva de sus intereses rusófobos compartidos. La gran estrategia de Polonia consiste en hacer todo lo posible para que se le considere el aliado más fiable de EEUU en Europa, lo que sus dirigentes planean aprovechar para realizar inversiones privilegiadas en su economía con el pretexto de “defenderse de la guerra híbrida rusa” para facilitar la prevista recuperación de su estatus histórico de Gran Potencia. El único problema es que hasta ahora Alemania había sido considerada como el principal aliado de Estados Unidos en el continente durante décadas, razón por la cual Polonia se dedicó a criticar enérgicamente a Scholz por su reticencia, en principio pragmática, a involucrar a la mayor economía de la UE en la guerra proxy de la OTAN contra Rusia a través de Ucrania. Varsovia sabía que esto desprestigiaría a Berlín a los ojos de los estrategas estadounidenses y así conseguiría que consideraran a Polonia como un aliado más fiable que Alemania.

Scholz parecía estar preparado para cualquier posible consecuencia a largo plazo de su política de principios de abstenerse de prestar apoyo militar a los países implicados en conflictos activos, ya que heredó de Merkel una gran estrategia casi multipolar, como demuestran los lazos pragmáticos (pero en absoluto perfectos) que cultivó con China, que es uno de los dos motores del emergente orden mundial multipolar junto con Rusia. La transición sistémica global hacia la multipolaridad se encuentra actualmente en lo que puede describirse como una fase de transición bimultipolar, en la que las relaciones internacionales se ven condicionadas de forma desproporcionada por la competencia global entre las superpotencias estadounidense y china, de ahí que Merkel, y recientemente Scholz, trataran de establecer un equilibrio entre ambas para reforzar la autonomía estratégica de Alemania. Las relaciones con Rusia debían seguir siendo mutuamente beneficiosas como parte de este acto de equilibrio.

Esa gran estrategia ha sido ahora saboteada después de que los Verdes se hicieran con el control de la misma y, posteriormente, desbarataran el vector ruso al comprometer a Alemania a enviar armamento pesado a Kiev y a entrenar a sus combatientes, lo que a su vez desequilibrará el cuidadoso acto de equilibrio de su país y, por tanto, aumentará las probabilidades de que EE.UU. acabe armando su reafirmada hegemonía sobre el líder de la UE para coaccionarlo a que un día también reduzca los lazos con China con cualquier pretexto que Washington invente. La única forma posible de que Baerbock pudiera convencer a los responsables políticos de su país de que sacrificaran la autonomía estratégica que tanto les había costado conseguir hasta ese momento era señalar el éxito de la vecina Polonia para convertirse en el principal aliado de Estados Unidos y hacer creer que su sustitución del papel tradicional de Alemania en este sentido tendría mayores consecuencias a largo plazo que seguir comprometido con su política hacia Rusia.

En otras palabras, como sea que ella y sus compañeros de partido lo expresen, aparentemente lograron convencer a los diplomáticos alemanes de la “necesidad” percibida de abandonar su política rusa de décadas en favor de competir con Polonia sobre cuál de los dos se convertirá en el principal aliado europeo de Estados Unidos en las próximas décadas.

Teniendo en cuenta el contexto de la Nueva Guerra Fría, esto implica esencialmente ver cuál de ellos puede volverse más rusófobo, el primer paso hacia lo cual fue suspender indefinidamente Nord Stream II y luego escalar las cosas armando a Kiev con armamento pesado y entrenando a sus combatientes para que maten rusos. Polonia ya está haciendo ambas cosas, por lo que el gobierno alemán, controlado de facto por los Verdes, está básicamente jugando a ponerse al día con el mismo país que previamente habían descartado como una antigua Gran Potencia que nunca revivirá su influencia regional.

Al igual que muchos polacos se ven impulsados por la rusofobia a apoyar políticas que van en contra de los intereses nacionales objetivos de su país, también muchos alemanes (al menos dentro de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de su país o “estado profundo”) se ven impulsados a hacer lo mismo por la polonfobia. En este contexto, la idea de que su tradicional papel en Europa como principal aliado de Estados Unidos sea sustituido por Polonia, entre todos los países, podría haber sido demasiado para que su “estado profundo” lo aceptara, especialmente sus desproporcionadamente influyentes Verdes, apoyados por Estados Unidos, que ya controlaban el Ministerio de Asuntos Exteriores como parte del acuerdo de coalición del año pasado. También es posible que el apoyo de otros elementos rusófobos que habían estado acechando dentro del “estado profundo” alemán como “células durmientes” durante años hasta que finalmente “despertaron” en el “momento perfecto” por orden de su patrón estadounidense, también jugó un papel decisivo en esto.

Sea cual sea el desarrollo de los acontecimientos entre bastidores, no cabe duda de que Baerbock es la cara de esta “revolución” literal en la política exterior alemana que, en realidad, es mucho más parecida a un golpe de estado, teniendo en cuenta lo inédito que ha sido este giro. No podría haber sido posible sin un miembro de los Verdes al frente del Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país y, muy probablemente, celoso de lo exitosas que habían sido las políticas rusófobas de Polonia para posicionarla como el aliado más fiable de Estados Unidos en el continente.

No fue sólo la competencia ideológica con el PiS a este respecto la responsable de que los Verdes presionaran activamente para cambiar la postura anteriormente pragmática de su país hacia Rusia, sino también la polonofobia innata de su “estado profundo”, que hace que sus representantes consideren absolutamente inaceptable que Polonia les gane en cualquier cosa, y mucho menos en convertirse en el socio más privilegiado de Estados Unidos.

La ironía es que, mientras Alemania intentaba influir en la política interna de Polonia mediante el apoyo que presta a la oposición de la “Plataforma Cívica” (PO, por sus siglas en polaco), fue en última instancia Polonia la que acabó influyendo en la política exterior de Alemania simplemente al conseguir convertirse en el principal aliado europeo de Estados Unidos a través de sus políticas patológicamente rusófobas. Alemania, dirigida por los Verdes que se hicieron con el control de su Ministerio de Asuntos Exteriores, acabó por seguir su ejemplo, como demuestra la declaración de Baerbock de que enviará armamento pesado a Kiev y pronto entrenará a sus combatientes. Esta interpretación sugiere que Polonia es ahora capaz de aprovechar sus mundialmente infames políticas rusófobas para influir en países de Europa Occidental como Alemania, después de haberlo hecho con éxito en Europa Central. Esto significa que esta carrera rusófoba es una carrera que Alemania nunca podrá ganar, por lo que debería haber seguido siendo pragmática con respecto a Rusia. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: