Los recientes ataques terroristas en Transnistria insinúan la apertura de otro frente antirruso


Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

La tendencia más amplia es que el Occidente liderado por Estados Unidos podría haber llegado a la conclusión de que el mapa geopolítico de Europa está cambiando de forma irreversible una vez más como resultado de los acontecimientos que provocaron en Ucrania a partir de 2014 (es decir, la reunificación de Crimea con Rusia, el reconocimiento por parte de Moscú de la independencia de las Repúblicas del Donbass, posibles referendos separatistas similares en todo el sur de Ucrania), por lo que podrían sentir la oportunidad de iniciar otros cambios que funcionen a su favor.

La región separatista moldava de Transnistria, en la que las tropas rusas han estado estacionadas durante varias décadas por consenso de todas las partes interesadas en la guerra civil no declarada de esa antigua república soviética en aquel momento, ha sufrido recientemente varios ataques terroristas en tan solo los dos últimos días. Sus dirigentes decidieron elevar el nivel de amenaza terrorista a rojo como respuesta. Estos acontecimientos apuntan a la apertura de otro frente relacionado con la actual operación militar especial de Rusia en Ucrania, que también se produce después de que el general de división ruso Minnekayev hablara de que uno de los objetivos en evolución es ampliar el control en el sur de Ucrania hasta esa república no reconocida, a la luz de la liberación de Mariupol, que ha cambiado el juego.

Lo que parece estar ocurriendo es que el Occidente liderado por EEUU está expandiendo su guerra proxy contra Rusia a través de Ucrania, lo que fue reconocido públicamente de facto tras la declaración del Secretario de Defensa Austin de que su país planea “debilitar” a su rival a través de ese conflicto, hasta Transnistria. Hay varias razones estratégicas para hacerlo. En primer lugar, Estados Unidos ve una oportunidad para apoyar potencialmente la reconquista de esa región por parte de Moldavia, respaldando los posibles esfuerzos de Rumanía, miembro de la OTAN, para ayudarla, lo que también podría culminar en la (re)unificación de esos dos países según el plan que algunos nacionalistas de ambos aspiran a cumplir.

El segundo objetivo es dividir el enfoque militar de Rusia a lo largo del frente del sur de Ucrania (del que se puede conceptualizar el conflicto de Transnistria a la luz de la operación especial) y potencialmente también infligir a sus fuerzas armadas una humillante derrota. Ese objetivo es posible pero, por supuesto, no inevitable. Sin embargo, sus soldados están aislados del resto de sus fuerzas principales en la vecina Ucrania, lo que podría convertirlos en objetivos tentadores. Sin embargo, no debería haber ninguna duda de que responderían de acuerdo con su derecho a la autodefensa si recibieran un ataque convencional desde Moldavia, Rumanía y/o Ucrania.

Y finalmente, la última razón por la que el Occidente liderado por Estados Unidos está probablemente detrás de la última oleada de ataques terroristas en Transnistria es porque podrían estar tratando de provocar a Rusia para que refuerce su presencia allí, de modo que pueda ser interpretada como una “invasión de otro país independiente”. Eso alimentaría la intensa infoguerra antirrusa sin precedentes y quizás también crearía el pretexto “públicamente plausible” para acelerar el posible ingreso de Moldavia en la OTAN siguiendo el modelo finlandéssueco (incluyendo la protección de facto antes de su admisión formal) y/o su (re)unificación con la vecina Rumanía, que podría conducir al mismo resultado militar-estratégico.

La tendencia más amplia es que el Occidente liderado por Estados Unidos podría haber llegado a la conclusión de que el mapa geopolítico de Europa está cambiando de nuevo de forma irreversible como resultado de los acontecimientos que provocaron en Ucrania a partir de 2014 (es decir, la reunificación de Crimea con Rusia, el reconocimiento por parte de Moscú de la independencia de las Repúblicas del Donbass, posibles referendos separatistas similares en todo el sur de Ucrania), por lo que podrían sentir la oportunidad de iniciar otros cambios que les beneficien. Eso podría explicar por qué están trabajando tan duro ahora para desestabilizar la situación en Transnistria. Si ese es realmente su motivo, no se puede descartar que los cambios geopolíticos forzados en otros lugares como los Balcanes puedan ser los siguientes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: