Design a site like this with WordPress.com
Get started

La dimensión geopolítica de la guerra cognitiva en el conflicto ucraniano

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Estas son las observaciones y anotaciones que Andrew Korybko preparó antes de su participación en el seminario web sobre la guerra cognitiva en el conflicto ruso-ucraniano que se celebró el 18 de abril. Fue coorganizado por la Global Governance Institution, con sede en Beijing, y el Centre For New Inclusive Asia, de Malasia. Al final, Korybko dio una versión resumida de sus observaciones preparadas, debido al tiempo de ocho minutos para cada experto. El seminario web que puede verse AQUI.

Hola a todos, y gracias a los organizadores por invitarme a participar en este evento tan importante. Se lo agradezco. Hoy hablaré brevemente de la dimensión geopolítica de la guerra cognitiva en el conflicto ucraniano en lo que respecta a las intenciones relevantes de Moscú y de los socios occidentales de Kiev liderados por Estados Unidos.

Cada uno de los bandos emplea diferentes tácticas para promover sus propios intereses geopolíticos frente a diferentes audiencias, con distintos niveles de éxito. Comenzaré describiendo el modus operandi de Rusia, seguido del de Occidente liderado por Estados Unidos, tras lo cual compartiré algunas conclusiones básicas y sugeriré algunas direcciones para futuras investigaciones.

Las motivaciones geopolíticas de Rusia difieren según el público interno, occidental y no-occidental. En el ámbito interno, Moscú quiere reunir al país sobre una base patriótica con el fin de frustrar preventivamente las protestas armadas que teme puedan estar relacionadas con los servicios de inteligencia extranjeros. Cuando se dirige al público occidental, Rusia trata de desacreditar a esos gobiernos a los ojos de su pueblo para reducir el apoyo a su ayuda militar a Kiev. En cuanto a la audiencia no occidental, el Kremlin espera inspirar y posteriormente mantener el apoyo popular a la mayoría de los gobiernos que han desafiado la presión de Estados Unidos para sancionar a Rusia.

Las tácticas internas incluyen el énfasis regular en las afirmaciones del Presidente Putin a partir del 24 de febrero de que la OTAN estableció clandestinamente una infraestructura militar en Ucrania antes de un ataque sorpresa planeado contra Rusia que habría seguido a la neutralización de las capacidades nucleares de segundo ataque de su país, así como la finalización de los presuntos programas de armas de destrucción masiva de Kiev. Sus narrativas dirigidas a Occidente se centran en esos mismos programas sospechosos, así como en el elemento ultranacionalista de los dirigentes ucranianos y sus milicias aliadas, mientras que las audiencias no occidentales son expuestas a conceptos relacionados con la multipolaridad, el antiimperialismo y la importancia de la autonomía estratégica.

Las motivaciones geopolíticas del Occidente liderado por Estados Unidos son diferentes a las de Rusia, aunque su público objetivo es el mismo. En su país, tratan de reunir a su población en torno a la interpretación que sus gobiernos hacen del derecho internacional, la democracia y los derechos humanos, con el fin de prepararla para que acepte los inminentes sacrificios económicos relacionados con la “desvinculación” de Rusia que planean sus dirigentes. Cuando se relacionan con los rusos, intentan convencerles de que su gobierno está llevando a cabo una guerra ilegal no provocada, caracterizada por innumerables crímenes de guerra, en un intento de inspirar protestas contra la guerra. Los no occidentales, por su parte, están expuestos a una mezcla de estas narrativas.

La táctica empleada por el Occidente dirigido por Estados Unidos consiste en comparar dramáticamente al presidente Putin con Adolf Hitler y a la Federación Rusa con la Alemania Nazi cuando se dirigen a su público nacional para evocar el recuerdo de la Segunda Guerra Mundial. A los rusos se les dice que las bajas de sus bandos son mucho mayores de lo que afirman sus autoridades y que sus fuerzas armadas están masacrando a compatriotas inocentes en Ucrania, por lo que supuestamente deberían protestar para detener el conflicto lo antes posible. Se hace creer al público no occidental que Rusia está aislada. También se les advierte de que comprometerse económicamente con ella podría provocar las llamadas “sanciones secundarias” de sus socios comerciales occidentales.

Rusia y el Occidente liderado por Estados Unidos emplean tácticas similares para defenderse de las narrativas de guerra cognitiva del otro, que pueden describirse objetivamente como censura. El Kremlin ha prohibido Facebook y Twitter por motivos de seguridad nacional, ya que estas plataformas han estado propagando noticias falsas provocadoras sobre el conflicto, se han inmiscuido en asuntos internos al intentar inspirar protestas no autorizadas y han vomitado odio contra los rusos étnicos. Occidente, liderado por Estados Unidos, no es tradicionalmente conocido por la censura, ya que se considera que contradice sus valores sociopolíticos, pero muchos países europeos han prohibido los medios internacionales rusos financiados públicamente o han impedido su funcionamiento.

A Rusia le preocupa que lo que considera la narrativa hostil de Occidente liderada por Estados Unidos pueda provocar disturbios en su país, mientras que sus oponentes parecen tener preocupaciones similares sobre la narrativa de Moscú, aunque no reconocen abiertamente que el Kremlin también podría conseguir inspirar protestas en sus propios países.

Objetivamente hablando, no existe prácticamente ninguna diferencia entre las motivaciones de las políticas de censura de facto de cada bando, ya que se basan en motivos de seguridad nacional. También tienen las mismas motivaciones domésticas para unir a sus pueblos con sus gobiernos. La diferencia más significativa entre ellos es lo que intentan conseguir en los países no occidentales.

Esta mayoría del mundo es el verdadero campo de batalla de la guerra cognitiva de la competencia entre Rusia y Occidente. Moscú necesita socios no occidentales fiables que le sirvan de válvulas frente a la presión occidental y de oportunidades sostenibles de crecimiento económico futuro en medio de las sanciones occidentales sin precedentes que le han sido impuestas recientemente. Los intereses de Washington consisten en presionar a esos mismos Estados no occidentales para que no cumplan este papel para con Rusia, pero hasta ahora no ha tenido tanto éxito, como lo demuestra el hecho de que China, India y muchos otros países en desarrollo de África, América Latina y Asia Occidental desafíen sus exigencias. Todo ello a pesar de las amenazas de “sanciones secundarias” de Estados Unidos contra ellos, especialmente contra China e India.

Dado que ambos son los mayores países en desarrollo del mundo, a continuación hablaré un poco más de sus intereses en el conflicto ruso-ucraniano, así como de la influencia que la guerra cognitiva de cada bando ha tenido en sus sociedades. El entorno mediático de China está estrechamente regulado por motivos de seguridad nacional, por lo que su población no está tan expuesta a las narrativas de Rusia o del Occidente liderado por Estados Unidos. El Partido Comunista de China (PCC) practica con orgullo una política de neutralidad de principios hacia los conflictos internacionales, en línea con sus tradiciones de décadas. Expresa la sabiduría de este enfoque a su pueblo para que pueda entenderlo mejor. China también se opone a las sanciones ilegales, por lo que nunca cumpliría las de Estados Unidos.

La situación de India es totalmente diferente si se tiene en cuenta su sistema sociopolítico. Prevalece la diversidad de discursos y prácticamente nada está regulado, lo que hace que su población esté expuesta a las narrativas de ambos bandos, que a veces son amplificadas masivamente por voces internas que las llevan al extremo. Aunque India se ha acercado mucho a Estados Unidos en la última década, Rusia sigue siendo su socio estratégico especial y privilegiado. El elemento emocional de su relación de medio siglo es muy fuerte e inspira a los indios a simpatizar con Rusia. Además, Nueva Delhi practica una política de neutralidad de principios en busca del fortalecimiento de su autonomía estratégica, que su pueblo apoya.

Era de esperar que China se mantuviera neutral y no cumpliera las sanciones antirrusas de Estados Unidos, pero la neutralidad de India y su valiente desafío a Estados Unidos sorprendieron a muchos observadores, incluidos los funcionarios estadounidenses.

En lugar de respetar la autonomía estratégica de India, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, acusó al socio de su país en el sur de Asia de estar en el lado equivocado de la historia, en unas declaraciones que irritaron a los indios. También ofendió a muchos la descripción que hizo el presidente estadounidense, Joe Biden, de la postura de India ante el conflicto ucraniano como “inestable”. Estas narrativas de guerra cognitiva fueron contraproducentes para los intereses de Estados Unidos, ya que reforzaron el apoyo popular a los vínculos del gobierno indio con Rusia sobre una base patriótica.

Como me estoy acercando al final del tiempo que me ha sido asignado, me gustaría compartir algunas conclusiones básicas y algunas direcciones recomendadas para futuras investigaciones. La guerra cognitiva de Rusia y el Occidente liderado por Estados Unidos ha conseguido en gran medida que sus poblaciones nacionales apoyen el enfoque de sus autoridades en el conflicto ucraniano, pero no ha conseguido influir en las poblaciones de los otros países para que se vuelvan contra su gobierno. Esto es atribuible a la censura de facto que cada parte practica, así como a la base patriótica sobre la que sus pueblos apoyan a sus autoridades. En cuanto a su compromiso con las audiencias no occidentales, Rusia ha tenido éxito en su mayor parte, mientras que el Occidente liderado por Estados Unidos ha fracasado en su mayor parte.

Esto no se debe tanto a sus narrativas de guerra cognitiva, sino que probablemente esté influenciado por la transición sistémica global en curso hacia la multipolaridad, que inspiró a muchos gobiernos no occidentales a flexibilizar su autonomía estratégica en busca de sus intereses nacionales. La influencia del Occidente liderado por Estados Unidos ha disminuido comparativamente desde que la hegemonía unipolar estadounidense posterior a la Guerra Fría comenzó a desvanecerse a principios de siglo y, especialmente, tras la crisis financiera de 2008 y la elección del ex presidente estadounidense Donald Trump en 2016. Rusia no ha ampliado tanto su influencia en los años posteriores, pero es considerada por los países no occidentales como un oponente a los objetivos unipolares de Estados Unidos y, por tanto, goza de una gran simpatía.

India es excepcional entre todos los países no occidentales, aparte de China, debido a su enorme tamaño, su vasto potencial económico, sus relaciones equilibradas entre Rusia y Estados Unidos y sus ambiciones de Gran Potencia en Afro-Eurasia. Su sistema sociopolítico, muy diferente al de China, hizo que a muchos les resultara difícil predecir cómo reaccionaría a la campaña de presión de Occidente liderada por Estados Unidos para aislar a Rusia, que se vio favorecida en gran medida por la guerra cognitiva de ese bloque contra su gobierno y su población. Este Estado del sur de Asia puede considerarse, en muchos aspectos, como un barómetro del Sur Global. Su ejemplo también puede inspirar a otros a mantener su neutralidad de principios y seguir desafiando la presión de Estados Unidos.

Por tanto, las futuras investigaciones sobre la dimensión geopolítica de la guerra cognitiva en el conflicto ruso-ucraniano deberían centrarse en las sociedades no occidentales que son campos de batalla en esta competición. También merece la pena prestar atención a las relaciones históricas de sus gobiernos con Estados Unidos y Rusia, sobre todo porque los aliados tradicionales de Estados Unidos, como los reinos del Golfo, Israel y Turquía, también se han negado a sancionar a Rusia en solidaridad con sus socios occidentales. Sus entornos mediáticos deberían estudiarse con más detenimiento, así como las estrategias geopolíticas de sus dirigentes en medio de la actual transición sistémica mundial hacia la multipolaridad.

La hipótesis es que dicha investigación revelará que los factores sistémicos globales influyen más poderosamente en los enfoques de esos países hacia ese conflicto que las narrativas de guerra cognitiva de cada bando, excepto en aquellas sociedades en las que el Occidente liderado por Estados Unidos podría conseguir en última instancia provocar protestas armadas (también conocidas como revoluciones de colores) u otros tipos de cambios de régimen contra aquellos gobiernos neutrales que Washington considera favorables a Rusia debido a su negativa a sancionar a Moscú. Estos escenarios y los riesgos conexos deberían estudiarse también en los países en los que los cambios de liderazgo respaldados por el extranjero podrían tener un impacto decisivo en el equilibrio de influencia entre Rusia y Occidente. Gracias por su atención.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: