Visión estratégica del triángulo ruso-israelí-sirio

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


OneWorld publica el texto íntegro de la entrevista que Andrew Korybko concedió a Giorgio Cafiero sobre este tema, algunos extractos de la cual este último incluyó en su reciente artículo para Inside Arabia titulado “Israel’s Working Relationship with Russia Inside Syria”.

1. ¿Qué cree Rusia que puede conseguir mediante la cooperación con Israel en relación con Siria?

Rusia e Israel acordaron un mecanismo de desconflicción en septiembre de 2015, poco antes del inicio de la intervención del primero en Siria. Ambas partes esperaban mitigar el riesgo de incidentes en el aire, ya que Moscú bombardea a las fuerzas que considera terroristas, al igual que Damasco, mientras que Israel hace lo mismo, aunque este último ataca a la IRGC siria y a los aliados de Hezbolá que fueron invitados a entrar en el país, pero que Tel Aviv considera amenazas latentes para la seguridad nacional. Ninguno de los dos quiere chocar con el otro, ya que eso podría aumentar drásticamente las tensiones regionales. Además, Rusia e Israel mantienen excelentes relaciones, como lo demuestra el hecho de que Tel Aviv se haya negado a sancionar a Moscú en solidaridad con sus aliados occidentales durante todos estos años.

Rusia condena oficialmente los ataques de Israel de vez en cuando, pero nunca ha tomado ninguna medida para detenerlos, ya sea directa o indirectamente. La segunda observación mencionada ganó credibilidad adicional en los últimos años después de que Siria no haya utilizado hasta ahora los S-300 que recibió tardíamente de Rusia a finales de 2018 después del incidente cerca de Latakia que el presidente Putin describió como una trágica cadena de circunstancias. Aunque Rusia también reconoce oficialmente la legalidad y los fines antiterroristas de la presencia del CGRI y de Hezbolá en Siria, algunos sostienen que el Kremlin podría estar esperando discretamente que Damasco solicite su retirada digna pero gradual (en este contexto, bajo la coacción de los ataques aéreos israelíes) como parte de una solución de compromiso para poner fin a la guerra.

2. ¿En qué medida la cooperación ruso-israelí con respecto a Siria es problemática para la relación de Moscú con Teherán?

Rusia e Irán luchan contra el ISIS/ISIL/Daesh y otros grupos terroristas en Siria, pero el primero lo hace sobre todo por aire y compartiendo información táctica con el Ejército Árabe Sirio (EAS), mientras que el segundo se une al EAS y a sus aliados comunes de Hezbolá en las batallas sobre el terreno. Por tanto, Moscú y Teherán tienen el mismo interés en apoyar a Damasco, pero parecen diferir en su visión de la posguerra para el país. El Kremlin cree que es necesario que todas las partes del conflicto alcancen una serie de compromisos mutuos, mientras que la postura implícita de la República Islámica es que su aliado árabe no tiene por qué conceder nada a quienes no considera sus iguales políticos.

Aunque Rusia no está directamente involucrada en los ataques de Israel, Irán y Hezbolá podrían no estar contentos de que Moscú nunca les avise cuando se les informa de estos ataques con antelación según el protocolo informado relacionado con su mecanismo de desconflicción. También podría haber algunas preguntas sobre por qué Siria aún no ha utilizado sus S-300 suministrados por Rusia que fueron enviados tardíamente al país después del incidente de septiembre de 2018 con el propósito reportado de disuadir lo que se describió en ese momento como un nuevo comportamiento irresponsable de Israel. Desde entonces, Israel ha seguido atacando a Siria, y Damasco solo ha apuntado a sus misiles entrantes y no ha utilizado los S-300 u otros sistemas de defensa antiaérea para golpear a los propios aviones atacantes como muchos esperaban anteriormente.

3. ¿Cree el gobierno de Bashar al-Assad que Rusia puede presionar a Israel de forma que convenga a los intereses de Damasco?

Es poco probable que Siria tenga seriamente esas expectativas, y en el caso de que las tuviera, son poco realistas. En realidad, la dinámica de poder parece ser la inversa: Israel cree que Rusia puede presionar a Siria a la hora de pedir la retirada de Irán y Hezbolá. Moscú no quiere tomar partido, ya que tiene grandes relaciones con ambos, aunque de diferente naturaleza e impacto estratégico con respecto a la promoción de sus intereses, de ahí que hasta ahora se haya sentado y haya dejado pasivamente que todo se desarrolle entre ellos como lo ha hecho.

Sin embargo, es precisamente esta pasividad, a pesar de las condenas ocasionales de los ataques israelíes, la que puede interpretarse como un avance tácito de los intereses de Tel Aviv, ya que Moscú no hace nada para detener sus ataques contra el CGRI y Hezbolá, ni directa ni indirectamente, como se ha explicado anteriormente. Esto lleva a algunos a preguntarse si Rusia prefiere discretamente que los ataques israelíes funcionen como una forma de presión para conseguir que Siria solicite la retirada de Irán y Hezbolá como parte de un compromiso regional más amplio que el Kremlin podría esperar negociar.

4. ¿Cuáles son los incentivos de Israel para trabajar con Rusia? 5. ¿Hay alguna buena razón para que los israelíes crean que Rusia actuará contra la influencia/poder iraní en Siria?

Hay una enorme diáspora rusa que vive en Israel y que poco a poco ha llegado a tener una influencia considerable en la sociedad y en algunas partes de la burocracia permanente, incluida la formulación de la política exterior. El presidente Putin es también muy respetado en Israel por su decidida oposición al antisemitismo, al fascismo y al revisionismo histórico relacionado con la Segunda Guerra Mundial. Además, como Gran Potencia influyente que ha regresado a Asia Occidental con su intervención en Siria y que hoy se considera el artífice de la resolución de la crisis de ese país, Israel tiene todas las razones para ampliar pragmáticamente sus relaciones con Rusia, especialmente porque esto podría darle cierta influencia para equilibrar mejor su relación histórica con Estados Unidos.

Sin embargo, los israelíes no deberían tener expectativas poco realistas de que Rusia actúe directamente contra la influencia iraní en Siria. Hacerlo supondría el riesgo de socavar la campaña antiterrorista de Moscú en ese país, así como sus relaciones bilaterales con la República Islámica, que son importantes para mantener la estabilidad en el sur del Cáucaso, el mar Caspio y Afganistán. Lo máximo que Rusia parece estar dispuesta a hacer es “facilitar pasivamente” los ataques regulares de Israel contra el CGRI y Hezbolá, no interfiriendo en ellos según las condiciones comunicadas del acuerdo de desconflicción de septiembre de 2015 y, especulando, no autorizando a Siria a utilizar los S-300 y otros sistemas de defensa antiaérea para apuntar a los aviones israelíes que atacan (lo que podría escalar las tensiones), lo que sigue siendo mucho.

Algunos extractos de esta entrevista se incluyeron en el reciente artículo de Giorgio Cafiero para Inside Arabia titulado “Israel’s Working Relationship with Russia Inside Syria“.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: