Propuesta de Lukashenko sobre armas nucleares rusas debería llevar a la OTAN a prestar atención por fin

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Es de esperar que la propuesta de Lukashenko haga que la OTAN preste por fin atención a las legítimas preocupaciones de seguridad de Rusia. El bloque no puede seguir expandiéndose hacia el este violando las obligaciones verbales que contrajo con Moscú al final de la Vieja Guerra Fría de no avanzar más allá de la entonces recién reunificada frontera alemana.

El presidente bielorruso, Lukashenko, dijo anteriormente que permitiría a Rusia colocar armas nucleares en el territorio de su país si la OTAN trasladaba las suyas a Polonia o a cualquier otro lugar cercano a las fronteras de su Estado. El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Lavrov, explicó que esto se dijo como reacción a la “política imprudente” de Occidente de aprobar el emplazamiento de esas armas estratégicas en esa parte de Europa. Tampoco se trata de una mera especulación, sino que fue sugerida por el Secretario General de la OTAN, Stoltenberg, en respuesta a la posibilidad de que el nuevo gobierno de coalición de Alemania solicite la retirada de las estadounidenses que actualmente alberga. El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Ryabkov, añadió que “nuestros colegas occidentales deberían pararse a pensar en sus propias acciones” tras el escándalo de seguridad que provocó Stoltenberg.

Es de esperar que la propuesta de Lukashenko haga que la OTAN preste por fin atención a las legítimas preocupaciones de seguridad de Rusia. El bloque no puede seguir expandiéndose hacia el este violando las obligaciones verbales que contrajo con Moscú al final de la antigua guerra fría de no avanzar más allá de la entonces recién reunificada frontera alemana. El presidente Putin, como líder constructivo y pragmático que es, sugirió que se podría negociar algún tipo de acuerdo con la OTAN en el futuro para asegurar esto. Su anuncio es coherente con la predicción del autor de que la próxima cumbre Biden-Putin (que probablemente será virtual) se centrará en gran medida en Europa del Este. También se alinearía con los esfuerzos en curso de ambas grandes potencias para regular responsablemente su rivalidad, que se inició durante la cumbre del verano pasado.

El mayor desafío a este respecto es el papel subversivo que están desempeñando Polonia, Ucrania y los Estados bálticos. Estos cinco países sienten que sus intereses están siendo “sacrificados” en aras de alcanzar una “nueva normalidad” entre Rusia y el Occidente liderado por Estados Unidos. Como prueba de ello, señalan la renuncia de Estados Unidos a la mayoría de las sanciones de Nord Stream II a principios de año y lo que afirman es la vista comparativamente ciega que Washington está haciendo hacia lo que describen como la llamada “guerra híbrida” de Moscú contra ellos a través de la actual crisis migratoria de Europa del Este. Sin embargo, hay que recordar que Nord Stream II es un proyecto energético completamente apolítico, mientras que el segundo asunto mencionado debe sus orígenes a las guerras de Occidente lideradas por Estados Unidos contra los países mayoritariamente musulmanes y a sus sanciones contra Bielorrusia.

Junto con el falso alarmismo de Kiev sobre una supuesta e inevitable “invasión rusa”, que está siendo amplificado por aquellos elementos antirrusos del “estado profundo” estadounidense (burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes) que también quieren sabotear cualquier acercamiento incipiente entre Rusia y Estados Unidos, el efecto final ha sido que las tensiones se han disparado de forma sin precedentes en la región. Aunque es extremadamente improbable que Rusia inicie cualquier tipo de hostilidades en Ucrania, es mucho más probable que Kiev se vea alentado por elementos del “estado profundo” estadounidense antirruso y sus socios regionales a lanzar una campaña de limpieza étnica similar a la “Operación Tormenta” en el Donbass con el fin de provocar una respuesta rusa.

“El caos en Europa del Este no sirve a los intereses de Putin, a diferencia de lo que afirma la CNN“, señaló el autor a finales del mes pasado, pero no se puede negar que hay fuerzas poderosas que están manipulando las percepciones para que parezca lo contrario como parte de su objetivo subversivo que se acaba de describir. A esas mismas fuerzas no les gustaría otra cosa que Estados Unidos transfiriera sus armas nucleares de Alemania a Polonia para poner fin indefinidamente a las negociaciones en curso de Washington con Moscú para regular responsablemente su rivalidad. Si Polonia y sus aliados regionales consiguen exacerbar las tensiones regionales hasta el punto de provocar otra crisis ruso-estadounidense, la situación estratégica empeorará para todos.

Por el contrario, si fracasan en sus respectivos esfuerzos, la situación estratégica mejorará para todos. Esto incluye también a esos cinco países, que lamentablemente están demasiado cegados por los delirios influidos por su “nacionalismo negativo” respecto a Rusia como para darse cuenta de que todo el mundo estaría mejor si Rusia y Estados Unidos acordaran una “nueva normalidad” para regular responsablemente su rivalidad. En este contexto cada vez más tenso, Lukashenko propuso acoger las armas nucleares rusas en respuesta a la posibilidad de que Polonia hiciera primero lo mismo con las estadounidenses. Ryabkov aclaró que “no vamos a ir en esa dirección”, aunque Rusia podría, en teoría, en el peor de los casos. Esperemos que la OTAN preste por fin atención a las legítimas preocupaciones de Rusia en materia de seguridad tras el comentario de Lukashenko para que eso no ocurra.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: