Design a site like this with WordPress.com
Get started

Percepciones enfrentadas sobre el Estado de Derecho en Pakistán tras la destitución de Imran Khan

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Esta en el interés nacional objetivo de Pakistán el disipar las dudas sobre el Estado de Derecho, pero esto es extremadamente difícil de hacer para todas las partes interesadas responsables en el Establecimiento, teniendo en cuenta lo que acaba de suceder y lo inmensamente polarizante que ha sido. Independientemente del bando en el que uno se sitúe, es indiscutible que estas percepciones contrapuestas sobre el Estado de Derecho crean un entorno sociopolítico que puede ser fácilmente explotado para perjudicar los intereses nacionales objetivos de Pakistán, razón por la cual debe resolverse lo antes posible, aunque no sea realista esperar que lo sea en cualquier momento.

La destitución del ex primer ministro pakistaní, Imran Khan, tras el éxito de la moción de censura presentada por la oposición el sábado, dio lugar inmediatamente a percepciones opuestas sobre el estado de derecho en ese país. Siempre ha sido un tema delicado y muy discutido, pero nunca a la escala que lo es actualmente.

Los partidarios de su destitución insisten en que ésta se ajustó completamente a la Constitución, totalmente ajena a cualquier complot estadounidense de cambio de régimen, y alegan que el ex dirigente fue quien puso en ridículo la legalidad de este proceso al acusar infundadamente a Estados Unidos de intentar destituirlo como castigo por su política exterior independiente. Los opositores, por su parte, insisten con la misma pasión en que su destitución equivale a la explotación externa de los procesos políticos para derrocar al ex primer ministro y, por tanto, la consideran inmoral en el mejor de los casos e ilegal en el peor.

El núcleo de estas percepciones contrapuestas se reduce a la relación entre el Estado de Derecho y la seguridad nacional. Los que apoyaron la destitución del ex primer ministro creen que éste se aprovechó de la sincera preocupación de los pakistaníes por la seguridad nacional, inventando supuestamente lo que describen como una teoría de la conspiración del cambio de régimen completamente falsa, mientras que sus oponentes no dudan de la veracidad de sus afirmaciones y consideran que su destitución representa una amenaza muy grave para la seguridad nacional, independientemente de su legalidad formal. La seguridad nacional es también el dominio del Establishment pakistaní, que se refiere a sus influyentes estructuras de inteligencia militar que, especulativamente, pueden describirse como con dos escuelas de pensamiento principales en este momento: pro-estadounidense y multipolar. Esto, a su vez, lleva a cuestionar el papel que ha desempeñado (o debería haber desempeñado, según algunos) en los recientes acontecimientos.

Quienes tienen estas percepciones opuestas creen sinceramente en ellas, pero lamentablemente parecen ser irreconciliables, al menos por el momento, tan poco después de la destitución del ex primer ministro Khan. Es de interés nacional objetivo para Pakistán disipar las dudas sobre el estado de derecho, pero esto es extremadamente difícil de hacer para todas las partes interesadas responsables en el establishment, teniendo en cuenta lo que acaba de ocurrir y lo inmensamente polarizante que ha sido. Tampoco ayuda el hecho de que el líder de la oposición, Shehbaz Sharif, que muchos esperan que se convierta en el próximo Primer Ministro, esté acusado de lavado de dinero. Los que se oponen a la destitución del ex Primer Ministro afirman que esto demuestra la burla en que se ha convertido el Estado de Derecho, ya que un presunto delincuente de lo que describen como una familia notoriamente corrupta (su hermano Nawaz fue Primer Ministro antes que Imran y sentenciado en rebeldía por corrupción) lo sustituirá.

Un aspecto añadido a todo esto es que Shehbaz Sharif acusó públicamente al ex Primer Ministro Khan de “alta traición“, por lo que algunos sospechan que podría intentar detenerlo con ese pretexto al asumir el poder, en una medida que sus oponentes tachan de caza de brujas política y de posible venganza por la investigación sobre su supuesto blanqueo de dinero. El líder de la oposición se encuentra en un dilema, ya que si no lleva a cabo esa amenaza implícita, sugerirá que él mismo acaba de violar el mismo principio del Estado de Derecho que dice tener tan en cuenta, pero tratar de hacer arrestar a Imran Khan alimentará las acusaciones de que él también está violando el Estado de Derecho, como se ha explicado. El resultado final es que ninguna de las dos opciones ayudará a resolver las diferencias aparentemente irreconciliables que los pakistaníes tienen hoy en día sobre el Estado de Derecho en su país, sino que sólo ampliará esta división.

Todo el problema al que Pakistán se ve obligado a enfrentarse se remonta a la incapacidad de los gobiernos anteriores para resolver los problemas de corrupción del país, e incluso algunos de ellos han incurrido ellos mismos en la corrupción, como el ex primer ministro Nawaz Sharif, que fue declarado culpable en rebeldía. Por este motivo, los pakistaníes se muestran tan apasionados por el Estado de Derecho en su país, pero la dimensión de la seguridad nacional relacionada con los últimos acontecimientos les preocupa aún más de lo habitual, ya que la interpretación de los acontecimientos por parte de cada bando es mutuamente excluyente:

o bien el primer ministro Khan se aprovechó de los problemas de seguridad nacional para violar el Estado de Derecho con el fin de aferrarse al poder, o bien la oposición se aprovechó del Estado de Derecho para poner en peligro la seguridad nacional de su país haciendo el juego a un complot extranjero de cambio de régimen (si no conspirando abiertamente con él).

El establishment probablemente desearía que no se llegara a este punto, pero todavía hay muchas especulaciones sobre su papel en los últimos acontecimientos. Incluso suponiendo la existencia de dos escuelas de pensamiento principales en su seno, esta institución en su conjunto no puede permitir que estas percepciones contrastadas se profundicen hasta el punto de arriesgarse a poner en peligro la seguridad nacional, pero también debe ser cuidadosa con sus acciones y declaraciones para evitar alimentar inadvertidamente las preocupaciones de que sus representantes también están violando el Estado de Derecho al hacer o decir lo que sea. Sea cual sea el bando en el que uno se sitúe, es indiscutible que estas percepciones contrapuestas sobre el Estado de Derecho crean un entorno sociopolítico que puede ser fácilmente explotado para perjudicar los intereses nacionales objetivos de Pakistán, razón por la que debe resolverse cuanto antes, aunque no sea realista esperar que lo sea en breve.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: