Cómo Mariupol se convertirá en un hub clave de integración euroasiática

Escrito por Pepe Escobar via The Cradle

Mariupol fue batida por el batallón derechista ucraniano Azov mucho antes de que Moscú lanzara sus operaciones militares. En manos rusas, este estratégico puerto siderúrgico puede transformarse en un centro de conectividad euroasiática.

Mariupol, el estratégico puerto del Mar de Azov, sigue en el ojo del huracán en Ucrania.

La narrativa de la OTAN es que Azovstal – una de las mayores fábricas de hierro y acero de Europa – fue casi destruida por el ejército ruso y sus fuerzas aliadas de Donetsk que “sitiaron” Mariupol.

La verdadera historia es que el batallón neonazi Azov tomó a decenas de civiles de Mariupol como escudos humanos desde el inicio de la operación militar rusa en Ucrania, y se retiró a Azovstal como última resistencia. Tras un ultimátum dado la semana pasada, ahora están siendo completamente exterminados por las fuerzas rusas y de Donetsk y los Spetsnaz chechenos.

Azovstal, que forma parte del grupo Metinvest, controlado por el oligarca más rico de Ucrania, Rinat Akhmetov, es de hecho una de las mayores plantas metalúrgicas de Europa, autodescrita como una “empresa metalúrgica integrada de alto rendimiento que produce coque y sinterizado, acero, así como productos laminados, barras y formas de alta calidad”.

En medio de una avalancha de testimonios que detallan los horrores infligidos por los neonazis de Azov a la población civil de Mariupol, una historia invisible, mucho más auspiciosa, augura un futuro inmediato.

Rusia es el quinto productor mundial de acero, además de poseer enormes depósitos de hierro y carbón. Mariupol –una meca del acero – solía abastecerse de carbón de Donbass, pero bajo el gobierno neonazi de facto desde los acontecimientos del Maidán de 2014, se convirtió en importador. El hierro, por ejemplo, comenzó a suministrarse desde Krivbas, en Ucrania, a más de 200 kilómetros de distancia.

Después de que Donetsk se consolide como república independiente o, a través de un referéndum, opte por formar parte de la Federación Rusa, esta situación está destinada a cambiar.

Azovstal invierte en una amplia línea de productos de gran utilidad: acero estructural, rieles para ferrocarriles, acero templado para cadenas, equipos de minería, acero laminado utilizado en aparatos de fábrica, camiones y vagones de ferrocarril. Algunas partes del complejo fabril son bastante modernas, mientras que otras, con décadas de antigüedad, necesitan urgentemente una actualización, que sin duda la industria rusa puede proporcionar.

Estratégicamente, se trata de un enorme complejo, justo en el Mar de Azov, que ahora está, a efectos prácticos, incorporado a la República Popular de Donetsk, y cerca del Mar Negro. Eso implica un corto viaje hasta el Mediterráneo oriental, incluyendo muchos clientes potenciales en Asia occidental. Y cruzando Suez y llegando al Océano Índico, hay clientes en todo el sur y sureste de Asia.

Así que la República Popular de Donetsk, posiblemente parte de la futura Novorossiya, e incluso parte de Rusia, tendrá el control de mucha capacidad de producción de acero para el sur de Europa, Asia Occidental y más allá.

Una de las consecuencias inevitables es que podrá suministrar un verdadero boom de construcción de ferrocarriles de carga en Rusia, China y los “stans” de Asia Central. La construcción de ferrocarriles resulta ser el modo de conectividad privilegiado para la ambiciosa Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de Pekín. Y, sobre todo, del cada vez más turbulento Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC).

Así pues, a medio plazo, Mariupol debería convertirse en uno de los centros clave del auge de las rutas norte-sur – el INSTC a través de Rusia y el enlace con los “stans” – , así como de las principales mejoras de la BRI en los corredores este-oeste y sub-BRI.

Eurasia entrelazada

Los principales actores del INSTC son Rusia – Irán e India, que ahora, tras las sanciones de la OTAN, se encuentran en un modo de interconexión avanzado, que incluye el diseño de mecanismos para eludir el dólar estadounidense en su comercio. Azerbaiyán es otro actor importante del INSTC, aunque más volátil porque privilegia los designios de conectividad de Turquía en el Cáucaso.

La red del INSTC también se interconectará progresivamente con Pakistán – lo que implica el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), un eje clave de la BRI, que se está expandiendo lenta pero inexorablemente a Afganistán. La visita improvisada del ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, a Kabul a finales de la semana pasada tenía como objetivo avanzar en la incorporación de Afganistán a las Nuevas Rutas de la Seda.

Todo ello ocurre mientras Moscú – muy cerca de Nueva Delhi – amplía simultáneamente sus relaciones comerciales con Islamabad. Los tres, fundamentalmente, son miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS).

Así pues, el gran diseño Norte-Sur explica una conectividad fluida desde el territorio ruso hasta el Cáucaso (Azerbaiyán), pasando por Asia Occidental (Irán) y hasta el sur de Asia (India y Pakistán). Ninguno de estos actores clave ha demonizado o sancionado a Rusia a pesar de las continuas presiones de Estados Unidos para que lo haga.

Desde el punto de vista estratégico, esto representa el concepto multipolar ruso de la Gran Asociación Euroasiática en acción en términos de comercio y conectividad – en paralelo y de forma complementaria con la BRI, ya que India, deseosa de instalar un mecanismo de rupias-rublo para comprar energía, es en este caso un socio absolutamente crucial de Rusia, definitivamente a la altura del acuerdo estratégico de $400 Billones que, según se informa, tiene China con Irán. En la práctica, la Gran Asociación de Eurasia facilitará una conectividad más fluida entre Rusia, Irán, Pakistán e India.

El universo de la OTAN, por su parte, es congénitamente incapaz de reconocer siquiera la complejidad del alineamiento, por no hablar de analizar sus implicaciones. Lo que tenemos es el entrelazamiento de la BRI, el INTSC y la Gran Asociación de Eurasia sobre el terreno – todas ellas nociones que se consideran un anatema en el cinturón de Washington.

Todo esto, por supuesto, se está diseñando en medio de un momento geoeconómico que cambia las reglas del juego, ya que Rusia, a partir de este jueves, sólo aceptará el pago de su gas en rublos de las naciones “no amigas”.

Paralelamente a la Gran Asociación de Eurasia, la BRI, desde su lanzamiento en 2013, también está tejiendo progresivamente una compleja e integrada red euroasiática de asociaciones: financieras/económicas, de conectividad, de construcción de infraestructuras físicas, de corredores económicos/comerciales. El papel de la BRI como coproductora de instituciones de gobernanza mundial, incluidas las bases normativas, también ha sido crucial, para desesperación de la alianza de la OTAN.

Es hora de desoccidentalizar

Sin embargo, sólo ahora el Sur Global, especialmente, empezará a observar todo el espectro del juego China-Rusia en la esfera euroasiática. Moscú y Pekín están profundamente implicados en una campaña conjunta para desoccidentalizar la gobernanza globalista, si no para destruirla por completo.

A partir de ahora, Rusia será aún más meticulosa en su creación de instituciones, fusionando la Unión Económica de Eurasia (UEE), la OCS y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) – una alianza militar euroasiática de determinados Estados postsoviéticos – en un contexto geopolítico de irreversible división institucional y normativa entre Rusia y Occidente.

Al mismo tiempo, la Gran Asociación de Eurasia consolidará a Rusia como el último puente euroasiático, creando un espacio común a través de Eurasia que podría incluso ignorar a la vasallada Europa.

Mientras tanto, en la vida real, el BRI, al igual que el INSTC, estará cada vez más enchufado al Mar Negro (hola, Mariupol). Y el propio BRI puede incluso ser propenso a la reevaluación en su énfasis de vincular a China occidental con la menguante base industrial de Europa occidental.

No tendrá sentido privilegiar los corredores del norte del BRI – China-Mongolia-Rusia a través del Transiberiano, y el puente terrestre euroasiático a través de Kazajstán – cuando se tiene a Europa descendiendo a la demencia medieval.

El renovado interés de la BRI se centrará en obtener acceso a materias primas insustituibles – y eso significa Rusia – , así como en asegurar los suministros esenciales para la producción china. Las naciones ricas en materias primas, como Kazajistán y muchos actores de África, se convertirán en los principales mercados futuros para China.

En un bucle pre-Covid a través de Asia Central, uno escuchaba constantemente que China construye plantas y ferrocarriles de alta velocidad mientras que Europa, en el mejor de los casos, escribe libros blancos. Siempre puede ir a peor.

La UE, como territorio americano ocupado, está descendiendo ahora, rápidamente, desde el centro del poder global al estatus de actor periférico intrascendente, un mero mercado en apuros en la lejana periferia de la “comunidad de destino compartido” de China.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: