Llamamiento a la calma y a informar objetivamente sobre el incidente de Bucha

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Aquellos miembros sinceros de la opinión pública mundial que están conmocionados por estas imágenes y exigen que los culpables sean llevados ante la justicia, le deben a las víctimas la realización de una investigación independiente y multilateral de este incidente que aborde exhaustivamente las preocupaciones creíbles planteadas por el Ministerio de Defensa ruso. Todo el mundo tiene derecho a su propia interpretación de los hechos, tanto los que piensan que Rusia fue responsable como los que sospechan que Kiev llevó a cabo una operación psicológica de falsa bandera (tal vez arrojando los cadáveres de presuntos simpatizantes rusos ejecutados extrajudicialmente en esa ciudad tras la partida de la RAF), pero nadie puede afirmar con total seguridad lo que pudo haber ocurrido en Bucha.

Las imágenes procedentes de la ciudad de Bucha, en el norte de Ucrania, han conmocionado al mundo después de que las escenas de cadáveres tendidos en las calles sugirieran que podrían haberse producido allí ejecuciones extrajudiciales. La zona estaba previamente bajo el control de las Fuerzas Armadas Rusas (FAS) como parte de la probable finta que hicieron sobre Kiev durante el primer mes de la actual operación militar especial de su país en Ucrania. El avance militar sobre la capital de ese país parece, en retrospectiva, haber tenido la intención de distraer a los oponentes de Rusia del verdadero objetivo militar de Moscú de liberar las recién reconocidas Repúblicas del Donbass durante la segunda fase de su operación que está actualmente en pleno desarrollo.

Estas fuerzas extranjeras se retiraron de Bucha el 30 de marzo, lo que el alcalde Anatoly Fedoruk confirmó al día siguiente en un discurso por vídeo. Varios días después, las imágenes descritas anteriormente llegaron a los medios de comunicación mundiales, seguidas inmediatamente por acusaciones de que Rusia había cometido crímenes de guerra en esa ciudad. Éstas, a su vez, han provocado llamamientos para sancionar a Moscú aún más de lo que ya lo está haciendo. Este incidente está siendo explotado por los opositores de ese país para dar más credibilidad a las comparaciones anteriores entre la Federación Rusa actual y la Alemania nazi. La rapidez con la que se han desarrollado los acontecimientos sugiere que el Occidente liderado por Estados Unidos no está dejando que una buena crisis se desperdicie, por así decirlo.

Es comprensible que los observadores estén muy perturbados por lo que han visto en esas imágenes. A primera vista, parece ciertamente que se produjeron crímenes de guerra, aunque sigue sin estar claro quién los cometió exactamente. Aquellos que han sido precondicionados a esperar que Rusia se comporte de forma tan monstruosa como la Alemania nazi debido a la campaña bélica sin precedentes de Occidente liderada por Estados Unidos contra esa gran potencia euroasiática no pueden estar convencidos de forma realista de que Moscú no sea culpable. Sin embargo, a las personas más objetivas que simplemente aspiran a entender con precisión lo que sucedió para que se haga justicia con los culpables, probablemente les interesará saber que todo podría no ser exactamente como parece a primera vista.

El Ministerio de Defensa ruso no sólo negó la participación de la RAF en este incidente, sino que también planteó algunos puntos convincentes sobre los que vale la pena reflexionar. Se preguntaron por qué las supuestas “pruebas” de estos supuestos crímenes sólo aparecieron varios días después de que sus fuerzas abandonaran Bucha. Se planteó la cuestión de por qué el alcalde Fedoruk tampoco hizo ninguna mención a esta masacre durante su discurso en vídeo del 31 de marzo. Además, algunos de los cuerpos tienen brazaletes blancos alrededor, que según RT en su artículo hipervinculado es “comúnmente utilizado por las fuerzas rusas y los civiles en las zonas bajo control ruso”. Otros dos puntos importantes también merecen ser contemplados.

El primero es que las imágenes no empezaron a circular hasta después de que los representantes de los servicios de inteligencia ucranianos y los medios de comunicación entraran en Bucha, mientras que, en segundo lugar, muchos de los cuerpos curiosamente no muestran signos físicos asociados a cadáveres que supuestamente han estado expuestos a los elementos durante al menos media semana ya si la narrativa oficial de Kiev es de creer. Según el Ministerio de Defensa ruso, “es particularmente preocupante que todos los cuerpos de las personas cuyas imágenes fueron publicadas por el régimen de Kiev, después de al menos cuatro días, no se han endurecido, no tienen manchas cadavéricas características y tienen sangre fresca en sus heridas”.

Es necesario informar con calma y objetividad sobre este incidente para acercarse lo más posible a la verdad. Moscú hizo algunos puntos convincentes que no pueden ser moralmente descartados de plano simplemente porque uno podría haber estado precondicionado a esperar que sus fuerzas armadas cometieran esta masacre debido a la guerra de información a la que estuvieron expuestos en el período previo a este conflicto. Si no se abordan de forma exhaustiva esas preocupaciones en el curso de una investigación independiente y multilateral llevada a cabo por expertos creíbles, la narrativa de Kiev seguirá siendo siempre cuestionable. Nunca se hará justicia a quienes cometieron lo que a primera vista parece una masacre.

El impacto emocional de esas imágenes en el ciudadano medio puede provocar una reacción inmediata que nuble su juicio, pero tal es el poder de la propaganda militar, que el Ministerio de Defensa ruso acusó a Kiev de urdir con respecto al incidente de Bucha. El proxy regional del Occidente liderado por Estados Unidos ya ha llevado a cabo varias operaciones psicológicas infructuosas que también fueron desacreditadas poco después de que se hicieran públicas, como el incidente de la Isla de la Serpiente y el del hospital materno-infantil de Mariupol, entre otros. El hecho de que alguien simpatice con Kiev no significa que se pueda confiar automáticamente en él, lo mismo que puede decirse de los que simpatizan con Moscú.

Sencillamente, aquellos miembros sinceros de la opinión pública mundial que están conmocionados por estas imágenes y exigen que los culpables sean llevados ante la justicia, le deben a las víctimas una investigación independiente y multilateral de este incidente que aborde de forma exhaustiva las preocupaciones creíbles planteadas por el Ministerio de Defensa ruso. No hay duda de que la mayoría de esas mismas personas que están convencidas de que Rusia es responsable de crímenes de guerra en esa ciudad del norte de Ucrania probablemente acusarían a Moscú de montar una supuesta “bandera falsa” si estos cuerpos fueran descubiertos en las calles de una ciudad del Donbass que acaba de ser liberada de Kiev por la RAF y sus aliados locales.

Todo el mundo tiene derecho a su propia interpretación de los hechos, incluidos los que piensan que Rusia fue responsable, así como los que sospechan que Kiev llevó a cabo una operación psicológica de falsa bandera (tal vez arrojando los cuerpos de presuntos simpatizantes rusos ejecutados extrajudicialmente en esa ciudad tras la salida de la RAF), pero nadie puede afirmar con total certeza lo que podría haber ocurrido en Bucha. Eso sólo puede saberse tras la investigación que se ha pedido en este análisis. Hasta entonces, la gente debería informar con calma y objetividad sobre este incidente para no arriesgarse a que se les acuse de hacer propaganda militar que explota inmoralmente a los fallecidos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: