Policía secreta de EEUU acaba de interrogar a un periodista por ofrecerse a debatir con McFaul

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


La Universidad de Augustana decidió funcionar de facto como un aparato de lavado de cerebro de la élite estadounidense al negarse a permitir que Lee Stranahan, de Sputnik, participara en un panel junto al ex embajador de EEUU en Rusia, que él les sugirió con el fin de presentar una diversidad de puntos de vista sobre el conflicto ucraniano. En lugar de ignorar simplemente la bienintencionada petición de ese periodista, llamaron a la policía secreta del país para intimidar a Stranahan por compartir su propuesta.

Lee Stranahan, de Sputnik, acaba de revelar en Twitter que el FBI fue llamado a su apartamento por la Universidad de Augustana después de que él les preguntara si estarían interesados en acogerlo en un panel junto al ex embajador de Estados Unidos en Rusia Michael McFaul, un notorio rusófobo que recientemente se vio envuelto en un escándalo de discurso de odio antisemita después de que arrojara casualmente el revisionismo del Holocausto en la televisión en vivo, ante la noticia de que el ex diplomático fue invitado a hablar en esa institución educativa.

Stranahan dijo que el FBI estaba satisfecho con su explicación y llegó a la conclusión de que no constituía una amenaza para McFaul, pero el incidente confirma lo disparatada que se ha vuelto la caza de brujas antirrusa en Estados Unidos tras el inicio de la actual operación militar especial de Moscú en Ucrania.

No se puede culpar al FBI en sí mismo, por muy tentador que sea para muchos de sus críticos, ya que estaba obligado a responder a lo que la Universidad de Augustana presumiblemente describió erróneamente como una supuesta “amenaza inminente”, ni tampoco se puede condenar a McFaul, ya que probablemente ni siquiera sabía que sus anfitriones habían hecho esto.

La culpa es enteramente de esa institución educativa que decidió funcionar de facto como un aparato de lavado de cerebro de la élite estadounidense al negarse a permitir que Stranahan participara en un panel junto al ex embajador de Estados Unidos en Rusia para presentar una diversidad de puntos de vista sobre el conflicto ucraniano. En lugar de ignorar simplemente la bienintencionada petición de ese periodista, llamaron a la policía secreta del país para intimidar a Stranahan por compartir su propuesta.

Él, como todo estadounidense, tiene la libertad de expresión consagrada por la Constitución y no es ilegal simplemente sugerir la participación en un panel junto a una figura pública con la intención de aportar equilibrio al debate. Sin embargo, la Universidad de Augustana quiso intimidarle de forma abusiva porque presumiblemente no está de acuerdo con la forma en que expresó su libertad de expresión, lo que habla de la adopción por parte de esa institución del totalitarismo liberal que hoy en día sirve como ideología no oficial de Estados Unidos y del Occidente dirigido por Estados Unidos en general. Ningún estadounidense debería ser interrogado por la policía secreta de su país por hacer lo que Stranahan acaba de hacer y este incidente debería enfurecer a cualquiera que crea sinceramente en la libertad de expresión consagrada en la Constitución.

Es muy probable que ya haya habido, o al menos pronto habrá, muchos más incidentes como el de Stranahan, pero es posible que el público no esté al tanto de ellos, ya que las personas a las que involucran no son tan conocidas como él. Es el deber de todo estadounidense patriota solidarizarse con Stranahan, independientemente de que apoye o no su interpretación del conflicto ucraniano. Está en su derecho de creer lo que quiera y de expresarlo públicamente, incluso ofreciéndose a debatir con el antiguo embajador de su país en Rusia. Lo que acaba de ocurrirle a Stranahan es una más de la creciente lista de vergüenzas de Estados Unidos que se hicieron más frecuentes desde que el inicio de la histeria del Rusiagate, hace más de media década, reveló que esta autoproclamada “democracia” es en realidad una dictadura totalitaria liberal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: