La secuencia de 18 meses de complicaciones en las relaciones entre India y Estados Unidos

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Los últimos 18 meses de las relaciones indio-estadounidenses se han caracterizado por abusos de EE.UU. a su socio militar-estratégico del sur de Asia tratandolo como un estado vasallo en lugar de respetarlo como el socio igualitario que India creía realmente que era.

Los últimos 18 meses de las relaciones entre India y Estados Unidos

Las relaciones entre India y Estados Unidos se han complicado recientemente por una secuencia de acontecimientos de 18 meses de duración que han hecho que estas dos grandes potencias recalibren sus vínculos estratégicos. El ex presidente de EE.UU., Trump, preveía que ese estado del sur de Asia actuara como el baluarte continental más importante de su país para “contener” a China, pero fue irónicamente en los últimos seis meses de su mandato cuando los lazos se volvieron problemáticos. Todo cambió tanto entre ellos en el último año y medio desde entonces que India acabó entrando en una alianza de “equilibrio” de facto a nivel hemisférico con Rusia a principios de este mes. Esto, a su vez, estableció claros límites a los lazos militares-estratégicos de India con Estados Unidos en el futuro, ya que Nueva Delhi considera claramente a Moscú como su socio más importante en este sentido. A continuación se presenta una lista de los principales acontecimientos que han contribuido a este cambio geoestratégico global:

Los enfrentamientos chino-indio del valle del río Galwan

En el verano de 2020 estalló una guerra no declarada y de bajo nivel entre China e India por un territorio disputado en el Himalaya. Las tensiones habían estado en ebullición durante los últimos años y finalmente alcanzaron su punto de ruptura durante ese tiempo. Al parecer, Rusia siguió suministrando armas a India a pesar de sus continuos enfrentamientos con los socios estratégicos chinos de Moscú. Además, el ministro de Defensa indio voló a la capital rusa ese verano para cerrar acuerdos de armas adicionales con el fin de reforzar las capacidades defensivas de su país contra su vecino. Aunque la Administración Trump preveía que India funcionara como el baluarte continental más importante de Estados Unidos para “contener” a China, no proporcionó ninguna ayuda militar de emergencia. Esto decepcionó mucho a India, que esperaba mucho más apoyo de su nuevo socio militar-estratégico que solo la inteligencia que supuestamente recibió.

Amenazas de sanciones de la CAATSA

Para empeorar las cosas, Estados Unidos reafirmó sus amenazas de sanciones de la CAATSA contra India en respuesta a la promesa de ese país de mantenerse fiel a su acuerdo de defensa aérea S-400 con Rusia. Se trata de un acontecimiento muy poco amistoso, ya que Nueva Delhi sostenía que necesitaba urgentemente esos sistemas para protegerse de China, especialmente después de los enfrentamientos del valle del río Galwan. Objetivamente hablando, los S-400 de Rusia son los mejores sistemas de este tipo del mundo y muy superiores a sus análogos estadounidenses.

India nunca tuvo la intención de que estas compras fueran politizadas, y menos aún por su nuevo socio militar-estratégico estadounidense, como una especie de movimiento “antiamericano”. Dado que se trata de una cuestión de importancia acuciante para la seguridad nacional, India se negó a someterse a las exigencias de Estados Unidos de cancelar ese contrato y desafió valientemente sus amenazas de sanciones, que Estados Unidos consideró una desobediencia descarada.

Estados Unidos viola la zona económica exclusiva de India

La Administración Biden continuó la tendencia de su predecesor de complicar de forma contraproducente las relaciones con India tras violar la zona económica exclusiva de ese país durante una denominada “operación de libertad de navegación” (FONOP) cerca del archipiélago de Lakshadweep a principios de abril. India es un país orgulloso que se considera una gran potencia, por lo que esto era absolutamente inaceptable para su imagen.

Básicamente, Estados Unidos estaba señalando que no considera a India como un socio militar-estratégico en igualdad de condiciones para “contener” conjuntamente a China, sino como un Estado vasallo al que puede faltar al respeto públicamente con impunidad. Se desconoce por qué Estados Unidos decidió maltratar a India de esta manera, ya que sus responsables debieron predecir que sus homólogos reaccionarían muy airadamente a lo sucedido. De hecho, podría decirse que este acontecimiento desempeñó un papel clave para inspirar a estos últimos a empezar a reconsiderar seriamente sus relaciones con Estados Unidos.

La decisión de Biden sobre la retirada de Afganistán

Poco después de que Estados Unidos violara la zona económica exclusiva de India, Biden anunció ese mismo mes que respetaría la decisión de su predecesor de retirarse de Afganistán, pero dijo que ampliaría el plazo unos meses por razones logísticas. Esto supuso una desagradable sorpresa para India, que esperaba que Biden diera marcha atrás en esa política. Al fin y al cabo, el gobierno afgano respaldado por Estados Unidos también era aliado de India y, por tanto, proporcionaba a Nueva Delhi la llamada “profundidad estratégica” frente a su vecino rival pakistaní. La decisión de Biden de seguir adelante con la retirada de Trump suponía el riesgo de complicar los planes estratégicos regionales de India. Esto, a su vez, hizo que sus responsables comenzaran a entrar en pánico, ya que no estaban seguros de cómo mantendrían su influencia en ese estado geoestratégico sin que Estados Unidos apuntalara su gobierno. En retrospectiva, éste fue el principio del fin de los estrechos lazos entre India y Estados Unidos.

Críticas estadounidenses al historial de democracia y derechos humanos de India

Como si Estados Unidos estuviera empeñado en ofender a India de la peor manera posible, su Subsecretario de Estado en funciones para Asia Meridional y Central declaró al Congreso, a principios de junio, que estaba muy preocupado por el estado de la democracia y los derechos humanos en India. Independientemente de lo que se piense sobre la veracidad de sus observaciones, éstas fueron interpretadas por India como una intromisión estadounidense sin precedentes en sus asuntos internos, especialmente porque también se referían a Cachemira. Ya era bastante malo que EE.UU. hubiera hecho todas las cosas enumeradas anteriormente a India durante el año pasado, pero ahora finalmente cruzó la línea al tocar sus temas más sensibles. No había forma de que los indios pudieran confiar en Estados Unidos como un aliado fiable después de lo que acababa de hacer. Esto era más que inaceptable y representativo de un matón hegemónico que intenta intimidar a su nuevo aliado hasta convertirlo en vasallo.

El “nuevo quad” con los países PAKAFUZ

Para colmo de males, un mes más tarde, en julio, Estados Unidos declaró la creación del llamado “Nuevo Cuadrilátero“, compuesto por él mismo, Pakistán, Afganistán y Uzbekistán, los tres últimos de los cuales acordaron en febrero la construcción de un ferrocarril entre ellos (PAKAFUZ). Esto mejoró significativamente la posición geoestratégica de Pakistán frente al aliado estadounidense de India y demostró que EE.UU. promoverá activamente los intereses transregionales de Islamabad, a pesar de que supuestamente también quiere mantener vínculos equilibrados con Nueva Delhi. Además, señaló a India que Estados Unidos aceptaba la presencia estratégica de Pakistán en Afganistán tras su retirada y que, de hecho, trabajará para diversificarla a través de ese proyecto de conectividad que constituye la base de su “Nuevo Cuadrilátero”. Los responsables indios se mostraron escépticos respecto a los motivos de Estados Unidos en la región y empezaron a preguntarse qué le esperaba a la influencia de su país en Afganistán tras la retirada estadounidense.

La caótica evacuación de Estados Unidos de Afganistán

Recibieron su respuesta un mes más tarde, en agosto, cuando Estados Unidos evacuó caóticamente Afganistán tras la toma de Kabul por los talibanes. Este fue el peor escenario para India y provocó que todos sus diplomáticos huyeran de allí por su seguridad. Este revés sin precedentes para sus planes estratégicos regionales se debió enteramente a la política chapucera de Estados Unidos, que se negó a trazar líneas rojas para disuadir el avance de los talibanes ante la retirada gradual de sus fuerzas. Sintiéndose envalentonados por la promesa de Estados Unidos de no golpear a sus combatientes pase lo que pase para no verse arrastrados de nuevo al atolladero afgano, los talibanes emprendieron una ofensiva a nivel nacional que acabó por desmantelar la influencia de India en ese país. El abandono por parte de Estados Unidos de sus aliados locales afganos, e incluso de sus propios ciudadanos, confirmó los temores de India de que no se puede confiar en Estados Unidos ni en él pase lo que pase.

La sorpresa de AUKUS en Estados Unidos

Después de arruinar unilateralmente sus relaciones estratégico-militares con India durante los últimos 15 meses por razones que sólo conocen sus propios responsables, EEUU decidió en secreto eliminar el elemento de seguridad antichino de la Quad transfiriéndolo a AUKUS. Este sorpresivo anuncio conmocionó a India, ya que el país seguía creyendo que era posible reparar sus dañadas relaciones con EEUU para que ellos y sus compañeros aliados de la Quad volvieran a coordinar sus esfuerzos de “contención” contra China. Los oficiales responsables de dichas deciciones no habían sido informados con antelación de que esto iba a ocurrir, lo que interpretaron como una puñalada por la espalda después de todo lo que habían hecho para promover las políticas antichinas de su “aliado” estadounidense en los últimos años. Sintiéndose traicionados, decidieron redoblar la apuesta por el pilar ruso de su política de multialineación, lo que condujo al resultado de la cumbre de este mes, que cambió el juego.

Reflexiones finales

Los últimos 18 meses de las relaciones indio-estadounidenses se han caracterizado por abusos de EE.UU. a su socio militar-estratégico del sur de Asia tratandolo como un estado vasallo en lugar de respetarlo como el socio igualitario que India creía realmente que era. Estados Unidos faltó continuamente al respeto a India de forma totalmente inaceptable e incluso trabajó para promover los intereses de su rival pakistaní en Afganistán a través del “Nuevo Quad” a costa de lo que Nueva Delhi consideraba. Además, la Administración Biden nunca informó a India de su decisión de retirarse de Afganistán ni de sus negociaciones secretas para desproteger a la Cuadrilateral sustituyendo la función antichina de ese bloque por la de AUKUS, de la que India sólo se enteró por los medios de comunicación. Para proteger sus grandes intereses estratégicos, India recalibró sabiamente su política de multialineación abrazando plenamente a su histórico aliado ruso, lo que cambiará la naturaleza de las relaciones entre Estados Unidos e India en el futuro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: