Organización de Cooperación Económica y la BRI se complementan entre sí

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Las inversiones de la BRI de China en muchos de estos Estados miembros han resuelto sus anteriores problemas de transporte y, por tanto, les han dado la oportunidad de desarrollar finalmente todo su potencial si tienen la voluntad de hacerlo.

La 15ª cumbre de líderes de la Organización de Cooperación Económica (OCE) se celebró en Ashgabat, capital de Turkmenistán, a finales del mes pasado. Este grupo reúne a Afganistán, Azerbaiyán, Irán, Kazajstán, Kirguistán, Pakistán, Tayikistán, Turquía, Turkmenistán y Uzbekistán. Es uno de los formatos de integración más prometedores de Eurasia, pero aún no se ha acercado a su pleno potencial. Esto se debe a la ocupación estadounidense de Afganistán durante dos décadas y a la falta de infraestructuras de conectividad.

La retirada estadounidense de Afganistán revolucionó la situación geoeconómica y geoestratégica regional. También se produjo mientras tres proyectos de conectividad regional seguían madurando para convertirse en corredores de transporte viables entre Oriente y Occidente. Se trata del proyecto emblemático de la Iniciativa Cinturón y Ruta (BRI), el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC), el Corredor Económico China-Asia Central-Asia Occidental (CECWAEC) y el Corredor del Medio entre China y Turquía a través de Asia Central y el Cáucaso Sur.

Los dos primeros forman parte formalmente de la BRI, mientras que el último puede considerarse extraoficialmente parte de esta red de conectividad global. También existe el potencial de un corredor China-Tayikistán-Afganistán-Irán, que está siendo impulsado por las inversiones de Pekín en las carreteras orientales de Tayikistán.

Además, el CPEC podría ampliarse hacia el oeste a través de la visión W-CPEC+ para conectar con la República Islámica. Este país es muy importante para China desde que ambos alcanzaron un acuerdo de asociación estratégica de 25 años a principios de este año.

Teniendo en cuenta estas observaciones, hay dos acontecimientos que pueden considerarse como un soplo de aire fresco para esta organización: la retirada estadounidense de Afganistán y las inversiones de integración euroasiática dirigidas por China a través de la BRI y los proyectos relacionados con ella, como el Corredor del Medio y el futuro Corredor Transafgano. Todo ello constituye una sólida base sobre la que la OCE puede empezar a desarrollar su prometedor potencial, teniendo en cuenta la nueva realidad geoeconómica y geoestratégica de la región.

Sin embargo, incluso con la retirada estadounidense de Afganistán, la OCE seguiría teniendo dificultades para superar su mayor reto si no fuera por las inversiones regionales del BRI en los últimos años. La falta de infraestructuras de transporte perjudicaba a esta organización y constituía el principal obstáculo para ampliar de forma integral las relaciones entre sus numerosos y diversos miembros de mayoría musulmana. China cambió literalmente el juego a través de la BRI, lo que inspira esperanza para el futuro de la OCE.

Este bloque debe concentrarse en varios objetivos interconectados. En primer lugar, debe garantizar que la situación no se descontrole en Afganistán. Para ello, sus miembros no sólo pueden prometer la entrega de la tan necesaria ayuda humanitaria, sino también proponer varios proyectos de inversión que podrían liberar de forma sostenible su potencial económico tras su estabilización definitiva. El corredor de Lapis Lazuli, por ejemplo, podría conectarse con el CPEC y ser invertido por Pakistán, Turkmenistán, Azerbaiyán y Turquía.

En segundo lugar, los países de la OCE deben trabajar para armonizar sus regímenes aduaneros, lo cual es más fácil de decir que de hacer, ya que Turquía es un aspirante a miembro de la UE, mientras que Kazajstán y Kirguistán forman parte de la Unión Económica Euroasiática (UEE) dirigida por Rusia. No obstante, deben encontrar formas prácticas de facilitar el comercio y la inversión entre ellos, de lo contrario nunca alcanzarán todo el potencial que están destinados a lograr.

En tercer lugar, a algunos miembros de la OCE les preocupa que la ampliación de los lazos comerciales con Irán pueda provocar la imposición de sanciones secundarias unilaterales amenazadas por Estados Unidos como respuesta. Esto ha frenado enormemente la integración global del bloque, pero es de esperar que sus miembros puedan acordar un plan de actuación en caso de que Washington y Teherán renegocien con éxito el acuerdo nuclear y estos elementos de disuasión económico-financiera dejen de ser un factor como se prevé que pueda ocurrir finalmente.

En cuarto lugar, deberían realizarse esfuerzos para optimizar los proyectos de conectividad transregional relevantes, tanto los existentes como el CPEC como los potenciales, como el Corredor Transafgano entre China e Irán. Esto puede hacerse mediante una lluvia de ideas sobre las formas en que pueden ampliarse, emparejarse entre sí, y el papel más amplio que se espera que desempeñen en el funcionamiento de la OCE, tanto como organización como con respecto a las economías de cada Estado miembro.

Y en quinto lugar, los miembros de la OCE deberían considerar seriamente la conveniencia de invitar a China a convertirse en interlocutor u observador. La República Popular ya cumple con las modalidades para concederlo, de acuerdo con lo que está escrito en el sitio web de la organización. La OCE se beneficiaría enormemente si estableciera algunas relaciones formales con China, teniendo en cuenta que sus objetivos son complementarios con los del BRI y que las inversiones chinas en estos países han insuflado nueva vida a este bloque.

Con todo, hay grandes esperanzas de que la cumbre de líderes de este año haga avanzar de forma tangible los objetivos de integración de la OCE, teniendo en cuenta la nueva realidad geoeconómica y geoestratégica en la que se encuentran estos países tras la retirada estadounidense de Afganistán. Sin embargo, lo más importante es que las inversiones de la BRI de China en muchos de estos Estados miembros han resuelto sus anteriores problemas de transporte y, por tanto, les han dado la oportunidad de desarrollar finalmente todo su potencial si tienen la voluntad de hacerlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: