¿Qué llevo al presidente Putin a reconocer finalmente las repúblicas del Donbass?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


El reconocimiento de las Repúblicas del Donbass podría ser considerado como una “escalada” por algunos observadores extranjeros que no tienen una comprensión adecuada de la gran dinámica estratégica en juego, pero en realidad es un intento inteligente de cambiar los cálculos militares-políticos locales. Se trata de animar al Occidente liderado por Estados Unidos y especialmente a los franceses, cada vez más independientes, a entrar en una serie de acuerdos para resolver la interconectada guerra civil ucraniana y la crisis de los misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa… La situación pronto empeorará mucho o, con suerte, mejorará ligeramente, dependiendo de las decisiones de Estados Unidos en el futuro inmediato, pero el hecho es que, una vez más, será su decisión únicamente la de escalar o no.

El análisis del autor de la semana pasada sobre los “Contornos estratégicos de la petición de la Duma para que Putin reconozca las repúblicas del Donbass” predijo que podría acabar tomando una decisión tan dramática en el caso de que Kiev iniciara una tercera ronda de hostilidades de guerra civil en esa región, que es exactamente lo que ocurrió en los tres días transcurridos desde su publicación.

La crisis humanitaria que esto desencadenó fue lo suficientemente grave como para que Rusia recurriera rápidamente a una aplicación tácita del concepto de “Responsabilidad de Proteger” (R2P) con el fin de garantizar la seguridad de los habitantes de esas repúblicas recién reconocidas, especialmente los más de 700,000 que recibieron la ciudadanía rusa al solicitarla. Además, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, advirtió durante el fin de semana que su país podría empezar a desarrollar armas nucleares al intervenir en la Conferencia de Seguridad de Múnich, lo que supone una amenaza acuciante para Rusia.

El contexto más amplio en el que se desarrollan estos rápidos acontecimientos es la crisis de los misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa, ocasionado por la retirada de Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM), el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) y el Tratado de Cielos Abiertos. Estos acontecimientos se produjeron en paralelo con la continua expansión hacia el este de la OTAN, una alianza militar explícitamente antirrusa que Moscú considera una amenaza existencial, y el despliegue de “sistemas antimisiles” y armas de ataque más cerca de las fronteras de Rusia. El efecto acumulativo es que las capacidades nucleares de segundo ataque de Rusia corrían el riesgo de verse mermadas, lo que acabaría colocando al país en una posición perpetua de chantaje nuclear frente a Estados Unidos. En respuesta, Rusia presentó urgentemente sus peticiones de garantía de seguridad en un intento de alcanzar una resolución diplomática a esta crisis sin precedentes de la Nueva Guerra Fría.

Éstas se publicaron a finales de diciembre y pretendían revisar la arquitectura de seguridad europea, que hasta entonces se había inclinado en contra de Rusia, contraviniendo los principios de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) de seguridad indivisible y de no mejorar la seguridad propia a costa de la de los demás. La respuesta insatisfactoria de Estados Unidos a estas peticiones tan delicadas reveló a Moscú que Washington no se tomaba en serio sus líneas rojas de seguridad nacional.

El presidente Putin incluso explicó ampliamente en su discurso televisado al pueblo ruso el lunes por la noche cómo Estados Unidos logró hacerse con el control de todo el aparato estatal ucraniano para convertirlo en un arma proxy antirrusa de guerra híbrida de espectro completo contra su país. También afirmó que la OTAN liderada por Estados Unidos ya tomó la decisión de explotar Ucrania como plataforma nacional para “contener” a Rusia.

Las Repúblicas del Donbass ocupan un lugar destacado en estos grandes cálculos estratégicos, ya que el inicio por parte de Kiev de una tercera ronda de hostilidades de la guerra civil – que se retrasó inexplicablemente unos días desde su punto de partida inicialmente previsto del 16 de febrero – fue sospechado anteriormente por la inteligencia rusa para servir de pretexto para aumentar el despliegue de armas de ataque de Estados Unidos en la región. Éstas podrían incluir incluso misiles hipersónicos y podrían enviarse también a Ucrania algún día. Peor aún, el Presidente Putin advirtió que el nuevo coqueteo de Ucrania con la obtención de un arma nuclear representa una amenaza muy creíble que podría materializarse mucho más pronto que tarde en el caso de que obtenga apoyo extranjero para este proyecto que presumiblemente provendría del Occidente liderado por Estados Unidos. En estas circunstancias de seguridad extremadamente tensas, el presidente Putin decidió reconocer a las Repúblicas del Donbass.

Hacerlo podría considerarse una “escalada” entre algunos observadores extranjeros que no comprenden bien la gran dinámica estratégica en juego, como se ha explicado anteriormente, pero en realidad es un intento inteligente de cambiar los cálculos político-militares locales. Con ello se pretende animar al Occidente liderado por Estados Unidos y, especialmente, a los franceses, cada vez más independientes, a que lleguen a una serie de acuerdos para resolver estas dos crisis de seguridad interconectadas.

La más conocida de ellas en Occidente es la guerra civil ucraniana, cuya falta de resolución durante ocho años el presidente Putin achacó exclusivamente a la negativa de Kiev, apoyada por Estados Unidos, a aplicar los Acuerdos de Minsk respaldados por el CSNU. Aunque son prácticamente irrelevantes tras su decisión, es de esperar que todas las partes implicadas conciban urgentemente un sustituto, aunque ciertamente no se puede asegurar tal resultado si Estados Unidos decide intensificar aún más esa crisis.

El segundo aspecto, mucho más importante, de esta crisis europea es la crisis de los misiles no declarada y provocada por EEUU en Europa, que el Presidente Putin dijo en su discurso que sólo puede resolverse mediante un acuerdo global que incluya garantías legalmente vinculantes para detener la expansión de la OTAN hacia el este, un acuerdo para no desplegar armas de ataque cerca de las fronteras de Rusia y la vuelta al statu quo militar continental del Acta Fundacional Ruso-OTAN de 1997. Si no se respetan las tres líneas rojas de seguridad nacional más apremiantes de Rusia, la crisis actual sólo empeorará hasta alcanzar proporciones potencialmente catastróficas. El reconocimiento de las Repúblicas del Donbass demuestra que el presidente Putin quiere que todas las partes interesadas en estas crisis interconectadas cooperen urgentemente en un nuevo formato para poner fin a la guerra civil ucraniana y resolver la amenaza de misiles provocada por Estados Unidos, que corre el riesgo de socavar las capacidades nucleares de segundo ataque de Rusia si no se controla.

También debería verse como lo que evidentemente es, que es un gesto humanitario motivado por el deseo de garantizar la seguridad de los civiles – y especialmente de los más de 700,000 ciudadanos rusos entre ellos – en esas dos repúblicas recientemente reconocidas que el presidente Putin declaró la semana pasada que están sufriendo un genocidio por parte de las fuerzas de Kiev respaldadas por Estados Unidos.

Si Washington no ordena a sus proxy ucranianos que se retiren, es muy posible que acaben entrando en enfrentamientos directos con los militares rusos, lo que a su vez podría llevar a Moscú a neutralizar todas las amenazas inminentes y calientes procedentes de la dirección occidental de ese país.

En caso de que se produzca este escenario, no está claro si Rusia recurrirá a la acción sobre el terreno que tanto teme Occidente (una “invasión”, aunque en realidad sólo sea una “incursión menor”) o si, por el contrario, recurrirá a los medios aéreos, de artillería y/o de misiles para llevar a cabo estas tareas.

Teniendo en cuenta que el presidente Putin articuló muy claramente la naturaleza de la amenaza existencial que el proyecto antirruso de la OTAN liderado por Estados Unidos en Ucrania supone para su estado-civilizacion, también existe la posibilidad de apoyar el llamado “cambio de régimen” allí, aunque sólo sea ampliando el apoyo político a los miembros de la oposición que podrían tomar el poder a través de una auténtica Revolución de Colores de base organizada para forzar a su gobierno fascista renegado respaldado por el extranjero a la paz con su vecino fraternal.

Independientemente de que se desarrolle o no ese escenario concreto, no se puede descartar que Rusia haya decidido proteger de forma sostenible sus líneas rojas de seguridad nacional a través de una serie de medios que van mucho más allá del simple reconocimiento de las Repúblicas del Donbass después de que su jefe de Estado explicara apasionadamente al mundo las amenazas multidimensionales – incluidas las nucleares y terroristas – que emanan de Ucrania.

La responsabilidad recae ahora exclusivamente en EE.UU., ya sea para escalar estas crisis interconectadas o para explorar sinceramente su urgente desescalada, incluso si esto último incluye secuencias para “salvar la cara”, como imponer primero las llamadas “sanciones sin precedentes” con las que amenazó anteriormente, a pesar de ordenar posiblemente a sus proxies ucranianos que se retiren por el momento justo después, por simple autoconservación, para mantener algún elemento de control sobre ese país cuando todo esté dicho y hecho.

En el momento de escribir estas líneas no está claro qué hará Estados Unidos y qué factores podrían entrar en sus cálculos, pero lo único que se sabe con seguridad es que todo cambió tras el reconocimiento de las Repúblicas del Donbass por parte del presidente Putin.

La situación pronto empeorará mucho o, con suerte, mejorará ligeramente, dependiendo de las decisiones de Estados Unidos en el futuro inmediato, pero el hecho es que, una vez más, será su decisión la de escalar o no.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: