El caos en Europa del Este no sirve a los intereses de Putin, a diferencia de lo que afirma CNN

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


CNN se equivoca completamente al afirmar que “el caos en Europa del Este nunca es una mala noticia para Vladimir Putin”.

CNN publicó el martes un artículo titulado “Por qué el caos en Europa del Este nunca es una mala noticia para Vladimir Putin“. En él se hace una interpretación conspirativa de los últimos acontecimientos, afirmando que el líder ruso está explotando la crisis de los migrantes en Europa del Este – quizás incluso moviendo los hilos del presidente bielorruso Alexander Lukashenko (a quien Occidente acusa de orquestarla) – y que podría estar tramando la invasión de Ucrania. Según el medio, lo hace por prestigio y para dividir a la UE.

Es necesario hacer algunas aclaraciones antes de explicar por qué no es así. La crisis de los inmigrantes en Europa del Este tiene su origen en las guerras de Occidente dirigidas por Estados Unidos desde principios de este siglo, que destruyeron varios países de mayoría musulmana y crearon las condiciones para los éxodos a gran escala desde ellos, ya sea para huir de las luchas como refugiados o para tener una oportunidad de vida mejor como inmigrantes económicos. Occidente también sancionó a Bielorrusia tras las elecciones del año pasado como parte de su campaña de cambio de régimen contra este país.

La segunda provocación mencionada es la responsable más inmediata de la crisis. Deterioró la capacidad de ese país para controlar los flujos migratorios dentro de sus fronteras. Las sanciones también hicieron políticamente imposible que el Presidente Lukashenko siguiera gastando los recursos necesarios para defender a sus vecinos de la inmigración ilegal. No tiene ninguna razón para hacerlo cuando están tratando activamente de derrocarlo. Esto hizo que Bielorrusia se convirtiera en el principal Estado de tránsito para los refugiados y migrantes destinados a la UE.

En cuanto a Ucrania, el Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken afirmó el pasado fin de semana que la crisis de los inmigrantes de Europa del Este tiene un “objetivo de distracción de las actividades de Rusia en la frontera con Ucrania”. A esto le siguió la advertencia del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, sobre una supuesta concentración militar rusa cerca de la frontera ucraniana, lo que llevó al Ministro de Asuntos Exteriores de este último país a aconsejar a la UE que “haga ya el trabajo preparatorio” en caso de que estalle una guerra.

Rusia no sólo negó la supuesta acumulación militar en la zona, sino que, curiosamente, también fue secundada por un portavoz del Servicio de Seguridad Fronteriza de Ucrania, que dijo que “no estamos registrando ningún movimiento de material o tropas del país vecino justo en la frontera”. Esta segunda afirmación implica que ni siquiera la propia Ucrania está segura de que se esté produciendo la acumulación advertida. Esto lleva a la conclusión de que es probable que sea sólo más del típico alarmismo de Estados Unidos.

Volviendo al artículo de CNN, se equivocan completamente al afirmar que “el caos en Europa del Este nunca es una mala noticia para Vladimir Putin”. El ministro de Asuntos Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei, dijo anteriormente que su país y su aliado ruso de defensa mutua “expresan su preocupación por la continua acumulación infundada de la OTAN en las fronteras del Estado de la Unión” con el pretexto de responder a la crisis de los migrantes. El ministro de Defensa bielorruso advirtió entonces que sus vecinos de la OTAN quieren iniciar un conflicto militar.

Esta valoración fue compartida posteriormente por el presidente Lukashenko. Haciendo un balance de la dinámica estratégica que rodea a esta situación tan cambiante, ciertamente parece ser el caso. La seguridad regional de Rusia está siendo socavada por los miembros de la OTAN que explotan la crisis migratoria de Europa del Este. Cualquier conflicto potencial que pudieran provocar con Bielorrusia corre el riesgo de arrastrar a Rusia a la refriega debido a sus compromisos de defensa mutua con su aliado de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC).

Rusia ha pedido sistemáticamente una desescalada militar con la OTAN. El Kremlin no tiene absolutamente ningún interés en librar una guerra con ese bloque. El falso alarmismo de Occidente sobre sus supuestas intenciones opuestas durante todos estos años, desde el inicio de la crisis ucraniana en 2013-2014, siempre fue desmentido por los acontecimientos posteriores que demostraron que nunca se produjo tal “invasión rusa”. Así también es probable que ocurra con las últimas afirmaciones.

El caos regional y los rumores sobre las supuestas intenciones hostiles de Rusia hacia sus vecinos sirven para socavar los objetivos estratégicos de ese país. Moscú ha intentado activamente iniciar un acercamiento con la UE liderado por sus socios de Berlín, como demuestran los impresionantes avances que han realizado en la construcción del gasoducto Nord Stream II a pesar de la oposición de Washington. Armar la crisis de los migrantes y conspirar para invadir Ucrania va en contra de esta política y esos temores no tienen ninguna base en la realidad.

El caos en Europa del Este es causado por las guerras de destrucción de Occidente dirigidas por EEUU contra los países de mayoría musulmana y por sus recientes sanciones desestabilizadoras contra Bielorrusia, que han erosionado la capacidad de este país para servir de baluarte de la UE contra la inmigración ilegal.

Las noticias falsas son responsables de los últimos temores sobre otra supuesta “invasión rusa” inminente de Ucrania, que el propio Servicio de Seguridad Fronteriza de ese país no considera oficialmente creíble.

La solución a todo es bastante sencilla. Occidente debe dejar de destruir otros países y debe destinar urgentemente los recursos necesarios para reconstruirlos. También deben levantar sus sanciones ilegales contra Bielorrusia para que pueda volver a su papel tradicional de defender a la UE de la inmigración ilegal. Además, los líderes occidentales y sus medios de comunicación tampoco deben difundir más noticias falsas sobre una “invasión rusa de Ucrania”. Esta es la única manera de devolver la estabilidad a Europa del Este.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: