Biden tiene la responsabilidad de acabar con la crisis de los misiles no declarada con Rusia

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Esta crisis de los misiles no declarada podría convertirse pronto en oficial si la reunión de mañana no da lugar a un acuerdo entre Estados Unidos y Rusia.

La reunión más importante en décadas

La reunión virtual del martes entre el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo estadounidense Joe Biden, que es la segunda que celebran desde la presencial del pasado junio en Ginebra, será sin duda una de las discusiones más importantes entre los líderes de estos dos países en décadas.

La última crisis ucraniana debe resolverse urgentemente para poner fin a su crisis de misiles no declarada. Biden es el único que puede hacerlo, pero para que eso ocurra, debe comprender realmente su responsabilidad global y tener la voluntad política de desafiar a la poderosa facción antirrusa de sus burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes (“estado profundo“) que ha llevado las relaciones entre estas Grandes Potencias al borde de la guerra.

Hacia una segunda crisis de los misiles

Los principales medios de comunicación occidentales han interpretado erróneamente las últimas tensiones como el resultado de los supuestos planes de Rusia de “invadir” inexplicablemente Ucrania, a pesar de que este tipo de alarmismo durante los últimos siete años y medio nunca se ha materializado. Observadores un poco más astutos especulan que en realidad se trata del estatus político no resuelto del Donbass, al que Ucrania se ha negado a conceder un estatus político especial (autonomía) desafiando a Minsk II.

Aquellos cuya experiencia es un poco más alta entienden que la verdadera causa de las tensiones es la continua expansión de la OTAN hacia el este, mientras que los más conocedores entre ellos saben que todo esto es en realidad parte de una crisis de misiles no declarada que se está intensificando rápidamente para convertirse en tan peligrosa como la infame de 1962.

Los movimientos “antimisiles” de Estados Unidos

Para explicarlo mejor, la OTAN no rompió su obligación verbal con la antigua Unión Soviética al final de la Antigua Guerra Fría de no expandirse más allá de las fronteras de la entonces recién reunificada Alemania sólo porque sí, sino para ejercer una presión militar sin precedentes sobre Moscú con el fin de coaccionarla para que se convirtiera en el “socio menor” de Occidente a perpetuidad.

Para ello, el ex presidente Bush Jr. se retiró del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM) para establecer la llamada infraestructura de “defensa antimisiles” en los países del antiguo bloque oriental, Polonia y Rumanía. Rusia siempre ha mantenido que todo esto no es más que una fachada, ya que esos sistemas podrían reprogramarse fácilmente con sólo pulsar un botón para lanzar misiles ofensivos contra Rusia, incluso potencialmente armados con armas nucleares.

El avance hipersónico de Rusia

En respuesta, Rusia hizo de la investigación, el desarrollo y el despliegue de misiles hipersónicos su máxima prioridad de seguridad nacional desde el inicio del programa nuclear de la antigua Unión Soviética. El resultado es que la gran potencia euroasiática se ha convertido en el líder mundial en estas tecnologías, que han restablecido la paridad estratégica entre Rusia y EEUU, las principales potencias nucleares. Esto se debe a que sus misiles hipersónicos no pueden ser derribados por el “escudo de defensa antimisiles” de EE.UU., lo que garantiza que pueda mantener sus capacidades creíbles de segundo ataque nuclear para disuadir un primer ataque abrumador de EE.UU. en el peor de los casos. Washington quería conseguir el dominio en la segunda dinámica mencionada para chantajear a Moscú al estatus de “socio menor” que se ha explicado en el párrafo anterior.

El “Estado profundo” contraataca

En lugar de aceptar el restablecimiento de la paridad nuclear entre los ejércitos más fuertes del mundo, la facción antirrusa del “estado profundo” estadounidense  – cuya influencia disminuyó comparativamente bajo el gobierno del ex presidente estadounidense Trump tras ser sustituida por su contraparte antichina  – siguió haciendo ruido de sables al impulsar sus planes de suma cero para expandir las capacidades de facto de la OTAN lo más lejos posible hacia el este.

La lógica militar-estratégica detrás de esto es que el despliegue no oficial de los sistemas de misiles de los miembros de la OTAN en Ucrania (probablemente bajo la cobertura de ser otro componente del falsamente descrito “escudo de defensa antimisiles”) podría restaurar la ventaja nuclear de Estados Unidos sobre Rusia al volver a aumentar sus capacidades de primer ataque que provocaron la última crisis de seguridad global en primer lugar.

Advertencia de Putin

Nada de lo explicado hasta ahora es una especulación descabellada como podrían afirmar algunos críticos, sino que se desprende de las últimas declaraciones de los funcionarios rusos al respecto.

El presidente Putin dijo a los líderes militares de su país a principios de noviembre que “todo el mundo es consciente de los planes de Estados Unidos de desplegar misiles de alcance intermedio en Europa, lo que supone un gran peligro y una amenaza para nosotros. Todos somos conscientes de que algunos de nuestros socios extranjeros no cesan en sus intentos de romper la paridad, incluso mediante el despliegue de elementos de la defensa antimisiles global en la proximidad directa de nuestras fronteras. No podemos dejar de advertir estas amenazas a la seguridad de Rusia y reaccionaremos de manera adecuada”. Sus siguientes comentarios relevantes se produjeron a finales de ese mes y dejaron claro que estaba advirtiendo sobre el despliegue de dichos misiles en Ucrania.

Durante el foro de inversión “¡Rusia llama! “, dijo que “repetiré una vez más que la cuestión se refiere al posible despliegue en el territorio de Ucrania de sistemas de ataque con un tiempo de vuelo de 7 a 10 minutos hasta Moscú, o 5 minutos en el caso de los sistemas hipersónicos”. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, reiteró unos días después las “líneas rojas” de Rusia, que fueron peligrosamente descartadas por Biden. Todo ello a pesar de que el presidente Putin declaró públicamente su voluntad de llegar a un acuerdo con la OTAN para detener su expansión hacia el este, que está detrás de la última crisis.

Con el ejército ucraniano habiendo enviado la mitad de sus tropas (aproximadamente 125.000) a Donbass, así como informes que circulan sobre el interés de Estados Unidos en el despliegue de “asesores” y el envío de más armas allí, Europa se precipita hacia la guerra.

¿”Operación Tormenta 2.0″?

Rusia no “invadirá” Ucrania, pero hará todo lo posible para evitar que se convierta en un miembro de facto de la OTAN donde dicho bloque comience a desplegar sus falsamente descritos “sistemas de defensa antimisiles” en esa nación vecina. A pesar de que el Secretario General de la alianza, Jens Stoltenberg, reafirmó recientemente que las obligaciones de defensa mutua de la OTAN no se extienden a los no miembros como Ucrania, la facción antirrusa del “estado profundo” de EE.UU. está tratando imprudentemente de poner a prueba el temple de Rusia al permanecer estratégicamente ambigua sobre sus planes de desplegar los sistemas mencionados allí en algún momento en el futuro. También están alentando a Kiev a considerar seriamente una campaña de limpieza étnica similar a la “Operación Tormenta” en Donbass con el fin de provocar una respuesta rusa convencional.

Gestión de percepción

Esa respuesta sería malinterpretada por los principales medios de comunicación occidentales como la llamada “invasión” sobre la que han estado haciendo un alarde de miedo durante siete años y medio, lo que a su vez puede servir como trampolín para el envío urgente de “sistemas antimisiles” a Ucrania bajo ese pretexto de emergencia en el peor de los casos de escalada. Todo es peligroso sin precedentes en este momento, aunque para su crédito, tanto los líderes rusos como los estadounidenses han evitado provocar un pánico mundial a pesar de que esto se acerca realmente a las proporciones de una crisis como la de 1962. La cumbre virtual entre sus líderes representará probablemente la última oportunidad de alejarse del borde, pero sólo si Biden puede frenar con éxito a los miembros antirrusos de su “estado profundo”.

El gran cálculo estratégico de Biden

Hay que recordar que la política exterior de la Administración Biden es una continuación de la de Trump en el sentido de basarse en su obsesión antichina, lo que explica que haya tratado de mejorar pragmáticamente las relaciones con Rusia, como se puso de manifiesto en la cumbre del pasado mes de junio, para redirigir más recursos de Eurasia occidental a su mitad oriental con el fin de “contener” a la República Popular.

Sin embargo, este gran plan estratégico ha sido saboteado por los miembros antirrusos de su “Estado profundo”, que siguen siendo influyentes, ya que nunca fueron neutralizados políticamente por completo. Aunque su papel en la formulación de políticas disminuyó en gran medida al final de la última administración después de que Trump fuera coaccionado para convertirse en el presidente más duro de la historia contra Rusia, sus palancas de influencia evolucionaron perniciosamente.

Los proxies regionales del “Estado profundo”

Han tomado la forma de esta facción que anima a Polonia, a los Estados Bálticos y, especialmente, a Ucrania a provocar colectivamente una crisis Este-Oeste entre Rusia y EEUU con el fin de sabotear el incipiente acercamiento de la Administración Biden a Moscú, cuyo objetivo es permitirle ejercer más presión sobre Pekín.

La única forma de evitar este peligroso escenario es que Biden acceda finalmente a respetar los legítimos intereses de seguridad regional de Rusia, aceptando el acuerdo propuesto por el presidente Putin para detener la expansión de la OTAN hacia el este, especialmente su despliegue de “sistemas de defensa antimisiles”, por no hablar de la urgente necesidad de garantizar que nunca se envíen a Ucrania. Si no se hace así, podría producirse rápidamente una reedición moderna de la crisis de los misiles de Cuba.

¿Una guerra proxy entre Rusia y la OTAN en Ucrania?

Peor aún, podría incluso volverse “caliente”, aunque no está claro si habría un choque convencional entre Rusia y la OTAN o si se alcanzará el umbral nuclear. La contemplación seria por parte de Ucrania de una campaña de limpieza étnica similar a la “Operación Tormenta” en Donbass probablemente provocaría una reacción convencional rusa, que a su vez podría convertirse muy fácilmente en una guerra por delegación entre Rusia y la OTAN, como se advirtió anteriormente.

Eso no sirve a los intereses de Rusia, ni a los de la facción predominante del “estado profundo” antichina que está formulando con más fuerza la gran estrategia de Estados Unidos en este momento como el legado más duradero de Trump. Esta facción subversiva anti-rusa del “estado profundo” debe ser neutralizada políticamente para restaurar la paridad estratégica entre estas superpotencias nucleares y preservar la estabilidad global.

Reflexiones finales

En otras palabras, una peligrosa facción de política exterior sin precedentes está a punto de provocar otra ronda de enfrentamientos nucleares entre las dos principales potencias del mundo si no se les detiene. Han secuestrado la política de Estados Unidos en Europa del Este a través de su red de influencia en la región y están a punto de mantener al mundo como rehén de su agenda radical. Estas fuerzas antirrusas del “estado profundo” van en contra de la propia política formal de la actual administración de mejorar gradualmente las relaciones con Rusia para “contener” más agresivamente a China en la otra mitad de Eurasia. Están cegados por el odio ideológico hacia la gran potencia euroasiática, responsable de esta crisis de misiles no declarada que pronto podría hacerse oficial si la reunión de mañana no desemboca en un acuerdo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: