Design a site like this with WordPress.com
Get started

Moscú está preocupado por el despliegue secreto de misiles hipersónicos a Ucrania

Escrito por Andrew Korybko via TehranTimes


El analista geopolítico, Andrew Korybko afirma que a Rusia le preocupa seriamente que Estados Unidos despliegue clandestinamente armas de ataque, incluidos misiles hipersónicos, en Ucrania.

“La inteligencia rusa está seriamente preocupada por la posibilidad de que Estados Unidos despliegue clandestinamente armas de ataque, incluidos misiles hipersónicos, en la región y, en particular, en Ucrania, bajo la cobertura de los llamados “sistemas antimisiles””, explica Andrew Korybko al Tehran Times.

Korybko añade: “Ahora mismo hay una crisis de misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa”

Con las tropas rusas concentrándose a lo largo de las fronteras de Ucrania, parece que Moscú y Washington protagonizarán una nueva escalada sobre Ucrania. 

“Todo lo que Rusia quiere es volver al status quo anterior a que el bloque (la OTAN) incorporara a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia en 1999”. En diciembre, Rusia publicó una propuesta de dos acuerdos con Estados Unidos y la OTAN que harían retroceder la actividad militar occidental en Ucrania y otros lugares de Europa del Este, restableciendo en esencia una esfera de influencia rusa en lo que antes era parte de la Unión Soviética.

Por un lado, los funcionarios estadounidenses afirman que muchas de las propuestas no son del agrado de los políticos occidentales, que insisten en que las regiones de influencia al estilo de la Guerra Fría son una reliquia del pasado y que los países deberían poder elegir sus propias alianzas.

Por otro lado, los funcionarios rusos lo consideran un complot para socavar las capacidades nucleares de Rusia y obligarla a hacer más concesiones.

“Estados Unidos está tramando esto para socavar las capacidades nucleares de segundo ataque de Rusia, con el fin de colocar a la gran potencia euroasiática en una posición de chantaje nuclear que pueda resultar en consecuencia para coaccionarla a hacer concesiones unilaterales hacia Occidente”, argumenta Korybko.

A continuación, el texto de la entrevista: 

P: ¿Qué opina de la exageración de los medios de comunicación occidentales sobre el conflicto entre Rusia y Ucrania?

R: No se trata tanto de una disputa ruso-ucraniana como la que los medios de comunicación occidentales dirigidos por Estados Unidos presentan deliberadamente de forma errónea, sino más bien de una disputa ruso-estadounidense. Ahora mismo hay una crisis de misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa. La inteligencia rusa está seriamente preocupada por la posibilidad de que Estados Unidos despliegue clandestinamente armas de ataque, incluidos misiles hipersónicos, en la región y, en particular, en Ucrania, bajo la cobertura de los llamados “sistemas antimisiles”. 

Estados Unidos está tramando esto para socavar las capacidades nucleares de segundo ataque de Rusia, con el fin de colocar a la gran potencia euroasiática en una posición de chantaje nuclear que pueda resultar en consecuencia para coaccionarla a hacer concesiones unilaterales hacia Occidente.

P: ¿Hay diferencias entre Estados Unidos y los europeos sobre Ucrania?

R: Oficialmente, ambas partes han reafirmado que Ucrania tiene el derecho soberano de ingresar en la OTAN si así lo desea, pero se especula que Estados Unidos podría estar dispuesto a moderar esa postura entre bastidores para cumplir con una de las líneas rojas de Rusia que exige que no sea admitida en la alianza. La otra se refiere al despliegue de armas de ataque, incluidas las hipersónicas, cerca de sus fronteras.

Estados Unidos ejerce la hegemonía sobre la UE a través de la OTAN y, por lo tanto, es el único decisor real que importa a este respecto. Si llega tácitamente a un “acuerdo de caballeros” con Rusia sobre esas cuestiones en busca del bien mayor de la estabilidad estratégica, los europeos no podrán impedirlo.

P: ¿Cuál ha sido el impacto de la presidencia de Biden en la colaboración entre los miembros de la OTAN?

R: El gobierno de Biden prometió que revertiría el unilateralismo de la administración Trump hacia los aliados de Estados Unidos en la OTAN y volvería a una política multilateral, pero esto podría no ser realmente el caso en la práctica.

El equipo de seguridad nacional del presidente en funciones, influenciado como está por su facción antichina del “estado profundo” (un término que se refiere colectivamente a las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes del país), parece considerar a China como una mayor amenaza estratégica a largo plazo para los intereses estadounidenses que Rusia. Sus rivales subversivos del “estado profundo” antirruso están tratando de sabotear el éxito de estas conversaciones de desescalada, ya que quieren mantener la “estrategia de tensión” de Estados Unidos hacia Rusia.

P: ¿Cuáles serán las consecuencias de un posible enfrentamiento entre la OTAN y Rusia? ¿Prevé usted que China participe en dicho enfrentamiento?

R: Nadie puede predecir con exactitud cómo se desarrollaría un posible conflicto caliente entre la OTAN y Rusia, ni la probabilidad exacta de que se produzca, pero probablemente sería muy difícil de contener debido al factor nuclear. Por eso es imperativo evitar este escenario a toda costa, y de ahí las conversaciones en curso con ese fin. La facción del “estado profundo” antichino que prevalece en la administración Biden, que es uno de los legados más duraderos de Trump, quiere desescalar las tensiones con Rusia en Europa para que el Pentágono pueda redistribuir algunas de sus fuerzas desde allí a Asia-Pacífico para poder “contener” más agresivamente a China. Sus rivales subversivos del “estado profundo” antirruso están tratando desesperadamente de impedirlo.

 P: ¿Por qué es Rusia tan sensible a la expansión de la OTAN hacia su esfera de influencia?

R: A Rusia le preocupa de forma creíble y legítima que el plan de Estados Unidos de desplegar armas de ataque, incluidas las hipersónicas, cerca de sus fronteras pueda socavar sus capacidades nucleares de segundo ataque y colocar así al país en una posición de chantaje nuclear frente a Occidente.

La continua expansión de la OTAN hacia el este proporciona el pretexto para hacerlo en esos estados miembros. Todo lo que Rusia quiere es volver al status quo anterior a que el bloque incorporara a los antiguos miembros del Pacto de Varsovia en 1999. Se trata de una demanda razonable que mejoraría enormemente la seguridad estratégica entre estas superpotencias nucleares. Todo lo que no sea eso retendrá peligrosamente el riesgo de guerra, incluso por error de cálculo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: