Estados Unidos coquetea peligrosamente con el escenario afgano en Etiopía

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Etiopía podría sospechar que Estados Unidos tiene intenciones ocultas al amenazar con una intervención militar no invitada al país con el pretexto de evacuar a sus ciudadanos, que hasta ahora ni siquiera quieren irse porque todavía se sienten seguros en la capital.

CNN informó el martes de que “el ejército estadounidense ha posicionado fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos en Yibuti para que estén preparadas para prestar asistencia a la embajada de Estados Unidos en Etiopía si la situación empeora, según un funcionario militar y dos fuentes familiarizadas con los movimientos”.

Esto se produce después de que el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, negara la semana pasada que se estuviera considerando una evacuación similar a la de Afganistán, a pesar de que no se le pidió que comparara las dos. Según Associated Press, Matt Lee cuestionó entonces a Price por qué había sacado ese tema, lo que dio lugar a un tenso intercambio entre ambos.

Hay algunos antecedentes más que el lector debería conocer para entender lo peligroso que es que Estados Unidos esté coqueteando con el escenario afgano en Etiopía. A pesar de negar que esté tomando partido en el actual conflicto de Etiopía, Estados Unidos ha apoyado tácitamente al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), al que el gobierno legítimo y democráticamente elegido de ese país ha calificado de terrorista. El TPLF solía ser la facción más influyente del antiguo partido gobernante antes de caer en desgracia con el primer ministro Abiy Ahmed el año pasado.

El ataque por sorpresa del TPLF contra el Mando Norte de la Fuerza de Defensa Nacional de Etiopía (ENDF) en la región de Tigray en noviembre de 2020 provocó la última guerra, que Addis Abeba concibió originalmente como una operación de aplicación de la ley que se ha transformado en una campaña antiterrorista. Estados Unidos ha estado presionando a Addis para que considere al TPLF como iguales políticos y entable conversaciones con ellos, y el último caso se produjo durante el reciente viaje del Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken a África. El Congreso también presentó un proyecto de ley bipartidista que amenaza con más sanciones contra el gobierno etíope.

Llamada engañosamente “Ley de Promoción de la Paz y la Democracia en Etiopía de 2021” (EPDPA), exige exactamente lo mismo que Blinken bajo la amenaza de sancionar a los funcionarios que continúen la guerra, así como a los socios armamentísticos extranjeros del país. Tras los avances militares del TPLF a principios de este mes en las vecinas regiones de Afar y Amhara, que invadieron durante el verano tras la retirada del ENDF de Tigray como parte del alto el fuego unilateral del Estado, el general de alto rango estadounidense William Zana declaró a la BBC que las tropas de su país en Yibuti estaban “aquí para responder a la crisis” en Etiopía.

Ese provocador pronunciamiento hizo que el ministro de Asuntos Exteriores de Yibuti, Mahmoud Ali Youssef, tuiteara que su gobierno no permitirá que sus invitados militares estadounidenses utilicen su base allí “para una intervención hostil en los países vecinos”. No obstante, los funcionarios estadounidenses siguieron haciendo alarde de que sus ciudadanos debían evacuar urgentemente la capital etíope.

En respuesta, el embajador etíope en Estados Unidos, Fitsum Arega, declaró a la agencia rusa Sputnik que “es lamentable que algunos intenten instrumentalizar el miedo y la alarma como estrategia de presión en ayuda del TPLF”. También afirmó que Addis está segura y en paz.

Para hacer todo más dramático, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA) advirtió la semana pasada que el TPLF “probablemente posee una variedad de armas con capacidad antiaérea, incluyendo granadas propulsadas por cohetes, armas antitanque, artillería antiaérea de bajo calibre y sistemas de defensa aérea portátiles” que podrían suponer una amenaza para los aviones civiles si el grupo avanza hacia Addis. Por ello, instaron a los estadounidenses a cumplir con el consejo de su gobierno de evacuar la capital. La dinámica que se perfila es que, si bien Estados Unidos niega que haya un escenario afgano en Etiopía, no deja de hacer alarde de ello.

Esto es extremadamente peligroso, ya que Etiopía es un Estado soberano que no quiere que el ejército estadounidense entre en su territorio sin permiso para evacuar a los ciudadanos estadounidenses que hasta ahora se han negado voluntariamente a seguir el consejo de su gobierno de marcharse. El apoyo tácito de Washington al TPLF sugiere claramente que no es una parte neutral en este conflicto. Por lo tanto, Addis podría sospechar que el Pentágono tiene segundas intenciones al amenazar con una intervención militar no invitada en el país con el pretexto de evacuar a sus ciudadanos, que hasta ahora ni siquiera quieren irse porque todavía se sienten seguros en la capital.

Estas tensiones son una forma de coaccionar a Addis para que trate al terrorista TPLF como su igual político. Estados Unidos se pone del lado de ese grupo, ya que lo considera un instrumento para dividir internamente a Etiopía según el escenario bosnio que propusieron el mes pasado Alex Rondos y Mark Medish en un artículo de opinión para Politico. El primero ejerció hasta julio de 2021 como Representante Especial de la UE para el Cuerno de África, mientras que el segundo formó parte del equipo de implementación de la Paz de Dayton y del Tesoro y el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos en la Administración Clinton. Son figuras occidentales muy influyentes.

La razón por la que Estados Unidos persigue este escenario por proxy a través del TPLF es debilitar a Etiopía por razones geoestratégicas relacionadas con su Nueva Guerra Fría con China.

Antes del conflicto, este país mantenía un equilibrio pragmático entre ambas grandes potencias, pero la mentalidad geoestratégica de Washington de suma cero considera que los lazos mutuamente beneficiosos de cualquier país con Beijing van en detrimento de Estados Unidos. Dado que Etiopía ha liderado históricamente los movimientos antiimperialistas y panafricanos del continente, podría dar un ejemplo positivo para que todos los demás lo sigan si Estados Unidos no la castiga por desafiar su voluntad hegemónica.  

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: