¿Desestabilizó a Kazajstán la facción subversiva antirrusa del Estado profundo americano?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Es probable que el subversivo “estado profundo” antirruso de EE.UU. haya desempeñado un papel en la configuración de los acontecimientos con el fin de detener los esfuerzos de Biden para alcanzar una serie de compromisos mutuos pragmáticos con Rusia durante sus próximas negociaciones destinadas a permitir que el Pentágono redistribuya algunas de sus fuerzas con base en Europa a la región de Asia-Pacífico con el fin de “contener” más agresivamente a China, lo que va en contra de los grandes objetivos estratégicos impulsados ideológicamente por esta facción.

En la Comunidad Media-Alt (CMA) abundan las especulaciones sobre quién es el responsable de la Guerra Híbrida en Kazajistán, y muchos afirman instintivamente que tiene que ser Estados Unidos. Esta teoría tiene cierta base, ya que Estados Unidos ha perseguido tradicionalmente una política de “divide y vencerás” en el antiguo espacio soviético, basada en la militarización de los conflictos de identidad preexistentes (incluidos los políticos) con fines de cambio de régimen, mediante la transición gradual de las revoluciones de colores a las guerras no convencionales (y esta secuencia se describe como guerra híbrida). El Occidente liderado por Estados Unidos también cuenta con poderosas redes de influencia de “ONGs” profundamente arraigadas en la sociedad kazaja, por lo que la afirmación parece creíble.

Los que se adhieren a esta teoría están convencidos de que los últimos disturbios fueron programados para obligar a Rusia a hacer concesiones unilaterales en relación con sus anteriores líneas rojas declaradas antes de las próximas conversaciones destinadas a desescalar la crisis de los misiles no declarada y provocada por Estados Unidos en Europa o para sabotear directamente esas negociaciones antes de que comiencen. Esta línea de pensamiento es superficialmente convincente, pero en última instancia engañosa, ya que carece de cualquier sustancia seria. Las conversaciones sobre seguridad seguirán adelante tal y como está previsto y los funcionarios rusos no han dado ningún crédito a esas afirmaciones populistas, al menos de momento. Uno habría asumido que expondrían inmediatamente este complot si realmente creyeran que Estados Unidos está detrás de él.

Sin embargo, existe una interpretación alternativa de lo sucedido que los observadores objetivos deberían considerar seriamente si realmente se esfuerzan por comprender mejor la compleja dinámica que podría haber estado en juego. Se trata de la conjetura educada de que la facción antirrusa de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de Estados Unidos (“estado profundo“) desempeñó potencialmente un papel en la provocación de esta crisis debido a su deseo interesado de contrarrestar las conversaciones de seguridad previstas debido a su convicción ideológica de que Rusia constituye una mayor amenaza para su país que China. Esta teoría merece una mayor elaboración para ser comprendida mejor.

Básicamente, la facción antichina del “Estado profundo” que heredó Biden es uno de los legados más duraderos de Trump, ya que actualmente dirige los grandes objetivos estratégicos de Estados Unidos en la Nueva Guerra Fría. Consideran a China como la principal amenaza de Estados Unidos, no a Rusia, para lo cual aspiran a desescalar las tensiones con esta última en Europa a fin de redistribuir algunas de sus fuerzas desde allí a Asia-Pacífico para “contener” más agresivamente a China. Esa misma crisis de los misiles no declarada y provocada por Estados Unidos no se debió tanto a Biden y su equipo antichino como a sus rivales antirrusos del “estado profundo”, que buscaron desencadenar tensiones sin precedentes entre Oriente y Occidente para frenar el mencionado plan.

En la búsqueda de ese objetivo subversivo, aprovecharon su red de influencia en los Estados Bálticos, Polonia y Ucrania, lo que hasta ahora no ha logrado ninguna diferencia notable, ya que el equipo de Biden continuó sabiamente con su estrategia pragmática de comprometer a Rusia con el propósito que se explicó en el párrafo anterior. Desesperada por detener esto como sea, la facción del “estado profundo” antirruso parece haber aprovechado la extensa red de influencia de las “ONG” de su país en Kazajstán para provocar una crisis de guerra híbrida poco antes de las conversaciones previstas con Moscú. La suerte quiso que el momento fuera propicio debido a que las autoridades tenían previsto eliminar las subvenciones a la energía.

Esto coincidió con el período previo a las conversaciones planificadas para la próxima semana, que sirvió como “evento desencadenante” para “justificar” superficialmente esta provocación de Guerra Híbrida largamente planeada. Ese acontecimiento catalizó manifestaciones populares orgánicas contra las reformas, que fueron inmediatamente secuestradas por los guerreros híbridos del “Estado profundo” antirruso, que se habían estado preparando para dicho escenario. A pesar de que el gobierno cedió a las demandas apolíticas iniciales de los manifestantes en contra de las reformas, los disturbios se intensificaron, ya que los conspiradores del cambio de régimen incrustados en ese movimiento sabían que ahora sólo tenían que hacer su movimiento para no perder su momentum estratégico.

Eso explica por qué transformaron inmediatamente las protestas apolíticas contra la reforma en disturbios antiestatales que rápidamente emplearon tácticas terroristas como el ataque a miembros de los servicios de seguridad, la toma e incendio de edificios gubernamentales y el saqueo de tiendas, entre otros muchos casos de guerra no convencional. El objetivo era crear una crisis de Guerra Híbrida en el período previo a las conversaciones previstas para la próxima semana con la intención de engañar a los estrategas rusos haciéndoles creer que Biden estaba detrás de todo, aunque muy bien podría haber sido su facción antirrusa de “estado profundo” motivada por los fines antes mencionados relacionados con arruinar esas próximas negociaciones sobre la crisis de los misiles europeos.

Los críticos de esta interpretación podrían alegar, como era de esperar, que la guerra híbrida en Kazajistán “distrae” a Rusia de Ucrania, pero eso no es cierto. El despliegue limitado de fuerzas de paz de la OTSC que se autorizó el jueves por la mañana no restará capacidades a los militares rusos centrados en Occidente.

Además, el caos en Kazajistán es de naturaleza no convencional en materia de seguridad, a diferencia de las amenazas convencionales que supone para Rusia la continua expansión de la OTAN hacia el este y el potencial despliegue de armas de ataque cerca de su frontera, que constituyen las líneas rojas ya articuladas de Moscú. Además, Rusia cuenta con suficientes diplomáticos para gestionar varias crisis a la vez sin perder de vista ninguna de ellas.

Estas observaciones contradicen las premisas planteadas por quienes teorizan que Estados Unidos en su conjunto estaba detrás de los últimos disturbios en Kazajistán en un intento de obligar a Rusia a hacer concesiones unilaterales en relación con sus líneas rojas en Europa o de arruinar por completo las próximas conversaciones antes de que empiecen. Es más probable que su subversivo “estado profundo” antirruso haya desempeñado un papel en la configuración de los acontecimientos con el fin de detener los esfuerzos de EE.UU. para llegar a una serie pragmática de compromisos mutuos con Rusia destinados a permitir que el Pentágono redistribuya algunas de sus fuerzas con sede en Europa a la región de Asia-Pacífico con el fin de “contener” más agresivamente a China, lo que va en contra de los grandes objetivos estratégicos impulsados ideológicamente por esta facción.

La gente no debería olvidar que Estados Unidos no es una entidad homogénea en la toma de decisiones, ya que los últimos seis años han demostrado que está fracturada en facciones que compiten ferozmente y que no se detendrán ante nada para socavar a sus rivales.

No es realista imaginar que esta dinámica haya mejorado, y mucho menos que se haya eliminado de la ecuación estratégica, desde que Biden sustituyó a Trump. Más bien, sólo se intensificaron después de que el titular, de forma un tanto sorprendente, continuara con el decisivo curso antichino de su predecesor, para disgusto de la facción antirrusa del “estado profundo”. Por lo tanto, lo que ocurrió en Kazajistán podría haber sido el último hurra de este grupo de interés, cada vez más desesperado, antes de ser neutralizado políticamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: