¿No debería Francia tratar de contener la influencia turca en África en lugar de la rusa?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


El rival mediterráneo de Francia, Turquía, representa una amenaza mucho más amplia para los intereses de la Gran Potencia de Europa Occidental en “Françafrique” de lo que Rusia sería capaz de hacer.

La competencia cada vez más intensa entre Francia y Rusia en África, especialmente en el caso de Malí, ha suscitado dudas sobre si París debería intentar contener la influencia de Moscú en el continente. La asistencia en materia de seguridad de la gran potencia euroasiática a los Estados asediados por la guerra híbrida que soliciten su apoyo en materia de “seguridad democrática” (tácticas y estrategias contra la guerra híbrida) podría, en teoría, complementar los esfuerzos convencionales de Europa Occidental para estabilizar a sus socios frente a amenazas compartidas como el terrorismo.

Por el contrario, Francia considera dichas iniciativas rusas como parte de un juego de suma cero debido al temor de que Moscú esté tratando de reducir su influencia en “Françafrique”, que se refiere a la franja de África anteriormente colonizada por Francia que París considera su “esfera de influencia” exclusiva. Esta perspectiva es contraproducente, ya que hasta ahora sólo ha dado lugar a una mayor exacerbación de su competencia, de forma que se refuerza la percepción local de que Francia se comporta de forma neocolonial, lo que a su vez presenta a Rusia como un mejor socio.

Además, la competencia cada vez más intensa entre estas dos grandes potencias corre el riesgo de desestabilizar África aún más de lo que ya está. Este será el caso, sobre todo, si Francia apoya los esfuerzos chadianos para contrarrestar la influencia rusa en la República Centroafricana (RCA) y en Libia, por no hablar de respaldar posibles revoluciones de color contra gobiernos favorables a Rusia, como el de Malí, en el Sahel. Por lo tanto, es contraproducente para todas las partes interesadas que Francia y sus socios libren una guerra híbrida contra los intereses rusos en “Françafrique”.

Es muy poco probable que Francia llegue a “perder” realmente la “Françafrique”, debido a los arraigados vínculos culturales, económicos, históricos, institucionales, lingüísticos y estratégicos que la unen a esos países. La relacion de Rusia con África se limita principalmente a las esferas de la generación de energía, la extracción de recursos y la seguridad. Por lo tanto, es incapaz de sustituir por completo la influencia francesa en esos estados. La República Centroafricana es una excepción, ya que Rusia está experimentando con la “reconstrucción de la nación” allí, pero este modelo no se ha exportado.

En cambio, el rival mediterráneo de Francia, Turquía, representa una amenaza mucho más amplia para los intereses de la gran potencia europea occidental en “Françafrique” de lo que Rusia sería capaz de hacer. A diferencia de los limitados medios de compromiso de Moscú con África, los de Ankara son extremadamente amplios y se basan en las conexiones religiosas que comparte con muchos de los pueblos del continente, especialmente los de los países de mayoría musulmana que componen “Françafrique”.

En particular, Turquía está ampliando activamente su influencia diplomática y económica mediante la construcción de nuevas embajadas/consulados y el suministro de ayuda al desarrollo a los numerosos países del continente que más lo necesitan. Turquía también tiene un impresionante atractivo militar en África, atribuible a la formidable naturaleza de sus fuerzas amigas en sí mismas y a la alta calidad de sus rentables exportaciones de armas. Aunque la nueva influencia de Rusia en África es importante, no se puede comparar con la de Turquía.

Francia intenta activamente contener a su rival mediterráneo en el Levante y el norte de África. En el primer frente, París ha intentado reunir una coalición antiturca respaldada por Estados Unidos e integrada por Chipre, Egipto, Grecia e “Israel. Armenia, a pesar de ser aliada de Rusia en la OTSC y en la Unión Económica Euroasiática, ha coqueteado mucho más con Francia desde su devastadora pérdida durante la guerra de Karabaj del año pasado y, por tanto, podría considerarse un miembro potencial de esta emergente coalición liderada por Francia.

En el frente norteafricano, Francia apoya al “Ejército Nacional Libio” rebelde del mariscal de campo Haftar contra las autoridades del país, respaldadas por Turquía y reconocidas internacionalmente, en Trípoli. Aunque el conflicto llegó a un punto muerto tras la audaz intervención militar de Ankara en apoyo de su aliado, las tensiones siguen siendo agudas y podrían llevar a la reanudación de una guerra total si no se gestionan con cuidado. Cabe señalar que París también coopera con el CCG en Libia, aunque este bloque está explorando recientemente un acercamiento a Turquía.

Aunque se dice que Rusia también apoya a Haftar, no hay pruebas de que esté coordinando sus supuestos esfuerzos con Francia. Sea como fuere, siguen estando supuestamente en el mismo bando en la guerra civil libia frente a Turquía, por lo que esta observación podría utilizarse como punto de partida para regular su competencia cada vez más intensa en África. También podría ser aprovechada por los diplomáticos rusos de talla mundial para demostrar que su país no representa en realidad ninguna amenaza para los intereses franceses allí.

Por el contrario, podrían llamar la atención, ya sea directamente o por inferencia, sobre la competencia franco-turca, mucho más intensa, a lo largo del Mediterráneo, que también se está arrastrando a África, como se ha explicado anteriormente. Al dejar claro que Moscú no puede competir con París en “Françafrique” ni de lejos al mismo nivel de amplitud que Ankara ya ha demostrado que es capaz de hacer, los diplomáticos rusos podrían cambiar positivamente la percepción francesa en la dirección de dejar de considerarlos una amenaza de seguridad de suma cero.

El resultado de esta iniciativa de “gestión de la percepción” basada en los hechos podría ser doble: Francia podría entrar en un acercamiento con Rusia en África o, como mínimo, acordar un llamado “pacto de no agresión” para regular de forma más responsable su competencia allí; y/o París podría (entonces) reorientar/equilibrar sus esfuerzos de “contención” en el continente contra Ankara. Ambos resultados interconectados redundarían en beneficio de los intereses estratégicos de Rusia al aliviar la presión francesa sobre ella y estabilizar así comparativamente a África.

Para ser absolutamente claro, Rusia no tiene intención de enfrentar a Francia con Turquía para dividir y gobernar África en pos de sus propios fines, pero Francia podría naturalmente tratar de “contener” a Turquía allí si se da cuenta de que Rusia no es realmente su rival sino que podría ser un socio eficaz en materia de seguridad. Además, la competencia franco-turca, cada vez más intensa en el Mediterráneo, podría extenderse pronto de forma natural a África. Dado que Francia dispone de medios limitados, como todos los países, podría optar por dar prioridad a la contención de Turquía en lugar de la de Rusia.

Lo que se necesita en esta coyuntura crucial es que Francia evalúe sobriamente la situación estratégica tal y como existe objetivamente, sin percibirla a través de los filtros de la Nueva Guerra Fría influenciados por Estados Unidos. Seguir buscando la “contención” de la influencia rusa en África, especialmente con Chad como punta de lanza de París a este respecto, desestabilizaría enormemente a “Françafrique” y podría incluso obligar a Rusia a aliarse con Turquía allí. Francia puede evitar este peor escenario respetando los intereses africanos de Rusia y concentrándose más en Turquía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: