La gran estrategia de Francia en Afro-Eurasia está emergiendo poco a poco

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Francia debería adoptar la tendencia multipolar de la cooperación mutuamente beneficiosa para mantener su actual influencia en partes de Afro-Eurasia, así como ampliarla de forma pragmática a nuevas regiones.

Francia prevé seguir siendo una Gran Potencia influyente durante todo el siglo 21, para lo cual está formulando una gran estrategia para avanzar en ese objetivo en toda Afro-Eurasia durante este tiempo. La estrategia indopacífica de París fue inesperadamente saboteada por sus aliados de Canberra y Washington a raíz del sorpresivo anuncio de AUKUS con Londres del mes pasado. Francia no sólo perdió un acuerdo de submarinos de $90 billones de dólares australianos con Australia, sino que, lo que es igual de importante, ya no puede contar con este país del tamaño del continente como su principal socio regional. En respuesta, Francia ha tratado de sustituir su papel con India en este espacio geoestratégico.

Hacia el oeste, la siguiente región en la que Francia se ve ejerciendo una influencia fundamental es el Mediterráneo oriental. Grecia desempeña el papel que se suponía que iba a desempeñar Australia en el Indo-Pacífico, pero que ahora cumplirá India. En lugar de tratar de equilibrar a China, Francia se centra en equilibrar a Turquía en este espacio geoestratégico. Espera liderar una coalición de Estados afines de los que pueda extraer privilegios económicos y de inversión a cambio de su cooperación militar y estratégica para contener esta amenaza compartida.

África constituye el último frente de la gran estrategia de Francia en el siglo XXI, y es aquí donde la Gran Potencia de Europa Occidental tiene la mayor ventaja por razones históricas. Aunque Rusia ha hecho impresionantes incursiones en la región antiguamente colonizada que Francia denomina “Françafrique” y que considera su exclusiva “esfera de influencia”, París espera apoyarse en sus aliados de décadas en Chad para contrarrestar esta tendencia. Podría decirse que Francia debería estar más preocupada por la influencia turca en “Françafrique” que por la rusa, pero en cualquier caso, espera recuperar su terreno estratégico perdido aquí en los próximos años.

Los puntos en común que conectan la gran estrategia francesa en el Indo-Pacífico, el Mediterráneo Oriental y la “Françafrique” son varios. En primer lugar, Francia tiene una influencia histórica en cada uno de estos espacios. Segundo, hay una potencia emergente que pretende contener. Y tercero, Francia espera apoyarse en países regionales afines para lograr el citado objetivo. Sin embargo, también hay varios retos. En primer lugar, la influencia histórica de Francia en estas regiones se ha erosionado. En segundo lugar, no todos los países de la región quieren contener la potencia emergente que Francia considera una amenaza. Y tercero, sus socios podrían no sacrificar sus propios intereses para este fin.

Lo que esto significa en la práctica es que Francia no puede confiar plenamente en India, Grecia y Chad para contener a China, Turquía y Rusia/Turquía en el Indo-Pacífico, el Mediterráneo Oriental y la “Françafrique” respectivamente. París puede armar a cada uno de ellos y atraerlos con ciertos incentivos económicos para que desempeñen un mayor papel en este sentido, pero debe reconocer su capacidad de equilibrio comparativamente menos influyente si se compara con la de China, Rusia y Turquía. Francia es una potencia militar con una economía impresionante, un atractivo de poder blando y una influencia histórica en toda Afro-Eurasia, pero sus capacidades diplomáticas de equilibrio no están a la altura.

Ese es el principal problema para París, ya que no tiene experiencia en la práctica de esa política de equilibrio. Lo único que sabe hacer es ejercer una influencia hegemónica a través de socios menores y proxies comparativamente menores. Ya ha aceptado la erosión de su influencia en cada uno de esos tres espacios antes mencionados y sólo ahora está intentando recuperarla tardíamente debido a la dinámica de la Nueva Guerra Fría.

La arrogancia imperialista de Francia cegó a los estrategas del país ante sus propias deficiencias, responsables de estos anteriores reveses. Si no aprenden de estas lecciones, la gran estrategia que habían previsto nunca se pondrá en práctica en todo su potencial.

La primera lección es que la dominación de Francia sobre sus socios regionales más pequeños hizo que éstos se acercaran a los rivales percibidos por París como una forma de alivio de la presión destinada a mejorar en última instancia su autonomía estratégica.

No fue debido a ninguna “connivencia” por parte de China, Turquía o Rusia/Turquía en esas regiones que estos países hicieran sus respectivos avances en los últimos años, ya que los socios de Francia allí (tanto los anteriores como los actuales) cooperan voluntariamente con ellos. Francia debería respetar los intereses soberanos de sus socios regionales más pequeños para no obligarles inadvertidamente a hacer un contrapeso tan activo.

La segunda lección está estrechamente relacionada con la primera y es la más aplicable en “Françafrique”. Se trata de que Francia sigue creyendo en su autopresunta “superioridad cultural” como base de poder blando para mantener su influencia. Muchos africanos hablan francés por la herencia del colonialismo, no por una atracción especial hacia esa lengua. También emigran a Francia por razones económicas, no porque les guste su cultura más que la suya. La creencia de Francia en su “superioridad cultural” es extraoficialmente una parte importante de la identidad del país, pero resulta arrogante, condescendiente e incluso racista. Esto hace que pierda muchos corazones y mentes.

A continuación, Francia debe tratar a todos sus socios con el mismo respeto, lo que sólo puede conseguirse aprendiendo las dos primeras lecciones. Esto incluye también a otros comparativamente más grandes, como India. Aunque algunos de sus dirigentes puedan tener motivaciones personales interesadas para asociarse con París contra terceros países, esa Gran Potencia de Europa Occidental no debería perder de vista el hecho de que, presumiblemente, todavía hay algunos miembros patrióticos en sus burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes (“estado profundo“). Estas fuerzas podrían resistirse a que sus dirigentes pongan en peligro la seguridad nacional provocando militarmente a otros a instancias de Francia.

Partiendo de esa lección, Francia no debería dar por sentada su asociación con ningún país. Los miembros patrióticos de su “Estado profundo” podrían tratar de detener la imprudente puesta en peligro de la seguridad nacional por parte de sus dirigentes, incluso mediante golpes de Estado. También existe la posibilidad de que estas mismas fuerzas provoquen disturbios de la Revolución de Color impulsados por el patriotismo contra sus dirigentes títeres respaldados por Francia. Francia tampoco debería descartar la posibilidad de que sus aliados nominales, estadounidenses y británicos, “roben” más a sus socios, incluso sobornando a esos mismos líderes corruptos que están personalmente en deuda con París.

Otra lección es que Francia no debe seguir haciéndose la ilusión de que existen “esferas de influencia” exclusivas, especialmente en “Françafrique”. Es inevitable que París tenga que aceptar la influencia de otros países en las áreas que solía considerar únicamente bajo su dominio. Esto incluye tanto a “aliados” como Estados Unidos como a rivales percibidos como China, Rusia y Turquía. Francia debería entonces considerar la posibilidad de ceder de forma pragmática parte de su influencia anterior de manera manejable para formar asociaciones más eficaces con sus aliados, así como explorar medios creativos para entablar acercamientos con los rivales percibidos.

Esto lleva el análisis a la última lección, que es que la competencia de suma cero es contraproducente y anticuada. Francia debería adoptar la tendencia multipolar de cooperación mutuamente beneficiosa para mantener su actual influencia en partes de Afro-Eurasia, así como ampliarla de forma pragmática a nuevas regiones. Si se aferra a su actual visión competitiva de todo, sólo conseguirá no aprender las lecciones mencionadas anteriormente y repetir los mismos errores que son responsables de que Francia haya perdido su influencia en esos espacios geoestratégicos en primer lugar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: