¿Por qué EEUU está fabricando otra crisis en Nicaragua?

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


Existe la posibilidad de que la guerra híbrida de EEUU contra Nicaragua se convierta en una lucha proxy de influencia con Rusia, que tiene relaciones estratégicamente más importantes con ese país que China.

Las elecciones presidenciales celebradas el domingo en Nicaragua fueron calificadas por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, como una “pantomima” en una declaración que hizo pública ese mismo día. Describió al actual presidente Daniel Ortega como “no diferente de la familia Somoza que Ortega y los sandinistas combatieron hace cuatro décadas”.

Biden también prometió que “Estados Unidos, en estrecha coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, utilizará todas las herramientas diplomáticas y económicas a nuestro alcance para apoyar al pueblo de Nicaragua y exigir responsabilidades al gobierno de Ortega-Murillo y a quienes facilitan sus abusos”. Esto puede interpretarse como una amenaza de intensificar la guerra híbrida de su país contra Nicaragua.

Objetivamente hablando, Estados Unidos está manufacturando otra crisis en Nicaragua. La primera de importancia en la memoria reciente fue cuando el ex presidente Reagan apoyó a los “Contras” antisandinistas durante una guerra proxy que duró una década. Ese conflicto se libró con el pretexto de que Nicaragua podría representar otra “ficha de dominó” cuya “caída” en manos de los rebeldes socialistas podría desencadenar una reacción en cadena en el resto de América Latina y el Caribe. En el contexto actual, esos temores no son creíbles, pero eso no impidió que el ex presidente estadounidense Trump pusiera en marcha los engranajes de la inminente crisis que su sucesor parece dispuesto a empeorar.

He cubierto las agresiones iniciales de Trump a lo largo de los años en los siguientes análisis:

* 27 de julio de 2017: “Se supone que las sanciones de EE.UU. contra Nicaragua desencadenan una guerra híbrida contra China

* 28 de abril de 2018: “La pesadilla nicaragüense podría no haber hecho más que empezar

* 2 de febrero de 2019: “Trump intenta acabar con la “troika de la tiranía” de América Latina

El contexto estratégico ha evolucionado desde entonces, lo que exige algunas aclaraciones analíticas.

En primer lugar, la razón que se sospechaba originalmente para esta guerra híbrida – detener los supuestos planes de China de construir un canal transoceánico – ya no es relevante, puesto que nunca se produjo ningún progreso tangible en este sentido.

En segundo lugar, la motivación principal en la actualidad es destruir a todos los países regionales de la autoproclamada “esfera de influencia” EE.UU. que no se pliegan a su voluntad hegemónica. Tercero, esta es la última de una serie de campañas de cambio de régimen hemisférico que puede describirse como “Operación Cóndor 2.0”. En cuarto lugar, Nicaragua ha resistido hasta ahora la campaña de presión previa de Estados Unidos, por lo que está previsto que se intensifique en el futuro. Y quinto, esta intensificación podría suponer graves amenazas para su estabilidad.

Si la campaña de presión que EE.UU. planea adelantar en coordinación con sus vasallos regionales no logra debilitar la “Seguridad Democrática” de Nicaragua (tácticas y estrategias de contraguerra híbrida como las implementadas contra las amenazas de la Revolución de Colores antes de las elecciones para evitar ese escenario de cambio de régimen), entonces no se puede descartar que vuelva a recurrir a la guerra proxy cinética. La vecina Honduras, que está bajo el control de un líder instalado por Estados Unidos, podría volver a desempeñar fácilmente su papel histórico de apoyo a dichas fuerzas. Cualquier desestabilización significativa de Nicaragua podría desencadenar una crisis de refugiados que podría extenderse rápidamente por toda la región y empeorar la ya existente.

También existe la posibilidad de que la Guerra Híbrida de Estados Unidos contra Nicaragua se convierta en una lucha proxy de influencia con Rusia, que tiene relaciones estratégicamente más sustantivas con ese país que China. Un artículo de 2019 titulado “Russia and Nicaragua: Progress In Bilateral Cooperation” ofrece un resumen detallado de los avances más importantes en sus vínculos durante las últimas décadas. Revela que las relaciones, especialmente en la dimensión militar, se fortalecieron ampliamente en los últimos 10 años. Teniendo esto en cuenta, Moscú podría decidir apoyar a Managua durante cualquier crisis que se produzca, mediante el suministro urgente de más armas y quizás otras formas de apoyo, como los asesores.

Estados Unidos podría beneficiarse cínicamente de ese escenario, al menos en cuanto a la óptica que pretende proyectar a las audiencias nacionales y extranjeras. Sus gestores de percepción podrían ampliar sus narrativas de miedo sobre Rusia presentándola erróneamente como un “apoyo a un dictador canalla en contra de la voluntad democrática de su pueblo”.

Esto también podría explotarse como pretexto para ampliar la presencia militar regional de Estados Unidos, lo que serviría para distraer de su reciente y humillante retirada de Afganistán. También podría ejercerse más presión contra los aliados cubanos y venezolanos de Nicaragua con el pretexto de responder a su ayuda potencialmente similar a la de Rusia a ese país.

Si esta es una de las motivaciones para intensificar la guerra híbrida de Estados Unidos contra Nicaragua tras las últimas elecciones en ese país, los observadores pueden concluir que lo más probable es que esté dirigida por la facción neoconservadora de sus burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes (“estado profundo“).

Están obsesionados con “contener” a Rusia y se oponen en principio a los esfuerzos de algunos de sus colegas más pragmáticos por negociar con ella un llamado “pacto de no agresión” para regular responsablemente su rivalidad. Si consiguen empeorar esta Guerra Híbrida y provocar algún tipo de apoyo militar ruso a Nicaragua como respuesta, podrían sabotear los incipientes avances en ese frente.

Queda por ver, por supuesto, qué forma adoptará esta campaña de presión intensificada y si Rusia responderá a ella con un apoyo militar significativo a Nicaragua, pero todo parece ir en esa dirección general teniendo en cuenta la última declaración de intenciones hostil de Biden. Lo que esto demuestra es que está continuando con la política de su predecesor de derrocar a los gobiernos regionales independientes, que a su vez se construyó sobre los avances que Obama hizo en este sentido. Estados Unidos nunca permitirá que se desarrollen pacíficamente gobiernos independientes dentro de su llamada “esfera de influencia”. Exige el pleno cumplimiento de sus exigencias hegemónicas bajo la amenaza de una guerra híbrida si se niegan.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: