Design a site like this with WordPress.com
Get started

Etiopía hizo un poderoso llamamiento a EEUU para que detenga su guerra híbrida

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


La carta abierta del Primer Ministro Abiy a Biden debe considerarse como un poderoso movimiento en apoyo del antiimperialismo, el derecho internacional y la soberanía nacional.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, publicó la semana pasada una carta abierta al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la que le pide que apoye al firme aliado de su país en su actual campaña antiterrorista.

Addis Abeba considera actualmente a la facción más influyente de su coalición gobernante, el Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), como un grupo terrorista después de que atacara a las fuerzas gubernamentales en su región norteña homónima el pasado noviembre.

El TPLF ya no forma parte del gobierno tras haberlo abandonado para protestar por las profundas reformas sociopolíticas del primer ministro Abiy. El grupo también afirma que prolongó ilegítimamente su gobierno a finales del año pasado al posponer las elecciones previstas con el pretexto de contener el COVID-19, a pesar de que su recién formado Partido de la Prosperidad las ganó más tarde, a principios de este año.

Etiopía se encuentra desde noviembre en un estado de conflicto que algunos observadores han calificado de guerra civil, a pesar de que el gobierno lo considera una operación regional antiterrorista. Se quiera llamar como se quiera, está claro que Estados Unidos, la mayor parte de Occidente, algunas de las organizaciones mundiales bajo su influencia y algunos países árabes como Egipto se han puesto del lado del TPLF en mayor o menor medida.

Esto se manifiesta a través del apoyo político a su causa, incluso exigiendo conversaciones entre las dos partes enfrentadas, lo que implica escandalosamente una equivalencia jurídico-moral entre ellas, así como sanciones. Esa coalición de fuerzas extranjeras justifica su intromisión por motivos humanitarios. A Addis Abeba le preocupa que el TPLF esté siendo utilizado en realidad como un agente para dividir y gobernar este país cosmopolita.

En particular, algunos analistas etíopes sospechan que Egipto está desempeñando un papel destacado en esta campaña de desestabilización para socavar el proyecto de la Gran Presa del Renacimiento Etíope de su país, que ha suscitado una feroz oposición por parte de ese país árabe y de su vecino sudanés común. Una corriente de pensamiento más amplia es que Occidente simplemente no quiere que un país africano próspero y diverso se convierta en una potencia regional.

Independientemente de las motivaciones estratégicas de su intromisión, es innegable que las fuerzas extranjeras han apoyado al TPLF contra el gobierno de Etiopía reconocido internacionalmente. Estados Unidos es el más influyente a nivel mundial entre ellos y, por tanto, podría detener esta campaña si tuviera la voluntad política de hacerlo, pero el primer ministro Abiy cree que algunos de sus responsables políticos están bajo la influencia del TPLF y de sus grupos de presión.

Expresó la totalidad de sus preocupaciones en la carta abierta que escribió a Biden, que merece ser leída en su totalidad por todos los observadores interesados. Es muy poderosa porque articuló de forma convincente las razones por las que su gobierno considera al TPLF como terroristas, explicó por qué Estados Unidos debería apoyar las operaciones de su histórico aliado antiterrorista contra ellos, y expuso el doble rasero que impulsa las políticas de Washington contra su país.

Incluso aquellos que no han seguido de cerca este conflicto podrían estar impresionados por la forma en que el líder etíope llamó la atención sobre el empleo artero del TPLF de la retórica de la victimización para legitimar la causa del grupo, su apelación a las preocupaciones humanitarias, y la eficacia con la que se ha asegurado el apoyo de Occidente. Este modus operandi ya se había experimentado en Siria y ahora se aplica contra Etiopía.

Las estrechas similitudes entre la incipiente secuencia de la Guerra Híbrida de Etiopía y el precedente más infame de Siria sugieren fuertemente que Estados Unidos también está detrás de este último conflicto africano, después de que es bien sabido que orquestó el de Asia Occidental. Sin embargo, no está claro por qué está librando esta Guerra Híbrida contra Etiopía, ya que abundan las teorías pero aún no ha surgido ninguna explicación concluyente.

Esta confusión explica por qué el primer ministro Abiy trató de apelar al presidente Biden a través de diversos ángulos con la esperanza de influir en el principal responsable de la toma de decisiones de Estados Unidos para que suspenda esta campaña. Es especialmente relevante que haya hablado de la influencia que el TPLF y sus grupos de presión tienen sobre algunos responsables de la toma de decisiones estadounidenses, ya que sugiere que el líder etíope cree que aún queda esperanza para contrarrestarla y revertir esta política.

También sugiere que su gobierno no cree que la totalidad de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de EE.UU. (“estado profundo“) apoyen esto tampoco. Es de suponer que existe cierta discrepancia, ya que es seguro que al menos algunas de esas fuerzas aprecian el apoyo previo de Etiopía a los objetivos antiterroristas de Estados Unidos en Somalia, elogian su anterior acto de equilibrio con respecto a China y el CCG, y saben lo mal que se ve traicionar a un aliado.

La presión a la que están sometiendo al país a través de su Guerra Híbrida contra Etiopía está empujando al gigante de África Oriental a los brazos de los rivales chinos y rusos de Estados Unidos. En otras palabras, los pretextos humanitarios que se utilizan para justificar esta campaña están dando lugar a resultados geopolíticamente contraproducentes desde la perspectiva de la gran estrategia estadounidense, algo de lo que Biden y su equipo deberían ser conscientes.

Por supuesto, los observadores astutos de la política exterior estadounidense probablemente ya se dan cuenta de que el actual líder de Estados Unidos es poco más que una figura que representa a las oscuras fuerzas del “estado profundo”, por lo que apelar directamente a él probablemente no cambiará nada. No obstante, la importancia de la carta abierta del primer ministro Abiy es que ha generado atención internacional y ha permitido que el mundo sea más consciente de la posición de Etiopía.

También es significativo que el primer ministro Abiy haya puesto en evidencia la hipocresía estadounidense y haya descrito la guerra híbrida que sufre actualmente su país como una mutación colonial. Su afirmación de que ciertos funcionarios que dictan la pauta de las políticas actúan bajo influencia extranjera a expensas de los intereses nacionales objetivos de Estados Unidos arroja luz sobre el funcionamiento real de la política exterior estadounidense, que rara vez se discute en público, y menos aún por el líder de una nación aliada de Estados Unidos.

El llamamiento del primer ministro Abiy a Estados Unidos puede interpretarse, por tanto, como un indicio de que su país podría estar a punto de contraatacar con más confianza la campaña de la guerra híbrida de su (¿ya ex?) aliado si no se detiene pronto. Esto podría adoptar la forma de acusaciones más detalladas contra Estados Unidos, así como una recalibración más drástica de la política exterior de Etiopía hacia China y Rusia.

Por supuesto, si estos acontecimientos se produjeran, Estados Unidos redoblaría la guerra híbrida contra Etiopía alegando perversamente que esos movimientos no fueron provocados y que, por lo tanto, representan una supuesta “amenaza” para los intereses estadounidenses. Eso, a su vez, daría lugar a otra justificación fabricada para continuar esta campaña, además de la ya manipulada humanitaria.

Pase lo que pase, está claro que Etiopía se siente por fin lo suficientemente segura como para denunciar la guerra híbrida de Estados Unidos contra ella. Esto establece un excelente ejemplo para que otras naciones del Sur Global lo sigan si también son víctimas de tales campañas en el futuro próximo. La carta abierta del primer ministro Abiy a Biden debe considerarse, por tanto, como un poderoso paso en apoyo del antiimperialismo, el derecho internacional y la soberanía nacional.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: