Chad quiere liderar la carga contra los avances de Rusia en Françafrique


Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

Rusia y todos sus socios en “Françafrique” deberían preocuparse seriamente por lo que dijo el Ministro de Asuntos Exteriores de Chad, en lugar de que ese diplomático y el patrón francés de su país fingieran preocupación por ellos y por Wagner.

Acusaciones de Chad contra Rusia

El ministro de Asuntos Exteriores de Chad, Cherif Mahamat Zene, fue citado por France24 advirtiendo de la influencia rusa en África. Según el máximo diplomático del país centroafricano, el nebuloso grupo mercenario Wagner, supuestamente vinculado a Rusia (aunque el Kremlin lo niega), es responsable de la desestabilización de Chad. Zene dijo que entrenaron a los rebeldes que mataron al ex presidente Idriss Deby a principios de este año y también “ciertamente respaldaron” un ataque contra su país que se originó en la República Centroafricana (RCA) a finales de mayo, donde las fuerzas rusas están actualmente desplegadas en apoyo del gobierno por la aprobación del CSNU.

Contexto de fondo

Estas agudas acusaciones se producen tras el alarmismo de Francia sobre unas supuestas negociaciones de Malí para reclutar a Wagner con el fin de llenar el vacío de seguridad que ha dejado la repentina reducción del apoyo militar del país europeo occidental a su gobierno tras el golpe de Estado.

El contexto más amplio es que Rusia ha hecho recientemente impresionantes avances en África y, en particular, en las regiones anteriormente colonizadas por Francia, conocidas como “Françafrique”, que París considera su exclusiva “esfera de influencia”. Chad es una potencia militar regional y uno de los aliados africanos más cercanos de Francia, de ahí que haya decidido liderar la carga contra las incursiones de Rusia en esta parte del continente.

Los intereses propios de Chad

Los intereses de Yamena a este respecto son totalmente egoístas. En primer lugar, espera que funcionar como la punta de la lanza francesa en “Françafrique” disuada a Occidente de criticar su transición política, que no ha cumplido las expectativas “democráticas” de esa civilización. En segundo lugar, aspira a recibir más ayuda militar, económica y de otro tipo de Francia como recompensa por impulsar la agenda de infowar regional antirrusa de su patrón. En tercer lugar, Chad se considera la principal fuerza militar de la región y, por lo tanto, teme que Rusia le reste influencia en otros países. Y en cuarto lugar, podría preocuparle que Rusia apoye a varios rebeldes.

Desmontando el alarmismo antirruso

Los dos primeros intereses son comprensibles, mientras que los dos segundos lo son mucho menos. Es probable que Chad siga siendo un socio importante para los ejércitos de los países de la región, especialmente los del G5 del Sahel, liderado por Francia, entre ellos, Mauritania, Mali, Burkina Faso y Níger. Estos cinco países han colaborado estrechamente en la lucha contra las amenazas terroristas bajo la dirección de Francia, aunque no siempre han tenido éxito. Sin embargo, sus ejércitos tienen mucha experiencia en la colaboración con sus homólogos chadianos, por lo que es poco probable que los separen por completo en el futuro, aunque algunos de ellos, como Malí, empiecen a depender menos de ellos.

En cuanto a las sospechas de que Rusia podría apoyar a varios rebeldes antigubernamentales, no hay ninguna base creíble para esta hipótesis. Al parecer, Wager opera en los países vecinos de Chad, la República Centroafricana y Libia, en el primero de los cuales Yamena solía ejercer una influencia directa y por delegación hasta los últimos años, mientras que la parte sur del segundo también se ha escapado de su control posterior a Gadafi desde el reciente ascenso del mariscal de campo Haftar. En teoría, podría darse el caso de que algunas fuerzas antigubernamentales de esos países hayan sido entrenadas por Wagner, pero ni el grupo ni su supuesto patrocinador ruso lo habrían hecho con la intención de cambiar el régimen.

Más bien, si se demuestra que dicho entrenamiento tuvo lugar, lo más probable es que fuera el resultado de que Wagner proporcionara este tipo de ayuda a las fuerzas bajo el mando de Haftar de Libia y el gobierno de la RCA, que luego podrían haberse “rebelado” desertando al lado de los grupos antigubernamentales que operan contra Yamena. Si esto ocurriera, ni Wagner ni Rusia serían responsables de este resultado, sino que los responsables serían aquellos bajo los que operaban anteriormente, por ser incapaces de controlar las fuerzas bajo su mando.

Intereses de Infowar

El énfasis público que Chad está poniendo en su preocupación por la supuesta desestabilización de la región por parte de Rusia (un eufemismo para erosionar la influencia francesa y apoyada por Francia en “Françafrique”) y el apoyo a los rebeldes antigubernamentales pretende echar más leña al fuego de la actual guerra interna antirrusa de Occidente en toda África.

Se trata de desprestigiar a Rusia y a los grupos como Wagner, supuestamente relacionados con ella, como actores irresponsables que suponen una amenaza sin precedentes para los numerosos Estados frágiles del continente y, sobre todo, para su población, mayoritariamente empobrecida. Esta narrativa armada puede entonces ser explotada para hacer que Francia parezca mejor por contraste.

La guerra híbrida contra Rusia en África

Esta idea implica que la competencia franco-rusa en “Françafrique”, cada vez más intensa, tiene dos vertientes principales: la militar y la informativa. El primero es más significativo a la hora de configurar las realidades sobre el terreno y está relacionado con la dependencia de varios países de la ayuda francesa y rusa para satisfacer sus necesidades de seguridad. El segundo, por su parte, se refiere a la percepción de la opinión pública sobre la legitimidad y la eficacia final del socio preferido de su gobierno.

En la actualidad, Francia está a la defensiva en la mayor parte de la “Françafrique” porque hasta ahora no ha cumplido con las expectativas de seguridad de sus socios y de su población, lo que ha creado un espacio para que consideren la posibilidad de acudir a Rusia por necesidad pragmática.

Tras haber considerado hacerlo, aunque sea presuntamente, Francia y sus aliados, como Chad, entran en acción lanzando dramáticas acusaciones de guerra de la información contra esos países en un intento desesperado de disuadirlos de cooperar con Rusia. Una cosa es que los gobiernos y la población de la región escuchen estas afirmaciones de su antiguo socio colonial francés y otra que provengan de un país africano como Chad, que pretende aumentar la credibilidad de estas narrativas al “localizarlas”. Sin embargo, dado que Yamena está considerada como uno de los principales apoderados de París en el continente, es probable que no ayude a su patrón a ganarse los corazones y las mentes para su causa compartida contra Rusia y sólo servirá para atraer la atención de los gobiernos occidentales.

Esto no es insignificante, ya que el loro de las preocupaciones de Francia sobre el impacto estratégico de la creciente influencia militar de Rusia en “Françafrique” puede ser manipulado para convencer al público europeo de que apoye cualquiera de las próximas iniciativas de París allí.

Por ejemplo, Francia planea multilateralizar aún más su antigua “Operación Barkhane” incorporando a más socios europeos para “compartir la carga” del liderazgo militar regional que, según afirma, es necesario para detener la inmigración ilegal. Si París y Yamena consiguen inventar la historia de que Moscú podría “armar” este proceso allí como parte de su “guerra híbrida” contra Occidente, como supuestamente está haciendo en Europa del Este, entonces Occidente podría apoyarlos en África.

Simplificación de la secuencia de la guerra híbrida

La verdadera guerra híbrida no es lo que Occidente afirma que Rusia supuestamente está librando contra ellos en varios teatros, sino lo que Occidente realmente está librando contra Rusia allí. Tratan de enmascarar sus actividades subversivas distrayendo al público con falsas afirmaciones de que Moscú está haciendo exactamente lo que ellos mismos son realmente culpables.

En el contexto africano, Francia y su aliado chadiano están utilizando medios de infoguerra para avanzar en el fin estratégico de hacer retroceder las incursiones regionales de Rusia con el fin de reclamar su influencia anterior. Incluso podrían llegar a ampliar sus actividades hasta el punto de armar a grupos rebeldes para derrocar a gobiernos afines a Rusia con el pretexto de que son supuestos “luchadores por la libertad” contra una “dictadura pro-Putin”.

Multilateralizar la guerra híbrida

Sin embargo, Francia y Chad podrían tener dificultades para hacerlo por sí solos, por lo que esperan conseguir que más países occidentales participen en esta guerra híbrida contra Rusia en África. El primer paso es engañarlos para que envíen más fuerzas militares para supuestamente contrarrestar lo que dicen que son las actividades desestabilizadoras de Rusia en la región, que pronto podrían temer que contribuyan a una mayor inmigración ilegal a Europa como parte de un complot secreto de “guerra híbrida” del Kremlin. El siguiente paso es involucrarlos en una “misión de arrastre” haciendo que algunas de sus tropas contribuyan a entrenar a las fuerzas proxy regionales para desestabilizar a los gobiernos amigos de Rusia. Finalmente, el último paso es intensificar sus Guerras Híbridas combinando proxies antigubernamentales, sanciones, guerras de información y otros medios.

Reflexiones finales

Es por esta razón que Rusia y todos sus socios en “Françafrique” deberían estar seriamente preocupados por lo que dijo el Ministro de Asuntos Exteriores de Chad en lugar de que ese diplomático y el patrón francés de su país finjan preocupación por ellos y por Wagner. Si Yamena decide intensificar la guerra híbrida contra Rusia en África con el apoyo de París, entonces la región en general se desestabilizará casi con toda seguridad en el futuro próximo, a menos que sus países logren reforzar toda la gama de sus capacidades de “seguridad democrática (tácticas y estrategias contra la guerra híbrida) con la ayuda de Moscú (quizás incluso a través de Wagner). Esta previsión es un mal presagio para África, pero el peor de los escenarios, el del estallido de múltiples guerras híbridas, todavía no es inevitable.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: