Respuesta de Korybko a Posobiec: Los talibanes no harán estallar la BRI de Beijing

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


La política editorial de Human Events es que los posibles colaboradores que no reciban respuesta de su personal en un plazo de 14 días tras el envío de su artículo deben enviar sus artículos a otra parte. Por eso, OneWorld acaba de publicar la respuesta de Korybko porque ya han pasado 15 días desde que se la envió por primera vez, pero nunca acabaron de publicarla.

El popular comentarista político conservador Jack Posobiec, que también es un ex analista de inteligencia de la Marina y analista de China, tuiteó a mediados de agosto que “los talibanes volarán los oleoductos OBOR de China dentro de 5 años”.

No estuve de acuerdo con su opinión, compartí algunos de mis artículos anteriores que explican la realidad de los lazos entre China y los talibanes (aquí y aquí), y luego le reté amablemente a que elaborara sus opiniones en respuesta a los puntos que yo expuse. También compartí el informe oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores chino sobre la reunión del ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi, con representantes de los talibanes a finales de julio, en la que el grupo prometió no permitir nunca que se utilizara el territorio afgano contra China y también invitó a la República Popular a ayudar a reconstruir su país una vez finalizada la guerra.

Supongo que el Sr. Posobiec (conocido popularmente como “Poso” por su público), siendo el hombre tan ocupado que es, no tuvo tiempo de responder a mi desafío, si es que lo vio entre los cientos de comentarios que genera cada uno de sus numerosos tuits diarios. Me gusta seguirle aunque a veces no esté de acuerdo con algunas de sus opiniones, porque no dudo de la sinceridad de sus creencias, incluso cuando su perspectiva difiere de la mía.

El Sr. Posobiec suele ofrecer comentarios informados sobre temas urgentes y no teme violar los supuestos principios “sagrados” de la corrección política moderna. Sin embargo, su predicción sobre los vínculos entre China y los talibanes no se sostiene a xcrutinio, y me gustaría llamar su atención sobre el porqué para mejorar la calidad de sus futuros análisis.

No explicó por qué cree lo que cree, lo que deja las razones de su predicción abiertas a la interpretación. Sería inapropiado poner palabras en la boca del Sr. Posobiec, así que me abstendré de especular sobre lo que podría haber estado detrás de su tweet, pero puede que simplemente no haya estado al tanto de la reunión del mes pasado entre el Sr. Wang y los talibanes en China.

Después de todo, la lectura oficial china de ese evento aclara sus relaciones y muestra que no hay desacuerdos entre ellos. Al contrario, sus lazos políticos son más estrechos que nunca y están entrando rápidamente en el ámbito económico. Los talibanes quieren ayuda para reconstruir Afganistán y China quiere construir las rutas de la seda a través del país, por lo que sus intereses son complementarios.

Incluso si estuviera al tanto de su reunión, podría seguir sospechando que los talibanes no son sinceros. Si ese es el caso, todavía no hay ninguna razón creíble para predecir que apuñalaría por la espalda a Beijing haciendo estallar el BRI. Ninguno de los dos nunca han tenido problemas directos entre sí. A China le disgustaba que algunos uigures asociados al llamado “Movimiento Islámico del Turkestán Oriental” (ETIM) entrenaran y combatieran junto a los talibanes en Afganistán, pero el grupo ha prometido desde entonces no permitir que se utilice su territorio contra ningún otro país.

Sabiamente, se ha dado cuenta de que no vale la pena perder la bonanza de la Ruta de la Seda tras la guerra, ya que se beneficiará enormemente de facilitar la conectividad transregional de China en el futuro.

Estas observaciones hablan del nuevo pragmatismo y astucia de los talibanes. Mientras que en el pasado muchos observadores daban por sentado que era un grupo terrorista irredento obsesionado con interpretaciones religiosas ultrafundamentalistas, los talibanes han desafiado realmente esas expectativas desde que empezaron a participar activamente en el proceso de paz afgano, incluido el auspiciado por Rusia. Esto demuestra que está cambiando su forma de actuar tras darse cuenta de lo contraproducente que era su anterior visión del mundo. El hecho de que los talibanes simpaticen con grupos extranjeros que tienen interpretaciones igualmente radicales de ciertos temas no significa que deban sacrificar sus intereses y los de sus compatriotas afganos entrenándolos y dándoles refugio.

La Troika Ampliada – que incluye a China, Rusia y EEUU – cree que los talibanes cambiaron su forma de actuar en este sentido y esperan realmente que no acojan a ningún grupo terrorista extranjero en el futuro, razón por la cual todos ellos aceptaron negociar con ellos.

Uno puede seguir aferrándose a la creencia de que los dirigentes de esos tres países, completamente diferentes, están equivocados en cuanto a las intenciones de los talibanes, pero sigue siendo elocuente que compartan la misma opinión sobre los compromisos antiterroristas del grupo. El Sr. Posobiec y muchos miembros de su audiencia se inclinan positivamente por el ex presidente estadounidense Trump, y fue él quien legitimó a los talibanes en este sentido tras aceptar el acuerdo de paz de febrero de 2020 que estipulaba esa cláusula antiterrorista específica, entre otras.

Todo el mundo sigue teniendo derecho a pensar que Trump se equivocó o que decidió retirarse de Afganistán por razones ulteriores no relacionadas con las que ha proclamado públicamente (como redirigir más la atención del ejército estadounidense hacia la contención activa de China en Asia-Pacífico), pero incluso los partidarios del ex presidente deberían al menos reconocer públicamente que su héroe tiene oficialmente la misma fe en las promesas antiterroristas de los talibanes que los dirigentes de su rival chino.

Eso dice mucho sobre el creciente consenso internacional respecto a la credibilidad de las afirmaciones de los talibanes de que se han reformado, si Estados Unidos y China, las dos superpotencias mundiales, fueron capaces de ponerse de acuerdo en eso a pesar de sus innumerables diferencias en prácticamente todo lo demás de importancia.

Considerando en cuenta toda la información que se ha compartido hasta ahora en este análisis, no hay ninguna base factual para predecir que los talibanes vayan a volar el BRI de Beijing. Cualquiera puede, por supuesto, predecir lo que quiera incluso sin que exista tal base o precedente para esperar lo que sea que piense que puede suceder, pero debería explicar su proceso de pensamiento más a fondo en ese caso cuando se le desafía públicamente a hacerlo. Mi intención al publicar esta respuesta al Sr. Posobiec es llamar su atención sobre los puntos que he planteado con la esperanza de que explique con más detalle por qué sigue creyendo en su predicción o de que considere cambiarla a la luz de todo lo que he compartido. En cualquier caso, espero conocer mejor sus puntos de vista sobre el tema de los vínculos de Afganistán con China en la posguerra.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: