La promesa de China de apoyar plenamente a Siria podría cambiar el juego geopolítico

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


La promesa telegráfica del presidente Xi de apoyar plenamente a Siria tras sus últimas elecciones podría suponer un cambio de juego geopolítico si su retórica presagia una nueva realidad en la que la República Popular ayude a su homóloga árabe a perfeccionar su difícil acto de equilibrio entre varias potencias.

El equilibrio de Siria

Siria lleva ya varios años inmersa en un dilema geopolítico por el que ha sido presionada por potencias amigas y hostiles por igual para que aplique reformas políticas con el fin de avanzar en su difícil proceso de paz. Esto ha tomado la forma tanto del “proyecto de constitución” escrito por Rusia en 2017, que era una forma mucho más suave de dicha presión destinada a fomentar concesiones mutuas entre todas las partes legítimas del conflicto, como de los esfuerzos mucho más agresivos de EEUU para obligar a Damasco a hacer concesiones políticas unilaterales.

Atrapada entre estas dos partes rivales que, en esencia, están presionando por resultados estructurales muy similares, Siria se desvió hábilmente fortaleciendo ampliamente sus relaciones con Irán para mejorar su posición estratégica y así ganar más tiempo hasta que pueda producirse un posible avance.

Riesgos de Irán

Sin embargo, el vector iraní de la gran estrategia siria no está exento de desafíos, ya que tanto Rusia como EEUU preferirían que las fuerzas militares de la República Islámica abandonaran el país árabe, aunque por razones diferentes, a pesar de que Damasco las ha invitado a operar legalmente en él.

Rusia considera que una retirada iraní prospectiva, digna pero escalonada, podría impulsar una serie más amplia de acuerdos diplomáticos destinados a garantizar una paz a largo plazo en Asia Occidental, mientras que EE.UU. siempre se opone, en principio, a la expansión de la influencia regional de Irán.

Ambas grandes potencias son también aliadas de “Israel” en diferente medida, que considera la presencia militar iraní en la vecina Siria como una grave amenaza para su seguridad nacional. Sin embargo, Siria sigue siendo leal a Irán y se niega a solicitar su salida a pesar de los cientos de bombardeos “israelíes” que ha sufrido.

Contexto de fondo

El contexto de fondo es mucho más complejo que el descrito anteriormente, pero los lectores intrépidos pueden revisar los análisis anteriores del autor sobre estas complicadas dinámicas, si están interesados en conocer más sobre detalles particulares y las dinámicas:

* 3 de febrero de 2017: “Siria: Indagando en los detalles del “Proyecto de Constitución” escrito por Rusia

* 22 de agosto de 2018: “La teoría del caos, la guerra híbrida y el futuro de Siria”

* 3 de febrero de 2021: “Entrevista de Korybko con el periódico iraní Farhikhtegan

* 7 de febrero de 2021: “Siria debería hablar con EE.UU. ya que sus aliados iraníes y rusos ya lo están haciendo”

* 8 de febrero de 2021: “Equilibrar los intereses regionales en Siria es la única manera de alcanzar una solución de compromiso

* 26 de febrero de 2021: “¿Por qué los medios de comunicación alternativos no se preguntan por los S-300 tras el último ataque de Biden en Siria?

* 17 de marzo de 2021: “¿Debe preocuparse Irán por la coordinación de Rusia con “Israel” y Estados Unidos en Siria?

* 25 de mayo de 2021: “La importancia estratégica de las elecciones sirias

En resumen, Siria parecía básicamente destinada a aplicar inevitablemente algún tipo de concesiones políticas encaminadas a la descentralización, junto con la solicitud de una retirada digna pero escalonada del país por parte de Irán, con el fin de tener alguna posibilidad seria de eliminar las sanciones unilaterales de EEUU y así reconstruir finalmente.

El cambio de juego chino

Todo lo anterior fue relevante durante años, pero podría quedar pronto obsoleto dependiendo de si la última retórica de China presagia una nueva realidad.

El presidente Xi prometió en el telegrama que envió a su homólogo sirio tras las últimas elecciones de este último que la República Popular “proporcionará toda la ayuda posible… para revitalizar la economía del país y mejorar la vida de la población”, entre otras cosas como la ayuda COVID-19 y la mejora de las relaciones bilaterales.

Este fue siempre un escenario emergente, aunque cuya probabilidad aumentó considerablemente en el último semestre, como demuestran los análisis pertinentes del autor:

* 13 de noviembre de 2020: “La iniciativa china “Franja & Ruta” puede ayudar a Siria a reconstruirse tras la guerra”

* 15 de diciembre de 2020: “Korybko: El papel complementario de Irán, China y Rusia en la reconstrucción de Siria

* 4 de abril de 2021: “Korybko: El acuerdo de 25 años es un mensaje para EEUU: Irán y China no serán “contenidos””.

En resumen, la asociación estratégica chino-iraní de 25 años de duración, recientemente concertada, permite a la República Popular conectarse con la república Islámico a través de Pakistán, ampliando el proyecto insignia de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, el CPEC, hacia el oeste a través de la visión W-CPEC+. Este corredor emergente puede entonces expandirse más hacia el oeste hasta Siria. Además, la arraigada influencia de Irán y la incuestionable confianza que sus representantes tienen con sus homólogos sirios pueden abrir importantes puertas a China en ese país.

El resultado final es que Damasco podría no tener que implementar ninguna concesión si la ayuda de Beijing mediante la BRI, ayuda a reconstruir el país de forma fiable.

Consecuencias estratégicas

Hasta este momento, Rusia parecía dar por sentado que China no invertiría seriamente en Siria a corto plazo debido a la situación político-militar no resuelta que podría poner en peligro sus proyectos BRI. Sin embargo, la República Popular parece haber interpretado el éxito de las últimas elecciones como un fuerte mensaje al mundo que transmite el hecho de que todo en la República Árabe está finalmente volviendo a su cauce, lo suficiente como para que China pueda ahora considerar una inversión más amplia allí.

Si esto ocurriera según lo previsto, la influencia estratégica de Rusia en Siria disminuiría comparativamente, ya que Damasco no tendría ningún incentivo para llevar a cabo las concesiones que Moscú ha fomentado suavemente durante los últimos años, incluido el relacionado con la solicitud de una retirada digna pero gradual de Irán del país.

Cálculos rusos

Por lo tanto, el acto de equilibrio regional de Rusia podría volverse comparativamente menos equilibrado si Moscú ya no es capaz de cumplir con los grandes acuerdos diplomáticos que previó y presumiblemente también, al menos, intuyó a sus nuevos socios como “Israel” y Turquía.

Además, la posición económica anteriormente dominante de Rusia en Siria podría verse pronto desafiada por la “competencia amistosa” de China en ese país. Por supuesto, Siria se beneficia al enfrentar a estas dos grandes potencias en la búsqueda de los mejores acuerdos de reconstrucción posibles, pero Rusia podría estar silenciosamente disgustada por perder parte de su influencia estratégica sobre el país.

Rusia siempre puede facilitar indirectamente las campañas de bombardeo de “Israel” contra Irán para reducir la influencia de este último país, pero no puede hacer nada para contrarrestar la de China. Esta observación sugiere que la política del Kremlin en Siria podría cambiar pronto.

De la “monopolización” a la “acomodación”

La “cultura estratégica” de Rusia tiene una larga tradición centenar de influir aquellos que toman decisiones políticas para “monopolizar” las regiones extranjeras en las que operan, convirtiendo a Moscú en la potencia indiscutiblemente dominante en esos lugares. Esto empezó a cambiar tras el final de la antigua guerra fría, especialmente en las zonas en las que Rusia solía tener mayor influencia.

La marcha de la OTAN hacia el este hizo que Rusia se “acomodara” a regañadientes al bloque militar en Europa Central y Oriental, mientras que la expansión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta en Asia Central hizo que la Gran Potencia euroasiática hiciera lo mismo con más entusiasmo allí con su principal socio estratégico. Como resultado de la guerra de Karabaj del año pasado, Rusia se vio obligada a “acomodar” pragmáticamente a Turquía en el Cáucaso Meridional, al igual que parece que está a punto de hacer con China en Siria, la joya de la corona de la gran estrategia de Moscú en Oriente Medio, tras el telegrama del presidente Xi.

La nueva realidad

La tendencia general es que Rusia se está adaptando de forma flexible al emergente Orden Mundial Multipolar, incluso en el contexto cambiante de la Guerra Mundial C, lo que ha dado lugar a la transición de su modelo de “monopolización” a su nuevo modelo de “acomodación”.

En el caso de Siria, es probable que Rusia disminuya parte de la “presión amistosa” que ha ejercido anteriormente sobre Damasco para que aplique las concesiones previstos por Moscú, incluida la petición de que Irán inicie una retirada digna pero gradual. La gran potencia euroasiática podría darse cuenta pronto de que Siria podría simplemente sustituirla por China como socio estratégico preferente de la República Árabe, entendiendo que Moscú permanecerá militarmente en el país, tal y como se había acordado previamente, pero no será recompensado económicamente con rentables contratos de reconstrucción si no se “acomoda” plenamente a los intereses relacionados con Damasco.

Reflexiones finales

Siempre que China cumpla la promesa del presidente Xi y que Irán no haya cerrado ya un acuerdo secreto con Estados Unidos para retirarse gradualmente de Siria como parte de una concesión más amplia sobre su programa nuclear (lo que no parece demasiado probable y probablemente sería imposible si los principalistas/conservadores ganan las próximas elecciones a finales de este mes), entonces hay muchas posibilidades de que el juego geopolítico haya cambiado repentinamente en Siria.

Las relaciones ruso-sirias seguirán siendo excelentes, pero su naturaleza exacta podría cambiar un poco si Damasco juega con más confianza la carta china para proteger sus intereses políticos y militares relacionados con su negativa a aplicar varias concesiones, así como a solicitar la retirada digna pero gradual de Irán. Seguramente EEUU no estará contento con esta evolución, pero es poco lo que puede hacer de forma realista para invertir esta tendencia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: