EEUU afronta la debacle ante desintegración del ejército afgano; Avance de los talibanes

via Alexander Mercouris


A medida que se acerca la fecha de la retirada completa de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, más y más partes del país caen rápidamente bajo el control de los talibanes y el ejército afgano parece estar desintegrándose.

Esto no es sólo mi opinión y no es sólo algo que se ha informado en algunos sitios web especializados, sitios de noticias que cubren el Oriente Medio, lugares como Al Monitor y Middle East Eye por ejemplo. He visto este artículo nada menos que en NBC y se titula así ¨Incluso los talibanes se sorprenden de lo rápido que están avanzando en afganistán¨ y lee como sigue:

“Los talibanes están sorprendidos por la rapidez con la que se mueven sus fuerzas… y han frenado su avance en algunos casos para evitar ofender a los Estados Unidos”.

Ahora bien, el último punto es en realidad una especie de tergiversación de lo que dijo ese comandante Talibán en particular, lo que dijo ese comandante Talibán en particular es, que si los talibanes están frenando su avance en algunos lugares para no atacar a las fuerzas estadounidenses de una manera que rompiera un acuerdo que se alcanzó entre los talibanes y los EEUU el año pasado. También está claro que los talibanes están evitando, por el momento, capturar las capitales de provincia, aunque han estado muy cerca de hacerlo en algunos lugares, de nuevo, porque les preocupa que eso pueda provocar una reacción estadounidense, que posiblemente incluso retrasar la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Pero ahora controlan directamente algo así como un tercio del país, con alrededor del 40 por ciento del país disputado entre ellos y las fuerzas del gobierno afgano, que se están desintegrando rápidamente.

Y nos enteramos, por el artículo de la NBC y por otros artículos que se han escrito sobre este tema, que el ejército afgano se está desmoronando y que las tropas están desertando en gran número. Incluso las llamadas fuerzas especiales en las que confía el gobierno afgano y que forman las unidades de élite del ejército afgano, se encuentran bajo una gran presión y son incapaces de obtener apoyo del resto del ejército afgano cuando están en problemas.

Además, parece que la logística del ejército afgano se está desintegrando y que los intentos de EEUU de desarrollar un cuerpo de ingenieros y técnicos de mantenimiento para el ejército afgano nunca han tenido éxito. Con la retirada de los técnicos y expertos logísticos estadounidenses y occidentales del país, el ejército afgano ya no es capaz de mantener sus vehículos en servicio durante períodos prolongados y tiene dificultades para mantener sus aviones, especialmente sus helicópteros, en funcionamiento.

Paradójicamente, parece que los helicópteros que Afganistán puede utilizar por el momento son cada vez más helicópteros rusos suministrados por los rusos, que son mucho más fáciles de mantener que los americanos, pero parece que también estos se están volviendo gradualmente más difíciles de mantener en vuelo y pronto estarán inoperables. Si las fuerzas aéreas afganas dejan de ser capaces de operar eficazmente, el ejército afgano no sólo perderá la cobertura aérea, sino que tendrá cada vez más dificultades para trasladar rápidamente a los hombres y los suministros por el país y para evacuar a sus heridos, en cuyo caso la desintegración del ejército afgano se acelerará aún más.

Por último, pero no por ello menos importante, hay informes de que en algunos lugares se están empezando a formar grupos de milicias antitalibanes en algunas provincias y ciudades afganas para resistir el avance de los talibanes, que algunos afganos del norte del país ven como un grupo fundamentalista pashtún y suní que es contrario a sus propias tradiciones religiosas y étnicas. Esto es una señal más de que están perdiendo la fe en el gobierno afgano y en su ejército y quizás presagiando una nueva guerra civil y quizás una desintegración del país en la línea que vimos en la década de 1990.

Así que esto se está convirtiendo rápidamente en una debacle. Anteriormente se había sugerido que cuando Estados Unidos se retirara, el ejército afgano podría resistir durante uno o dos años. Ese lapso de tiempo se ha reducido a algo así como seis meses. Cada vez parece más probable que se desmorone incluso más rápido que eso y podría muy bien ser que una vez que las tropas americanas se vayan, el colapso del gobierno afgano llegue en cuestión de semanas. Ahora hay algunos factores que pueden estar trabajando en contra de esto, hay algunas sugerencias por parte de los turcos de que van a tomar el control de la seguridad del aeropuerto de Kabul y, por supuesto, hay esos grupos de milicias anti-talibanes de los que estaba hablando, pero para ser franco sobre esto no puedo imaginar que los turcos se queden allí mucho tiempo, si los talibanes toman el control de Kabul y otros lugares y en cuanto a esos grupos de milicias, bueno, como he dicho, eso podría conducir a la desintegración del país, pero es discutible de todos modos si pueden frenar el creciente impulso de los talibanes.

Ahora habrá gente en Estados Unidos que dirá que este colapso del ejército afgano es una razón para que Estados Unidos se quede. Todo lo que diré al respecto es que si después de 20 años de presencia militar estadounidense en Afganistán, los Estados Unidos han sido incapaces de crear un gobierno y un ejército viables en el país, entonces mantener las tropas estadounidenses allí hasta que eso ocurra parece que es mantenerlas allí para siempre, con lo que Afganistán se convertirá para los Estados Unidos en una debacle que se prolongará indefinidamente en lugar de una debacle que, al menos, llegará a su fin rápidamente.

Pero hay una moraleja mayor en esta historia, me remonto a ese periodo de tiempo en los años 80, cuando los soviéticos estaban en Afganistán. Ya he hablado de ello en varias ocasiones. Cuando los soviéticos se marcharon, dejaron tras de sí un gobierno y un ejército viables que se mantuvieron durante tres años y que sólo se derrumbaron tras el colapso de la propia Unión Soviética y cuando el nuevo gobierno ruso de Boris Yeltsin cortó los suministros. Y eso es un contraste notable con lo que estamos viendo ahora, y tal vez un contraste aún más sorprendente es con la situación que vemos en otras partes de Oriente Medio y en la región. Por ejemplo, el ejército sirio del presidente Bashar Al-assad ha logrado mantenerse unido durante largos años de lucha y guerra agotadoras. Fue capaz de mantener el control de ciudades como Derizor, Alepo y Damasco, incluso en el punto álgido de la insurgencia contra ese gobierno nunca hubo un colapso o desintegración total y cuando los rusos finalmente intervinieron para rescatar al presidente Assad y a su gobierno, encontraron un gobierno que funcionaba y un ejército que funcionaba para trabajar con ellos.

Hay algo fundamentalmente erróneo en la forma en que Estados Unidos lleva a cabo estas guerras. No parece ser capaz de establecer ejércitos fuertes y fiables en los que se pueda confiar para continuar la lucha después de que se haya ido. Todo esto se remonta, por supuesto, a la guerra de Vietnam, cuando el ejército survietnamita se derrumbó rápidamente tras la retirada de Estados Unidos, pero al menos en ese caso se enfrentaron a un poderoso ejército convencional en forma de ejército norvietnamita. En este caso, en el caso de Afganistán, es realmente sorprendente que EEUU haya fracasado por completo a la hora de establecer incluso las instituciones más básicas de gobierno y haya fracasado incluso a la hora de establecer el ejército más rudimentario que pueda mantenerse sin el apoyo de Estados Unidos. Esto requiere urgentemente una revisión profunda de qué es exactamente lo que hace y falla en hacer Estados Unidos, que da lugar a que los ejércitos que crea sean tan completamente disfuncionales. Ciertamente muestra la inutilidad y el absurdo de las aventuras neocon dado que los regímenes establecidos por los neocon como los de Irak y Afganistán y Libia resulta que no pueden operar sin el apoyo militar de EE.UU. que tiene que ser mantenido indefinidamente.

Voy a hacer una sugerencia que es, lo acepto, especulativa, y es que la razón por la que Estados Unidos no logró crear un ejército afgano viable o funcional en un país como Afganistán es porque, en última instancia, los neocon no querían hacerlo. Y cuando digo los neocon me refiero a la gente que estaba a cargo de la política estadounidense en lugares como el Departamento de Defensa y en el Departamento de Estado y en otros lugares. Si hubiera habido un ejército y un gobierno afgano funcional y eficaz establecido en Afganistán durante los 20 años que Estados Unidos estuvo allí. No habría habido ninguna razón para mantener las tropas estadounidenses allí. En lo que respecta a los neoconservadores, mantener las tropas estadounidenses en Afganistán fue siempre el objetivo del ejercicio. Querían esas tropas en Afganistán porque querían que esas tropas estuvieran allí para rodear a Irán y para proyectar el poder de Estados Unidos en la antigua Asia central soviética y para flanquear a China.

Un Afganistán estable y exitoso, con su propio ejército y su propio gobierno, capaz de llevar a cabo políticas independientes de los Estados Unidos, no era lo que realmente querían. Así que se aseguraron de que nunca sucediera y todos esos triillones de dólares que pasaron por Afganistán y que entraron y salieron directamente del país, por supuesto que hicieron mucho dinero para los contratistas estadounidenses y de otros países, pero nunca tuvieron la intención de establecer ese gobierno y ejército estables que siempre se dijo que era el propósito de toda esa ayuda.

Así que, una vez más, vemos que Estados Unidos está pagando el precio de las aventuras neocon, no sólo en términos de fracaso estratégico, el fracaso de una guerra en afganistán que ha durado 20 años y que va a dar lugar a que los talibanes vuelvan a tomar el poder en cuestión de semanas, probablemente después de que Estados Unidos se retire. Pero quizás también un fracaso táctico con los propios Estados Unidos o, al menos, con elementos de Estados Unidos que sabotean intencionadamente elementos de sus políticas porque no encajan en el marco más amplio de lo que esos elementos, los neocons, pretendían conseguir en afganistán y en Asia central.

Razón de más para que Estados Unidos no sólo mantenga a raya a los neoconservadores, sino que los expulse de todos los ámbitos del proceso de toma de decisiones. Son como una hiedra que crece en el árbol y que, en última instancia, drena el árbol de la vida. No sólo han provocado que Estados Unidos se vea atrapado en grandes aventuras en regiones lejanas, minando el poder y el prestigio estadounidense, sino que además, con la aplicación de sus políticas, han socavado, también me parece, la capacidad de Estados Unidos para imponerse en esas regiones. Sería difícil encontrar una acusación mayor contra un grupo de personas, pero ahí estamos, y acepto que hay un elemento de especulación en lo que he dicho. Cuanto antes se vaya Estados Unidos de Afganistán, mejor para sí mismo, mejor para sus militares, mejor para sus soldados, y se necesita urgentemente una revisión de lo que ocurrió, y debe debería ser muy dura, pero está por ver si eso ocurrirá alguna vez.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: