El Reino Unido intenta peligrosamente sabotear el acercamiento de Rusia a Occidente

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld


La violación de la frontera marítima del Mar Negro rusa por parte de la Marina británica el miércoles fue un peligroso intento de sabotear el acercamiento de Rusia a Occidente, provocando un incidente de seguridad internacional entre estas Grandes Potencias con armamento nuclear.

El mundo quedo estupefacto el miércoles después de que se informara que aviones de combate y barcos rusos hicieron disparos de advertencia a la marina británica después de que ésta violara la frontera marítima de la gran potencia euroasiática en el Mar Negro. Por su parte, Londres negó que se hubieran efectuado tales disparos de advertencia e insistió en que se había comportado conforme a las normas internacionales.

Moscú contesto inmediatamente acusando al Reino Unido de mentir, lo que parece ser la interpretación más acertada de la realidad después de que el relato de un periodista de la BBC coincida con el de Rusia. Sin embargo, el Reino Unido no reconoce la reunificación democrática de Crimea con Rusia, de ahí su afirmación de que todo lo que hizo fue “legal”. Esta observación sugiere muy fuertemente que el Reino Unido estaba tratando deliberadamente de provocar un incidente de seguridad internacional con Rusia, lo que plantea la cuestión de por qué lo haría.

Aunque no se puede saber con seguridad, es muy posible que el Reino Unido haya querido sabotear el proceso de acercamiento de Rusia a Occidente tras la Cumbre de Ginebra de la semana pasada. Ese evento reunió a los presidentes Putin y Biden, que coincidieron en que es hora de desescalar las tensiones entre sus países y gestionar de forma más responsable su amplia competencia entre ellos. El resultado de ese escenario que se desarrolla con éxito podría aumentar el aislamiento estratégico del Reino Unido después del Brexit, especialmente si resulta en un acercamiento complementario entre Rusia y la UE también.

Hablando de eso, podría ser más que una coincidencia que la peligrosa provocación del Reino Unido contra Rusia ocurriera justo horas antes de que se informara de que el presidente francés Macron y la canciller alemana Merkel están considerando invitar al presidente Putin a una cumbre de líderes europeos en algún momento del futuro próximo. El Reino Unido pudo haber recibido información de la misma y buscaba sabotearla.

Los lectores deben recordar que el Reino Unido ha estado librando una feroz guerra híbrida contra Rusia durante los últimos dos años. He puesto un hipertexto a seis de mis análisis pertinentes en un artículo de hace dos meses en el que me preguntaba “¿Están los británicos detrás de la decisión sorpresiva de Chequia de expulsar a los diplomáticos rusos?“, que como mínimo debería ser hojeado por cualquiera que esté interesado en este tema.

Mi argumento es que la evidencia empírica sugiere fuertemente que el Reino Unido está actuando como el perro de ataque antirruso de EE.UU. en Europa continental después del Brexit, pero teniendo en cuenta el reciente giro geopolítico del deseo expresado públicamente tanto por Washington como por Moscú de reparar sus relaciones inmensamente dañadas después de la Cumbre de Ginebra de la semana pasada, es totalmente posible que Londres se esté “volviendo rebelde” hasta cierto punto. O eso, o está más poderosamente bajo la influencia de la facción antirrusa restante de las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de EE.UU. (“estado profundo“).

El Reino Unido, al igual que Polonia, apostó erróneamente todo a que EE.UU. continuara con su curso de la gran estrategia antirrusa. Londres invirtió mucho en la expansión de sus capacidades híbridas en Europa Central y del Este (ECE), en particular en Letonia, desde donde dirige una red regional de desinformación. Por lo tanto, es comprensible que se haya sentido abandonada a la luz de los recientes acontecimientos. No sólo eso, sino que el papel principal del ex agente del MI6, Christopher Steele, en los orígenes de la teoría de la conspiración del Rusiagate, desacreditada por los hechos, sugiere la estrecha relación de trabajo entre la inteligencia británica y la facción antirrusa del “estado profundo” de Estados Unidos. Por lo tanto, no sería demasiado sorprendente que el Reino Unido siga actuando como el perro de presa antirruso de EE.UU. en Europa, aunque a las órdenes de una facción del “estado profundo” cada vez menos influyente, en contraposición al propio estado estadounidense. Esto explicaría por qué acaba de intentar peligrosamente provocar un incidente de seguridad entre dos Grandes Potencias con armas nucleares.

Teniendo en cuenta los recientes y rápidos desarrollos en las relaciones ruso-estadounidenses y ruso-occidentales en general, no parece muy probable que el Reino Unido tenga éxito a menos que la facción del “estado profundo” antirruso de EEUU recupere sorprendentemente su influencia en este momento decisivo, ya sea debido a esta provocación en particular o tal vez después de otras posteriores que podrían ser intentadas pronto por otros estados descontentos como los bálticos, Polonia y/o Ucrania.

Si esta táctica fracasa, como algunos esperan, el Reino Unido se encontrará más aislado que nunca de EEUU y de la UE. También podría servir potencialmente como elemento disuasorio para otros como los mencionados en la frase anterior, a menos que se vuelvan aún más desesperados para intentar sus propias provocaciones. En cualquier caso, la Administración Biden debe recuperar urgentemente el control de sus aliados, no sea que los más rusófobos entre ellos arruinen las relaciones con Rusia.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: