Días después de la Cumbre de Ginebra, EEUU anuncia más sanciones contra Rusia

via Alexander Mercouris


La reciente cumbre entre el presidente Biden y el presidente Putin en Ginebra, generó algunas expectativas de una mejora general de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos, algo que, en general, se reconoce como necesario para lograr cierto grado de estabilidad en Europa y para que Estados Unidos pueda a re-enfocar sus energías políticas en la contención de China en el Pacífico.

También se ha sugerido que la decisión de Estados Unidos y Rusia de mejorar sus relaciones a cierto nivel es también esencial para controlar la carrera armamentística nuclear, en la que una nueva serie de armas desestabilizadoras, especialmente las desarrolladas por Rusia, están creando amenazas crecientes para la estabilidad estratégica. Mucha gente se ha dado cuenta de que la declaración conjunta emitida por los estadounidenses y los rusos al final de la cumbre de Ginebra, hablaba de la guerra nuclear como algo que nunca debe combatirse y que nunca puede ganarse. Una fórmula que se utilizó hacia el final de la guerra fría en las negociaciones entre la Unión Soviética y los Estados Unidos, pero que últimamente y en los últimos años se había sido abandonada.

Parece, por cierto, que fueron los rusos los que revivieron o insistieron en revivir el uso de esta fórmula en particular y que Estados Unidos se resistió inicialmente, pero finalmente se convenció. Dicho esto, y a pesar de que todas estas iniciativas para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Rusia son sin duda bienvenidas, lo cierto es que las presiones para mantener las relaciones tensas son muy fuertes y que hay muchas personas, tanto en Europa como en Estados Unidos y posiblemente también en Rusia, que no acogen con agrado esta mejora de las relaciones y querrían ver un retorno a las políticas de confrontación que hemos visto en los últimos siete años.

El hecho de que el gobierno de Estados Unidos tenga, en cierta medida, que apaciguar estas fuerzas, al menos dentro de Estados Unidos mismo, es evidente en una reciente declaración o en los recientes comentarios del asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, uno de los principales defensores, aparentemente, de un détente tentativo con Rusia, que ha dicho que Estados Unidos está preparando un nuevo paquete de sanciones contra Rusia, esta vez relacionado con los acontecimientos relativos al bloguero disidente ruso Alexei Navalny y las medidas rusas para cerrar su organización, que los rusos consideran un agente foráneo financiado en gran medida por Estados Unidos y que opera en su territorio.

Pues bien, los rusos han recibido la noticia de este paquete de sanciones con respuestas agrias. En la cumbre se acordó que los embajadores de la Unión Soviética y de Rusia regresarían a sus respectivas embajadas en Washington y Moscú. Se trata de una iniciativa que los rusos habían aceptado aparentemente bajo cierta presión de Estados Unidos en la cumbre de Ginebra y ya se puede percibir en algunos rusos la sensación de que la decisión de anunciar un nuevo paquete de sanciones, ciertamente un paquete de sanciones pendiente, socava en cierto modo este acuerdo de devolver a los embajadores a sus respectivos puestos. Probablemente no sea suficiente para echar por tierra la iniciativa y el momentúm hacia una flexibilización general de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, pero los rusos lo verán sin duda como un acto realizado de mala fe y también concluirán con razón que es un indicio más de la enorme oposición que existe en Estados Unidos especialmente a una mejora de las relaciones y al hecho de que cualquier mejora de las relaciones que se produzca no será duradera.

Hablando en mi nombre, tengo que decir que me sorprendió que esta decisión se tomara tan rápidamente. Me pregunto si se trata en cierta medida de un ejercicio de limitación de daños tras la revelación de que en el periodo previo a la cumbre Estados Unidos había congelado una entrega de armas a Ucrania que se había prometido previamente en abril. Esto sugiere de nuevo que a Estados Unidos, o al menos al gobierno estadounidense, le resulta extremadamente difícil movilizarse o unirse en torno a una política que busqué un détente con Rusia. Tengo la impresión de que el pentágono está muy interesado en la idea, ya que quiere cambiar los recursos hacia el Pacífico y desea contener el crecimiento de estas nuevas armas muy desestabilizadoras que los rusos están lanzando, como el vehículo de planeo hipersónico Avant-garde y, en primer lugar, el dron submarino de propulsión nuclear Poseidón. Y también tengo la impresión de que hay cierto apoyo a estos movimientos por parte de otras personalidades dentro del gobierno de Estados Unidos dentro del Consejo de Seguridad Nacional, posiblemente el Departamento del Tesoro y algunas de las agencias económicas del gobierno de Estados Unidos. Pero también me queda claro que hay una poderosa oposición probablemente centrada en el Departamento de Estado y en la CIA, que sigue obsesionada con una política de confrontación con Rusia y que, en el caso de la CIA, probablemente esté preocupada por que los activos que la CIA ha cultivado durante mucho tiempo en Rusia puedan estar en proceso de desaparecer.

Así que es difícil que el gobierno de Biden mantenga esta nueva política durante mucho tiempo. Y sin la sensación de que el presidente es capaz de llevar a cabo esta política y legarla a sus sucesores, me parece que es probable que esta política nazca muerta. Recientemente, en los programas en los que participé con mi colega y amigo Alex Christoforou y también con Robert Barnes, el brillante comentarista y abogado estadounidense, discutimos estos movimientos hacia un détente entre EE.UU. y Rusia y les dimos un período de tiempo de unos seis meses para ver si se convertían o no en permanentes. Este anuncio de sanciones es francamente una mala señal y me sugiere fuertemente que este período de détente puede durar no más de unos tres meses, seis meses como máximo. Bueno, espero estar siendo un poco pesimista al respecto, pero creo que uno tampoco puede ser excesivamente esperanzador y tal vez una visión realista es que los Estados Unidos están muy lejos en este momento de llegar a ese punto en el que están preparados para hacer evaluaciones realistas sobre los intereses nacionales de los Estados Unidos que son aceptados por todas las partes del gobierno de los Estados Unidos y por toda la clase política.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: