La estrategia de Tom Cotton para la contención de China es sumamente astuta


Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

La oficina del senador republicano Tom Cotton publicó el mes pasado una amplia estrategia de contención contra China que propone astutamente una serie de coaliciones complementarias encaminadas a este fin, incluso en las esferas tecnológica e institucional, lo que equivale esencialmente a la creación de un moderno Telón de Acero si se aplica con éxito.

El “Estado profundo” de Biden hace equilibrios

La estrategia del presidente Biden hacia China parece basarse cada vez más en la ampliación de la política de contención de su predecesor, aunque de forma más multilateral que la del ex presidente Trump, la cual era mayoritariamente unilateral. Lo anterior queda evidenciado por el discurso de apertura de Biden en el Departamento de Estado el mes pasado, que me llevó a la conclusión de que “las alianzas, la democracia y los valores disfrazarán la agresión estadounidense“. Esto también era totalmente previsible, ya que anteriormente predije que “Una ‘Alianza de Democracias’ podría ser el próximo gran movimiento estratégico de Estados Unidos“.

La base de la toma de decisiones entre bastidores para esto, es que Biden debe “equilibrar” entre las facciones competidoras del “estado profundo” en las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de su país, que están divididas entre los que abrazan la perspectiva internacional de “América Primero” de Trump y los liberales-globalistas que están más estrechamente relacionados con el ex presidente Obama.

Elabore sobre la dinámica entre ellos y su posible compromiso con respecto a una “contención” más inteligente de China a cambio de volver a comprometerse cautelosamente con Irán en mi análisis relacionado a fines del año pasado sobre “Guerras del Estado Profundo: Trump vs. Biden sobre China e Irán”.

“La desvinculación selectiva y la larga guerra económica”

El senador republicano Tom Cotton, un notorio halcón antichino, publicó el mes pasado una amplia estrategia de contención contra China redactada por miembros de su oficina. Propone astutamente una serie de coaliciones complementarias destinadas a este fin, incluso en las esferas tecnológica e institucional, lo que equivale esencialmente a la creación de un moderno Telón de Acero si se aplica con éxito. Es posible que esto ocurra si se tiene en cuenta que se alinea en gran medida con los planes multilaterales de la Administración Biden a este respecto. El documento de 84 páginas se titula “Beat China: Targeted Decoupling And The Long Economic War”, y se puede leer un resumen del mismo en Breitbart aquí.

Sin duda, no todo es malo, ya que muchas de sus propuestas sobre la diversificación de los socios económicos de EE.UU. y la deslocalización de sus negocios son sólidas en principio, al igual que sus sugerencias para almacenar minerales de tierras raras, chips semiconductores y otros materiales de importancia para la seguridad nacional. También lo son sus ideas de modernizar la normativa y el código fiscal, invertir más en investigación y desarrollo y mejorar la eficiencia del gobierno federal. Todas ellas tienen un sentido lógico.

Coalición antichina de contención de Cotton

El problema, sin embargo, es que también quiere librar una guerra híbrida global contra China. Su razón de ser es que éste es el único recurso posible para Estados Unidos después de que su anterior política de intentar influir en los cambios políticos internos de ese país mediante décadas de compromiso económico no lograra ningún dividendo tangible. En sus propias palabras, “este esfuerzo generacional de compromiso fue un experimento para ver si una mayor integración económica generaría un cambio político en China”, que, según él, ha sido infructuoso.

En lugar de abandonar esa política sistemáticamente fracasada de intromisión en los asuntos internos de China, quiere redoblar la apuesta, pero de forma más astuta, mediante el establecimiento de bloques de semiconductores, 5G y de intercambio de datos, como pilares cruciales de un más amplio “orden comercial liderado por EEUU, excluyente de China, con naciones de confianza en el Indo-Pacífico”. Paralelamente, aconseja que “Estados Unidos debería lanzar un esfuerzo similar con respecto al Reino Unido y la Unión Europea, el principal mercado de exportación de Estados Unidos”. El gran resultado estratégico es, por tanto, la creación de una coalición masiva de contención antichina a lo largo del borde euroasiático.

Catalizadores de la revolución del color

Esto no es sólo por prestigio, sino que se basa en la expectativa de Cotton de que “los ciudadanos chinos dispuestos a aceptar un estado autoritario cada vez más duro, a cambio de un mejor nivel de vida pueden pensárselo dos veces si el crecimiento se ralentiza o se estanca. Como resultado, el PCC teme que la disminución de las exportaciones, el crecimiento y el empleo puedan suponer una responsabilidad política”. En otras palabras, se supone que los bloques interconectados de semiconductores, 5G y de intercambio de datos que quiere crear dentro de su concebida coalición de contención antichina de la región euroasiática perjudiquen a la larga el crecimiento económico de China cuando se emparejen con esta política de sanciones y aranceles más agresiva, lo que se espera que a su vez cree un terreno fértil para una serie de Revoluciones de Colores en ese país que, en última instancia, podría hacer que el infame intento de Revolución de Colores de la Plaza de Tiananmen parezca un juego de niños en retrospectiva. La coalición de contención propuesta también se expandiría de forma prospectiva por todo el Sur Global, según su visión de Estados Unidos “aprovechar y condicionar la financiación del desarrollo y la ayuda exterior”. Irónicamente, esto es exactamente lo que EEUU acusa a China de hacer en contra de sus propios intereses, por lo que resulta curioso que Cotton adopte esta misma estrategia.

Guerra económica

Según él, “la movilización de estas poderosas instituciones puede respaldar una estrategia estadounidense de desvinculación selectiva, incentivando a países extranjeros a resistirse a firmar tratados con China, como participar en la Iniciativa del Franja y la Ruta, mientras se apoya a las empresas estadounidenses en sectores estratégicos”. Estos esfuerzos serán aún más eficaces si las agencias de espionaje estadounidenses siguen su consejo de ampliar las operaciones contra la República Popular. Su informe sugiere de manera importante que “la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos (IC) debería ampliar sus esfuerzos de recopilación relacionados con la economía de China, incluyendo el robo de propiedad intelectual, las estructuras corporativas y de capital de las empresas chinas, los accionistas de las empresas estratégicas de China y los desarrollos tecnológicos dentro de las empresas chinas”.

Aunque afirma que esta propuesta se hace de forma defensiva para identificar posibles objetivos a sancionar en respuesta al supuesto robo de propiedad intelectual, la información obtenida a través de estas operaciones podría ser muy fácilmente utilizada con fines ofensivos para socavar la competitividad económica de China y entrometerse en sus numerosas asociaciones de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI).

Intriga institucional

Las agresivas actividades de esta coalición global de contención antichina pretenden ser ratificadas por las instituciones internacionales que, según Cotton, EEUU debe recuperar o sustituir si lo primero no es posible. Según su propuesta, “Estados Unidos debe luchar para revertir los avances de China en estas instituciones y/o construir nuevas organizaciones separadas de socios dispuestos y afines cuando estas organizaciones no puedan ser recuperadas. Con estas organizaciones fuera de las manos de Beijing, EEUU puede garantizar que las reglas y normas internacionales se redacten para apoyar las tecnologías emergentes en las que Estados Unidos está naturalmente capacitado para prevalecer”.

Una vez más, se trata exactamente de la misma forma de Guerra Híbrida que Estados Unidos acusa a China de llevar a cabo, lo que hace que uno se pregunte si alguna vez fue realmente culpable de lo que se le acusa o si Estados Unidos se inventó esas acusaciones para justificarse a sí mismo hacer lo mismo después. En conjunto, la gran estrategia de Cotton es una en la que Estados Unidos lidera una coalición euroasiática de los países ribereños que reúne a varios bloques tecnológicos que excluyen a China, se expande mediante el condicionamiento estratégico de la financiación del desarrollo y la ayuda exterior, y se “legitima” a través de instituciones internacionales reclamadas o sustituidas.

Reflexiones finales

Los escépticos podrían descartar de inmediato la propuesta de contención global antichina de Cotton por considerarla políticamente irrealizable bajo la presidencia demócrata de Biden, pero tal postura ignora el hecho de que el presidente en funciones tiene la convincente intención de basarse en la política de su predecesor en este sentido, aunque de forma mucho más multilateral.

Esta idea sugiere claramente que la propuesta de Cotton podría ser bien recibida por la Administración Biden, ya que su visión multilateral de una serie de coaliciones complementarias se alinea estrechamente con la política declarada por el partido en el poder de confiar más en las alianzas internacionales para promover los intereses estadounidenses en el exterior. Por esta razón, sería un gran error para los observadores descartar de plano las sugerencias de Cotton, ya que existe una posibilidad real de que al menos algunas de ellas sean puestas en práctica por Estados Unidos a lo largo de los próximos cuatro años. Todo va ya en esa dirección sin que haya pruebas creíbles de que esta trayectoria vaya a cambiar seriamente en el futuro. Teniendo esto en cuenta, China haría bien en considerar las estrategias más eficaces para responder a este escenario, idealmente de forma multilateral tras consultar estrechamente con sus socios.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: