Sigamos el dinero detrás de la nueva agenda verde


Escrito por F. William Engdahl via New Eastern Outlook

Dentro de poco más de un año todo el mundo imaginable parece haberse montado a coger pon en el vagón de la nueva agenda verde de medidas radicales para “detener” el cambio climático. Ahora el bastión de la globalización económica empresarial, el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), ha hecho de su tema principal de este año “Interesados por un mundo coherente y sostenible”, centrándose principalmente en nociones como “Cómo salvar el planeta”.

Por supuesto, la oradora principal fue la joven activista sueca Greta Thunberg. Lo que pocos se dan cuenta es lo cuidadosamente que todo esto está siendo orquestado para preparar un cambio masivo en los flujos de capital global donde un puñado de gigantes financieros se beneficiarán.

Desde Greta hasta el Príncipe Carlos, los temas de Davos 2020 estuvieron dominados por primera vez por la agenda del cambio climático. Lo que pasa por los intersticios de la reunión de unos 3,000 de los gigantes corporativos del mundo, es que se está orquestando una gran campaña global que incluye a los jefes de los mayores fondos de inversión de capital del mundo y a los principales banqueros centrales del mundo.

Los fideicomisarios de Davo

No es casualidad que Davos, el promotor de la globalización, esté tan fuertemente detrás de la agenda del cambio climático. El FEM de Davos tiene una junta de administradores designados. Entre ellos se encuentra el primer patrocinador de Greta Thunberg, multimillonario del clima, Al Gore, presidente del Proyecto Realidad Climática. Los fideicomisarios del FEM también incluyen a la ex jefa del FMI, ahora jefa del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, cuyas primeras palabras como jefa del BCE fueron que los bancos centrales tenían que hacer del cambio climático una prioridad. Otro de los fideicomisarios de Davos es el jefe saliente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, que acaba de ser nombrado asesor de cambio climático de Boris Johnson y que advierte que los fondos de pensiones que ignoran el cambio climático corren el riesgo de quebrar (sic). El consejo también incluye al influyente fundador del Grupo Carlyle, David M. Rubenstein. Incluye a Feike Sybesma del gigante de los agronegocios, Unilever, quien también es Presidente del Foro de Liderazgo de Alto Nivel sobre Competitividad y Precios del Carbono del Grupo del Banco Mundial. Y quizás el más interesante en términos de impulsar la nueva agenda verde es Larry Fink, fundador y CEO del grupo de inversión BlackRock.

La Carta de Fink

BlackRock no es un fondo de inversión ordinario. Con sede en Nueva York, BlackRock es el mayor administrador de activos del mundo con unos $7 trillones de dólares, sí, trillones, bajo gestión invertidos en más de 100 países. Eso es más que el PIB combinado de Alemania y Francia. Ellos dominan la propiedad de acciones de cada bolsa de valores más importante del mundo, los principales accionistas de las principales compañías petroleras y las compañías de carbón más grandes del mundo. El aspirante a político alemán de la CDU, Frederick Merz, ha sido presidente de la BlackRock Alemania desde 2016.

El 14 de enero de 2020, días antes de la reunión de Davos sobre el cambio climático, Fink publicó un inusual boletín anual para los directores ejecutivos de las empresas. Quedo claro que el fundador y CEO de BlackRock, Larry Fink, se había subido al tren de la inversión climática a lo grande.

Escribió en una carta leída de cerca que guía a numerosas corporaciones que buscan inversión de algunos de los $7 trillones de dólares de BlackRock, “El cambio climático se ha convertido en un factor determinante en las perspectivas a largo plazo de las empresas”. Citando las recientes protestas climáticas, Fink afirma, “la conciencia está cambiando rápidamente, y creo que estamos al borde de una remodelación fundamental de las finanzas. La evidencia sobre el riesgo climático está obligando a los inversores a reevaluar los supuestos básicos de las finanzas modernas.

Al declarar que “el riesgo climático es un riesgo de inversión”, Fink plantea entonces una pregunta imposible de responder sobre cómo los riesgos climáticos afectarán a economías enteras. Él tiene la respuesta, nosotros la aprendemos. Refiriéndose a lo que él llama “una profunda reevaluación del riesgo y del valor de los activos”, Fink nos dice que “debido a que los mercados de capital sacan adelante el riesgo futuro, veremos cambios en la asignación de capital más rápidamente de lo que vemos cambios en el clima mismo”. En el futuro cercano – y antes de lo que la mayoría anticipa – habrá una significativa redistribución de capital“. Y un puñado de los mayores grupos monetarios del mundo dirigirá esa redistribución de capital aprendemos. Esto por sí solo debería darnos una pausa para reflexionar. ¿Hay otra agenda aquí?

¿Cómo cambiarán Fink y sus amigos sus flujos de inversión, inversión, por cierto, del dinero de otras personas, los ahorros de millones de nosotros? Blackrock planea exigir a las empresas en las que invierte sus $7 trillones de dólares que demuestren que cumplen con las normas (supuestamente) ecológicas, “haciendo que la sostenibilidad sea parte integral de la construcción de la cartera y la gestión de riesgos; saliendo de las inversiones que presentan un alto riesgo relacionado con la sostenibilidad, como los productores de carbón térmico; lanzando nuevos productos de inversión que filtren los combustibles fósiles; y fortaleciendo nuestro compromiso con la sostenibilidad y la transparencia en nuestras actividades de administración de inversiones”. Traducido, si no se siguen las demandas del IPCC de la ONU y grupos relacionados, incluyendo McKinsey & Co., se pierde mucho dinero.

La TCFD y la SASB miran de cerca…

Como parte de su afirmación de virtud sobre la nueva inversión verde, Fink afirma que BlackRock fue miembro fundador del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera relacionada con el Clima (TCFD). Afirma que: “Para evaluar e informar sobre los riesgos relacionados con el clima, así como las cuestiones de gobernanza relacionadas que son esenciales para su gestión, el TCFD proporciona un marco valioso”.

El TCFD fue creado en 2015 por el Banco de Pagos Internacionales, presidido por el miembro de la junta de Davos y jefe del Banco de Inglaterra Mark Carney. En 2016 el TCFD junto con la City of London Corporation y el Gobierno del Reino Unido crearon la Iniciativa de Financiación Verde, con el objetivo de canalizar billones de dólares a inversiones “verdes”.

Los banqueros centrales del FSB nombraron a 31 personas para formar el TCFD. Presidido por el multimillonario Michael Bloomberg, incluye además de BlackRock, a JP MorganChase; Barclays Bank; HSBC; Swiss Re, el segundo mayor reasegurador del mundo; el banco ICBC de China; Tata Steel, ENI oil, Dow Chemical, el gigante minero BHP y David Blood de Al Gore’s Generation Investment LLC. Obsérvese el papel crucial de los bancos centrales aquí.

Y para asegurar aún más que BlackRock y sus amigos en el mundo de los fondos de trillones de dólares escojan la inversión correcta en las compañías correctas, Fink declara, “BlackRock cree que la Junta de Estándares de Contabilidad de Sostenibilidad (SASB) provee un claro conjunto de estándares para reportar información de sostenibilidad a través de un amplio rango de temas…” Esto es tranquilizador hasta que veamos quiénes son los miembros de la SASB que darán el Imprimatur respetuoso del clima. Los miembros incluyen, además de BlackRock, están Vanguard Funds, Fidelity Investments, Goldman Sachs, State Street Global, Carlyle Group, Rockefeller Capital Management, y numerosos bancos importantes como Bank of America-ML y UBS. ¿Qué hace este grupo marco? Según su sitio web, “Desde 2011, hemos estado trabajando en un ambicioso objetivo de desarrollar y mantener normas de contabilidad de sostenibilidad para 77 industrias”.

Así pues, los mismos grupos financieros que hoy en día dirigen los flujos de capital mundial hacia los grandes proyectos mineros y de carbón y petróleo desde hace décadas, se convertirán ahora en los árbitros de lo que las empresas califican para ser bendecidas con dinero y que no para alguna futura inversión en “bonos verdes”.

Añade los banqueros centrales…

En los últimos meses, los principales banqueros centrales del mundo han declarado, sorprendentemente, que el cambio climático es una parte clave de las “responsabilidades básicas” del banco central, olvidando cuestiones como la inflación o la estabilidad de la moneda. Nadie se molesta en explicar cómo debería funcionar eso, lo que es aún más desconcertante.

En noviembre de 2019 la Reserva Federal celebró una conferencia titulada “La economía del cambio climático”. Lael Brainard, Presidente del Comité de Estabilidad Financiera de la Reserva Federal, dice que el cambio climático es importante para la política monetaria y la estabilidad financiera. Y en comentarios recientes el jefe del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dijo a un periódico japonés: “El riesgo relacionado con el clima difiere de otros riesgos en que su impacto relativamente a largo plazo significa que los efectos durarán más tiempo que otros riesgos financieros, y el impacto es mucho menos predecible”, dijo. “Por lo tanto, es necesario investigar y analizar a fondo el impacto del riesgo relacionado con el clima”. Y en sus primeros comentarios como jefa del Banco Central Europeo; la ex jefa del FMI Christine Lagarde declaró que quiere un papel clave para el cambio climático en la revisión de la política del BCE, lo que provocó las críticas del miembro alemán del BCE, Jens Weidmann.

Quizás los banquero centrales más abiertos y activos en el cambio climático lo son, el jefe saliente del Banco de Inglaterra Mike Carney y el fideicomisario de Davos con Larry Fink. Carney, quien servirá como asesor de calentamiento global de Boris Johnson, dijo recientemente a la BBC, citando un análisis de un fondo de pensiones sin nombre, “que si se suman las políticas de todas las empresas ahí fuera, son consistentes con un calentamiento de 3.7-3.8C”. Continuó diciendo que los científicos dicen que los riesgos asociados con un aumento de 4C incluyen “un aumento de nueve metros en el nivel del mar – que afecta a hasta 760 millones de personas – olas de calor abrasadoras y sequías, y graves problemas de suministro de alimentos”. Cosas que dan miedo realmente.

Como se ha señalado anteriormente, ya en 2015, el miembro de la Junta de Davos Carney, como presidente del Consejo de Estabilidad Financiera del Banco de Pagos Internacionales (FSB), creó el Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera relacionada con el Clima (TCFD), para asesorar a “los inversores, los prestamistas y los seguros sobre los riesgos relacionados con el clima”.

Lo que cada vez está más claro es que el mas reciente impulso mundial para la adopción de medidas drásticas en relación con el clima consiste más en justificar una importante reorganización de la economía mundial hacia a un modo de energía mucho menos eficiente, lo que implicaría una drástica reducción del nivel de vida mundial. En 2010 el jefe del Grupo de Trabajo 3 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, el Dr. Otmar Edenhofer, dijo en una entrevista, “…hay que decir claramente que redistribuimos de facto la riqueza del mundo mediante la política climática. Uno tiene que liberarse de la ilusión de que la política climática internacional es una política medioambiental. Esto ya casi no tiene nada que ver con la política medioambiental…” ¿Qué mejor manera de hacerlo que empezar con los mayores controladores de dinero del mundo como BlackRock?


F. William Engdahl es consultor y conferenciante de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es un autor de best-sellers sobre petróleo y geopolítica, para la revista online “New Eastern Outlook“.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: