Anotaciones sobre tensiones culturales entre China y Corea del Sur

Escrito por Denis Churilov


Parecería que el sentimiento antichino ha crecido en Corea del Sur, con base en las publicaciones que han aparecido recientemente, con los coreanos enfadándose cuando los chinos afirman que el kimchi se inventó en China, o que la vestimenta tradicional coreana (hanbok) también es de origen chino, y que todos los reinos de la península coreana estaban prácticamente dentro del dominio cultural chino.

Hay muchos matices a considerar aquí, no soy, de ningún modo, un experto en lo que se refiere a Corea o a las relaciones sino-coreanas, no obstante, me gustaría compartir mi impresión (pido disculpas de antemano por el lío que pueda montar con esto y por todas las estupideces que pueda vomitar).

¿Se está propagando sentimiento antichino en Corea del Sur y deberíamos preocuparnos por ello?

Creo que la geopolítica juega un cierto papel aquí.

Hay un cierto segmento de población en Corea del Sur que tiene opiniones de derechas muy fuertes y que idealiza a EEUU, viéndolo como un faro de la democracia, y siente la necesidad de seguirlo diplomáticamente paso a paso. No son la mayoría, afortunadamente, pero su número es significativo, no obstante.

Además, hay que añadir el hecho de que todavía hay alrededor de 28,000 soldados estadounidenses estacionados en Corea del Sur, lo que ejerce presión sobre el gobierno local (aunque sería una exageración llamar a Corea del Sur vasallo o un proxy de EEUU — tienen su propia agencia, aunque sea limitada).

En los últimos años ha causado verdaderos problemas. Por ejemplo, puede que recuerdes cómo, allá por 2017, Trump estaba exacerbando las tensiones con Corea del Norte, enviando barcos militares a la zona, dando discursos incendiarios en las Naciones Unidas, amenazando con “destruir totalmente” a Corea del Norte, haciendo tuits sobre el “hombre cohete” Kim Jong-un, etc. (de nuevo, eso fue antes de la desescalada que terminó en una reunión histórica entre los líderes de EEUU y la RPDC, cuando se dieron la mano, y todo).

En aquel entonces, los diplomáticos estadounidenses, en nombre de su complejo militar-industrial, habían conseguido impulsar los acuerdos que obligaban al gobierno surcoreano a comprar e instalar los sistemas de defensa antimisiles THAAD. El verdadero objetivo, China, no estaba contento con eso, por supuesto. En consecuencia, algunas grandes compañías de viajes chinas dejaron “de repente” de vender viajes a Corea del Sur, reduciendo significativamente el tráfico de turistas y, por lo tanto, infligiendo un daño a la economía coreana.

Factores como este suelen crear problemas entre los dos países.

Desde el punto de vista informativo, Corea del Sur está muy influenciada por Occidente, al menos en lo que respecta a las noticias internacionales — por ejemplo, si la BBC, la CNN y DW empiezan a hablar de algo, es probable que los medios de comunicación surcoreanos se hagan eco de esas historias y presenten también esas narrativas.

Si los diplomáticos y los medios de comunicación de EE.UU. difunden algunos clichés absurdos sobre países que no están en la vecindad de Corea del Sur, es probable que esos clichés lleguen también a las encuestas de opinión surcoreanas. Pero sus vecinos inmediatos tampoco están completamente a salvo de ese tipo de calumnias.

Generalmente, el tipo de sentimiento antichino que he visto proveniente de los coreanos en los últimos años se ha centrado en la niebla tóxica que viene de China (los coreanos se preocupan por la calidad del aire en mucha mayor medida que los occidentales en general). Algunas personas me han dicho que les molestan los turistas chinos (sobre todo por su percibido comportamiento antihigiénico). Y algunas personas se enfadaron con China el año pasado, creyendo que el gobierno chino era el responsable de la pandemia, aunque creo que este sentimiento ya se ha sosegado.

La sociedad surcoreana es muy heterogénea en cuanto a opiniones políticas. Mucha gente se preocupa por China, muchos quedan atrapados en la sinofobia que se inmiscuye en el discurso surcoreano desde EEUU, pero también hay bastantes personas que ven a China como un importante socio económico y comercial.

Ah, y sí, la mayoría de los coreanos son muy protectores de la cultura ladrona, por lo que todos los debates sobre el origen del kimchi y el hanbok les irritan sobremanera, lo cual es comprensible.

Pero, en general, China no se acerca a Japón en la cantidad de odio que genera entre los surcoreanos comunes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: