Escobar: El arte de ser un oráculo espectacularmente equivocado

Escrito por Pepe Escobar vía ZeroHedge


Si duda de que alguien pueda igualar la incapacidad de Zbigniew Brzezinski para entender Eurasia, considere a Robert Kagan

El difunto Dr. Zbig “Gran Tablero de Ajedrez” Brzezinski durante algún tiempo dispensó sabiduría como oráculo de la política exterior estadounidense, al lado del perenne Henry Kissinger – quien, en vastas franjas del Sur Global, no es considerado más que un criminal de guerra.

Brzezinski nunca alcanzó la misma notoriedad. En el mejor de los casos, se jactó de haber dado a la URSS su propio Vietnam en Afganistán – facilitando la internacionalización de Jihad Inc. con todas sus nefastas consecuencias posteriores.

A lo largo de los años, siempre fue divertido seguir las alturas que alcanzaba el Dr. Zbig con su rusofobia. Pero luego, poco a poco, se vio obligado a revisar sus grandes expectativas. Y, finalmente, debió de horrorizarse de verdad al ver que sus perennes temores geopolíticos al estilo de Mackinder se hacían realidad – más allá de las más descabelladas pesadillas.

No sólo Washington había impedido la aparición de un “competidor de igual a igual” en Eurasia, sino que el competidor se configura ahora como una asociación estratégica entre Rusia y China.

El Dr. Zbig no estaba precisamente versado en asuntos chinos. Su errada interpretación de China puede encontrarse en su clásico A Geostrategy for Eurasia, publicado en – dónde si no – Foreign Affairs en 1997:

Aunque China se está convirtiendo en una potencia regional dominante, no es probable que se convierta en una potencia mundial en un largo tiempo. La idea convencional de que China será la próxima potencia mundial está potenciando la paranoia fuera de China y fomentando la megalomanía en China. Está lejos de ser cierto que las explosivas tasas de crecimiento de China puedan mantenerse durante las próximas dos décadas. De hecho, un crecimiento continuado a largo plazo al ritmo actual requeriría una combinación inusualmente afortunada de liderazgo nacional, tranquilidad política, disciplina social, alto nivel de ahorro, entradas masivas de inversión extranjera y estabilidad regional. Una combinación prolongada de todos estos factores es poco probable.

El Dr. Zbig añadió,

Incluso si China evita graves perturbaciones políticas y mantiene su crecimiento económico durante un cuarto de siglo ambos supuestos bastante grandes China seguiría siendo un país relativamente pobre. La triplicación del PIB dejaría a China por debajo de la mayoría de los países en ingresos per cápita, y una parte importante de su población seguiría siendo pobre. Su posición en cuanto al acceso a teléfonos, coches y ordenadores, por no hablar de los bienes de consumo, sería muy baja.

Por favor. Pekín no sólo ha alcanzado todos los objetivos que el Dr. Zbig proclamaba como fuera de alcance, sino que el gobierno central también ha eliminado la pobreza para finales de 2020.

El Pequeño Timonel Deng Xiaoping observó en una ocasión que “en la actualidad, seguimos siendo una nación relativamente pobre. Nos es imposible asumir muchas obligaciones proletarias internacionales, por lo que nuestras contribuciones siguen siendo pequeñas. Sin embargo, una vez que hayamos realizado las cuatro modernizaciones y la economía nacional se haya expandido, nuestras contribuciones a la humanidad, y especialmente al Tercer Mundo, serán mayores. Como país socialista, China siempre pertenecerá al Tercer Mundo y nunca buscará la hegemonía”.

Lo que Deng describió entonces como el Tercer Mundo – una terminología despectiva de la época de la Guerra Fría – es ahora el Sur Global. Y el Sur Global es esencialmente el Movimiento de los No Alineados (MNA) con esteroides, como en el Espíritu de Bandung de 1955 remezclado al Siglo Euroasiático.

El Dr. Zbig, guerrero del frío, obviamente no era un monje taoísta – por lo que nunca pudo abandonar el yo para entrar en el Dao, el más secreto de todos los misterios.

Si hubiera estado vivo para presenciar el amanecer del Año del Buey de Metal, podría haber observado cómo China, ampliando las ideas de Deng, está aplicando de facto las lecciones prácticas derivadas de la cosmología correlativa taoísta: la vida como un sistema de opuestos que interactúan, que se comprometen entre sí en constante cambio y evolución, que se mueven en ciclos y bucles de retroalimentación, siempre matemáticamente difíciles de predecir con exactitud.

Un ejemplo práctico de apertura y cierre simultáneos es el enfoque dialéctico de la nueva estrategia de desarrollo de doble circulación” de Pekín. Es bastante dinámica y se basa en el equilibrio entre el aumento del consumo interno y el comercio y las inversiones externas (las nuevas rutas de la seda).

La paz es la guerra para siempre

Ahora pasemos a otro oráculo, un autodenominado experto de lo que en el Beltway se conoce como el “Gran Oriente Medio”: Robert Kagan, cofundador del PNAC, neocon belicista certificado, y la mitad del famoso Kaganate de Nulands – como decía el chiste en toda Eurasia – al lado de su esposa, la notoria distribuidora de galletas de Maidan Victoria “F**k the EU” Nuland, que está a punto de volver a entrar en el gobierno como parte de la administración Biden-Harris.

Kagan vuelve a pontificar en – dónde si no – Foreign Affairs, que ha publicado su último manifiesto sobre las superpotencias. Ahí es donde encontramos esta perla absoluta:

El hecho de que los norteamericanos se refieran a las participaciones militares de relativamente bajo coste en Afganistán e Irak como “guerras eternas” es sólo el último ejemplo de su intolerancia hacia el desordenado e interminable asunto de preservar una paz general y actuar para anticiparse a las amenazas. En ambos casos, los estadounidenses tenían un pie fuera de la puerta desde el momento en que entraron, lo que dificultó su capacidad para controlar las situaciones difíciles.

Aclaremos esto. Las guerras eternas de varios trillones de dólares son “relativamente poco costosas”; díganselo a las multitudes que sufren el Vía Crucis de la infraestructura en ruinas de EEUU y los pésimos niveles de salud y educación. Si no apoyas las guerras eternas – absolutamente necesarias para preservar el “orden mundial liberal” – eres “intolerante”.

“Preservar una paz general” ni cualifica como una broma, viniendo de alguien que no tiene ni idea de las realidades sobre el terreno. En cuanto a lo que el Beltway define como “sociedad civil vibrante” en Afganistán, eso en realidad gira en torno a códigos de costumbres tribales milenarios: no tiene nada que ver con algún cruce neocon/woke. Además, el PIB de Afganistán – después de tanta “ayuda” estadounidense – sigue siendo incluso más bajo que el de Yemen bombardeado por Arabia Saudí.

Exceptionalistan no abandonará Afganistán. El año pasado se negoció en Doha una fecha límite, el 1 de mayo, para que EEUU y la OTAN retiraran todas las tropas. Eso no va a ocurrir.

El giro ya se ha acelerado: los manipuladores del Estado Profundo de Joe “Crash Test Dummy” Biden no respetarán el plazo. Cualquiera que esté familiarizado con el Nuevo Gran Juego en esteroides a través de Eurasia sabe por qué: hay que mantener una almohadilla estratégica en la intersección de Asia Central y del Sur para ayudar a vigilar de cerca – qué otra cosa – la peor pesadilla de Brzezinski: la asociación estratégica Rusia-China.

En la actualidad tenemos 2,500 soldados del Pentágono + 7,000 de la OTAN + un montón de “contratistas” en Afganistán. El truco narrativo es que no pueden irse porque los talibanes – que controlan de facto entre el 52% y hasta el 70% de todo el territorio tribal – tomarán el control.

Para ver, en detalle, cómo empezó toda esta lamentable saga, los no escépticos del oráculo podrían hacer algo peor que consultar el Volumen 3 de mis archivos de Asia Times: Forever Wars: Afghanistan-Iraq, part 1 (2001-2004) . La parte 2 saldrá pronto. Aquí encontrarán cómo las multitrillonarias Guerras Eternas – tan esenciales para “preservar la paz” – se desarrollaron realmente sobre el terreno, en total contraste con la narrativa imperial oficial influenciada, y defendida, por Kagan.

Con oráculos como estos, los Estados Unidos definitivamente no necesitan enemigos.


Pepe Escobar, nacido en Brasil, es corresponsal y redactor jefe de Asia Times y columnista de Consortium News y Strategic Culture en Moscú. Desde mediados de la década de 1980 ha vivido y trabajado como corresponsal extranjero en Londres, París, Milán, Los Ángeles, Singapur y Bangkok. Ha cubierto ampliamente desde Pakistán, Afganistán y Asia Central hasta China, Irán, Irak y todo Oriente Medio. Pepe es autor de Globalistan – How the Globalized World is Dissolving into Liquid War; Red Zone Blues: A Snapshot of Baghdad during the Surge. Ha colaborado como editor en The Empire and The Crescent y Tutto in Vendita en Italia. Sus dos últimos libros son Empire of Chaos y 2030. Pepe también está asociado a la Academia Europea de Geopolítica, con sede en París. Cuando no está de viaje, vive entre París y Bangkok.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: