El Inminente Retorno al Estándar Monetario Bimetálico de Oro/Plata y los Desencadenantes Previos

Escrito por Clifton Ellis via OneWorld

El oro y la plata siempre han sido la vara de medir financiera cuando se pierde la confianza en las monedas fiduciarias, como ocurre hoy en día con todos los bonos de la moneda de reserva inundados aún más por las curvas de rendimiento invertidas y las tasas de interés negativas. Las criptodivisas digitales de Fiat tenían el potencial de abrir el camino para un reajuste global de la moneda, sin embargo, no son adecuadas porque no hay suficiente cooperación internacional para recrear los derechos de giro estándar y también presentan demasiado riesgo político.

El déficit de los EEUU contra China actualmente se sitúa en poco más de $300 billones y está disminuyendo cada milisegundo de acuerdo con el plan de Trump de reducir esta cifra a $0 y perseguir un superávit comercial contra los chinos si puede de alguna manera lograr exprimirlos más. Esto significa que China tomará represalias para salvar las apariencias aplicando aranceles adicionales contra las importaciones de EEUU, y con ello, profundizar la guerra comercial más allá del punto de retorno.

Los EEUU tienen un déficit total de más de $800 billones que está reduciendo aún más rápido, por lo que está reformando la cadena de suministro mundial.

Bajo los modelos monetarios y económicos del petrodólar y de la globalización respectivamente, los EEUU tenían que operar con un déficit comercial, es decir, el dinero se extraía de los EEUU, enriqueciendo a China y a todos los países, incluidos los europeos, con una ventaja de superávit comercial frente a los EEUU.

Esto tiene el efecto de alejar la producción y la manufactura de los EEUU a los países que luego pueden exportar a los EEUU a través de aranceles bajos, mientras que dichos países imponen altos aranceles asimétricos contra las importaciones de los EEUU.

Esta es la razón principal por la que Trump fue elegido, para poner fin a este importante desequilibrio comercial como fue diseñado por los arquitectos del globalismo. Para cuando Trump termine, el mundo será irreconocible en relación a la cadena de distribución global.

Todos los acuerdos comerciales que son altamente asimétricos requerirán una renegociación bajo el nuevo pero antiguo modelo económico nacionalista, por ejemplo, el paradigma de “América primero”, “Jamaica primero”, “Reino Unido primero”, y así sucesivamente. Esto da lugar a importantes cambios arancelarios en todo el mundo para garantizar acuerdos comerciales simétricos, de los cuales el primero fue la renegociación del TLCAN (en inglés NAFTA) iniciada por Trump para dar lugar al acuerdo económico nacionalista y mercantil USMCA que abarca a dichos países.

El USMCA constituirá el marco general y la base sobre la que se modelarán todos los acuerdos comerciales bilaterales o multilaterales adicionales. Esto tornará redundantes la mayoría de los acuerdos comerciales basados en el acuerdo marco de la OMC. Estas medidas tendrán como resultado el desplazamiento de los medios de producción/fabricación de bienes fundamentales a los países de origen y fuera de China en un intento de establecer un comercio simétrico.

La interrupción de la economía global a causa de un reequilibrio tan significante de las interrupciones del comercio y de la cadena de suministro será importante, ya que cada país tiene ahora que determinar cómo proceder para estabilizar los riesgos políticos, económicos y financieros en la era post COVID-19 Trumpiana.

La renegociación de los acuerdos comerciales a escala mundial crea grandes riesgos políticos, económicos y financieros para las empresas por la ruptura y la reforma de nuevas rutas comerciales y cadenas de suministro, y dado que China está siendo sancionada por los EEUU debido a violación de derechos humanos por la presunta recolección de órganos a gran escala y la reeducación opresiva del pueblo uigur, así como por su “invasión” de Hong Kong, los EEUU instan ahora a otros países de todo el mundo a seguir su ejemplo.

Esto acelerará el aislamiento de China porque muchos países del mundo dependen del sistema bancario SWIFT y del FOREX para acceder a los dólares para mantener lo que queda de su economía en marcha durante estos delicados tiempos económicos.

La desaceleración económica mundial ha hecho que los bancos centrales recurran a niveles sin precedentes de flexibilización cuantitativa (impresión de moneda) en su intento de mantener la economía global en marcha. Esto tiene como resultado la reducción de la confianza en el dólar y en todas las demás monedas de los bancos centrales nacionales en todo el mundo. A raíz de la crisis bancaria de 2008, la flexibilización cuantitativa y la reducción de las tasas de interés fueron los medicamentos prescritos por todos los bancos centrales. Esto afectará considerablemente a las renegociaciones comerciales bilaterales y multilaterales a medida que cada país evalúe los riesgos financieros y acuerde qué moneda debe utilizarse para las liquidaciones comerciales.

Es en este momento cuando el oro y la plata se hacen propios. El oro y la plata siempre han sido la vara de medir financiera cuando se pierde la confianza en las monedas fiduciarias, como es el caso hoy en día con todos los bonos de moneda de reserva inundados por curvas de rendimiento invertidas y tasas de interés negativas. Las criptodivisas digitales Fiat tenían el potencial de abrir el camino para un reajuste global de la moneda, sin embargo, no son adecuadas porque no hay suficiente cooperación internacional para recrear los derechos de giro estándar y también presentan demasiado riesgo político. El oro y la plata se han utilizado como dinero durante los últimos seis mil años y son los principales contendientes para resolver el comercio internacional y ayudar al reset monetario.

En el inevitable reajuste monetario mundial y el realineamiento del comercio internacional que se avecina, no hay nada más que posea las cualidades del oro y la plata (oferta limitada, infalsificable, divisible y aumenta a la tasa de crecimiento económico) que sea capaz de formar el punto de referencia esencial para un reajuste monetario eficaz. Siempre hay preguntas sobre si hay suficiente oro y plata en las reservas mundiales para hacer factible la transición a un patrón bimetálico de oro y plata, pero estas preguntas son bastante poco sinceras. Determinar esto es sólo cuestión de calcular las proporciones.

Una vez que un país determina sus reservas monetarias de M2 o M3, se hace una comparación entre M2 o M3 con la cantidad de oro y plata que tiene su banco central y se determina el nuevo precio del oro y la plata en la moneda nacional. Por lo tanto, el oro y la plata serán el eje entre todas las monedas nacionales, poniendo fin al FOREX y a la especulación monetaria.

Una vez que se tome la decisión de volver al patrón oro, el precio del oro experimentará una importante corrida alcista frente a todas las monedas fiat, ya que durante 12 años se ha estado imprimiendo una cantidad extremadamente grande de dinero que se aceleró drásticamente hacia finales de 2019, cuando el mercado monetario de repos amplió su liquidez. Esto se ha visto exacerbado por la pandemia de COVID-19, en la que los bancos centrales no han podido frenar la máquina de impresión de dinero debido a la reducción de las actividades económicas provocada por la espiral de la deuda mundial. Las empresas no pueden cubrir el pago de los intereses de sus deudas, lo que las hace técnicamente maduras para una reorganización sustancial y una reducción de costos que no pueden hacer en este momento debido al riesgo de aumentar el desempleo más allá de sus niveles extremos actuales, lo que serviría para reducir aún más la confianza.

El precio del oro y la plata ha sido y seguirá siendo muy suprimido y manipulado por el COMEX y la LBMA por temor a que los ciudadanos y las empresas acudan en masa a ellos, lo que llevaría a una corrida del dólar y de todas las demás monedas fiduciarias al buen y antiguo refugio tradicional del oro y la plata, con lo que se derrumbaría el sistema monetario y económico internacional en todo el mundo.

Una corrida en las monedas fiduciarias hacia el oro y la plata es inevitable, representando una bomba de tiempo para el sistema monetario global. Esta bomba de tiempo se desencadenará en los mercados de derivados de metales cuando los compradores de estos activos financieros en papel exijan la entrega de oro y plata físicos que no pueden ser entregados porque sucede que los contratos en papel para el oro y la plata no sirven. Con todos estos contratos en papel persiguiendo una cantidad relativamente pequeña de oro y plata física, sus precios serán enviados a la luna.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: