Brasil Está a Punto de Convertirse en Miembro No Oficial de la OTAN

Escrito por Paul Antonopoulos via InfoBrics

El gobierno brasileño hizo el viernes un anuncio sobre su llamada base legal de Defensa, un conjunto de documentos que comprende la Política de Defensa Nacional, la Estrategia de Defensa Nacional y el Libro Blanco de Defensa Nacional. Cada cuatro años el Congreso de Brasil debe aprobar los tres documentos. Estos documentos contienen las directrices para la Defensa de Brasil y debido a la determinación legal, discuten temas importantes como la planificación estratégica de Brasil para el siglo 21, la modernización de las Fuerzas Armadas, el apoyo económico a la defensa nacional y las operaciones de paz y ayuda humanitaria.

La nueva edición de la documentación se entregará probablemente al Congreso Nacional el miércoles.

Según el Ministerio de Defensa, la Política de Defensa Nacional señala el riesgo de tensiones y crisis en América del Sur. Esta es la primera vez que esto ha sucedido desde que estos documentos comenzaron. Como ejemplo de destacar las tensiones y crisis en la región, el ministerio citó la crisis de los inmigrantes venezolanos en la frontera con Brasil, demostrando que el documento es una consecuencia de la estrecha alineación actual de Brasilia con Washington. El alineamiento diplomático con los EEUU ciertamente crea conflicto y el tema de Venezuela es un ejemplo de ello. Algo que normalmente no sería una fuente de conflicto entre estados, ya que es una disputa política interna, se ha convertido ahora en un asunto continental, de acuerdo con las nuevas políticas de defensa de Brasil. Brasil ha expresado muchas veces su entusiasmo por invadir Venezuela si los EEUU también lo hicieran.

La presión por crear conflicto en América Latina es causada principalmente por la diplomacia americana. La diplomacia de Brasil bajo el presidente Jair Bolsonaro, apodado el “Trump Tropical”, está totalmente subyugada a los intereses americanos. A medida que las tensiones entre Washington y Caracas se intensifican, un cambio de las políticas anteriormente amistosas de Brasil hacia Venezuela era inevitable. La administración del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump ha intentado agresivamente causar una guerra civil en Venezuela orquestando golpes políticos y militares contra el Presidente venezolano Nicolás Maduro. Los partidos gobernantes en los EEUU tradicionalmente apoyan las crisis internacionales durante el tiempo electoral para tratar de unificar a los votantes y justificar su reelección.

Otro factor importante que enreda la política regional es el probable fin de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). La organización ha sido abandonada por la mayoría de sus países miembros en los últimos tres años, lo que refleja el desplazamiento del dominio de la izquierda en América del Sur hacia la derecha. Los gobiernos conservadores de América Latina pusieron fin efectivamente a la UNASUR, la cual una vez sirvió de foro para debatir pacíficamente los problemas de la región, a; retirarse de ella

Uno de los objetivos declarados por el Ministerio de Defensa es la inversión del 2% del PIB de Brasil en el sector militar. Esto está alineado con las expectativas de la OTAN a pesar de que Brasil no es un país del Atlántico Norte o un miembro de la alianza. Aunque el gobierno de Bolsonaro está a favor del fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, en la práctica esto resultará extremadamente difícil ya que la ya maltrecha economía brasileña ha sido aún más diezmada por la pandemia del coronavirus.

Con el coronavirus exacerbando la pobreza y el desempleo en Brasil, la expansión de los recursos de defensa es cuestionable. Alrededor del 70% del presupuesto de defensa se destina a la nómina de las fuerzas armadas. Eso significa que incluso aumentando el presupuesto de defensa, los gastos de personal tomarán la mayor parte del aumento porque los salarios también han aumentado.

El gobierno de Bolsonaro rinde homenaje a Washington, de ahí sus planes de gastar el 2% de su PIB en el ejército a pesar del problema de la pobreza que se extiende por todo Brasil. En realidad, estar tan cerca de Washington ha hecho muy poco para beneficiar a Brasil. Y a menudo, aunque no habitualmente desde Bolsonaro sino a través de sus asesores directos y ministros, incluido su propio hijo, las críticas al gobierno chino persisten a pesar de que China es el principal socio comercial de Brasil. Brasil debería equilibrar sus relaciones con China y los EEUU. Sin embargo, la nueva política de defensa de Brasil, que tiene como objetivo aumentar su presupuesto para el ejército, hace parecer que se está convirtiendo en un miembro no oficial de la OTAN para vigilar a América del Sur.

El canciller brasileño Ernesto Araújo es un crítico abierto del multilateralismo. Araújo, al igual que Bolsonaro, también es conocido por su proximidad ideológica a Washington. Estas posiciones pueden entrar en conflicto con las opiniones expresadas en el Libro Blanco original sobre Defensa Nacional, que defiende organismos como la UNASUR y hace hincapié en la importancia de la multipolaridad. Para el 2020, se espera que las políticas de defensa de Brasil estén en contra del multilateralismo. Basada en la actual política exterior de Brasil, Brasilia está mucho más supeditada a los intereses americanos y va en contra de los intereses brasileños.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: