Conozca a los Oligarcas de Ultraderecha Que Quieren Derrocar al Presidente de México

Escrito por José Guadalupe Argüello III y Benjamín Norton via TheGrayzone

Un oligarca mexicano al estilo Trump, Gilberto Lozano, dirige una coalición de líderes empresariales y fanáticos de ultraderecha autodenominándose FRENA, con el fin de derribar al presidente Andrés Manuel López Obrador.

La victoria de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial de 2018 marcó un hito histórico, prometiendo un alivio de un período de unos 40 años de decreto neoliberal ininterrumpido en la república.

López Obrador, mejor conocido como AMLO, está guiando a México por una nueva ruta hacia mayor autonomía nacional. Bajo un proceso revolucionario que denomina la Cuarta Transformación, el presidente está luchando contra la corrupción sistemática y el robo desenfrenado de recursos públicos, así como incrementando los beneficios sociales para los pobres.

Desde el inicio del sexenio de AMLO en diciembre del 2018, miembros de los partidos que han dominado la política mexicana por décadas, particularmente el derechista Partido de Acción Nacional (PAN) y el neoliberal Partido Revolucionario Institucional (PRI), han trabajado incansablemente por impedir las reformas de la nueva administración y por abortar la Cuarta Transformación.

Oligarcas poderosos también se han aprovechado de su considerable poder económico para intentar desestabilizar y finalmente derrocar a López Obrador, y han buscado apoyo en el extranjero para lograrlo.

En la primera parte de esta serie investigativa, The Grayzone presentó un trabajo sobre el Bloque Opositor Amplio, o BOA, una coalición de partidos opositores, élites empresariales y medios de comunicación que buscan derrocar a AMLO, y que parecen contar con apoyo desde Washington y Wall Street.

Pero existe otra alianza de oposición, que forma parte del BOA pero que es hasta más extrema en su ideología y tácticas, mereciendo un escrutinio más profundo.

La emblema de FRENA, el frente ultraderechista nacional anti-AMLO de México

El extremista Frente Nacional Anti-AMLO (FRENA) propone una revolución de color

El 30 de mayo y a lo largo del fin de semana del 13 y 14 de junio, el tráfico en varias partes de la república mexicana fue perturbado por desfiles de carros sonando cláxones y mostrando letreros de contra el presidente López Obrador. En los días precedentes al evento, simpatizantes de la oposición en el país, y en partes de los Estados Unidos, habían sido convocados a protestar en caravanas vehiculares bajo el eslogan “Andrés López, no te queremos”.

El grupo que organizó estas protestas se llama a sí mismo el Frente Nacional Anti-AMLO, y usa las siglas FRENAAA, como es típico, simplificado a FRENA. Este grupo modeló sus acciones en contra de AMLO en protestas similares a las organizadas por Vox, el partido neofascista español.

FRENA representa uno de los grupos de oposición más extremos – y elitistas – de México. Y su meta, explícitamente enunciada, es coaccionar a AMLO para que dimita como presidente para noviembre del 2020, mucho antes de las próximas elecciones programadas para el 2024.

El Frente Nacional Anti-AMLO consta de una alianza de unas de las fuerzas más fanáticamente ultraderechistas de México. FRENA caracteriza al gobierno elegido como una “dictadura comunista”, y sostiene que López Obrador, un nacionalista progresista de centroizquierda, forma parte de una conspiración para implementar el comunismo a través de la equidad de género, la igualdad educativa, y la homosexualidad.

FRENA incluso ha pedido apoyo públicamente al presidente estadounidense Donald Trump para frenar “la agenda de AMLO, cuyo meta es implementar el Castrismo-Chavismo en nuestro país”.

Según la página oficial de FRENA, el grupo está organizada de manera jerárquica, con un consejo directivo compuesto de 67 élites – aunque solo cuatro de ellos son nombrados públicamente. Este consejo genera estrategias para remover a AMLO, las cuales después se implementan por las llamadas comisiones de voluntarios, dirigidas por coordinadores en todo el país.

La membresía en FRENA, dice la página web, se abre a toda persona que concuerde con que “el Dictador Bolivariano Andrés López” debe dimitir.

El dirigente de FRENA Gilberto Lozano editando una imagen de AMLO a la del presidente venezolano Nicolás Maduro

Una sección del portal de FRENA, la “Estrategia del Frente Nacional”, expone tres etapas hacia la meta de cambio de régimen. Declara que “por motivos de seguridad se presenta un esbozo del Plan detallado para Salvar a México de un tirano comunista” (cualquier énfasis con letras mayúsculas viene del sitio web):

  1. Buscar al [sic] dimisión de Andrés López antes de noviembre 30 del 2020, usando herramientas jurídicas, mediáticas y sobre todo de PRESIÓN SOCIAL.
  2. Al éxito de la primera etapa, continúa el preparar un candidato para las nuevas elecciones UNIFICADO que sea arropado por todos los partidos de oposición como deseo ÚNICO DEL PUEBLO DE MÉXICO.
  3. Reconstrucción Nacional; como gran conglomerado de ciudadanos organizados ser el órgano supremo de vigilancia, conducción del destino para un México Nuevo.

En la misma sección del portal de FRENA, los cibernautas pueden aprender sobre Gene Sharp, el cerebro de la “revolución de color” respaldado por el gobierno norteamericano, y obtener una copia gratuita de su manual para golpes blandos, De la dictadura a la democracia, al que se puede acceder en formato PDF o audiolibro.

Como Dan Cohen y Max Blumenthal previamente reportaron en The Grayzone, Gene Sharp trabajó con un exanalista de la Agencia de Inteligencia de Defensa estadounidense (DIA, por sus siglas en inglés) para crear un “plan estratégico que convierte en arma a la protesta como una forma de guerra híbrida, apuntándola hacia estados que resistieron la dominación unipolar de Washington”.

En su página web, FRENA también promueve un documental sobre Sharp, en el que seguidores suyos le dan crédito de haber inspirado revoluciones de color en Serbia, Ucrania, Irán y Egipto.

El líder de FRENA Gilberto Lozano pretende sumar a México a esta lista.

Oligarca mexicano de la élite y dirigente del frente anti-AMLO FRENA, en uno de sus videos de YouTube.

Gilberto Lozano: oligarca de la ultraélite con perspectivas extremas, fascistas

Gilberto Lozano González se ha establecido como uno de los oponentes al presidente López Obrador más retrógrados.

Un oligarca bien acomodado del corazón de la élite mexicana, Lozano se ha fraguado como el representante de su Frente Nacional Anti-AMLO, FRENA.

Lozano publica diatribas indignantes por YouTube, donde su canal tiene unos 150,000 suscriptores, tildando al presidente de dictador aspirante y advirtiendo que “la agenda comunista está avanzando”.

La mayoría de los videos se graban en la mansión opulenta de Lozano, donde espectadores pueden ver su techo loft, sus cuadros adornados, un montón de sombreros y un piano de cola. Asimismo el oligarca tiene una afición por el estilo dramático, posando ante una estatua de un ángel armado de un garrote, o sosteniendo una charola con una caricatura de la cara de AMLO. Esto, sumado a sus berrinches entretenidos y furibundos, quizá expliquen parcialmente su popularidad que ha resultado en visitas por encima de los 50,000 a sus medios sociales.

Dirigente de FRENA Gilberto Lozano sosteniendo una caricatura de AMLO en una bandeja durante uno de sus diatribas por YouTube

En estas típicamente largas diatribas por video, Lozano repite sus refranes comunes, irónicamente acusando a López Obrador de realizar un “golpe blando” a la vez que pide que el líder electo sea removido antes del 30 de noviembre y reemplazado por un “presidente interino”.

Las perspectivas extremas y ultraderechistas del oligarca han conducido a muchos Mexicanos a comparar a Lozano con Donald Trump o con el dirigente fascista de Brasil, Jair Bolsonaro.

De hecho, FRENA publicó una carta abierta al presidente Trump, al vicepresidente Mike Pence y al embajador estadounidense en México Christopher Landau en el pasado mes de mayo, buscando su apoyo.

En la misiva, FRENA caracteriza a AMLO como un “tirano con el socialismo latinoamericano Castro-Chavista en la mira” y un “comandante en jefe cuya agenda no es otra que la del Foro de Sao Paulo dirigido desde Cuba y apoyado por Venezuela”.

Afirmando tener el respaldo de 2 millones de Mexicanos, FRENA le pide al presidente norteamericano “y todos niveles de su gobierno a dejar de llamarle a AMLO ‘un amigo.’ Él no es su amigo ni el de su país.”

Lozano posteriormente compartió un enlace a la carta desde su cuenta personal de Twitter, agregando el mensaje, “Disponible para hablar con usted Sr. Trump”. Hasta parece que incluyó su número telefónico.

En un tuit subsiguiente, Lozano añade, “Estoy esperando esta llamada o una audiencia con el Sr. [embajador] Landau”.

Pero antes de que se hiciera una figura clave en la oposición anti-AMLO, Gilberto Lozano era conocido como uno de los magnates empresariales más poderosos de México.

Previamente Lozano dirigía el gigante corporativo de FEMSA, la mayor embotelladora de Coca-Cola en el mundo, y pasó 16 años al timón del conglomerado multinacional Grupo Alfa, cuyo valor es de miles de millones de dólares.

También ejercía de dueño de la cadena enorme de tiendas de conveniencia Oxxo, asimismo de distribuidor de varias marcas corporativas, incluso Heineken.

Lozano es oriundo de Monterrey, una ciudad en el México septentrional infame por ser controlada por familias sumamente adineradas y derechistas con recursos económicos casi ilimitados – y por ende una influencia significativa sobre la política de su país. A estos oligarcas poderosos se les conoce colectivamente como el Grupo Monterrey. Y como un simbolismo perfecto de su estado de élite, Lozano fungió como presidente del Football Club Monterrey.

El negociante ha utilizado sus conexiones extensivas con el fin de dejar una huella indeleble en la política mexicana. Lozano fundó y dirige el influyente Congreso Nacional Ciudadano (CNC), un grupo de oligarcas que dicen ser apolíticos, pero quienes cabildean agresivamente por políticas derechistas neoliberales, como parte de su plan de crear un “México nuevo”.

Durante una ponencia en la McGill University en Canadá en 2015, Lozano detalló la estrategia de su Congreso Nacional Ciudadano en términos escuetos al estilo de Gene Sharp: usando una “estructura horizontal” para cimentar “poder y agencia.” Combinando una clase de populismo derechista con retórica libertaria y anarquista, el oligarca aseguraba que estaban introduciendo una nueva “revolución”, debilitando y desarticulando instituciones del estado y el gobierno con el fin de construir una sociedad descentralizada que promete “autodeterminación” y “autonomía” para los individuos.

Lozano y su Congreso Nacional Ciudadano también cuentan con enlaces económicos y políticos extensivos en los Estados unidos. Lozano se jacta de que tiene una red de activistas del CNC en EEUU.

El oligarca frecuenta el estado de Texas, donde da entrevistas con activistas derechistas estadounidenses, despotricando contra AMLO y su partido de Morena por estar supuestamente destruyendo a México.

Líder de FRENA Gilberto Lozano dando una entrevista en Dallas, Texas, hablando acerca de actividades del Consejo Nacional Ciudadano en EEUU y México

En un viaje a Dallas, Texas en noviembre del 2018, Lozano habló acerca de las actividades anti-AMLO que su Congreso Nacional Ciudadano supervisa tanto en EEUU como en México.

Después, Lozano transmitió un video en vivo en Facebook, desde Houston, Texas, donde el oligarca mexicano habló con un socio del CNC en una gasolinera de Pemex.

Lozano ladró a la cámara, criticando al equipo de transición del entonces presidente electo López Obrador por invitar a representantes del gobierno internacionalmente reconocido de Venezuela a la venidera inauguración en diciembre. Aunque AMLO aún no había tomado poder, Lozano chilló que el líder izquierdista convertiría a México en una “dictadura asesina y corrupta” sin papel higiénico, como caracterizó a Venezuela.

Oligarca mexicano y líder de FRENA Gilberto Lozano despotricando contra AMLO y Maduro en una gasolinera de Pemex en Houston, Texas

En el video, Lozano alegó que el gobierno les pagaba a los manifestantes pro-AMLO. Después, en los comentarios a continuación, Lozano acusó a sus críticos de ser bots y cuentas falsas manejadas por el partido Morena de López Obrador.

Quizá parecen los delirios de un loco, pero los despropósitos de Gilberto Lozano han caído sobre la tierra fértil de los medios sociales. Él también es un habitual en las cadenas mediáticas establecidas de México, de las cuales son dueños algunos de los mismos oligarcas derechistas que buscan derrocar a AMLO.

En mayo del 2019, Lozano y su Congreso Nacional Ciudadano presentaron una denuncia absurda ante la cámara de representantes mexicana, acusando formalmente al presidente López Obrador de traición.

El oligarca lanzó más de 20 acusaciones contra AMLO. Entre ellas, como reportaron medios locales, una fue que el mandatario había “sometido la independencia y la integridad de la soberanía mexicana a intereses extranjeros”. Su evidencia para esta afirmación incendiaria fue la supuesta llegada “de centroamericanos, cubanos, células del ISIS, islámicas, africanos, gente de la Mara Salvatrucha”.

En su alegato, Lozano aseguró que las políticas de López Obrador desestabilizarían a México, destruirían la economía y avivarían más violencia, poniendo en peligro a las mujeres, y hasta desatando enfermedades y virus, incluso ébola.

El intelectual izquierdista influyente John Ackerman, un aliado cercano a AMLO, apodó a Lozano “el Trump mexicano”, sosteniendo que usa el mismo “discurso racista y neofascista” que el presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, Ackerman predijo que Lozano no triunfaría como Trump, porque “la cultura política mexicana es más resistente que otras al fascismo.” Ackerman les recordó a los lectores que un candidato presidencial similarmente extremo como Trump, Jaime Rodríguez Calderón “el Bronco”, solo recibió 5 por ciento del voto en la elección del 2018.

La caravana de protesta del 30 de mayo de FRENA y el apoyo de los gobernadores anti-AMLO

El Congreso Nacional Ciudadano elitista de Gilberto Lozano estableció el esbozo institucional de lo que sería después el Frente Nacional Anti-AMLO, o FRENA. A estas alturas, son esencialmente la misma organización – incluso la página oficial de Facebook del CNC cambió su nombre de usuario a FRENA.

En 2019, Lozano y el CNC ayudaron a organizar movilizaciones anti-AMLO que fueron ridiculizadas como “marchas fif” en referencia a los mexicanos de alta clase quienes participaron en ellas.

Las caravanas de FRENA del 30 de mayo de este año tuvieron un aspecto similar. Un medio de comunicación independiente llamado México en Marcha describió la caravana en Guadalajara: “estas personas, que de verdad, no suman nisiquiera las 100 personas pero por andar en carros y por tener recursos para poner estas mantas pues se ve un poco más la presencia, pero en realidad no suman ni 100 personas, al menos en todo el estado de Jalisco”.

FRENA también pagó por mantas diseñadas profesionalmente en varios estados de México, que decían “En [este estado] no te queremos Andrés López”. Los simpatizantes posaron para momentos fotográficos estratégicos para tratar de retratar al movimiento como grande y esparcido por todo México.

Estas manifestaciones recordaban a las marchas de clase alta en Brasil que precedieron la destitución y golpe suave contra la presidenta izquierdista Dilma Rousseff. También reflejaron las protestas llevadas a cabo en el baluarte elitista de Santa Cruz, Bolivia, que prepararon el camino para el golpe militar contra el presidente socialista Evo Morales en noviembre del 2019.

Los simpatizantes de AMLO se mofaron de las protestas de FRENA por su tamaño diminuto. Y mientras las manifestaciones obviamente carecieron del apoyo de la mayoría de mexicanos de clase trabajadora, el Frente Anti-AMLO sí cuenta con amigos en altas esferas.

El documento filtrado del Bloque Opositor Amplio asegura que gobernadores de 14 de los 32 estados mexicanos apoyan la campaña opositora. De estas, siete gobernadores anti-AMLO se han negado a seguir la política del gobierno central para aplanar la curva de Covid-19, que se conoce como el plan “semáforo”, y fue ideado por el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell Ramírez, un epidemiólogo y experto en enfermedades infecciosas.

Varios de estos gobernadores derechistas alentaron y hasta apoyaron las protestas anti-AMLO de FRENA. En el estado de Jalisco, por ejemplo, vehículos policiales de tránsito se descubrieron mostrando letreros que decían “Fuera López Obrador”. Es decir, el gobierno jalisciense utilizó impuestos para respaldar protestas contra el presidente de la república.

El gobernador opositor de Jalisco, Enrique Alfaro, se ganó infamia nacional a través de una serie de escándalos. En mayo, un obrero de la construcción llamado Giovanni López fue arrestado en Jalisco, presuntamente por no llevar cubrebocas, pero parece que la policía lo mató a golpes. Murió en el hospital por, según los médicos, un traumatismo craneal, y sufrió una herida de bala en la pierna.

La muerte de Giovanni López inspiró grandes protestas que iniciaron en Jalisco y posteriormente se extendieron por México. Éstas hicieron paralelo con las protestas simultáneas en los Estados Unidos debidos al asesinato brutal de George Floyd por la policía.

A pesar de las grandes manifestaciones, Alfaro, el gobernador jalisciense, defendió el arresto de Giovanni López. Hasta sostuvo que los manifestantes eran de otras partes de México, echándole la culpa de las protestas a López Obrador y acusando a su partido de Morena de alentar la violencia. La retórica inflamatoria avivó inquietud adicional, revelando el extremismo de mucha de la oposición anti-AMLO.

Alfaro también atrajo atención nacional cuando se descubrió que había pagado más de un millón de pesos de fondos estatales de Jalisco a medios dirigidos por la reconocida personalidad mediática derechista Enrique Krause para difundir propaganda alabando al gobernador.

Las caravanas de FRENA del 13 y 14 de junio y planes futuros

En su segunda protesta anti-AMLO, FRENA aseguró tener 140 caravanas vehiculares por México y los Estados Unidos el fin de semana del 13 y 14 de junio.

Se registraron protestas en todos centros urbanos principales de México, sumado a ciudades principales en Texas, California, Michigan, Illinois y Washington, como también en Toronto, Canadá.

Igual que las manifestaciones de mayo, estas contaban con carros de lujo y camionetas, llevando letreros con mensajes como “Vete ya AMLO, no queremos comunismo”.

El Twitter mexicano rápidamente señaló la comedia accidental de las protestas, tal como una foto viral de una manta en la parte trasera de un SUV que decía “No al Socialismo, No al Comunismo, No al Mozimismo, México es Católico”. El Mozimismo no es una ideología real; es un término ficticio inventado por trolls.

Simpatizantes de AMLO también hicieron sentir su presencia. Otra imagen se hizo viral en Twitter de un obrero mexicano humilde deteniendo un letrero que decía “AMLO, aquí en Dzan, Yucatán sí te queremos! A la (mierda) los fifís”.

El frente anti-AMLO sigue siendo relativamente pequeño, y dominado casi exclusivamente por la élite mexicana. Pero FRENA asegura que está creciendo rápidamente, y la segunda protesta efectivamente duplicó el tamaño de la primera en el número de ciudades participantes.

Una tercera protesta de FRENA tuvo lugar el 27 y 28 de junio.

Socio de FRENA Pedro Ferriz de Con pide intervención extranjera para quitar a AMLO

Aunque FRENA carece de una base común de clase obrera, cuenta con el apoyo de parte de la élite poderosa. Sin embargo, no todos de estos oligarcas se han revelado públicamente.

Mientras que el Frente Nacional Anti-AMLO dice que hay 67 miembros en su consejo ciudadano elitista, sólo se nombran cuatro. Junto con Gilberto Lozano, el portal de FRENA enumera Pedro Ferriz de Con, Rafael Loret de Mola y Juan Bosco Abascal.

Activista anti-AMLO prominente Pedro Ferriz de Con, quien llamó a que los oligarcas mexicanos derrocaran al presidente, con respaldo extranjero

Pedro Ferriz de Con es un periodista anti-AMLO conocido por sus declaraciones hiperbólicas, como que “no tenían un gobierno con tantos problemas desde la revolución [méxicana]”. Ferriz se presentó como candidato independiente a la presidencia en 2018.

El pasado abril, una grabación de audio se filtró en la que Ferriz de Con apeló a “derrocar al presidente Andrés Manuel López Obrador con la ayuda de un grupo de empresarios e incluso poderes extranjeros”.

Estos comentarios detonaron un escándalo nacional en México, llevando a que un grupo de ciudadanos presentara una denuncia en contra de Ferriz de Con ante la Fiscalía General de la República.

Ferriz de Con publicó un video en el canal de YouTube de Gilberto Lozano en el que vocifera su apoyo total al FRENA. Asimismo reiteró sus posturas característicamente exageradas, insistiendo en que el gobierno de López Obrador es el peor y más peligroso que Ferriz de Con ha visto en sus casi 70 años de vida, o que jamás escuchó de su padre.

Bajo AMLO, “vemos que no hay, ya como en el pasado, por lo menos una oportunidad para libre mercado, la libre competencia, el respeto a la propiedad privada, a la propiedad intelectual a la propiedad industrial”, declaró Ferriz de Con.

“Yo no quiero, para mis hijos, para las siguientes generaciones, dejar a México inmerso en el socialismo. Y hoy estoy viendo que este país se está convirtiendo en la cabeza del Foro de Sao Paulo”, añadió, refiriéndose a una conferencia internacional de partidos izquierdistas latinoamericanos.

Ferriz de Con concluyó el video insistiendo que FRENA debería aprovecharse de la pandemia del coronavirus, la que, de manera regocijada, predijo que resultaría en desempleo, “fuga enorme de capitales” y una falta de inversión extranjera, con el fin de sacar a López Obrador.

Socio de FRENA Rafael Loret de Mola, un periodista neoliberal de la élite

Uniéndose a Lozano y Ferriz de Con en el consejo ciudadano de FRENA se encuentra a Rafael Loret de Mola, quien se jubiló de manera muy pública en agosto del 2019, después de 38 años como periodista, en una acta de protesta contra AMLO, a quien acusó de perseguir a reporteros de la derecha.

Periodista opositor Rafael Loret de Mola, un miembro principal del frente anti-AMLO FRENA

Loret de Mola también grabó un video en el que respalda fuertemente a FRENA, demonizando la Cuarta Transformación de AMLO como la “quinta trampa”, calificando al gobierno de López Obrador de “una farsa”.

Aunque formalmente dejó la profesión mediática, el hijo de Loret de Mola, Carlos, está continuando el legado de su padre como un periodista ferozmente anti-AMLO.

Carlos Loret de Mola previamente fue anfitrión de un noticiero popular del conglomerado mediático mexicano Televisa. El más joven Loret de Mola ha trabajado con las cadenas mediáticas más reconocidas tanto en México como en EEUU, y actualmente escribe para The Washington Post.

Ambos Loret de Mola también han sido claves en proveer la justificación intelectual para las políticas neoliberales forzadas por previas administraciones mexicanas. Antes de la presidencia de AMLO, el derechista Partido de Acción Nacional (PAN) y el neoliberal Partido Revolucionario Institucional (PRI) se esforzaron por hacer cambios constitucionales que privatizaron los recursos naturales y las industrias estatales de México, lo que resultó en el involucramiento corporativo privado e internacional en el sector de energía, específicamente en petróleo y electricidad.

Estas reformas neoliberales fueron sumamente polémicas, dado que las reservas sustanciales de combustibles fósiles fueron consagrados como patrimonio estatal en la constitución mexicana de 1917, que se redactó durante la Revolución Mexicana.

Para justificar y mantener estos cambios, y para criticar a cualquier grupo o individuo que se opone a ellas, la derecha mexicana ha despachado a un equipo de autonombrados “intelectuales” para influir al público. En México, al intelectual público se le sigue venerando como una figura convencional a la que escucha una grande parte de la población.

Rafael y Carlos Loret de Mola han asumido diligentemente el papel de intelectual público anti-AMLO, derramando mucha tinta criticando al presidente.

El gobierno de AMLO tiene una serie de “Proyectos y Programas Prioritarios” que pretenden recobrar la independencia energética logrado por México en la última parte de la década de los 1930s. Carlos Loret de Mola ha criticado duramente al Plan Nacional de Energía Eléctrica de AMLO, arguyendo que la Comisión Federal de Electricidad estatal es “ineficiente”. La alternativa que propone, por supuesto, es la “iniciativa privada”, que él asegura es más barato y mejor para el medioambiente – un argumento retado por expertos científicos.

Carlos Loret de Mola y el Consejo de las Américas: la conexión a Washington

Lo más considerable de esta figura opositora, sin embargo, son sus nexos a la Sociedad de las Américas / Consejo de las Américas (ASCOA por sus siglas en inglés), una organización empresarial basada en EEUU que aparenta ser un tanque de pensamiento que cabildea por políticas neoliberales para avanzar los intereses de las corporaciones más poderosas del continente americano.

ASCOA se fundó durante el apogeo de la guerra fría por el oligarca David Rockefeller, específicamente para unir esfuerzos de los oligarcas corporativos con el propósito de aplastar a los movimientos socialistas crecientes en la América Latina.

ASCOA es financiada por algunos de los mayores gigantes corporativos del planeta, incluso Exxon Mobil, Chevron, BlackRock, Citigroup, Google, J.P. Morgan, Monsanto, Walmart y Boeing. Correspondientemente, ha abogado por medidas agresivas para derrocar gobiernos de izquierda en la América Latina, respaldando varios golpes de estado.

Carlos Loret de Mola dio un discurso a la Sociedad de las Américas / Consejo de las Américas en 2015, titulado “La economía en evolución de los cárteles de droga en México”. La rama mediática de ASCOA, Americas Quarterly, le devolvió el favor, publicando una reseña aduladora de su programa de tele en Chiapas, planteando que “los planes de ahorro del gobierno mexicano pueden dañar a aquellos que pretenden ayudar”.

Hasta más intrigante es un evento que Carlos Loret de Mola tuvo con ASCOA dos días después de que AMLO ganara la elección presidencial en julio del 2018. ASCOA dice que presentó “una teleconferencia ‘off the record’ con Carlos Loret de Mola, quien compartió sus perspectivas en cuanto a las implicaciones de la victoria abrumadora de Andrés Manuel López Obrador”. No existe ni grabación ni transcripción de la teleconferencia en ninguna parte. Además, la llamada fue “un programa sólo para invitados”; la única forma de haber participado era pagar por ser un “socio” corporativo de élite de la ASCOA, junto con las corporaciones más poderosas del planeta.

Llamada privada de ASCOA con periodista anti-AMLO Carlos Loret de Mola, un evento sólo para miembros corporativos invitados

Socio extremista religioso de FRENA Juan Bosco Abascal alerta contra la “Sinagoga de Satanás”

El último socio actualmente conocido del consejo ciudadano de FRENA es Juan Bosco Abascal, un negociante elitista con creencias religiosas fundamentalistas muy extrañas.

En su página de Facebook, desde donde publica propaganda anti-AMLO sin parar y tiene casi 13,000 seguidores, Abascal dice que trabajaba de “Líder de Proyectos en Desarrollo Humano” para restaurantes y cadenas hoteleras, la Secretaría de Finanzas del Gobierno de Jalisco y Pemex, la empresa estatal mexicana de petróleos.

Abascal también ayudó a dirigir una ONG ultraconservadora llamada Familia, Fuerza del Futuro. Allí, sirvió de asesor y ponente, abordando temas como “la cultura de la muerte, aborto, la píldora y otros azotes”.

Juan Bosco Abascal, un líder del frente anti-AMLO FRENA, en una diatriba por YouTube sosteniendo que los masones están tratando de crear un nuevo orden mundial para controlar el planeta, como los presidentes Chávez y Maduro en Venezuela

Manteniendo en línea con su extremismo religioso, Abascal dice que actualmente es un maestro para Regnum Christi, una federación internacional de la Iglesia Católica. Los sacerdotes y seminaristas en Regnum Christi componen los Legionarios fanáticos, a los cuales The Wall Street Journal describió como un “rápidamente creciente orden católico conservador” respaldado por “un puñado de multimillonarios latinoamericanos y algunos de los mayores financistas del mundo”.

Regnum Christi “se enfoca en atender a los ricos y poderosos bajo la creencia de que al evangelizar a los líderes de la sociedad, el impacto benéfico sobre la sociedad se multiplica”, explicó The Wall Street Journal. En otras palabras, el orden aboga por una espiritualidad que se filtra desde arriba para abajo.

El socio mexicano más infame del orden católico fue un sacerdote que se llamaba Marcial Maciel, quien fue acusado de molestar sexualmente a ocho seminaristas adolescentes durante dos décadas.

Juan Bosco Abascal ha expuesto sus perspectivas religiosas de índole fundamentalista a través de videos de diatribas largas que pasa por Facebook y YouTube, en las cuales la figura anti-AMLO cita frecuentemente de la biblia para explicar cómo la masonería universal está tratando de establecer un “nuevo orden mundial” y crear un “gobierno mundial” a través del mercado internacional de drogas y por los medios de comunicación.

Abascal retrata a los movimientos comunes de izquierda en la América Latina, como el Chavismo en Venezuela, como ejemplos de esta influencia satánica, nombrando a los presidentes Hugo Chávez y Nicolás Maduro como símbolos de su conspiración nefaria.

Una de las diatribas en YouTube de Abascal se titula “Las feminazis son peores que el coronavirus,” y tiene más de 20,000 vistas. En otro video, con casi 50,000 vistas, el miembro de FRENA describe cómo los masones supuestamente están tratando de “crear apóstatas [para] descristianizar” a México.

En una diatriba hasta más escandalosa, Abascal aconseja a padres de cómo “curar” a sus niños LGBT. Sostiene que “ser gay, en cualquiera de sus 120 variables, no tiene bases genéticas ni biológicas. Todas son deformaciones afectivas y psicosexuales causadas por los padres inadecuados, y el entorno tóxico en el cual crecen los niños.”

Además de alertar en sus videos acerca de la amenaza de “perder nuestras almas en la Sinagoga de Satanás o la Iglesia del Anticristo,” Abascal ha publicado dos libros promoviendo estas conspiraciones perturbadas.

Una diatriba extensa suya le echa la culpa de todos los problemas mundiales al “posmodernismo”, alertando contra “la esclavitud actual de la humanidad ante los fenómenos posmodernos contra la virtud, tales como la trivilización, la desacralización, la descristianización, la desintegración familiar, y otros muchos.”

El otro libro de Abascal, una novela titulada Desde el nido de la serpiente, refleja la cosmovisión de ultraderecha del activista anti-AMLO. Narra el cuento de un valiente protagonista multimillonario quien, inspirado por su fe cristiana, se niega a trabajar con la narcomafia global; de modo que los villanos sobornan a los políticos corruptos quienes “abandonaron su fe católica” para matar a los familiares del protagonista. El oligarca capitalista responde al formar un ejército privado llamado la “Legión Espartana,” y da batalla contra la “Masonería Universal,” declarando una guerra para sacar las drogas y la influencia satánica del mundo.

Por si no quedó claro que Abascal se ve a sí mismo y sus compinches elitistas como el protagonista multimillonario de la novela, también ubica el cuento en México.

La portada del libro utiliza imaginería antisemita de manual, mostrando una estrella de David enjaulando al planeta.

Las creencias fascistas de Abascal no disuadieron a Gilberto Lozano de promoverlo abiertamente como un “destacado miembro” de FRENA. En su canal de YouTube personal, Lozano publicó un video de Abascal respaldando el Frente Nacional Anti-AMLO.

En la grabación, Abascal se refiere a AMLO como “MALO”, y repetidamente tilda de “la peste china” a la pandemia global del coronavirus. Abascal ataca al sistema de salud mexicano y a sus profesionales médicos, y teje una conspiración elaborada: El destacado miembro de FRENA asegura que el gobierno de López Obrador ha usado Covid-19 como un arma, que “dej[ó] de modo intencional que México se infectara del virus” para implementar su Cuarta Transformación revolucionaria, y que el país ahora está yendo a “una crisis monstruosa, inimaginable.”

Miembro destacado de FRENA Juan Bosco Abascal esparciendo conspiraciones de coronavirus en el canal de YouTube de Gilberto Lozano

En el pasado, un miembro más de FRENA había sido revelado públicamente: Pedro Luis Martín Bringas, un accionista reconocido en la Organización Soriana, una cadena de supermercados basados en Monterrey, la ciudad de origen de Gilberto Lozano, y uno de los negocios que recibió una condonación de impuestos bajo gobiernos previos.

Sin embargo, parece que Martín Bringas fue expulsado de FRENA el 17 de mayo, según la página web.

Le provocaron ira a la comunidad empresarial los esfuerzos de la administración de AMLO por forzar a los negocios a pagar sus impuestos actuales y atrasados, para generar recursos públicos muy necesarios.

FRENA tilda de conspiración a la igualdad de género y a la homosexualidad

El elenco de fanáticos delirantes de la derecha formados en contra de López Obrador quizá parezca estar demasiado en la periferia para tener un impacto considerable sobre la política mexicana, pero estos extremistas son de la misma clase de los que han lanzado campañas exitosas para derrocar a gobiernos izquierdistas de la América Latina en el pasado.

En Bolivia, elementos similarmente fascistas fueron activados para llevar a cabo el golpe militar que contó con respaldo norteamericano en noviembre del 2019, y en Brasil, fuerzas derechistas lanzaron un golpe blando en contra del Partido de Trabajadores y abrieron paso a la administración ultraderechista actual de Jair Bolsonaro.

Una mirada detenida al portal de FRENA muestra el mismo tipo de ideología fascista que se ha difundido por la América Latina con la ayuda de Washington.

Una sección de la página se titula “Plan Comunista México Foro Sao Paulo.” Aquí, el frente anti-AMLO argumenta que la mera presencia del partido de AMLO durante el evento de izquierdas – una conferencia anual que reúne a organizaciones de toda América Latina – en Cuba en el 2018 significa que la administración pretende convertir a México en un país comunista.

FRENA también inventó un plan paranoico del Foro de Sao Paulo para “instalar el comunismo en México.”

Algunos de los pasos en este proyecto falso incluyen el asegurar “equidad de género”, “des-mistificar a religiones”, “reformar educación para la igualdad” y la espeluznante “agenda progresista (ABORTO, drogas, homosexualismo [sic], relatividad de valores).”

La teoría de conspiración que el Foro de Sao Paulo controla gobiernos y movimientos sociales en Sudamérica y hasta en Norteamérica va ganando credibilidad entre círculos de ultraderecha. Esta acusación enloquecida inclusive se ha lanzado contra The Grayzone y su editor Max Blumenthal para pintarlos absurdamente como orquestadores de las protestas en contra de la brutalidad policial actualmente extendiéndose por EEUU.

El líder de FRENA Gilberto Lozano ha repetido esta conspiración en numerosas ocasiones. En una entrevista por la cadena televisiva La Octava el 5 de junio, Lozano aseguró de forma tajante que “no hay duda de que Francisco Arias, el embajador venezolano en México, está escribiendo la agenda [de AMLO]”.

El anfitrión de La Octava Hernán Gómez Bruera, un reconocido periodista mexicano, le preguntó a Lozano cómo el gobierno de López Obrador estaba llevando a México hacia el comunismo, notando que AMLO nunca habla del socialismo. Lozano de nuevo resaltó la participación de Morena en el Foro de Sao Paulo e insistió que AMLO está “siguiendo la agenda del Foro de Sao Paulo”.

El argumento es particularmente irónico, ya que el partido mexicano de centroizquierda, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), también aparece como un miembro oficial del Foro de Sao Paulo, y el PRD se ha unido al movimiento opositor contra AMLO. Asimismo, el PRD formó parte de la coalición de apoyo al candidato Ricardo Anaya contra López Obrador en las elecciones presidenciales del 2018, y el PRD también es supuestamente un miembro del Bloque Opositor Amplio, BOA, que está conspirando para quitar a AMLO de la presidencia.

En su página web, FRENA también mantiene una “Galería de la dictadura comunista”, que es una colección “nombrar para avergonzar” de simpatizantes de AMLO, que incluye fotos poco favorecedoras de ministros, políticos, periodistas e intelectuales.

Usando la xenofobia descarada, esta lista negra de FRENA asegura de enfatizar cuáles aliados de López Obrador nacieron en países extranjeros al resaltar su fondo étnico al lado de su nombre – ocultando que todos son ciudadanos mexicanos que han pasado décadas viviendo en el país. La lista negra de aliados de AMLO señala a los que nacieron en un país foráneo, a pesar de que todos son ciudadanos naturalizados

Gilberto Lozano en repetidas ocasiones ha recurrido a esta xenofobia en sus ataques contra AMLO. En su entrevista del 5 de junio en La Octava, Lozano otra vez trató de representar a los asesores principales de López Obrador como extranjeros de quinta columna, insistiendo en que John Ackerman (nacido en EEUU), Paco Ignacio Taibo II (nacido en España) y Héctor Díaz Polanco (nacido en la República Dominicana, aunque la página de FRENA dice falsamente que es cubano) no eran verdaderamente mexicanos, aunque son ciudadanos nacionalizados.

¿El próximo Bolsonaro?

Hernán Gómez, un presentador de La Octava, introdujo su entrevista con Lozano admitiendo que el oligarca regiomontano es una figura extrema. Hasta publicó una columna subsecuente describiendo a FRENA como el “Frente Nazi-onal contra AMLO,” comparando el frente a los Nazis.

Pero Gómez consideró importante entrevistar al líder de FRENA, temiendo que Lozano pudiera volverse una figura similar a un Jair Bolsonaro de Brasil.

“Hay quien dice que no hay que darles espacio en los medios […] pero estoy convencido de que no podemos subestimar a figuras como esta,” dijo Gómez. “Tiempo atrás, el hoy presidente de Brasil era un mediocre legislador que jamás consiguió pasar un proyecto de ley. Un hombre igualmente grosero y peleonero como es Gilberto Lozano al que nadie tomaba en serio. A algunos, incluso, les parecía un desequilibrado.”

“Pocos imaginaban que una figura así llegaría algún día a ser presidente. Pero de la misma forma que después de Obama vino Trump, después de Lula llegó Bolsonaro,” continuó el anfitrión de La Octava. “Entonces, yo creo que resulta equivocado subestimar a personajes como Gilberto Lozano, no tanto porque tengan una grandeza oculta en algún lugar, sino muy por el contrario. Porque si a este gobierno le va mal o no logra satisfacer las expectativas de determinados sectores, léase clase media y otros sectores, eventualmente un perfil de ultraderecha antisistema podría fortalecerse. Y en una de esas, incluso recibir un golpe de suerte”.

José Guadalupe Argüello III es un educador basado en Albuquerque, New Mexico. Lo puedes seguir en Twitter por @jgarguello3.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: