Esto Es Lo Que Puede Aprenderse de la Decisión de Retirada Indo-Sina

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

China acepta que India ya ha tomado la decisión geopolítica de convertirse en el proxy de los Estados Unidos para “contener” a la República Popular, pero preferiría que su aparentemente inevitable “disociación” fuera lo más manejable posible, de ahí el porque esté ayudando a su rival a “salvar las apariencias” mediante una retirada mutua por ahora.

China e India decidieron retirar sus fuerzas a 1,5 kilómetros de la Línea de Control Real (LCA) el lunes, siguiendo a la confrontación letal sin armas en el Valle de Galwan. Este movimiento está siendo mal interpretado por algunos medios de comunicación indios como una “retirada china” cuando en realidad no es más que una retirada simultánea de las fuerzas de ambos países, en lugar de ser un movimiento unilateral de los chinos, como lo están incorrectamente haciendo parecer. Esa observación narrativa es la primera lección que se puede aprender de este desarrollo.

La población india ha sido adoctrinada con propaganda jingoísta (sí, propaganda literal como en las noticias falsas y “informes” deliberadamente engañosos con fines de “gestiónar de la percepción”) desde la elección de Modi en el 2014. La situación sobre la percepción interna se ha descontrolado tanto desde entonces, que el gobierno indio ya no puede aceptar hechos reales no sea que provoquen a la población a hacer disturbios por razones hipernacionalistas. Esto explica por qué la separación mutua está siendo malinterpretada como unilateral.

Mucho de esto tiene que ver con la noción completamente falsa de que India es una “superpotencia“, una afirmación que es objetivamente ridícula desde cualquier punto de vista, pero que sorprendentemente es creída por muchos de sus propios habitantes después de años de lavado de cerebro. Con esta falsa visión de su país en mente, no hay manera de que acepten que su gobierno se retire de 1,5 kilómetros de territorio que consistentemente han reclamado como suyo, especialmente no después de que noticias falsas circularan por todo el país de que las bajas chinas eran 5 veces más que las de India el mes pasado.

Sin embargo, es inevitable que los hechos lleguen a las masas y que descubran la verdad tarde o temprano, de ahí que el Primer Ministro Modi hiciera su tan publicitado viaje a la disputada frontera la semana pasada. Esto tuvo lugar en frente lo que ahora se ha revelado como las exitosas discusiones entre ambas partes sobre la decisión de retirada mutua, lo que significa que este movimiento fue simplemente para propósitos de “gestión de la percepción” con el fin de elaborar la narración de que China “se echó atrás” por su culpa.

Eso no es lo que ocurrió, pero puede convenientemente permitir a los propagandistas de India afirmar que su país retiró sus propias tropas para ayudar a China a “salvar las apariencias”, a pesar de que esa es en realidad la motivación de China frente a la población jingoísta de sus interlocutores indios. China estableció un control firme sobre el controvertido Valle del Galwan después del incidente del mes pasado, pero la retirada por el bien de la desescalada después de la decisión de India de hacer lo mismo tenía por objeto amortiguar el golpe de “poder blando” nacional a la BJP de Modi.

Los chinos tienen milenios de experiencia diplomática y parecen creer que este fue un paso necesario para frenar el ritmo del pivote pro-americano de India, ya que parece casi imposible de revertir. No hay duda de que India seguirá avanzando poco a poco en su gran objetivo estratégico de “desvincularse” económicamente de China, pero incluso sus estrategas más hipernacionalistas saben que esto no puede lograrse de inmediato como las turbas jingoístas falsamente esperan. Por lo tanto, tiene sentido que este sea un proceso gradual.

El gobierno de India habría estado bajo una inmensa presión popular para hacer esto lo más pronto posible si no hubiera sido porque China aceptó la retirada mutua del lunes para ayudarla a “salvar cara” y así poder frenar este proceso para hacerlo más manejable para ambas partes. La tambaleante economía india simplemente no podía sobrevivir al shock sistémico de aislarse inmediatamente del comercio y las inversiones chinas, lo que también habría perjudicado a la economía china, aunque no en la misma magnitud.

En otras palabras, la decisión de retirada mutua representa el inicio de una paz fría (aunque efímera) en la Nueva Guerra Fría entre China e India que el autor predijo con exactitud en su serie analítica publicada el verano del 2017 sobre este tema. China acepta que India ya ha hecho su elección geopolítica de convertirse en el proxy de los Estados Unidos para “contener” a la República Popular, pero preferiría que su aparentemente inevitable “disociación” fuera lo más manejable posible, de ahí que esté ayudando a su rival a “salvar las apariencias” mediante la separación mutua por ahora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: