La Verdad Sobre Los Vinculos Ruso-Talibanes es Tan Intrigante Como Las Noticias Falsas Sobre Ellos

Escrito por Andrew Korybko via OneWorld

Rusia no explota a los talibanes como un proxy para matar americanos, sino que trata de cultivar relaciones igualmente estrechas con ellos a lo largo de las líneas que actualmente disfruta con Pakistán. Moscú parece creer que el grupo probablemente volverá al poder uno de estos días (idealmente a través de medios pacíficos), así que tiene sentido ponerse de su lado bueno. Una vez que la guerra termine finalmente, Rusia requerirá la buena voluntad de los talibanes para garantizar la seguridad de cualquier corredor comercial con Pakistán (“RuPak”/”N-CPEC+”) para acceder al Océano Afro-Asiático (“Índico”).

La más reciente provocación de noticias falsas del New York Times alegando que la agencia de inteligencia militar rusa GRU solicitó a los talibanes (oficialmente designados como “terroristas” por Moscú) que asesinaran a soldados americanos en Afganistán ha llamado mucho la atención sobre los vínculos de Moscú con el grupo militante. La verdad, sin embargo, es tan intrigante como las noticias falsas sobre los mismos. A primera vista, es bastante sorprendente que Rusia tenga contactos diplomáticos con los talibanes considerando que estos últimos surgieron de los Mujahiddin de los años 1980 que derrotaron a la URSS.

A los observadores ocasionales se les podría perdonar que piensen que Rusia sigue guardando rencor al grupo, pero los astutos seguidores de la política exterior del país no tienen esa excusa. La gran estrategia de Rusia en el siglo 21 es convertirse en la fuerza suprema de “equilibrio” en Eurasia, para lo cual se busca priorizar las relaciones con socios no tradicionales. Entre los ejemplos más destacados se encuentran Alemania, Turquía, “Israel“, Arabia Saudita, Irán, Pakistán, China y Japón, todos los cuales tienen una larga historia de problemas derivados de la Vieja Guerra Fría.

Sin embargo, las nuevas asociaciones de Rusia con todos los mencionados demuestra que está dispuesta a dejar el pasado en el pasado y no juzgará a ninguno de ellos en base a las políticas que siguieron en ese momento. En su lugar, quiere pasar la página y dejar atrás sus problemáticas historias para trazar juntos una nueva era de cooperación multipolar. Los talibanes no son más que la última incorporación a la red de “equilibrio” de Rusia, pero como ya no son un actor estatal, los vínculos de Moscú con el grupo se limitan, comprensiblemente, al proceso de paz afgano.

Rusia, como todas las partes en el proceso de paz de Afganistán, tiene cierto grado de contactos diplomáticos con el grupo a través de su oficina de Doha, pero eso es todo. Las previas acusaciones de noticias falsas sobre su apoyo material a los talibanes, por no hablar de la actual provocación del New York Times, tienen por objeto deslegitimar su diplomacia al presentarla falsamente como que persigue fines agresivos en lugar de los pacíficos “equilibradores” que realmente aspira a promover.

Moscú acogió a representantes talibanes en varias ocasiones como parte del proceso de paz que trató de resucitar el año pasado, e incluso el propio Trump planeó reunirse con sus líderes en Camp David en septiembre pasado antes de que un ataque inesperado en Afganistán hiciera que fuese políticamente imposible en la víspera de la conmemoración del 11-S. Aún así, su administración cerró un acuerdo con el grupo hace unos meses en febrero, lo que demostró que tiene contactos mucho más estrechos con los talibanes que Rusia.

En este momento sólo se puede especular hasta que las partes involucradas lo confirmen oficialmente, pero hay razones plausibles para creer que Pakistán facilitó el compromiso de Rusia con los talibanes. El rápido acercamiento entre estos rivales de la época de la Vieja Guerra Fría fue impulsado inicialmente por su evaluación compartida de las amenazas a la seguridad que emanaban de Afganistán tras la llegada del ISIS a ese teatro. Ambos países se dan cuenta de que los talibanes son la fuerza más efectiva contra ISIS en el país, de ahí sus intereses pragmáticos en trabajar con la misma.

Los talibanes son un grupo militante independiente luchando por la liberación nacional de la ocupación extranjera, pero históricamente tiene lazos muy estrechos con Pakistán, por lo que Moscú podría haber utilizado de manera realista los servicios diplomáticos de Islamabad para proverbialmente romper el hielo entre ellos y los talibanes. Las relaciones de confianza que se han manifestado plenamente entre Rusia y el Pakistán, como lo demuestran sus simulacros anuales de lucha contra el terrorismo y su participación conjunta en el proceso multilateral de paz en el Afganistán, dan testimonio de lo cerca que se han vuelto en los últimos años.

Rusia no explota a los talibanes como un proxy para matar americanos, sino que trata de cultivar relaciones igualmente estrechas con ellos a lo largo de las que actualmente disfruta con Pakistán. Moscú parece creer que el grupo probablemente volverá al poder uno de estos días (idealmente a través de medios pacíficos), por lo que tiene sentido ponerse de su lado bueno. Una vez que la guerra termine, Rusia requerirá la buena voluntad de los talibanes para garantizar la seguridad de cualquier corredor comercial con Pakistán (“RuPak”/”N-CPEC+”) para acceder al Océano Afro-Asiático (“Índico”).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: