Guerra de Información de la CIA Tiene Éxito: Ocupación de Afganistán Forzada a Continuar, Verdaderos Crímenes de Trump en Afganistán Ignorados

Escrito por Ben Barbour via OneWorld

El dogma neoconservador impuesto a los liberales por los republicanos ¨nunca Trump¨ hizo su trabajo. Los liberales partidarios están repitiendo como loros la línea de la CIA. El intento de sabotear las conversaciones con los talibanes y así evitar la retirada de las tropas de Afganistán funcionó. “La Resistencia” demócrata acaba de ayudar a perpetuar la continua ocupación de Afganistán para conseguir unos puntos políticos baratos. La CIA les agradece su “patriotismo”.

El 1ro de julio el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes votó para obstaculizar la capacidad de Donald Trump de retirar las tropas de Afganistán. Los demócratas de la Cámara de Representantes en dicho comité se unieron a los republicanos, incluyendo a Liz Cheney (hija del arquitecto de guerra Dick Cheney), para aprobar una enmienda a la Ley de Autorización de la Defensa Nacional “que prohíbe al Congreso gastar dinero para sacar a las tropas estadounidenses de Afganistán sin antes cumplir una serie de condiciones vagas, que los críticos dijeron que parecían impedir la retirada”. Sin ningún debate público, los EEUU continuarán su ocupación después de que la CIA afirmó que Rusia pagó a grupos vinculados a los talibanes para matar a soldados americanos.

¿Cuál es la evidencia? El General John Nicholson especuló que Rusia estaba armando a los talibanes en el 2017. En abril del 2019, tres marines murieron en un ataque del que los talibanes se atribuyeron la responsabilidad. Oficiales de inteligencia anónimos creyeron que los rusos podrían haber pagado a los militantes para atacar a las tropas estadounidenses. En marzo de 2020, la CIA concluyó que los rusos estaban pagando las recompensas. Citaron el testimonio de militantes capturados y señalaron una incursión del Equipo Seal Six en un puesto de avanzada talibán que resultó en la recuperación de medio millón en efectivo.

Eso es todo. Esa es toda la información que el público americano tiene permitido conocer. Apenas se menciona que la NSA no estuvo de acuerdo con la evaluación de la CIA, declarando que “la información no fue verificada y que los oficiales de inteligencia no estaban de acuerdo con ella”. Además, el Departamento de Defensa (DOD) afirmó que “hasta la fecha, el DOD no tiene ninguna evidencia que corrobore las recientes acusaciones encontradas en los informes de fuente abierta”. Los americanos están tomando la palabra de la CIA como un evangelio.

¿Cómo concluyó exactamente la CIA que el medio millón en efectivo provenía de Rusia y no de las operaciones de tráfico de opio de los talibanes? El ejército de EEUU afirmó que el 60% de la financiación de los talibanes proviene del comercio de opio. ¿Es inaudito que haya $500.000 en efectivo en la venta de opio? ¿Quiénes son esos militantes capturados que afirmaban que Rusia pagaba recompensas por soldados americanos muertos? ¿Fueron estos militantes torturados por la CIA? La CIA tiene el programa de tortura más grande del mundo. ¿Es la información fiable o la información fue obtenida bajo circunstancias dudosas? ¿Cómo sabemos siquiera que estos militantes hicieron realmente estas afirmaciones?

El fundamento de las afirmaciones también es cuestionable. Se supone que los americanos crean que los talibanes tuvieron que ser incitados a atacar a los soldados americanos. Los EEUU han estado ocupando Afganistán durante casi 20 años. La guerra en Afganistán ha resultado en más de 2,400 soldados americanos muertos y más de 38,500 civiles muertos. Los soldados estadounidenses han sido blanco de los talibanes y de otros grupos militantes en los últimos 19 años. Ese es el costo de la ocupación. Si más de 38.500 civiles han muerto, entonces hay muchos afganos enojados que perdieron familiares. Rusia no necesita pagar a los talibanes ni a ningún grupo militante para atacar a los soldados estadounidenses. Esto no debería necesitar explicación. La prisa por acusar a Trump de traición ha hecho que los americanos pierdan sus habilidades de pensamiento crítico.

Más liberales partidarios están molestos por la inacción de Trump sobre alegaciones no probadas de recompensas rusas que por la campaña de bombardeo récord establecida por Trump en Afganistán: “En el 2019, según las cifras publicadas por el Comando Central de la Fuerza Aérea, Estados Unidos ‘lanzó más municiones sobre Afganistán que en cualquier otro año de la última década’. Se lanzaron más bombas en la mayoría de los meses del 2019 que en cualquier mes anterior desde que los registros se hicieron públicos por primera vez en el 2009”.

Estos bombardeos llevaron a un aumento masivo en bajas civiles. En un caso, al menos 30 agricultores de piñones murieron en un ataque con drones que resulto en cero militantes muertos. ¿Dónde está la indignación por esto? ¿Cuántos afganos más van a morir si Trump es presionado para ser aún más desquiciado para probar que no es un traidor? El juego final es más muerte y más ocupación.

Este nuevo escándalo impulsado por la CIA convenientemente también desvía de los verdaderos escándalos de Trump en Afganistán. En junio, Trump firmó una orden ejecutiva “imponiendo sanciones a varios individuos asociados con la Corte Penal Internacional (CPI)”. La CPI está investigando crímenes de guerra en Afganistán. Sus investigaciones incluyen posibles crímenes de guerra americanos. Incluso pueden involucrar al Secretario de Estado Mike Pompeo: “Pompeo puede estar personalmente en riesgo por las malas acciones que el Tribunal pudo descubrir de las actividades de la CIA cuando era el director de la agencia.” La administración Trump afirma que, como los Estados Unidos no han ratificado el Estatuto de Roma, la CPI no tiene base legal para procesar los crímenes de guerra estadounidenses. Esto es incorrecto. El Estatuto de Roma permite a la CPI enjuiciar a los países que no son parte, si los crímenes de guerra son cometidos por dicha parte en un país que si ha ratificado el Estatuto de Roma. Afganistán ha ratificado el Estatuto de Roma. Eso pone a los Estados Unidos en el anzuelo por posibles crímenes de guerra cometidos en esa región.

No hace falta decir que los neocon ¨nunca Trump¨ han guardado silencio sobre Trump tener a la CPI como blanco. De la misma manera, los liberales partidarios tampoco han ido tras Trump en este frente. Las razones son obvias. Las administraciones de Barack Obama y George W. Bush son culpables de crímenes de guerra en Afganistán también. La guerra de casi dos décadas de duración es un proyecto bipartidista. Asimismo, los autoproclamados izquierdistas y liberales están siguiendo el ejemplo de los neocon de la era Bush como David Frum, Bill Kristol, y un surtido de matones pro-guerra del Comité de Acción Política Proyecto Lincoln.

Russiagate le rompió el cerebro a los liberales partidarios. Ahora están pidiendo que Trump acelere la escalada en Afganistán. Ellos en realidad creen los absurdos, exagerados anuncios publicados por el Proyecto Lincoln. Donald Trump intensificó la guerra en Afganistán en el 2017 cuando hizo un aumento de 3,500 tropas de 10,500 a 14,000. Trump luego incrementó las campañas de bombardeo a lo largo de su mandato y estableció récords de bombardeos en el 2019. Las bajas civiles se dispararon. En junio del 2020, apuntó a la CPI por tener la audacia de investigar los crímenes de guerra de EEUU.

Ninguna de esta barbarie le ganó a Trump la ira de prominentes neoconservadores y liberales. Trump está siendo vilificado por tener conversaciones con los talibanes y tomar medidas para reducir la presencia de tropas estadounidenses. Después de cuatro años de histeria Russiagate, la única explicación para las acciones de Trump es la capitulación a Rusia. Al diablo con los civiles afganos, Trump tiene que volver a intensificar en Afganistán para detener a Putin o es un traidor! El dogma neocon impuesto a los liberales por los republicanos ¨nunca Trump¨ hizo su trabajo. Los liberales partidarios repiten como loros la línea de la CIA. El intento de sabotear las conversaciones con los talibanes y evitar la retirada de las tropas de Afganistán funcionó.

“La Resistencia” acaba de ayudar a perpetuar la continua ocupación de Afganistán para conseguir unos puntos políticos baratos. La CIA les agradece su “patriotismo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: